El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Las plazas de la Ciudad de Corrientes

Intimamente ligadas a las calles, quizá las plazas sean anteriores ellas, desde el momento de la fundación, cuando en estas barrancas todo era monte, lapachos, ibirapitás, mburucuyás, y mucho verde contra el imponente río Paraná. Y entre ese follaje tropical, la presencia de diversidad de aves, que sorprenderán a los viajeros extranjeros, como Alcides d’Orbigny, maravillado de la abundancia de grandes guacamayos azules en las copas de esa arboleda.

Originariamente, las plazas fueron el lugar del abastecimiento diario y, recién desde fines del siglo XIX modifican su destino y usos. Así, pasan a convertirse en lugares de esparcimiento y recreación, lo que indica un cambio en la mentalidad de la sociedad(1).

(1) Párrafos extraidos de la obra del arquitecto Andrés Alberto Salas, “Corrientes, Calles, Plazas y Túneles (otra mirada -desde 1588 a la actualidad-)” (2006). Edición del Autor.

En este campo priman ideas higienistas y nuevos conceptos del ocio y el descanso como necesarios para la salud, a lo que se incorpora el valor agregado de lo estético y lo cultural, con la proliferación de retretas, glorietas, jardines, prolijas arboledas, bancos, palcos, distintos ornamentos y hasta los recordados corsos florales de entonces.

La plaza más importante (hasta la actualidad) es la 25 de Mayo, con un entorno de edificios icónicos del poder y la fe y escenario de buena parte de la historia correntina.

Cuando se inician los cambios de uso, el abastecimiento se irá trasladando a las otras plazas más alejadas del centro. La habilitación del Mercado Municipal, finalmente, convertirá a todas las plazas en pulmones de la ciudad y, algunas de ellas, en núcleo de la sociabilidad urbana. El microcentro correntino, con sus cuatro plazas, los edificios públicos y los comercios adyacentes, será el corazón de esta urbe durante todo el siglo XX.

El casco céntrico correntino cuenta con sus cinco clásicas plazas, con el diseño del conocido TA-TE-TI en sus diagonales de inspiración francesa, y asociados a la filosofía de Prohibido Pisar el Césped, o Se Mira y No se Toca. Esta modalidad, a su vez, se liga a la costumbre de pintar los troncos de los árboles de blanco y podarlos con formas geométricas o de animales y no dejarlos crecer en paz.

La visión aérea actual de la ciudad permite apreciar una buena masa de arboledas que corresponden en gran medida a los fondos de los extensos lotes y en los que aún subsisten añosos árboles, que compensan los que se han eliminado de las calles céntricas.

Existen otras plazas de menor tamaño, y algunas que ya han desaparecido. La avenida costanera, que compensa la carencia de espacios verdes, gratifica paisajísticamente a toda la ciudad y sobre su traza se incorporan el anfiteatro, las Puntas y los jardines de instituciones representativas (Vialidad Nacional, Colegio Pío X, el ex Regimiento 9, etc.).

El detalle de las plazas de la ciudad se desglosa a continuación, con sus principales características:

mapa de plazas de corrientes

A.- Plaza 25 de Mayo

Ver:

Plaza 25 de Mayo

Imágenes de la Plaza 25 de Mayo

Solar de la antigua Iglesia Matriz, hoy de la Casa de Gobierno

Solar de la primera Casa de Gobierno de la provincia

*******

B.- Plaza De la Cruz

Ver:

Plaza De la Cruz

Imágenes de la Plaza De la Cruz

C - Plaza Torrent

En 1860 se llamó Plaza 9 de Enero, y entre 1874 y 1895 fue el Mercado del Pisito (en contraposición con el Del Piso, vecino a la Plaza Libertad). En 1878 se la llamó Plaza de los frutos. Su vecindad con la calle Ancha facilitaba la llegada de carretas y carros con mercaderías.

