El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

MOVIMIENTOS DEL MAR

Los movimientos del mar comprenden:

- Olas.

- Mareas.

- Corrientes marinas.

 

OLAS

Ola es el movimiento que efectúan las aguas superficiales del mar agitadas por el viento.

Las olas varían de acuerdo con la intensidad del viento: son más violentas y de mayor altura en los pasos y angosturas, mientras en los océanos no pasan de los 12 metros de altura, en los golfos y bahías los exceden fácilmente.

Dificultan la navegación y la pesca.

La masa de agua, con las olas, no se desplaza, puesto que el movimiento es vertical (un objeto liviano en el agua oscilaría de arriba abajo sin desplazarse mayormente).

A cierta profundidad (30 metros) el mar, en contraste con la superficie, se halla een calma.

Ciertas olas alcanzan hasta los 30 metros de altura.

Cuando se forman en aguas batidas por el viento, son marejadas.

Cuando viajan por su propio impulso, se las llama oleaje u ola de leva.

Cuando se quiebran al llegar a tierra, constituyen una rompiente.

 

MAREAS

Las aguas de los mares y océanos que bañan las costas de continentes e islas no se encuentran nunca a un mismo nivel; durante un espacio de tiempo, se alejan de la costa, “bajan” o “descienden”, y “ascienden” o “suben” en otros períodos.

Podríamos comprobarlo fácilmente: si nos situáramos a la orilla del mar, notaríamos que, a partir de un momento determinado, las aguas comienzan a ascender lentamente.

Este ascenso es el flujo de las aguas hacia la costa. Llega un momento en que ese fenómeno de ascenso se detiene y permanece estacionario. El proceso dura exactamente 6 horas, 13 minutos, incluido el tiempo que las aguas permanecen estacionarias (30 minutos).

Esa altura máxima recibe el nombre de alta marea o pleamar.

A partir de entonces se opera un descenso o reflujo de las aguas hasta que, durante media hora, éstas permanecen en un límite del cual no descienden; ese lapso se llama baja marea o baja mar. El reflujo de las aguas dura también 6 horas, 13 minutos.

A continuación, se opera un nuevo ascenso, repitiéndose el fenómeno ya señalado.

Las aguas suben y bajan dos veces con respecto a una altura intermedia (6 h, 13 m x 4 = 24 h, 52 m).

El fenómeno descripto recibe el nombre de mareas.

 

Mareas son los movimientos periódicos de ascenso y descenso de las aguas del mar, producidos por la fuerza de atracción del Sol y de la Luna.

 

El lugar de origen de las mareas está en el océano Glacial Antártico, donde las ondas de la marea causada por la Luna (y el Sol) pueden propagarse libremente alrededor del mundo. Se producen, en tiempo separados, dos ondas principales, cada una de las cuales da la vuelta al globo en 24 horas y 52 minutos.

En el curso de su respectivo avance, y cada una a su vez, estas dos ondas principales, trasmiten su efecto a los tres grandes océanos, por los cuales la onda inducida se propaga hacia el Norte.

 

MECANISMO DE LAS MAREAS

La Tierra ejerce una fuerza invisible y misteriosa sobre todos los cuerpos: los atrae hacia su superficie y así, tanto un avión, como un pájaro o una pluma, faltos de sustentación, caen irremisiblemente.

Nada escapa a esa fuerza de atracción, ni siquiera la atmósfera que envuelve la Tierra, ni los millones de metros cúbicos de agua de los océanos, ni tampoco la propia superficie terrestre.

Y no conforme con ello, su atracción se extiende a miles de kilómetros en el espacio.

Pues bien; esa fuerza no es exclusiva de la Tierra: la poseen todos los cuerpos celestes y, entre ellos, la Luna y el Sol. También en este caso, esa fuerza se ejerce hasta miles de kilómetros de distancia, alcanzando su influencia a la propia esfera terrestre.

La atracción que ejerce la Luna sobre la Tierra es dos veces y media mayor que la ejercida por el Sol pues, aunque su tamaño es menor, ello se compensa, porque su distancia de la Tierra resulta 400 veces menor que la distancia del Sol a la Tierra.

Para que estos efectos de la atracción lunar y solar se produzcan, es necesario vencer, en una mínima parte, la resistencia que ofrece la Tierra.

