El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

CONSTITUCION INTERNA DE LA TIERRA

Mediante viajes de exploración, el hombre fue conociendo paulatinamente la superficie terrestre; empleando embarcaciones especiales, penetra cada vez más hacia las profundidades marinas, al propio tiempo que conquista a pasos agigantados el espacio.

Y sin embargo, ese hombre, que explora la Tierra, los mares y el espacio, no ha podido sino parcialmente, penetrar hacia el interior del globo terráqueo.

 

Las capas del interior de la Tierra

Tras pacientes investigaciones, ha llegado a comprobar que:

- Desde la superficie hacia el interior del globo, se sucede una serie de capas, diferentes unas de otras. Son diferentes en composición, en estado, en espesores.

- Esos materiales se distribuyen según sus pesos: los más livianos se hallan en las capas externas, en tanto que los más pesados ocupan las capas profundas.

- Cada una de esas capas terrestres ejerce un peso considerable que transmite a las capas inferiores, de ahí que las profundas soporten presiones considerables.

- La temperatura aumenta a medida que se avanza en profundidad, a razón de 1° C cada 30 ó 33 metros (1).

Desde el interior del globo hacia la superficie, hallamos las siguientes capas con sus espesores estimativos:

        - Núcleo central:                                         3.470 km

        - Mesósfera o manto del núcleo:             1.700 km

        - Astenósfera:                                             1.080 km

        - Corteza o litósfera:                                    120 km

                                                                             6.370 km

 

Notas

(1) Es por eso que a una determinada profundidad, los materiales pierden su estado de solidez para transformarse en un estado semilíquido. Sin embargo, ese aumento de temperatura (gradiente geotérmico) no es constante sino que a partir de un determinado momento se estaciona y luego permanece fijo (en una de las minas de oro más profunda del mundo, la “Robinson Deep” -Africa del Sur-, por ejemplo, las paredes están tan calientes que fue preciso instalar una planta de aire acondicionado de elevado valor para evitar que los mineros se asaran vivos).

Información adicional