El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Arroyos y humedales

AGUAS CONTINENTALES SUPERFICIALES

 

ARROYOS

Cuerpo de agua con corriente a veces muy fuerte, que nace en el interior de los esteros, desembocando algunos en lagunas, otros conectando lagunas, con vegetación submersa formada por hidrófitos (aguape, utricularia).

 

HUMEDALES

La Real Academia Española define la palabra humedal como “terreno húmedo”.

Un humedal es una zona de tierras, generalmente planas, en la que la superficie se inunda de manera permanente o intermitentemente. Al cubrirse regularmente de agua, el suelo se satura, quedando desprovisto de oxígeno, y dando lugar a un ecosistema híbrido entre los puramente acuáticos y los terrestres.

La categoría biológica de humedal comprende zonas de propiedades geológicas diversas: ciénagas, esteros, marismas, pantanos, turberas, así como las zonas de costa marítima que presentan anegación periódica por el régimen de mareas (manglares).

Definición de humedal según el Convenio de Ramsar:

Un humedal es una zona de la superficie terrestre que está, temporal o permanentemente, inundada, regulada por factores climáticos y en constante interrelación con los seres vivos que la habitan.

Según el artículo 1 del párrafo 1, se consideran humedales, las extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de aguas, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina, cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros.

Asimismo, contenido en el artículo 2 del párrafo 1, se estipula que, podrán comprender sus zonas ribereñas o costeras adyacentes, así como las islas o extensiones de agua marina de una profundidad superior a los seis metros en marea baja, cuando se encuentren dentro del humedal.

El Día Mundial de los Humedales se celebra cada 2 de Febrero desde que, en 1971, se llevara a cabo la Convención de Ramsar.

Funciones

El carácter distintivo de los humedales está en la escasa profundidad del nivel freático, con la consecuente alteración del régimen del suelo. La vegetación específicamente adaptada a estas condiciones se denomina hidrófita, cuando se ubica sobre zonas inundadas de agua; y freatófita cuando estas zonas se ubican sobre zonas de agua oculta (criptohumedales); en estos casos, se reemplaza a las especies terrestres normales.

Las peculiaridades del entorno hacen que la fauna presente sea, por lo general, endémica y netamente diferenciada de las zonas adyacentes; grandes familias de aves y reptiles están únicamente adaptadas a entornos de este tipo.

La función principal del humedal, aparte de ser un gran ecosistema y un importante hábitat para muchos seres vivos, es que actúan como filtradores naturales de agua, esto se debe a que sus plantas hidrófitas, gracias a sus tejidos, almacenan y liberan agua, y de esta forma hacen un proceso de filtración.

Antiguamente, los humedales eran drenados, por ser considerados una simple inundación de los terrenos, pero hoy en día se sabe que los humedales representan un gran ecosistema y se los valora más.

Nótese que ciertos roles de las tierras húmedas poseen importancia institucional. Por ejemplo, los peces no reconocen las fronteras nacionales y son capaces de migrar largas distancias. Consecuentemente, la destrucción o degradación de las tierras húmedas en un país puede tener impactos directos sobre los recursos biológicos de otros.

A pesar de su importancia, las tierras húmedas en todo el mundo se encuentran amenazadas. Estos peligros provienen de la conversión intensiva a la agricultura o acuicultura, desarrollo industrial, cambios hidrológicos artificiales o degradación por medio de la explotación excesiva, siendo éste uno de los temas más importantes de cara a su futura conservación.

Clasificación

Se pueden establecer distintos criterios para clasificar los humedales, en función de los objetivos que se persiguen o de los estudios en los que se basen: criterio morfológico (general, principalmente para divulgación); hidrogenético (según el origen y usos del agua, para demandas de agua); funcional (ecológico, según sus hábitat, para conservación medioambiental); o los criterios estructurales (desde el punto de vista de gestión); etc.

Desde este último punto de vista se pueden diferenciar, a la vez, los aspectos basados en el criterio hidrológico y aquellos otros en el hidrogeológico. Al conjunto de estos dos aspectos también se denomina, en sensu lato, “hidrológico-estructural”. Son:

Criterio estructural hidrológico

Aspectos externos

Hidrohumedal: presentan casi siempre lámina de agua aflorante (prácticamente durante todo el año).

