El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Hidrogeología

HIDROGEOLOGIA

La Provincia de Corrientes se caracteriza por poseer abundantes recursos hídricos superficiales representados por los ríos, arroyos, lagunas, esteros, etc.; en los últimos, las aguas se acumulan debido, fundamentalmente, a las abundantes precipitaciones (media estimada en 1.350 milímetros anuales), en muchos casos por el carácter poco permeable del material subyacente, por la escasa pendiente regional y por el dificultoso drenaje natural debido a la acción de las biomasas.

Desde el punto de vista hidrogeológico general es posible considerar dos grandes regiones: Oriental y Occidental (Santa Cruz, 1981), en concordancia con las condiciones geológicas generales de superficie y subsuelo.

1.- REGION ORIENTAL

Es bastante irregular en sus características, aunque las condiciones hidrogeológicas generales son buenas. En las areniscas y los basaltos del Grupo Solari-Serra Geral, el agua se encuentra en fracturas, límites de coladas, o bien en contactos areniscas-basaltos.

El análisis de los antecedentes de perforaciones de esta unidad indica que los caudales de explotación oscilan entre los 5.000 y 60.000 litros por hora, con caudales específicos máximos de 4 metros cúbicos por hora por metro.

Se observa que los mejores rendimientos corresponden a la Formación Solari, en areniscas poco cementadas, salvo algunos casos en basaltos con fracturas interconectadas muy productivas.

También se evidencia la conexión hidráulica entre acuíferos de distintas profundidades, ya que los niveles piezométricos respectivos guardan semejanza.

En esta región, además, se presentan casos locales de surgencia (áreas de Mercedes y Rincón de Santa María, por ejemplo).

El complejo basaltos-areniscas presenta un techo con acentuado relieve (Santa Cruz, INCYTH, 1977).

Desde Misiones desciende lenta y paulatinamente hasta que en los Tres Cerros alcanza una cota muy alta en la Provincia. Luego, nuevamente se profundiza, alcanzando cotas negativas máximas en Yapeyú y Bonpland, con una elevación en Paso de los Libres.

En el área Solari-Mercedes presenta otro máximo de altura, profundizándose hacia el Noroeste y Oeste bajo la planicie. Estas exhondaciones del techo del Grupo Solari-Serra Geral fueron rellenadas por materiales de las Formaciones Ituzaingó y Toropí-Yupoí principalmente, aunque con menor desarrollo areal y vertical que en la región Occidental de la Provincia (Santa Cruz, 1981).

Las depresiones dentro del Grupo Solari-Serra Geral determinarían otra subregión hidrogeológica, estando ubicadas las localidades más típicas entre Yapeyú y Paso de los Libres.

El agua que se obtiene del Grupo, se caracteriza por su buena calidad, con un residuo seco a 110 °C, que no pasa de los 400 miligramos por litro, con valores bajos de cloruros y sulfatos, y ligero predominio de calcio y magnesio.

2.- REGION OCCIDENTAL (entre el sistema del Iberá y el río Paraná)

Es posible considerar a esta región como hidrogeológicamente bastante regular. A ello contribuye fundamentalmente la regularidad y características litoestratigráficas de la misma.

En efecto, esta región se halla dominada por las Formaciones Toropí-Yupoí e Ituzaingó, que presentan un subsuelo como límites impermeables (acuicludo) a las arcillas de la Formación Paraná, que en el subsuelo se extiende por una faja que va desde el valle del río Paraná hasta unos 50 kilómetros (promedio), hacia el Este, y la Formación Fray Bentos desde aproximadamente el límite de la Formación Paraná hasta el subsuelo del sistema del Iberá.

En general se considera la existencia de un acuífero libre definido (Santa Cruz, 1981) apoyado en capas pelíticas de la Formación Ituzaingó, a profundidades que oscilan entre 10 y 17 metros bajo el nivel del terreno.

El techo del acuífero puede estar en superficie, o a profundidades bajo el terreno hasta 10 metros. Se considera que estas profundidades pueden variar por las siguientes principales causas:
a) De acuerdo con las oscilaciones climáticas generales;
b) De acuerdo con la estación del año;
c) Según la unidad geológica donde se aloja;
d) Distancia a las zonas de descarga hidráulica;
e) Grado de explotación (Santa Cruz -INCYTH-, 1977).

En general, las aguas de este acuífero son más solubles (especialmente bicarbonatadas cálcicas y sódicas), que las del segundo.

Los sentidos de flujo subterráneos se orientan hacia los cuerpos de agua (sistema efluentes) y, en última instancia, hacia el río Paraná, presentando en las cercanías de éste, generalmente, el mayor gradiente hidráulico. Santa Cruz (1981) estima las reservas de este acuífero en la región, considerando una porosidad eficaz del 5 %, se podría totalizar 20.000 hm3, de los cuales se renovarían anualmente alrededor de 5.000 hm3 por infiltración directa.

El segundo acuífero comienza entre los 10 y 16 metros bajo la superficie del terreno, presentando un espesor comprobado que varía entre 45 a 80 metros (Santa Cruz, 1981).

Estudios geofísicos indican posibilidades de espesores bastante mayores (Herrero-Doucloux -INCYTH-, 1977), que podría llegar hasta los 200 metros.

El agua está alojada en los materiales sedimentados de la Formación Ituzaingó.

La base impermeable está constituida por la Formación Fray Bentos (en el Este), o por una capa más limo-arcillosa de la Formación Ituzaingó (en la franja occidental adyacente al valle del Paraná).

Está separado del acuífero libre, en muchos casos, por una capa pelítica arenosa de escasos metros de espesor. Ensayos puntuales han determinado el carácter de semiconfinamiento para ciertos lugares.

En base a consideraciones regionales de comportamiento de los niveles piezométricos, se ha determinado que dentro de la Región Occidental, los grandes sistemas de lomadas de la Formación Ituzaingó actuarían como divisorias hidráulicas subterráneas, desde donde el escurrimiento regional se dirigiría hacia el río Paraná y los esteros del Iberá (Santa Cruz -INCYTH-, 1977).

En muchos sectores de la Región Occidental es probable que el primero y segundo acuífero se comporten como un sólo conjunto hidráulico.

Es común la extracción de caudales de 30.000 a 50.000 litros/hora, pudiéndose considerar caudales característicos específicos desde 5 hasta 10 m3/h/m. En general el agua de este acuífero corresponde a bicarbonatada cálcica y sódica, con residuo seco entre 100 y 200 mg/litro.

En algunos sectores restringidos hay agua clorurada sódica. También suele presentar hierro en cantidades cercanas a 0,4 ppm o más.

En Santa Cruz (1981) se estiman las reservas del segundo acuífero de la Región Occidental: considerando una porosidad eficaz del 10 % daría un volumen de agua de 240.000 hm3.

El tercer acuífero se ha caracterizado en el tramo comprendido entre las ciudades de Corrientes y Goya, aproximadamente. Comienza a los 60 metros de profundidad (bajo nivel del terreno), presentando ya una elevada salinización (en varios casos con cloruro de sodio), lo que hace que pierda interés para aprovechamientos.

Información adicional