Desde 1902 se la denomina Torrent, en recuerdo del doctor Juan Eusebio Torrent, político cortrentino que ejerció como Diputado Nacional, Senador Nacional y miembro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Es la única que tiene un árbol en su centro, está rodeada de casas familiares, una guardería y algunos locales para comer y beber.

A su alrededor, distintos camioncitos esperan ser contratados para mudanzas y traslados, mientras que las paradas de colectivos atraen sus colas de clientela fija.

D.- Plaza Cabral

Ver:

Plaza Juan Bautista Cabral (ex Plaza San Juan Bautista)

E.- Plaza Libertad

Siempre con ese nombre, en 1910 se construye sobre la calle San Martín la Nueva Estación Terminal del FF.CC. Económico que, a partir de de 1970, al levantarse ese trencito, convertirá la antigua estación en el Ministerio de Agricultura y Ganadería (hoy rebautizado como MAGIC).

Destaquemos que del trencito quedan algunos vagones y una maquinita en la vecina Santa Ana de los Guácaras.

Desde 1914, el nombre oficial es el de J. E. Martínez, último gobernador correntino del siglo XIX, pero se la conoce como la Plaza Libertad. Parece que los correntinos quieren más la Libertad que a Martínez, coincidiendo quizás con el dicho popular de que se podrá encadenar a los nativos, pero no a su música.

F.- Parque Mitre

Ver:

Campo o Plaza de Marte

Punta Batería o Mitre

I.- Plaza del Mercado Municipal

Hasta 1880, el lugar que ocupaba el Mercado Municipal en calle Junín, fue una plaza llamada Del Mercado, con puestos precarios. Años después, en 1885, se construye allí el edificio del Mercado, con dos pequeños playones de estacionamiento arbolados, que se remodela y habilita con cámaras frigoríficas en 1927.

En 1999 se anuncia la construcción de un shopping en ese lugar y, luego de diversas polémicas, se demuele lo existente y se traslada el mercado al Corralón Municipal, ubicado entre Mendoza y Córdoba, Lavalle y calle ex Vías del FF.CC. Urquiza. Hacia el año 2006, esa hectárea de tierra se ha convertido en una plaza urbana que plantea interrogantes sobre el fallido shopping, íntimamente ligado al destino de la ciudad.

J.- Plaza Manuel Belgrano

Herencia de la cabecera del puente General Belgrano, se empalma con la Plaza de la Columna, tangentes ambas a este antiguo sector. Construidas y habilitadas en 1994, rescatan una parcela olvidada de la ciudad y alegran la bajada desde el puente, en una solución diferente del resto de las plazas del centro.

K.- Plaza del Chamamé

Ubicada en Artigas y Ayacucho, en realidad es una placita, pues es de escasa superficie y de forma trapezoidal. Tiene un busto dedicado a un chamamecero famoso, don Tránsito Cocomarola, conocido como el taita del chamamé, con lo que justifica el nombre.

Este espacio verde hace juego con otro, enfrentado, denominado Plazoleta Gervasio Artigas, en honor prócer argentino.

Curiosamente, ambas plazas coinciden en recordar al chamamé y al cambá cuá, herencia de los negros con su culto a San Baltasar que llevó Artigas cuando pasó por Corrientes rumbo a su exilio en Paraguay.

L.- Parque Cambá Cuá

De tres cuadras de extensión, en 1950 se reglamenta su expropiación para plaza, que recién se concreta en 1975. Aloja el Museo Moors, y se integra con el parque vecino del Hotel de Turismo, con una mole hollibudense llamada Casino, y la avenida Costanera.

Muy frecuentado, en él se realizan espectáculos multitudinarios y es el sitio de la Fiesta de San Baltasar, el 6 de Enero.

En este espacio se ubican, en la parte posterior del Museo, las Secretarías de Cultura y de Turismo de la Municipalidad de Corrientes.

La canción homónima de Osvaldo Sosa Cordero nace en una bailanta, en este tradicional barrio de negros, aunque ya sin negros ni bailes, y le ha dado trascendencia internacional al barrio y por ende al parque.