 

Mareas lunares

Llegada la Luna en el cenit de A, por ejemplo (ver dibujos), las aguas tienden a evadirse de la Tierra en dirección a la Luna y ascienden, produciéndose en A una

alta marea o pleamar (1).

Las aguas que se encuentran en los puntos C y D se dirigen hacia A formando así especies de valles en los que se opera el descenso de las aguas o baja marea.

Por su parte, en S, se origina también una alta marea producida de la siguiente manera: S se encuentra a un radio del centro de la Tierra y a dos radios más lejos que A de la Luna.

Ahora bien: como el centro de la Tierra es atraído también por la Luna, disminuye los efectos de atracción sobre S, donde las aguas, libres en parte de la fuerza de atracción terrestre, constituyen una alta marea, alejándose de la Luna.

 

Mareas solares

Estos movimientos constituyen las mareas lunares. Si en lugar de la Luna estudiáramos la fuerza de atracción del Sol, el razonamiento sería análogo, pero en este caso serían mareas solares (2).

 

Mareas vivas

Durante la conjunción (Sol, Luna y Tierra en una misma línea), se produce la atracción simultánea del Sol y Luna (obteniéndose las mayores mareas).

En la oposición (Sol, Tierra, Luna en una misma línea), los dos astros ejercerán su acción en sentido opuesto.

En ambos casos (conjunción y oposición) son mareas vivas o mareas de sicigias.

 

Mareas muertas

Cuando la Luna se encuentra en cuarto creciente o menguante, es decir en cuadratura (Luna, Tierra, Sol formando ángulo recto), las acciones de la Luna y del Sol se tornan más débiles.

Son las mareas muertas o mareas de cuadratura (3).

 

LAS MAREAS MAS ALTAS

* La masa de agua que desplazan las mareas es colosal. En Passamaquody, reducida bahía de la costa atlántica de América del Norte, las corrientes de la marea trasladan dos veces por día 2.000 millones de toneladas de agua.

* En Fundy, bahía del mismo litoral situada entre Canadá y Estados Unidos, la masa de agua que traslada la marea alcanza a 100.000 millones de toneladas. El ingenio del hombre no ha hallado solución para contrarrestar el flujo y el reflujo del mar.

* Las mareas más fuertes del mundo son las de la bahía de Fundy, donde el agua suele elevarse a unos 15 metros. En distintos lugares, el nivel de la marea pasa los 9 metros. Así sucede, por ejemplo, en Puerto Gallegos, al Sur de la República Argentina (4); en la ensenada de Ciok, en Alaska, y en el puerto de Saint-Malo, al Noroeste de Francia.

* En cambio, en otros lugares, en la isla de Tahití, por ejemplo, la marea alta significa solamente una elevación del nivel del mar de 30 centímetros, o tal vez menos.

* En la costa atlántica, frente al canal de Panamá, la elevación de nivel por efecto de la marea no pasa de 60 centímetros, pero en la costa del Pacífico, distante sólo 64 kilómetros, la altura de la marea oscila entre 3 y 5 metros.

 

IMPORTANCIA DE LAS MAREAS

He aquí la importancia geográfica que revisten las mareas:

* Con el ascenso de las mareas avanzan las aguas limpias, tan necesarias para el litoral; barren y arrastran los materiales depositados en las orillas de los continentes, en especial los que se hallan en descomposición, y cuya presencia haría inhabitable la costa.

* En algunos parajes provocan fuertes corrientes que suelen erosionar las costas.

* Las olas de mareas al desplazarse, encuentran resistencia tanto en la costa como en el fondo de los mares de escasa profundidad. Esa resistencia actúa como freno sobre el movimiento de rotación de la Tierra (5).

* Muchos países, que cuentan con litoral marítimo, se aplican al estudio de las mareas, ya que especialmente las horas de pleamar se utilizan para el arribo y partida de las embarcaciones.

* La fuerza que originan, constituye una fuente productora de energía, hasta el momento, poco aprovechada.

 

CORRIENTES MARINAS

Fuera de las olas y de las mareas, las aguas de los mares y océanos se hallan sometidas a otro tipo de movimiento: el de las corrientes marinas.

