El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El Gobierno municipal de la ciudad, de 1864 a nuestros días

Con la sanción, en 1863, de la Ley de Municipalidades de la Provincia, se instaló, en acto solemne, el día 31 de Enero de 1864, la municipalidad de la capital, a cargo de un Consejo Electivo, cuyo presidente tenía a su cargo las funciones ejecutivas(1).

Ocupó dicha presidencia Manuel Fernández, ciudadano espectable a quien, como Jefe de Policía del Gobierno del doctor Pujol, correspondía gran parte de la obra edilicia cumplida.

foto 8 de la fundacin de corrientes
Localización de la ciudad de Corrientes en el Mapa Catastral Gráfico de la Provincia de 1893 de Zacarías Sánchez (detalle)(2).

Su primera “Ordenanza” lleva fecha del 24 de Febrero de 1864. Desde ese día, y aún cuando las características del Gobierno municipal evolucionaron, la ciudad contó con un Gobierno local propio.

De la Ley de Municipalidades de 1886, data la división de sus funciones en ejecutivas y deliberantes, cuyos titulares se eligieron por el pueblo.

Desde 1913, el Jefe del Departamento Ejecutivo es designado por el gobernador de la Provincia, con acuerdo del Senado.

Los Gobiernos municipales de la ciudad no se sucedieron los unos a los otros con la regularidad notable del Cabildo de la colonia (1588-1824).

En 1865, con motivo de la ocupación paraguaya, con la cual se abre la Guerra de la Triple Alianza, ocurrió la primera interrupción. Reconquistada la Capital por las fuerzas correntinas, se organizó (5/X/1868) una Comisión de Higiene para su Gobierno, por las primeras manifestaciones del “cólera”, epidemia que resultó del pase y acantonamiento de los ejércitos.

Ese mismo año (20/XI/1868), se reinstaló la Municipalidad cuyos titulares, en 1871, abandonaron sus funciones cuando la fiebre amarilla la invadió como un infierno.

Debió organizarse otra Comisión de Salud Pública (14/I/1871) cuyos actuantes procedieron con heroísmo y sacrificio, hasta 1872 (10/II) en que, desaparecida la epidemia, se encargó de las funciones y bienes municipales de la policía.

Restablecido al Gobierno municipal, tal vez por las circunstancias de que su padrón de electores era el general de la Provincia correspondiente a su jurisdicción territorial, no pudo escapar a la acción de los partidos políticos y a las luchas apasionadas que se producían.

Los movimientos revolucionarios y algunas leyes, como las de 1907, 1908, etc., en las que la Legislatura usó de su facultad de intervenir en el régimen municipal, rompieron la sucesión normal de la institución.

Igual cosa ocurrió cuando el P.E. Nacional intervino a la Provincia, por sí o ejercitando leyes del Congreso, en que fue lo corriente la cancelación del Gobierno electivo de sus municipios.

A pesar de estos interregnos, la obra edilicia ofrece un ritmo progresivo, a veces más lento, en ocasiones verdaderos altos en el camino, pero, en general, la curva del gráfico que la reflejara sería francamente ascendente.

foto 57 de la corrientes que mantilla conoci
Acto de homenaje, con la presencia de escolares, frente a un panteón, en el desaparecido cementerio de la Cruz de los Milagros (fuente: Fototeca Museo Histórico de la Provincia de Corrientes)(3).

Se debió, sobre todo, a la colaboración activa del Fisco provincial que siempre asistió al del municipio. Las grandes iniciativas y obras públicas contaron con su colaboración, como ser la reconstruccíón de las murallas del puerto (18/VIII/1869 y 16/I/1876); la contratación de aguas corrientes (15/XI//1870 y los definitivos con O. S. de la Nación); la erección del Hospital de Caridad, después de Hombres o San Juan de Dios (13/VII/1871 y 7/II/1874); la del Cementerio San Juan Bautista (6/X/1872 y 15/XI/1873); las obras de salubricación (17/XII/l873); los grandes veredones de la plaza “25 de Mayo” (25/X/1875); el primer gran Mercado Municipal (10/I/1877); el originario macadam de sus calles centrales (17/II/1881); la reconstrucción de sus templos; el Hipódromo o Circo de Carreras (XII/1887); la de los caminos generales que cruzan ... (....../V/1887); la creación del Parque Mitre (23/XI/1912); la Avenida Costanera al río Paraná (3/I/1929).

foto 1 de la corrientes que mantilla conoci
La Plaza 25 de Mayo en 1895 (reconstrucción digital)(4).

En 1882 (Ley 30/IX), la Municipalidad fue autorizada a contratar el establecimiento de una línea de tranvía, de acuerdo al itinerario que se determinaba.

En 1889 (31/X), la comuna ya había contratado el tranvía, y se exhoneró a su concesionario de impuestos por diez años. Fue éste, Desiderio Las Cuevas. Cuando la empresa fracasó, pasando al dominio de la Provincia, ésta la donó a la comuna (19/V/1896), quien contrató su explotación (23/X/1899).

En 1910 (1/IV) se autorizó una nueva concesión, en base al establecimiento de tracción eléctrica, empresa que actúa hasta la pavimentación general de la ciudad, en 1928, en que se levantan las vías porque los concesionarios no hacían el cambio de los rieles. Desde ese entonces, el tráfico de pasajeros se hace mediante líneas regulares de ómnibus.

Las primeras obras de pavimentación tienen su origen en la Ley del 17 de Febrero de 1881, que autorizó a la Municipalidad a contratar, con la firma Alurralde y Cía., la construcción del macadam de algunas calles.

Le sigue, en 1889, el pavimento de 90 cuadras, cumplido parcialmente, y, luego, las obras sucesivas, en base a la primera Ley Orgánica de pavimentación del 4/X/1895.

En 1926 y 1927 se dieron las Ordenanzas básicas sobre repavimentación, en base a afirmado de concreto y sobre los pliegos de condiciones en uso en la ciudad de Montevideo, que el secretario de la misma, el historiador Plácido Abad, había enviado al concejal doctor Hernán F. Gómez.

A contar de la ejecución de los contratos concluidos con la Geope, la ciudad ha tomado el aspecto moderno de nuestros días. Pero el proceso social y urbano va a resultar, sobre todo, de las referencias objetivas a sus lugares históricos, a sus monumentos y grandes instituciones.

Nota

(1) Material extraído del libro "La Ciudad de Corrientes", de Hernán Félix Gómez, editado en 1944.

(2) Extraído del libro “La ciudad de Corrientes (1895)”, de Manuel Florencio Mantilla, edición del Instituto de Investigaciones Históricas y Culturales de Corrientes, 2008, Editorial Amerindia.

(3) Extraído del libro “La Corrientes que Mantilla conoció. Colección de fotografías de la ‘belle époque’ correntina”, de Eduardo Rial Seijó, edición del Instituto de Investigaciones Históricas y Culturales de Corrientes, 2008, Editorial Amerindia.

(4) Extraído del libro “La Corrientes que Mantilla conoció. Colección de fotografías de la ‘belle époque’ correntina”, de Eduardo Rial Seijó, edición del Instituto de Investigaciones Históricas y Culturales de Corrientes, 2008, Editorial Amerindia.

Información adicional