El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

ERAS GEOLOGICAS

La Tierra es un planeta único. Una inmensa esfera de roca de 40.000 kilómetros de circunferencia. Es un refugio. Un tercio de tierra firme, dos tercios de agua y una atmósfera rica en oxígeno. El único lugar que alberga vida en el universo conocido.

El globo terrestre se halla constituido por océanos y continentes (1).

(1) La Geomorfología es la parte de la Geografía Física que estudia el elemento sólido que compone la Tierra; los fenómenos y procesos que origina ese elemento y su distribución sobre la superficie del planeta.

En los primeros, están comprendidos los mares, siempre en movimiento y llenos de vida.

En los continentes, se hallan las montañas, llanuras, ríos, lagos, ciudades, cultivos.

Pero la Tierra no ofreció siempre el aspecto que hoy presenta, no porque en la actualidad se levanten en ella muchísimas ciudades que antes no existían o porque el hombre -en su actividad creadora- modificara el paisaje extendiendo cultivos, talando bosques, desecando pantanos o construyendo monumentales obras de riego.

Fueron nada menos los continentes, con sus montañas, ríos y llanuras y los mares y océanos que hoy conocemos y que imaginamos inmutables a través del tiempo, los que precisamente no existían(2).

(2) Si volviésemos a la vida tras 5.000 años, notaríamos pocos cambios en la corteza terrestre, pero si el regreso lo hiciéramos tras cinco millones de años, entonces sí, quedaríamos estupefactos: veríamos montañas convertidas en lomadas o llanuras, el mar que habría avanzado sobre las tierras y otras plantas y animales en sustitución de las actuales especies. Hasta nuestros descendientes poco se parecerían a nosotros...

Es que este oasis verde y azul no siempre ha sido tan acogedor. El planeta luce las cicatrices de un pasado traumático, un pasado de entornos extremos, de catástrofes extremas.

Una vez, en efecto, la Tierra no contó con nada parecido y menos aún, con ningún ser viviente. De esto hace, por supuesto, muchos años, miles, millones de años, cuando la Tierra se estaba formando, estaba naciendo.

En el transcurso de casi cinco mil millones de años, ha sido un mundo en transformación, un mundo de fuego, un mundo de hielo, de mares embravecidos y cielos tóxicos. Las formas de vida que ahora habitan su superficie, son los afortunados sobrevivientes de una serie de extinciones masivas.

¿Cómo sería entonces nuestro planeta? ¿Qué nube gigantesca de materia interestelar contribuyó a su formación, le señaló un camino a través del espacio y la animó de movimientos que conservó casi inalterables a través del tiempo?

Durante los últimos 250 años, los científicos han explorado el planeta y develado sus secretos. Sus notables descubrimientos nos cuentan una historia increíble, la historia de cómo se hizo la Tierra…

Tanto las religiones como las ciencias han dividido la “creación” en diversas fases. Algunas más poéticas (como los siete días de la Biblia), otras más rigurosas, como las eras geológicas que acepta la ciencia. Vamos a centrarnos en estas últimas…

Información adicional