 

Corriente marina es el movimiento regular de grandes masas de agua que se trasladan con dirección constante.

 

CAUSAS DE LAS CORRIENTES MARINAS

Se acepta como causa de las corrientes marinas la diferencia de densidad de las aguas oceánicas que, a su vez, está motivada por las diferencias de temperatura y

salinidad de las aguas.

La dirección e intensidad de las corrientes marinas encuentran como factores modificadores: la constancia, dirección e intensidad de los vientos, la rotación de la Tierra y la distribución y forma de los continentes.

 

MOVIMIENTO GENERAL DE LAS CORRIENTES MARINAS

Observando la circulación de las corrientes marinas, pueden destacarse los siguientes principios:

- En el Atlántico, Pacífico e Indico Sur, las corrientes marinas se desplazan conforme a circuitos perfectamente definidos.

- Esos circuitos se hallan constituidos por corrientes cálidas y corrientes frías.

Las corrientes cálidas se desplazan desde las bajas hacia las altas latitudes.

Las corrientes frías lo hacen en sentido inverso: de altas a bajas latitudes.

- En el Hemisferio Norte, los circuitos están animados de un movimiento similar al de las agujas de un reloj.

- En el Hemisferio Sur, el movimiento se efectúa en sentido contrario al de las agujas de un reloj.

- En el océano Indico Norte el movimiento de las corrientes marinas está sometido a la acción decisiva de los denominados vientos monzones.

 

CORRIENTES MARINAS DEL OCEANO ATLANTICO

Las principales corrientes marinas son:

Atlántico Norte

1.- Corriente ecuatorial norte (cálida). Situada hacia los 15° lat. N. Circula de Este a Oeste.

2.- Corriente del Golfo (Gulf Stream), cálida(6). Desde el golfo de México hasta el mar de Barents, en el Norte de Europa.

3.- Corriente de las Canarias (fría). Es rama de la anterior. Circula de Norte a Sur(7).

4.- Corriente del Labrador (fría). Entre Groenlandia y Canadá. Circula de Norte a Sur.

5.- Corriente de Groenlandia (fría). Entre Groenlandia e Islandia. Circula de Norte a Sur.

Según lo establecimos, las corrientes marinas se desplazan de acuerdo a ciertos circuitos. El del Atlántico Norte lo establecen las corrientes: ecuatorial norte, Gulf

Stream y Canarias.

Atlántico Sur

1.- Corriente ecuatorial sur (cálida)(8). Situada hacia los 15° lat. S. Circula de Este a Oeste.

2.- Corriente de las Guayanas (cálida). Contornea el NE de América del Sur.

3.- Corriente del Brasil (cálida). Recorre de Norte a Sur las proximidades de la costa sudamericana hasta las inmediaciones del río Negro (República Argentina).

4.- Corrientes del Cabo y de Benguela (frías). Recorren la costa SO de Africa de Sur a Norte (ambas están separadas por una fosa oceánica).

5.- Corriente antártica (fría). Se desplaza de Oeste a Este (55° y 60° lat. S).

6.- Corriente del Cabo de Hornos o del Estrecho (fría). Rama de la anterior. Se dirige hacia Africa.

7.- Corriente de Malvinas (fría). Entre la costa patagónica y las islas Malvinas.

El circuito del Atlántico Sur lo constituyen las corrientes: ecuatorial sur, del Brasil, Antártica y del Cabo y Benguela.

 

CORRIENTES MARINAS DEL OCEANO PACIFICO

Pacífico Norte

1.- Corriente ecuatorial norte (cálida). Situada hacia los 15° lat. N. Circula de Este a Oeste.

2.- Corriente de Kuro Shivo (corriente negra), cálida(9). Recorre el litoral SE del archipiélago japonés. Se bifurca frente a América, formando las corrientes 3 y 4.

3.- Corriente de Alaska (cálida). Litoral de Canadá y Alaska. Se dirige de Sur a Norte.

4.- Corriente de California (fría). Litoral de Estados Unidos y México. Circula de Norte a Sur.

5.- Corriente de Oya Shivo (corriente blanca), fría. Procede del estrecho de Behring y recorre, de Norte a Sur, el litoral NE del archipiélago japonés.