M.- Plaza de la Prefectura

Ubicada frente al edificio central de esa Fuerza de Seguridad, en pasaje Mantilla 385. Es considerada una Plaza de Armas, “Manuel Florencio Mantilla”; en ella se realizan formaciones y ceremonias.

Cuenta con una estatua de Guillermo Brown. Se integra con el jardín vecino del edificio y con el parque posterior del convento de San Francisco. Se caracteriza por contar, todo el año, con una cuidada cantidad de flores.

N.- Plazoleta Pasaje Mantilla

Es un cuarto de manzana parquizado que alojó, hasta el año 1973, una Casilla de Reconocimientos Médicos de Salud Pública de la Nación.

Cuenta con una gruta con una Imagen religiosa. Estas plazoletas son llamativas por el especial cuidado en su vegetación y las distintas especies de flores que las adornan.

Ñ.- Plaza Juan de Torres de Vera y Aragón

En el cruce de la calle 9 de Julio con Poncho Verde, se genera esta rotonda que se dedicara al fundador de Corrientes. Una figura de pie, en medio de una arquitectura simbólica y de tres palmeras, recuerda al fundador.

O.- Plazoleta Avenida Maipú y Ex Vías

Un lugar estratégico en la ciudad, que era una parada del tren hasta su desaparición, en 1973, se ha convertidoen una subestación terminal de larga distancia, lo que facilita el ascenso y descenso de pasajeros. No interfiere en el tránsito urbano y, actualmente, en ella se ubican vendedores ambulantes, a la sombra de añosas arboledas y un kiosco de hamburguesas.

S.- Plaza de la Columna

Ver:

La Columna

De la Columna

LAS PLAZAS PERDIDAS

P1.- Plaza de la Industria

Donde hoy se ubican el Hospital Escuela y la Facultad de Medicina, en 1869 existía la Plaza de la Industria, que ocupaba dos manzanas y una más cruzando la Avenida 3 de Abril. En 1874 fue la Plaza del Mercado. Este Mercado contaba con corrales, ganado y su matadero, en razón de su conexión directa por la calle Ancha, que permitía sin problemas la llegada de animales, carretas y carros.

Más adelante fue la Plaza Ferré, también llamada el Field Ferré, pues alojaba una cancha de fútbol. En 1946, debido al Plan Nacional de Salud, se destina a Maternidad y, finalmente, en 1978 se transforma en Hospital Escuela.

En la otra manzana, desde 1955, funcionó la Facultad de Medicina, con lo que ambas integraban un centro de salud e investigación.

En la tercera manzana, cruzando la Avda. 3 de Abril, se ubicaba el mercado citado anteriormente. Fue desalojado para situar allí, en 1882, la Estación Terminal de Tranvías. Hoy existen reparticiones públicas, con contrafrente a las ex vías del FF.CC.

Quizás la desaparición de esta plaza sea la metáfora de la desaparición de las industrias de esta provincia, y buena causa del atraso y el subdesarrollo.

P2.- Plaza 1ro. de Mayo

Hasta 1898, cuando se construye la Cárcel sobre la Avda. 3 de Abril, existió allí una Plaza llamada 1ro. de Mayo. A su lado estaba el Tiro Federal, construido en 1905, con el cartel que decía “aquí se aprende a defender a la patria”, cuando se pensaba que sólo se defendía a la patria apretando el gatillo de un fusil...

La cárcel ocupa una manzana, y algo menos el Tiro. El resto se llamará Plaza Coronel Baibiene hasta 1946, cuando el Estado Nacional resuelve construir un Policlínico en el lugar. Las obras se paralizan en 1955 y, en 1963, se reciclan y se convierten en el Barrio Fedro Ferré, con treinta y nueve monobloques de dos pisos de altura y algunas callecitas interiores(2).

