El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El Empedrado actual

Conocida como la Perla del Paraná, Empedrado dista unos 58 kilómetros -rumbo al sur- por la ruta nacional Nro. 12. Esta localidad tiene su origen en el siglo XVII, con el fortín Santiago Sánchez, arrasado por los indios mocovíes y tobas provenientes del vecino Chaco a fines del siglo XVIII. Al sitio se lo conocerá como el Pueblo Viejo, del que sólo subsiste la Imagen del Señor Hallado, hoy el Patrono de la localidad(1).

(1) Material extraido de la obra del arquitecto Andrés Alberto Salas, “Corrientes, Calles, Plazas y Túneles (otra mirada -desde 1588 a la actualidad-)” (2006). Edición del Autor.

La fecha cierta de fundación es de 1806 y, al depender esencialmente de actividades agropecuarias, de precios variables, no ha crecido en su población que, en el año 2001, sumaba 15.000 habitantes.

Empedrado es famosa por sus barrancas y por haber alojado en la década de 1910 uno de los centros turísticos más ambiciosos del país, como fue la construcción de la llamada Mansión de Invierno, equivalente -en su magnitud y trascendencia- a la naciente Mar del Plata.

Sin embargo, la primera guerra mundial de 1914 hizo fracasar esa empresa, que culminó años después con el desmantelamiento de las imponentes instalaciones construidas. Desde entonces quedó en el lugar, como testimonio de aquellos años, el teatro Dora, declarado Monumento Histórico Provincial. Este teatro fue edificado por un accionista de aquel proyecto, el señor Bartolomé Loreto, para solaz de su hija Dora, y está en vías de su recuperación como Centro Cultural.

Pero el espíritu de los lugareños hizo que en la década de 1950 resurgiera la idea de dotar a la localidad de un Hotel de Turismo contra el río, reflotando aquel espíritu emprendedor, y así fue cómo se construyó un moderno edificio para canalizar el turismo hacia el simpático pueblo.

La localidad, rodeada de explotaciones de tipo agrícola ganaderas, conserva buena parte de la imagen urbana de fines del siglo XIX, con sus casas de galería y algunas viviendas de corte italianizantes, y en ella se celebra anualmente la Feria de Artesanías Provinciales, que congrega a los principales artesanos mesopotámicos.

Paisajísticamente es un lugar único, con sus barrancas y las islas en el cauce del Paraná. Sus playas y la variada y abundante pesca, junto a su tranquilidad, los paisajes y el calor de su población, constituyen hoy uno de los principales atractivos que la han convertido en el sitio elegido por numerosas familias de Chaco y Corrientes para los fines de semana.

Información adicional