El circuito del Pacifico Norte lo constituyen las corrientes: ecuatorial norte, Kuro Shivo y California.

Pacífico Sur

1.- Corriente ecuatorial sur (cálida). Situada hacia los 150 lat. S. Circula de Este a Oeste (10).

2.- Corriente oriental australiana (cálida). Desprendimiento de la anterior.

3.- Corriente antártica (fría). Se desplaza de Oeste a Este. Frente a América del Sur tuerce hacia el Norte.

4.- Corriente de Humboldt o del Perú (fría). De dirección Sur-Norte. Recorre la costa occidental de América del Sur.

El circuito Pacífico Sur lo constituyen las corrientes: ecuatorial sur, oriental australiana, antártica y de Humboldt.

 

LA CORRIENTE DE EL NIÑO

El Niño es un fenómeno climático, erráticamente cíclico (se habla de ciclos entre tres y ocho años), que consiste en un cambio en los patrones de movimiento de las corrientes marinas en la zona intertropical, provocando, en consecuencia, una superposición de aguas cálidas procedentes de la zona del Hemisferio Norte, inmediatamente al norte del ecuador sobre las aguas de emersión muy frías que caracterizan la corriente de Humboldt.

Esta situación provoca estragos a escala zonal (en la zona intertropical) debido a las intensas lluvias, afectando principalmente a América del Sur, tanto en las costas atlánticas como en las del Pacífico.

El nombre de “El Niño” se debe a pescadores del puerto de Paita, al Norte de Perú, que observaron que las aguas del sistema de corrientes del Pacífico oriental o corriente de Humboldt, que corre desde la costa meridional de Chile, por el Sur, hasta el Norte, frente a las costas septentrionales de Perú, se calentaban en la época de las fiestas navideñas y los cardúmenes o bancos de peces desaparecían de la superficie oceánica, debido a una corriente caliente procedente del golfo de Guayaquil (Ecuador).

A este fenómeno le dieron el nombre de Corriente de El Niño, por su asociación con la época de la Navidad y el Niño Jesús.

El nombre científico del fenómeno es Oscilación del Sur El Niño (El Niño Southern Oscillation, ENSO, por sus siglas en inglés). Es un fenómeno explicado por el movimiento de rotación terrestre y, en consecuencia, por el desplazamiento de las mareas del Hemisferio Norte al Hemisferio Sur, siempre dentro de la zona intertropical.

También se lo define como una irrupción ocasional de aguas superficiales cálidas en el Pacífico, junto a las costas de Perú y Ecuador, debida a inestabilidades de presión atmosférica entre el Pacífico oriental y occidental cercano al ecuador, supuesto causante de anomalías climáticas.

 

Desarrollo del fenómeno

El episodio prodrómico se inicia en el océano Pacífico tropical, cerca de Australia e Indonesia, y con él se altera la presión atmosférica en zonas muy distantes entre sí, se producen cambios en la dirección y en la velocidad de los vientos y se desplazan las zonas de lluvia en la región tropical.

En condiciones normales, también llamadas condiciones neutrales, los vientos alisios (que soplan de Este a Oeste) apilan una gran cantidad de agua y calor en la parte occidental de este océano. En consecuencia, el nivel superficial del mar es aproximadamente medio metro más alto en Indonesia que frente a las costas del Perú y Ecuador, norte y centro de Chile.

Además, la diferencia en la temperatura superficial del mar es de alrededor de 8°0 C entre ambas zonas del Pacífico. Las temperaturas “frías” se presentan en América del Sur, porque suben las aguas profundas y producen un agua rica en nutrientes y mantiene el ecosistema marino.

Durante el fenómeno de “La Niña” las zonas relativamente húmedas y lluviosas se localizan al Sudeste asiático, mientras que en América del Sur es relativamente seco.

Durante El Niño los vientos alisios se debilitan o dejan de soplar, la máxima temperatura marina se desplaza hacia el sistema de corrientes chileno-peruana, que es relativamente fría, y la mínima temperatura marina se desplaza hacia el Sudeste asiático. Esto provoca el aumento de la presión atmosférica en el Sudeste asiático y la disminución en América del Sur.

Todo este cambio ocurre en un intervalo de seis meses que, aproximadamente, va desde Junio a Noviembre; es muy fuerte, con alteraciones en el clima.