(2) La construcción del barrio Ferré se financió con un último tramo de lo que se dio en llamar “Alianza para el Progreso” (inglés: Alliance for Progress), un programa de ayuda económica, política y social de EE. UU. para América Latina, efectuado entre 1961 y 1970. Su origen estuvo en la propuesta oficial del presidente John F. Kennedy, en su discurso del 13 de Marzo de 1961 ante una recepción en la Casa Blanca para los embajadores latinoamericanos. El discurso fue transmitido por la “Voz de América” en inglés y traducido al español. El doctor Ricardo Guillermo Leconte Mantilla relató que un remanente de esa ayuda logró obtenerse para Corrientes cuando él ocupaba el cargo de ministro de Obras Públicas en la Administración del doctor Diego Nicolás Díaz Colodrero (1963 - 1966). La Alianza para el Progreso duraría 10 años. Se proyectó una inversión de 20.000 millones de dólares. Sus fuentes serían de los EE.UU. por medio de sus agencias de ayuda, las agencias financieras multilaterales (BID y otros) y el sector privado, canalizados a través de la Fundación Panamericana de Desarrollo. La opinión pública recibió con entusiasmo la declaración de la Alianza para el Progreso, pero el programa fracasó debido a que, tras el asesinato de Kennedy, sus sucesores limitaron la ayuda financiera estadounidense en América Latina, prefiriendo acuerdos bilaterales en los que primaba la cooperación militar.

P3.- Plaza NN

Estaba ubicada entre las calles Misiones y Entre Ríos, Bolívar y Belgrano, pero no llegó a nacer, ya que sólo quedó dibujada en algunos planos.

- Ex Estación Económico

Se trata de dos manzanas que eran propiedad del FF.CC. y que finalmente, en lugar de ser aprovechadas como espacios verdes urbanos, fueron ocupadas por diferentes entidades y particulares. En una de las manzanas se ubica Gendarmería Nacional, con su edificio, el parque y sobre dos laterales los vehículos incautados, apilados y habitados por colonias de gatos, en un verdadero museo de los infatigables ladrones de vehículos duplicados en sus numeraciones.

La otra manzana aloja una Escuela, con su expansión, el viejo y notable edificio de reparación de las máquinas del Ferrocarril Económico (ejemplo de la arquitectura ferroviaria finisecular) y a distintos particulares que se han apoderado del predio.

La toponimia de todas las plazas existentes o desaparecidas, es similar a las de las calles del casco céntrico, y solamente en una de ellas se hacía referencia a La Industria, pues el resto se reparte entre nombres históricos y religiosos -con el islote del Parque Cambá Cúa- aún innominado oficialmente.

PLAYAS DE ESTACIONAMIENTO

La combinación del crecimiento del parque automotor con la persistencia de la mayoría de los servicios de la ciudad en las pocas cuadras del centro, siguen obligando a los ciudadanos a concentrarse -en las horas de atención al público- en el microcentro, que es prácticamente coincidente con la extensión urbana de comienzos del siglo XIX, cuando no existían ni vehículos a motor, ni los Planes Trabajar, POSOCOS (Programas Sociales Comunitarios) y similares.

Como las callecitas locales siguen siendo las mismas y, en buena parte de ellas no se puede estacionar, ya sea por las paradas de transporte público, la presencia de garages privados o por ordenanzas, surgieron las llamadas Playas de Estacionamiento, que complementan a los garages existentes y donde duerme buena parte de los vehículos de quienes moran en el centro correntino.

Por lo general, estas Playas consisten en un terreno céntrico, que supo alojar alguna propiedad demolida, y donde luego se desparramaron algunos restos de cascotes sobre el terreno. A veces, queda en pie el frente de la antigua construcción y, al ingresar, descubrimos un largo terreno desolado.

Otras veces se los “techa”, para protección solar, con una tela plástica conocida como media sombra. Un secretario en el acceso, desde una caseta, se encarga de mover los brazos para guiar al cliente en encajar dificultosamente su auto entre los dos laterales.

