El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Las dos independencias que celebramos

La Cámara de Diputados de la Nación aprobó que el 29 de Junio de 2015 sea “feriado por única vez” para conmemorar el bicentenario de la “primera Declaración de la Independencia de la dominación extranjera”.

Asimismo se instituyó que la fecha sea, en adelante, “Día de la Declaración Independentista”.

A mediados de 1815 el “país” estaba en una situación crítica. José Artigas lideraba la “Liga de los Pueblos Libres” que comprendía a Corrientes, la Provincia Oriental, Santa Fe y Entre Ríos. Córdoba simpatizaba también con la causa federal.

Por otro lado, el Director Ignacio Alvarez Thomas controlaba Buenos Aires, Cuyo y las provincias del Noroeste. El Alto Perú estaba aún en disputa, pero la derrota de Sipe-Sipe lo dejó bajo dominio realista. Y el Paraguay ya había comenzado su camino autónomo.

De tal modo, el territorio real bajo poder de los federales era igual o superior que el de las “Provincias Unidas” con control, además, de las vías navegables y salida al mar.

En esa situación es que Artigas convoca a un Congreso en Arroyo de la China (Concepción del Uruguay) con la presencia de diputados de todas las provincias de la Liga y de Córdoba.

Todo indica que en la apertura del 29 de Junio hubo, en efecto, Proclamas favorables a la independencia y al respeto a las autonomías provinciales: es coherente con el ideario de los asistentes y con las Instrucciones que habían recibido los diputados orientales en 1813.

Pero, lamentablemente, las Actas se han extraviado y los hechos se han reconstruido a partir de testimonios orales. Por lo tanto, los textos que circulan como Declaraciones del Congreso no son sino reelaboraciones posteriores.

La carencia de documentos escritos habla también de un estilo asambleario que caracterizó al artiguismo y a un tipo de democracia directa no tan institucional y formal como la que primó en el Congreso de Tucumán.

De cualquier modo, el Congreso de Oriente es un hecho de extraordinaria importancia al que se le restó valor o se prefirió ignorarlo. Pero que hubo un Congreso y que de él emanó un sólido poder político es incuestionable: en los meses siguientes Artigas dictó importantes resoluciones; firmó acuerdos internacionales; y lució una bandera que identificó a los “Pueblos Libres”: celeste y blanca con banda punzó.

Ni Santa Fe, ni Entre Ríos, ni Corrientes, ni Misiones, ni la Provincia Oriental enviaron diputados a Tucumán. Sólo Córdoba participó de ambos Congresos y una sola persona, el diputado José Antonio Cabrera, tuvo el honor de escuchar a José Artigas -en Junio y Julio de 1815, en Arroyo de la China- y a Francisco de Laprida y Juan José Paso el 9 de Julio del año siguiente, leyendo el Acta, en Tucumán.

La independencia fue un proceso mucho más complejo que una simple reunión de congresales y un solemne acto de proclamación e incumbe a todos los que lucharon por ella.

Información adicional