 

El evento de “La Niña”

La Niña es un fenómeno climático que forma parte de un ciclo natural global del clima conocido como El Niño-Oscilación del Sur (ENSO). Este ciclo global tiene dos extremos: una fase cálida, conocida como El Niño, y una fase fría, precisamente conocida como La Niña.

El paso de un extremo al otro se ve influido por una estrecha relación entre la temperatura de la superficie del mar y los vientos.

Cuando existe un régimen de vientos alisios fuertes desde el Este, las temperaturas ecuatoriales se enfrían y comienza la fase fría, o La Niña. Cuando la intensidad de los alisios disminuye, las temperaturas superficiales del mar aumentan y comienza la fase cálida, El Niño.

Cualquiera de ambas condiciones se expanden y persisten sobre las regiones tropicales por varios meses y causan cambios notables en las temperaturas globales, y especialmente en los regímenes de lluvias a nivel global. Dichos cambios se suceden alternativamente, en períodos que varían promedialmente de los cinco a los siete años, y se tienen registros de su existencia desde épocas prehispánicas.

Características

Tanto El Niño como La Niña son los ejemplos más evidentes de los cambios climáticos globales, siendo parte fundamental de un vasto y complejo sistema de fluctuaciones climáticas.

El Niño es conocido como el período seco, y La Niña como el frío. La Niña se caracteriza por temperaturas frías y perdurables, si se le compara con El Niño, ya que éste se caracteriza por temperaturas oceánicas inusualmente calientes sobre la zona ecuatorial del océano Pacífico.

Los episodios de La Niña, al igual que el fenómeno de El Niño, producen cambios a gran escala en los vientos atmosféricos sobre el océano Pacífico, incluyendo un incremento en la intensidad de los vientos alisios del Este (Este-Oeste), en la atmósfera baja, sobre la parte oriental del océano Pacífico en Sudamérica, y de los vientos del Oeste en la atmósfera superior. Estas condiciones reflejan cambios significativos en la circulación ecuatorial de Walker.

Los episodios cálidos de El Niño y fríos de La Niña, forman parte del ciclo El Niño-Oscilación del Sur, ENOS. Estos ciclos tienen un período medio de duración de aproximadamente cuatro años, aunque en el registro histórico los períodos han variado entre 2 y 7 años.

Durante un episodio de La Niña, es típico observar condiciones más secas respecto a lo normal sobre la parte centro-ecuatorial del océano Pacífico, debido a un debilitamiento de la corriente en chorro entre los meses de Diciembre y Febrero, y por el fortalecimiento de los sistemas monzónicos en Australia, el Sudeste de Asia, América del Sur, Centroamérica y Africa.

En las primeras fases de los episodios de La Niña, la termoclina -isoterma de 20°0 C que separa las capas superficiales del océano de las más profundas-, se localiza a poca profundidad respecto a lo habitual, principalmente en los sectores centrales del océano Pacífico y frente a las costas de América del Sur (Ecuador, Perú y Chile).

Durante la fase madura, la termoclina gradualmente se profundiza en la parte occidental del Pacífico y en el sector central en las últimas fases de los episodios.

Como resultado de los cambios indicados, las temperaturas subsuperficiales del mar se vuelven gradualmente más cálidas de lo normal en los sectores occidental y central de la zona ecuatorial del océano Pacífico, creándose condiciones muy favorables para una transición a un estado neutral, o a un episodio de El Niño.

Los factores críticos que determinarán dicha transición son los vientos del Este de nivel bajo. En las últimas fases de los fenómenos El Niño, la profundidad de la termoclima y de la temperatura del mar subsuperficial llegan a ser inferiores a lo normal por diversas partes ecuatoriales del océano Pacífico. Esta evolución indica un vaciado del calor hacia la parte superior del océano y, a la vez, son los preparativos para una fase de transición hacia un estado neutral, o a un año más del fenómeno de La Niña.

Fases del fenómeno

Este fenómeno, sobre el que se ha escrito poco y que aparece por primera vez en la literatura científica a finales de 1989, se divide en cuatro fases:

1.- El Preludio al fenómeno La Niña, es la terminación del fenómeno El Niño (Oscilación del Sur).