En otras ocasiones, se deben dejar las llaves del vehículo para una eventual reubicación por parte de los encargados del lugar, responsables de más de un rayón inoportuno.

Mientras tanto, los propietarios de estas genuinas caries urbanas, piensan en elevar un rascacielos cuando mejore la situación y termine la malaria, por lo que estos espacios provisorios carecen de parquización o de algún arbolito que alegre la vista.

En la ecuación costo-tiempo de traslado al centro, se ven beneficiadas dos nuevas especies, florecidas gracias a la crisis. La primera es la del remís (o remisses) y, la segunda, la del motoquero. Gracias a los reiterados piquetes, cortes de calles, marchas, escraches y similares manifestaciones, a menudo el automovilista se ve embotellado y no pocas veces agredido por esos grupos que sorpresivamente se adueñan de la city.

Acercarse al centro llega a ser muy similar al turismo de aventura y por eso se recurre a estas dos nuevas especies, que nos legó la llamada Revolución Productiva Riojana.

La presencia de los motoqueros, con distintos colores en sus uniformes, además, puede resultar muy útil para los estudiantes de medicina, que en las guardias de emergencia de esta ciudad tendrán oportunidad, con ellos, de conocer todos los huesos de la anatomía del nativo.

OTROS ESPACIOS

A las plazas y plazoletas debemos incorporar los espacios construidos en función de la religiosidad popular y que cobijan a imágenes sagradas y a un abundante y nutrido santoral profano,

Así es como a la Virgen de Itatí se la ubica en innumerable sitios públicos, rotondas de caminos y en espacios vinculados a reparticiones y dentro de sus jardines, o bien, en el área de una plaza surge un pequeño santuario.

Otras imágenes habituales son la de San Cayetano o San Pantaleón, y también se destacan en el paisaje numerosas cruces, de todo tamaño, materiales y formas.

A este universo debemos agregar el de los gauchitos que, como en el caso del gaucho Gil, han cubierto de rojo rutas, barrios y el paisaje del país entero.

Otra creencia con sus construcciones ad-hoc son las de San La Muerte o Santa Librada, que generan un espacio respetado y sagrado y marcan en la traza urbana un área muy diferente.

Un sitio dinámico y en crecimiento, que va incorporando anexos a expensas de los terrenos linderos.

- EX ZOOLOGICO

Estaba ubicado en Avenida Costanera y calle Don Bosco. En él se podían apreciar distintas especies de la fauna regional, como carpinchos, monos carayás, tatú mulita, ñacurutú, aguará popé, guazunchos, comadrejas, yacarés, zorros, algún puma, tortugas, garzas, flamencos y peces del río.

En este predio funciona, además, la Dirección de Fauna y Flora(3).

(3) En el segundo semestre del año 2012, la Ciudad de Corrientes comenzó a despedirse del zoológico de la Costanera General San Martín, al iniciarse el traslado de animales hacia el parque ecológico ubicado a dos kilómetros de la ciudad de Paso de la Patria y que fue inaugurado en Septiembre de dicho año. El nuevo zoológico tiene espacios más amplios y esta rodeado de vegetación autóctona, mejorándose las condiciones para la circulación de personas y para el hábitat de los animales, que contarán con recintos de 5 a 10 veces más grandes, según la especie. Las instalaciones construidas cuentan con una superficie de cinco hectáreas mientras que los de la costanera capitalina tenían una superficie de 0,7 hectáreas. Cabe señalar que el predio de Paso de la Patria posee en total 32 hectáreas, en las cuales en el futuro se proyecta la construcción de un parque temático, que no sólo tendrá fauna sino también flora. Comprenden cinco edificios más la recuperación de uno ya existente. Estas dependencias se usarán para veterinaria; cocina para los animales; cocina y comedor para los empleados; sanitarios; vestuarios; depósito y la casa del intendente.

ESPACIOS CERCANOS

Son aquellos sitios vecinos a la ciudad que sirven como esparcimiento obligado en vacaciones o en días feriados, así como atracción para turistas.

