El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Daño e importancia económica de las garrapatas Boophilus

Las garrapatas Boophilus son sin duda el ectoparásito más dañino para el ganado bovino en América Latina, Australia y parte de Africa.

Por un lado, cada garrapata que chupa sangre causa estrés y debilitación del animal afectado. A partir de unas 20-30 garrapatas por animal el daño empieza a tener efectos económicos (merma del aumento de peso o de la producción de leche, posible efecto negativo sobre la fertilidad, debilitamiento que favorece otras enfermedades, etc.).

boophilus3
Vaca infestada de Boophilus microplus.

Se ha calculado que una infestación de 50 o más hembras repletas de garrapatas Boophilus causan una reducción anual del aumento de peso de cerca de 500 gramos por garrapata. En ganado lechero la reducción de la producción láctea anual de un animal puede ser de 200 litros o más.

Mucho más grave que estos efectos son los debidos a la transmisión de los hemoparásitos arriba mencionados que pueden causar numerosas muertes en un hato.

Hay que mencionar, que tanto el estrés y el debilitamiento como la transmisión de hemoparásitos los causan no sólo las hembras repletas –que son las que se “ven”–, sino también las larvas y ninfas –que no se “ven”– y que son de ordinario más numerosas que las adultas repletas sobre una res infestada.

De ello la importancia de no contentarse sólo con tratar el ganado cuando se “ve” que lleva garrapatas para derribarlas, sino de apuntar a reducir el nivel de infestación de los pastos con larvas, que son las que reinfestan al ganado y le causan tanto daño como las adultas o más.

- Prevención y control de las garrapatas Boophilus

Se trata de un problema complejo. A pesar de cuantiosas inversiones en la investigación y desarrollo de nuevos productos y en campañas de erradicación, las garrapatas Boophilus siguen siendo una de las plagas más dañinas del ganado vacuno en Latinoamérica, África y Australia.

Su control es una materia compleja,imposible de resumir en un par de reglas simples de validez universal. Una cosa relativamente sencilla es matar unas cuantas garrapatas que han aparecido sobre una res, y otra muy diferente, mucho más compleja e importante es controlar las poblaciones de garrapatas que infestan los pastos de una propiedad.

boophilus4
Larvas de la garrapata Boophilus microplus encaramadas a la hierba.

Hay muchos factores que juegan un papel, notablemente:

• Las condiciones climáticas (temperatura, precipitación, etc.) y los factores ecológicos (vegetación, hospedadores alternativos, etc.), que influyen enormemente en el desarrollo de las poblaciones de garrapatas: lo que ocurre en una región particular puede no ser válido para otra región cercana.

• El manejo de la propiedad y del hato ganadero (razas, densidad, gestión de pastos, propósito – leche, engorde, cría – etc.), que también afectan fuertemente al desarrollo de las poblaciones de garrapatas y, por lo tanto, las medidas adecuadas para su control.

• La presencia o no de otras especies de garrapatas (a menudo p. ej. Amblyomma) y de otros parásitos (moscas de los cuernostórsalo, etc.) y la necesidad de controlarlos al mismo tiempo incide decisivamente en los métodos de control a utilizar.

• La transmisión de enfermedades por parte de las garrapatas Boophilus, sobre todo la babesiosis, y el posible impacto en su epidemiología de las medidas de control de garrapatas deben tenerse siempre en cuenta.

• La resistencia de las garrapatas Boophilus a muchos garrapaticidas, que está ya muy extendida y limita el número de productos disponibles en muchos lugares.

• Las leyes y normas nacionales (campañas de erradicación, restricción de productos disponibles, etc.), que en algunos países imponen o limitan las soluciones o estrategias utilizables.

Información adicional