2.- El Inicio del fenómeno La Niña, que se caracteriza por:

* Un fortalecimiento de los vientos alisios, que confluyen en la zona de convergencia intertropical, y un desplazamiento más temprano de ésta hacia el norte de su posición habitual.

* Un aumento de la convección en el océano Pacífico, al oeste del meridiano de 180°, donde la temperatura del agua superficial del océano sube de su valor habitual (28° y 29° C)

3.- El Desarrollo del fenómeno se identifica por:

* Un debilitamiento de la corriente contraecuatorial, lo que ocasiona que la influencia de las aguas cálidas proveniente de las costas asiáticas, afecten poco las aguas del Pacífico de América.

* Una ampliación de los afloramientos marinos, que se producen como consecuencia de la intensificación de los vientos alisios.

* El fortalecimiento de la corriente ecuatorial del sur, especialmente cerca del ecuador, arrastrando aguas frías que disminuyen las temperaturas del Pacífico tropical, oriental y central.

* Una mayor cercanía de la termoclima a la superficie del mar en el Pacífico tropical, lo que favorece la permanencia de especies marinas que encuentran sus alimentos durante períodos largos.

4.- La Maduración es el final del evento La Niña, y ocurre después que la intensidad de los vientos alisios ha regresado a su estado normal

Duración y frecuencia

El fenómeno La Niña puede durar de 9 meses a 3 años y, según su intensidad, se clasifica en débil, moderado, fuerte y extremadamente fuerte.

Es más fuerte mientras menor es su duración, y su mayor impacto en las condiciones meteorológicas se observa en los primeros seis meses de vida del fenómeno. Se presenta con menos frecuencia que El Niño, y se dice que ocurre cada 3 a 7 años.

Detección de los fenómenos

El Programa Mundial de Investigación Climática de la OMM a través del Programa de Océanos Tropicales y la Atmósfera Mundial monitorea el océano Pacífico tropical utilizando boyas fijas, boyas a la deriva, mareógrafos, batitermógrafos y satélites, los cuales generan información para conocer las condiciones actuales de éste y alimentar los modelos para la predicción del futuro comportamiento y características de La Niña.

 

Diferencias entre la Corriente El Niño y el Evento La Niña

Es de suma importancia establecer la diferencia entre los términos Corriente de El Niño y Evento de la Niña.

El primero de estos, Corriente El Niño, trata de un evento periódico y normal, que sucede cada año durante los meses de Diciembre a Abril. Este tiene características de aguas cálidas, que provienen del Norte de la cuenca de Panamá y bajan por las costas de Sudamérica, marcando el inicio de la estación cálida y húmeda de la región costera del Ecuador.

El segundo término, Evento La Niña o también conocido como evento ENOS (El Niño-Oscilación Sur) por su relación con la Oscilación del Sur, por el contrario, se trata de un evento no periódico, por lo que este sucede -hasta cierto punto-, de manera sorpresiva, y sus consecuencias se dan a nivel global y no únicamente en las costas de Sudamérica, como en el caso anterior.

Por su parte, al evento ENOS se le define científicamente como la respuesta dinámica del océano Pacífico al forzamiento prolongado de los vientos ecuatoriales, así como la presencia de aguas cálidas frente a las costas de Ecuador y Perú con anomalías (desviaciones de su valor normal) superiores a una desviación estándar por no menos de cuatro meses.

Cada evento ENOS varía notablemente entre uno y otro, principalmente en lo que se refiere a su intensidad y duración, por lo que se los ha clasificado en cuatro categorías de acuerdo a su intensidad. Estas son: débil, moderado, fuerte y extremadamente fuerte.

Debido a las características de los eventos ENOS y sus grandes consecuencias a nivel global, se llevan a cabo una serie de investigaciones y se ha creado un sinnúmero de proyectos e institutos dedicados a su estudio y monitoreo, y con sus resultados se busca, en cierta forma, disminuir los desastrosos impactos de este evento a nivel mundial, mediante un pronóstico oportuno de su ocurrencia.

 

CORRIENTES MARINAS DEL OCEANO INDICO SUR

1.- Corriente ecuatorial sur (cálida). Situada hacia los 15° lat. S. Circula de Este a

Oeste. En las proximidades de Africa se bifurca, formando las corrientes 2 y 3.