- Laguna Soto

Espejo de agua, bordeado por extensas playas de arena. Su ribera continúa con un parque de árboles de frondosas copas que ofrecen su sombra en las calurosas tardes veraniegas.

En la laguna se permite acampar y se practican deportes acuáticos como remo, canotaje y windsurf. Asimismo, en sus márgenes se levantan complejos turísticos y recreativos, conformados por exclusivos bungalow totalmente equipados. Las canchas de vóley, de fútbol, el minigolf y las parrillas son los sitios elegidos por los visitantes cuando cae la tarde.

Se encuentra a tan sólo nueve kilómetros de la ciudad, por la Ruta Provincial 7, sobre el Acceso a la localidad de Santa Ana.

- Laguna Totora

Como la anterior, es el sitio ideal para la práctica del wind surf y el buceo submarino. En esta laguna inició su carrera el notable campeón olímpico Carlos Mauricio Espínola.

Se ubica a 30 kilómetros de Corrientes, rumbo hacia la ciudad de Posadas, por la Ruta Nacional 12.

- Puente Pessoa

Es un camping municipal con añosas arboledas, que brinda la infraestructura necesaria para acampar. Parrillas, excelentes sanitarios, abundante vegetación y un parque de juegos para los niños le dan la oportunidad al visitante de desentenderse del tiempo y descansar.

Ubicado aproximadamente a 15 kilómetros del centro de la ciudad, sobre la Ruta Nacional 12, se accede a él desde el Control Policial de ingreso a la ciudad, por el sur.

El nombre de la pieza musical homónima le ha dado renombre universal.

- Laguna Brava

Un lugar con historia, su nombre es un homenaje a la batalla que se libró en el lugar a mediados del siglo XIX.

Cuenta la leyenda que el general Joaquín Madariaga estaba acampando con sus tropas en la laguna, cuando decide visitar Corrientes. A mitad de camino es sorprendido por una mujer envuelta en un manto blanco -la Virgen de La Merced- que le advierte que el enemigo va a atacar su campamento esa noche.

Entonces, el general regresa y hace frente al adversario, a quien vence.

Un mural en la galería lateral de la Iglesia de La Merced recuerda este hecho.

CIRCUITO DE MONUMENTOS

La Ciudad de Corrientes guarda, entre su riqueza urbana, el circuito cultural y turístico compuesto por numerosos monumentos, los que realzan la identidad correntina y permiten imaginar la importancia de sus principales hechos históricos, de los que Corrientes fue siempre protagonista en sus luchas por la libertad.

- La Columna 

- Monumento a la Virgen de Itatí

Imagen realizada en piedra caliza blanca; tiene dos metros de altura y es un símbolo de la bendición a todos aquellos que ingresan o salen de la ciudad. Está emplazada en la rotonda de acceso a la ciudad, entre Ruta 12 y avenida Independencia.

- Monumento La Taragüí

Simboliza a la mujer guaraní. Fue realizada originalmente en yeso patinado y posteriormente se la revistió de bronce.

La obra es de Amado Puyau y obtuvo el primer premio en el Salón Nacional de Escultura de 1936. Se levanta en la Avda. Costanera, entre las calles San Luis y Quintana.

- Monumento al Tambor de Tacuarí

Pedro Vidal, un niño de trece años, fue el lazarillo de su padre Celestino, quien, ciego, se alistó como voluntario en las tropas del general Manuel Belgrano, en 1810.

Lo hizo en su pueblo natal, Yaguareté Corá (hoy Concepción) y ambos murieron en la batalla de Tacuarí, contra los paraguayos. Pedrito participa como tamborillero y sucumbe en esa labor que lo inmortaliza como a un héroe.

La escultura original se halla en el Círculo Militar porteño y es obra de Luis Perlotti, aunque existe su réplica en nuestra ciudad, en la Escuela Normal, sobre calle Belgrano.