Higrohumedal: presentan casi siempre lámina de agua oculta (prácticamente todo el año).

Aspectos internos

Epigénicos: desvinculada su estructura de flujos subterráneos localizados próximos.

Freatogénicos: vinculada su estructura a flujos subterráneos localizados próximos.

Criterio estructural hidrogeológico

(humedales freatogénicos)

Humedales de Recarga (de los umbrales localizados de recarga). Navas, charcas de infiltración, tramos de recarga fluviales, etc.

Humedales de Tránsito. Criptohumedales continentales, criptohumedales litorales, lagunas de lámina aflorante, etc.

Humedales de Descarga. Encharcados manantiales, descargas de fondo, áreas de rezume, etc.

Por lo que, combinando entre sí ambos conjuntos de nomenclaturas, resultan algunos de lo siguientes tipos hidrológico-estructurales:

Epigénico exclusivo: salinas costeras, albuferas, embalses, balsas, etc.

Hidrohumedal de recarga: lagunas de infiltración, arrozales, ríos filtrantes, balsas de recarga artificial, etc.

Hidrohumedal de tránsito: lagunas esteparias, charcas freáticas, tablas de agua, etc.

Hidrohumedal de descarga: surgencias manantiales, charcas manantiales, rezumes, etc..

Higrohumedal de recarga: navas de montaña, charcas en ramblas permeables, etc..

Higrohumedal de tránsito: criptohumedales continentales, criptohumedales litorales, etc.

Higrohumedal de descarga: surgencias kársticas estacionales (trop plein), extrusiones kársticas,etc.

Tipos morfológicos

En 1989, fueron clasificados más de treinta humedales naturales y nueve artificiales. A pesar de ello es posible identificar cinco grandes tipos morfológicos de sistemas de humedales:

Marinos, son aquéllos que no son afectados por caudales fluviales. Ejemplo de ellos son los arrecifes de coral y litorales.

Ribereños, son aquellas tierras inundables, frecuentemente por el desbordamiento de los ríos. Ejemplo de ellos son los bosques anegados, lagos de meandro y llanuras.

Estuarios, son aquellos donde los ríos desembocan en el mar y el agua de estos alcanza una salinidad media entre el agua dulce y salada. Ejemplo de estos son los deltas, marismas y bancos fangosos.

Lacustres, son aquellas zonas cubiertas de agua permanentemente, con baja circulación. Ejemplo de ellos son los lagos glaciales de volcanes y lagunas en general.

Palustres, son aquellos ecosistemas que contienen casi permanentemente agua como los marismas, pantanos de papiro y ciénagas.

Conservación

Si bien la conservación de los humedales estuvo favorecida, hasta épocas recientes, por la dificultad para habitarlos, los proyectos de terraformación recientes constituyen un grave riesgo para las especies endémicas; la biodiversidad de los humedales los convierte en un recurso ecológico crucial.

En el año 1971, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por sus siglas en inglés) formuló un listado de humedales de protección recomendada en su primera convención, conocida como Convenio Ramsar, por la ciudad iraní en la que se llevó a cabo; más de un millar de humedales en todo el mundo se encuentran protegidos en este momento.

La conservación de los humedales o tierras húmedas está relacionada a una gran variedad de proyectos, como:

* Proyectos que afectan a la hidrología de un humedal, como la construcción de un camino o represa alta, control de inundaciones, disminución del drenaje del acuífero, y sistemas de riego y otros para el abastecimiento de agua;

* Conversión directa de los humedales para la agricultura, instalaciones portuarias, proyectos de navegación, y acuicultura (en particular los manglares para el cultivo del camarón);

* Proyectos que influyen indirectamente en los humedales mediante la alteración de condiciones ambientales, como los que eliminan contaminantes en las tierras húmedas, los que presentan la amenaza de la introducción de especies exóticas (acuicultura), los que producen una alteración física por acción humana, y los que contribuyen a la lluvia ácida o a la elevación del nivel del mar; y

* El manejo de cuencas hidráulicas en otros proyectos realizados para fines ambientales.

Información adicional