2.- Corrientes de Mozambique y de las Agujas (cálidas). Se desplazan de Norte a Sur entre Madagascar y el continente.

3.- Corriente de Madagascar (cálida). Se desplaza de Norte a Sur a lo largo de la

costa oriental de la isla de Madagascar.

4.- Corriente antártica (fría). Circula de Oeste a Este.

5.- Corriente occidental australiana (fría). Desprendimiento de la anterior.

 

EFECTOS DE LAS CORRIENTES MARINAS

Efectos favorables

* Las corrientes cálidas ejercen una acción bienhechora sobre los continentes, cuyas costas bañan. Esa influencia se trasunta en el mejoramiento de las condiciones climáticas, haciendo que los inviernos resulten más benignos; tal es el efecto, por ejemplo, de la corriente del Golfo sobre las costas europeas.

* El clima más templado permite el desarrollo de ciertos cultivos en zonas de alta latitud y es así como los sembrados de trigo y de cebada, propios de la llanura bonaerense, se encuentran a lo largo de la costa noruega hasta los 64° y 66° lat. N, respectivamente, mientras que a igual latitud, en América, reina el frío más intenso.

* Asimismo, las corrientes cálidas dejan libres las rutas de navegación ya que los hielos polares son detenidos en su avance y derretidos.

La costa noruega puede ser recorrida en todo sentido sin encontrar témpanos, no así, por ejemplo, la de Canadá. En su marcha hacia el Norte, la corriente del Golfo

disuelve hasta 150.000 toneladas de témpanos en diez días a lo sumo.

* Finalmente, los vientos que soplan del mar hacia tierra se impregnan del vapor de agua que originan esas corrientes marinas y lo precipitan sobre el continente en

forma de lluvia.

* Efectos semejantes ejerce la corriente de Kuro Shivo, sobre las costas japonesas, y en general cualquier otra cálida, sobre las costas que bañan.

* La corriente de Benguela transporta témpanos, ballenas, focas y pingüinos hacia el Norte.

* La corriente de Humboldt, que remonta la costa de Chile, suministra a Perú una riqueza pesquera sin precedentes y lleva en suspensión un rico caudal de sustancias nutritivas. Con esas sustancias se alimentan billones de peces, los cuales, a su vez, atraen miles de aves que devoran hasta tres millones de toneladas de peces por año. Estas aves marinas anidan en islas rocosas, a las que cubren de guano, magnífico fertilizante orgánico.

En ciertos años, este ciclo se interrumpe (seis veces en este siglo), a causa de las corrientes de agua caliente que bajan desde los trópicos. El plancton perece, los

peces desaparecen y mueren millones de aves. La misma corriente, a veces, se aleja inexplicablemente de la costa. Para los peces, las aves y los seres humanos que buscan su sustento en las aguas, el resultado es catastrófico.

* Finalmente, todas las corrientes, cálidas o frías, producen efectos similares a las olas y mareas: conducen el oxígeno hacia el fondo del mar y limpian y purifican los

océanos impidiendo que se inmovilicen las aguas.

 

Efectos desfavorables

* Las corrientes frías ejercen una acción negativa o desfavorable sobre las costas que bañan, tornándolas frías por el descenso considerable de la temperatura. Los hielos bloquean los puertos, constituyendo un peligro constante para la navegación.

* Reducen la actividad humana, la flora y la fauna terrestre(11).

 

CORRIENTES MARINAS DE PROFUNDIDAD

Hemos señalado las corrientes marinas superficiales, y las causas de sus movimientos y sus propiedades.

Pues bien: debajo de la superficie del océano existe otro mundo de caminos silenciosos y no por ello menos imponentes y grandiosos que los de la superficie.

Son corrientes que se deslizan en profundidad, desde el Polo Sur hacia el ecuador, por ejemplo, y desde éste hacia los polos.

Las aguas de distinta procedencia al encontrarse determinan una convergencia que son de gran importancia. Mientras las aguas superficiales descienden, y con ellas el oxígeno, las profundas ascienden y, al hacerlo, transportan un riquísimo bagaje de minerales y sustancias nutritivas.