- Monumento al general José de San Martín

Bordeado por cadenas sostenidas por pilares de hierro que imitan cañones, se encuentra este monumento erigido el 31 de Mayo de 1905. La parte superior es de granito sin pulir y representa las montañas andinas. En el frente, un cóndor rompe cadenas con sus garras. Hacia el lado izquierdo, en bajorelieve, se destaca la batalla de San Lorenzo.

Se encuentra en la plaza 25 de Mayo, entre las calles de Quintana, Salta, Buenos Aires y 25 de Mayo.

- Monumento al sargento Juan Bautista Cabral

Construido en 1887, en el Parque de Artillería de la Ciudad de Buenos Aires, con el fundido de cañones españoles tomados del combate de San Lorenzo, fue donado a la ciudad e inaugurado el 9 de Julio de 1889. Se ha ubicado en la plaza Cabral, entre calles Junín, Santa Fe, San Lorenzo e Yrigoyen.

-Monumento al general Carlos María de Alvear

Obra de la célebre escultora Lola Mora, realizada en mármol de Carrara. Su base es de piedra rosada, íngramente pulida y extraída de la cantera de la provincia. Al excavar los cimientos para su emplazamiento, se hallaron en el lugar restos de alfarería y útiles de trabajo de la época de la fundación de la ciudad, los que se encuentran en el Museo Histórico Provincial.

Se levanta en la Avda 3 de Abril y Padre Borgatti.

- Monumento a la Fundación de Corrientes

Homenaje al fundador de la ciudad, Juan Torres de Vera y Aragón y a un hecho que marcó la religiosidad en la provincia: la Cruz del Santísimo Milagro. Se encuentra en la Av. Juan Pujol y Carlos Pellegrini.

- Monumento al general Bartolomé Mitre

Obra de 1905, realizada en bronce por el escultor argentino Luis Perlotti. La figura mira al Paraná y sus manos se apoyan sobre una espada imaginaria, pues fue robada al poco tiempo de su inauguración.

El homenaje incluye artísticamente una escultura de bronce que representa a las Cautivas Correntinas, llevadas como rehenes al Paraguay durante la guerra contra este país.

Está emplazado en el Parque Mitre, calles Santa Fe y Avda. Vera.

- Monumento al Mercosur

Obra del artista brasileño Pablo Siqueira(4), ejecutada en la década de 1990; se ubica bajo el puente interprovincial General Belgrano y está realizada con hierros y metales reciclados.

(4) "Era un tipo genial trabajando con chatarra. Un soldador intuitivo y maravilloso. Falleció un año después de que fuera inaugurado el monumento", señaló Alejandro Mauriño, ex subsecretario de Cultura de la provincia, al ser consultado sobre el particular.

OTROS MONUMENTOS

Además de los citados, se encuentran sobre avenidas y la costanera distintos bustos que rinden homenaje a otras personalidades, pero que no alcanzan a destacarse sobre su entorno y generalmente carecen del reconocimiento de la población, independientemente de la importancia de sus protagonistas.

CIRCUITO DE LOS MURALES

Gracias a sus más de 30 murales, a Corrientes se la considera “la Ciudad de los Murales”, una singural expresión artística de un grupo de muralistas correntinos, apoyados en una gestión municipal empeñada en concretarlos y que en cada obra intentan resaltar la identidad de la ciudad, o recordar algunos episodios histórico-religiosos.

El primero de ellos y más logrado es una larga secuencia ubicada en el Paseo Italia, entre las calles Fray José De la Quintana y Plácido Martínez, sobre el muro del Convento de San Francisco, integrado a la plazoleta y a una fuente longitudinal en su base.

PLAYAS y PUNTAS

Pocas son las ciudades mediterráneas que cuentan con playas, y Corrientes es una de ellas, con naturales bahías sobre su costa, con fina arena y habilitadas como balnearios, muy visitadas por la población local.

