El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

FAUNA MARINA

Buena parte de la superficie de nuestro planeta se halla ocupada por las aguas de los mares y océanos.

En esta vastísima extensión marina de 361.000.000 de km2 se desarrolla una vida asombrosamente pródiga y ante cuya fecundidad y expansión palidece la vida terrestre propiamente dicha.

 

CLASIFICACION DE LA FAUNA MARINA

Según el grado de movilidad (flotan, nadan o permanecen fijos), la fauna marina se clasifica en:

- Plancton.

- Necton.

- Benthos

 

PLANCTON

El plancton (“materia errante”) está constituido por seres pequeñísimos, microscópicos, que pertenecen tanto al Reino Vegetal como al Animal.

Apenas si tienen medios de locomoción. Es un verdadero polvo viviente, que no se posa jamás, arrastrado por las corrientes de los mares. Son seres sencillos, frágiles, de vida extremadamente corta, pasivos, unicelulares.

Presentan las más variadas formas: están cerca o lejos de la costa y se los encuentra en todas las latitudes. Su importancia es siempre muy grande, pues el plancton (que sólo puede recogerse mediante mallas o redes muy finas), es el alimento fundamental de peces y cetáceos.

El plancton vegetal (fitoplancton), se halla constituido, en forma especial, por diatomeas. Constituyen la base fundamental sobre la que descansa, en último término, toda la estructura económica del océano, del mismo modo que el bienestar de las sociedades humanas depende esencialmente de la vegetación que tapiza la superficie del globo, pues ésta constituye el alimento de los animales que son, a su vez, consumidos por el hombre.

Las diatomeas forman, con exceso, la mayor proporción del plancton vegetal y constituyen las praderas del océano a expensas de las cuales viven los animales que forman parte integrante del plancton.

Animales que forman el plancton (zooplancton) son las noctilucas. Contribuyen a la luminiscencia de los mares.

El krill, un ínfimo camarón planctónico, es objeto de una activa explotación, tanto, que se lo considera como un nutriente potencial de un aumento visible en las aguas antárticas ante la disminución de las ballenas cuyo alimento casi exclusivo lo constituye precisamente el krill.

NECTON

El necton (“cosa que puede nadar”), se mueve y circula por sus propios medios. Son todos los peces conocidos.

Como viven en buena parte a expensas del plancton, abundan más donde los depósitos planctónicos son más numerosos.

Es la zona de mayor valor económico.

BENTHOS

El benthos (“fondo del mar”) está constituido por aquellos animales que viven sobre el fondo del mar.

Los animales que lo integran adoptan formas de gran belleza y colorido (esponjas, corales, crustáceos, etc.).

Según las zonas del mar puede hablarse de una:

- Fauna litoral (1).

- Fauna pelágica.

- Fauna abisal.

 

FAUNA LITORAL

La fauna litoral o nerítica se desarrolla hasta los 200 metros de profundidad, esto es, sobre la plataforma continental.

Es la más importante de todas, ya sea por su vecindad a los continentes o porque hasta determinada profundidad (80-90 metros) penetra la luz solar, lo cual permite el desarrollo de la flora marina.

A ello debe agregarse el aporte de sales minerales suministradas por las aguas de los ríos.

La mayoría de los animales marinos propios de la fauna litoral son comestibles (sardina, bacalao, arenque, lapa, almeja, cangrejo, ostra).

 

FAUNA PELAGICA

La fauna pelágica o batial comprende aquellos animales que viven más allá de los 200 metros de profundidad.

Predominan los grandes cetáceos (ballenas, cachalotes, pez espada), como así, atún, sardina, dorado, etc.

 

FAUNA ABISAL

La fauna abisal o profunda comprende animales esencialmente carnívoros, ya que la vegetación no existe.

Son de organización peculiar, capaces de resistir grandes presiones, bajas temperaturas y una oscuridad completa.

Llevan una vida tranquila (langostas, arañas, erizos, esponjas).

 

FACTORES QUE INTERVIENEN EN LA

DISTRIBUCION DE LOS ANIMALES MARINOS

En las aguas de los mares y océanos existen, como en la propia superficie terrestre, una serie de factores que condicionan la distribución de los animales marinos.

Los más importantes son:

- Temperatura.

- Plataforma continental.

- Corrientes marinas.

 

TEMPERATURA

Los habitantes de las aguas marinas se hallan adaptados a las distintas temperaturas que ese medio ofrece.

Los peces que habitualmente consume el hombre abundan en particular en las zonas templadas y frías; en las regiones cálidas, su cantidad es menor, porque las aguas tropicales poseen sustancias desnitrificantes, que constantemente destruyen las materias orgánicas.

El plancton es escaso y con ello menor la cantidad de peces que de él se alimentan.

 

PLATAFORMA CONTINENTAL

Los continentes se continúan por debajo del nivel del mar en la plataforma continental, hasta los 200 metros de profundidad. Hasta los 80-90 metros se manifiestan, aunque atenuados, los rayos solares, y, por consiguiente, hasta allí será posible el desarrollo de la vegetación marina tan necesaria para la alimentación de los peces.

Dentro de esa plataforma se destacan los llamados bancos, con declives suaves, blandos y arenosos. Además, las olas y las mareas mezclan las aguas del mar epicontinental, diseminando los alimentos apropiados para los peces.

Por su parte, los ríos vierten enormes cantidades de aguas dulces portadoras de nitrógeno, sustancias minerales y orgánicas que también contribuyen a esa alimentación.

CORRIENTES MARINAS

Los peces son particularmente abundantes en la zona de contacto de las corrientes marinas cálidas y frías y en aquéllas en que las corrientes profundas de aguas frías ascienden a la superficie.

Los tres factores enunciados: temperatura, plataforma continental y corrientes marinas, coinciden en forma magnífica sobre el mar Argentino. Nuestra “pampa marina” es, pues, una verdadera pecera (2).

 

Notas

(1) La región comprendida entre el nivel del mar y los 200 metros de profundidad se llama región nerítica; la comprendida entre los 200 y los 1.000 metros, región batial; y la de 1.000 metros en adelante, región abisal.

(2) La fauna de las aguas continentales es la que se desarrolla en ríos y lagos.

La vida animal es más rica en los lagos que en los ríos, y en éstos es más abundante en la desembocadura que en las nacientes, y en los ríos largos y anchos más que en los cortos y angostos.

Entre los peces y crustáceos encontramos: lampreas, truchas, esturiones, sábalos, anguilas, salmones, barbos, almejas, cangrejos, sargos, carpas, percas, rubios, etc.

Gran cantidad de animales terrestres viven en las aguas de los ríos y lagos: cocodrilos, lagartos, tortugas, hipopótamos, ranas, tapires, zancudas, etc.

Información adicional