De ahí que a las convergencias se les aplique el nombre de zonas de fertilidad por su riqueza en peces que encuentran alimentos en abundancia.

 

Notas

(1) En forma menos acentuada, tanto el Sol como la Luna, ejercen su atracción sobre la litósfera. Cada vez que hay una marea de 3 metros, los continentes se elevan alrededor de 15 centímetros, y la capa atmosférica que envuelve el globo se ensancha hacia la Luna y el Sol a una distancia de muchos kilómetros. Como sacos ambulantes de agua salada que somos, cada uno de nosotros también está sujeto al efecto de las mareas, y gana y pierde algunos gramos de peso con cada elevación y descenso del mar.

(2) Privilegio terrestre: Si la distancia de la Tierra a la Luna fuese solamente de 80.000 kilómetros, tendríamos unas mareas tan grandes, que todos los continentes quedarían sumergidos dos veces al día, y hasta las montañas desaparecerían, gastadas por la erosión.

(3) Se ha calculado que el abombamiento máximo producido por la atracción de la Luna no es mas que de 56 centímetros. El Sol, por su parte, que es más grande, pero está más lejos, produce un abombamiento de 25 centímetros. Ambas fuerzas se suman en las mareas vivas (56 + 21 = 81 centímetros).

Las dos atracciones se contrarrestan en las “mareas muertas” (56 - 25 = 31 centímetros).

(4) En realidad, alcanzan los 18 metros.

(5) El estudio minucioso de las marcas actuales permite asegurar que, por efecto de las mareas lunares, la velocidad de rotación de la Tierra disminuye de tal manera que cada 120.000 años la longitud del día se incrementa en relación de un segundo.

(6) En el golfo de México y con sus aguas azules distintas de las aguas verdes del Atlántico, la corriente del Golfo posee una velocidad de 4 kilómetros por hora, un ancho de 60 kilómetros y una profundidad que alcanza, por momentos, los 1.000 metros. Arrastra más de 4.000 millones de toneladas de agua por minuto, o sea, 1.000 veces el caudal del Misisipi.

Se calcula que si se quemaran 2.000.000 de toneladas de carbón por minuto, no producirían la cantidad de calor que lleva al Norte de Europa el Gulf Stream.

(7) Esta corriente, por el Este, cierra una zona de calma, conocida con el nombre de Mar de los Sargazos. Mide 3.200 kilómetros de largo por 1.600 kilómetros de ancho y sus aguas constituyen, pese a la creencia general, un desierto biológico, tibio, azul y totalmente estéril, con un extraño manto de algas pardas y flotantes.

(8) Entre ambas corrientes ecuatoriales (Norte y Sur) y en sentido contrario (de Oeste a Este), se encuentra la contracorriente ecuatorial (cálida), que en las proximidades de Africa recibe el nombre de corriente de Guinea (cálida).

(9) La velocidad de un río oceánico como el Kuro Shivo es asombrosa; aunque en promedio apenas pase de 1 metro por segundo, al Sur y Este del .lapón alcanza un máximo de 2,5 metros por segundo, comparable a la velocidad de muchos ríos continentales. Este río tiene aproximadamente 400 metros de profundidad, 40 millas náuticas de ancho, y transporta -en promedio- unos 50 millones de metros cúbicos de agua por segundo. Para concebir esta cantidad, habría que imaginar unos cinco mil ríos tan grandes como el Volga.

(10) Como en el Atlántico, entre ambas corrientes ecuatoriales, y en sentido contrario, se encuentra la contracorriente ecuatorial (cálida).

(11) Los efectos climáticos de las corrientes marinas son de la mayor importancia económica. Según de donde provengan aportan agua fría o caliente a otras latitudes. El aire que está encima del agua es también más frío o más caliente y con los vientos que van hacia tierra puede llevar a las masas de tierras cercanas, además de humedad, frío o calor. Así se explica, por ejemplo, que bajo el influjo de la corriente del Golfo, los puertos noruegos, e incluso los de la costa de Musmansk (Rusia), estén libres de hielo, y que en regiones protegidas de Noruega se produzca tabaco a los 60° de latitud norte, mientras que la costa del Labrador, que se encuentra a la misma latitud, está cubierta de hielos y nieve, porque es bañada por aguas frías de procedencia nórdica.

Información adicional