El río Paraná, que baña las costas, brinda alivio para el agobiante verano correntino. En estas playas se pueden practicar deportes acuáticos como natación, canotaje, remo y windsurf. Y para quienes disponen de alguna embarcación, los bancos de arena que surgen en medio del río Paraná son otras playas cotizadas y elegidas por muy pocos usuarios.

De acceso libre y gratuito, para disfrutar las playas sobre la avenida costanera, debe observarse que estén habilitadas por la Oficina de Turismo de la Municipalidad local, ubicada en el Parque Cambá Cuá.

LAS SIETE PUNTAS

Destaquemos que Corrientes proyecta sobre el Paraná un abanico de siete puntas rocosas. De allí el nombre de San Juan de Vera de las Siete Corrientes que le diera su fundador.

En 1814, la provincia se organiza con el nombre de CORRIENTES. Las siete puntas permanecen inmodificables, defendiendo nuestra costa, razón por la cual aparecen en el Escudo de la provincia. Ellas son: Punta Arazaty, Punta Tacuara, Punta San Sebastián, Punta Batería, Mitre o Arazá, Punta Tacurú y Punta Aldana.

Recordemos que la punta Arazaty fue elegida por el Adelantado Juan Torres de Vera y Aragón como lugar fundacional, el 3 de Abril de 1588.

Curiosamente, 400 años después, esa Punta fue adoptada como asentamiento de la cabecera del Puente General Belgrano, que nos une -por sobre el río Paraná- a la vecina Provincia del Chaco.

Ver:

El sitio elegido donde se levantará Corrientes

- Punta Tacuara

Allí funcionan oficinas de la Dirección de Turismo, en un viejo edificio reciclado, en el que se brinda información turística de la ciudad y exponen los artesanos correntinos los sábados a la noche, en un atractivo paseo, ubicada en Punta Tacuara, sobre la Avenida Costanera.

CALLES Y PLAZAS DEL FUTURO

Observar el mapa de Corrientes indica carencia de espacios verdes, los que aparecen muy debajo del estándar urbano aceptable. Se compensa esta situación con la Avenida Costanera, y se disimula con las viejas arboledas que perduran, y los árboles que asoman en jardines y fondos de los lotes particulares.

Pero, indudablemente, se deben tratar de recuperar sitios como los del ex Regimiento 9 y la Cárcel, en una excepcional superficie emplazada el mejor lugar urbano. Estas merecen toda la atención y el análisis serio de la posibilidad de su reciclado, revitalizándolo con otros usos (sociales, culturales, deportivos, etc.).

Lo mismo sucede con la manzana que aloja a los depósitos de combustible, una rémora urbana. Esta inquietud ya fue propuesta por el CFI, en 1967, aunque sin resultado por el momento

La prolongación de la Avenida Costanera en sus dos extremos se ha iniciado bajo el puente General Belgrano, lo que representa una necesidad insoslayable, ya que revitalizará buena parte de la zona sur, hoy postergada. Con ella, se debe encontrar la solución vial adecuada para canalizar el flujo vehicular del puente General Belgrano que, al ser parte del Corredor Bioceánico, merece resolverse con visión de futuro.

Finalmente, el puerto con sus instalaciones debe ser reciclado con un proyecto que se plasme en función del crecimientode esta ciudad.

Calles, plazas, avenidas y espacios verdes deben guardar equilibrio y mejorar la calidad de vida de los habitantes quienes, con sus impuestos, son los que pagan estas obras.

El Estado, aparentemente ausentede coordinar las iniciativas del crecimiento, deberá encarar con criterios adecuados alguna propuesta para ordenar el actual marasmo de tránsito pesado y liviano cruzando la ciudad, y la ejecución de nuevos barrios en sitios con los servicios necesarios, la descentralización administrativa, así como mejorar los equipamientos deportivos, los espacios verdes ... y abrir la ciudad al río, paradójicamente el gran ausente de una ciudad que tiene por nombre Corrientes.

Información adicional