El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Directorio de Alvarez Thomas

- La insurrección federal de 1815

A comienzos de Abril de 1815 y debido a la situación imperante, Carlos de Alvear salió de Buenos Aires y se refugió -con fuerzas que le eran adictas- en el campamento de Olivos.

Para derribar al Director Supremo los opositores llegaron a un acuerdo con José Artigas quien de inmediato dispuso avanzar sobre Santa Fe para luego dirigirse a Buenos Aires.

Enterado Alvear, ordenó la salida de 1.600 hombres a las órdenes del brigadier Ignacio Alvarez Thomas pero, cuando estas tropas llegaron a Fontezuelas -cerca de Arrecifes, en la ruta a Santa Fe- su jefe se sublevó contra el Director Supremo (3 de Abril) al mismo tiempo que negoció con Artigas.

Desde ese lugar dirigió una violenta Proclama al Gobierno e hizo presente el descontento popular debido a los errores cometidos; en consecuencia, exigió la renuncia de Alvear y su reemplazo por un mandatario que contara con el apoyo general.

- Disolución de la Asamblea. Renuncia de Alvear

La actitud de Alvarez Thomas y su ejército en Fontezuelas encontró apoyo en Buenos Aires, donde el movimiento fue dirigido por Estanislao Soler. Al llegar a la capital la noticia de la sublevación, Alvear optó por elevar su renuncia a la Asamblea pero retuvo el mando de las tropas.

El citado Organismo designó en su reemplazo un Triunvirato formado por Rodríguez Peña, San Martín y Matías Irigoyen.

Ante la desaprobación popular, el 15 de Abril el Cabildo aceptó la renuncia de Alvear, proclamó la disolución de la Asamblea y declaró nulo el efímero tercer Triunvirato. Desde ese momento el Ayuntamiento se atribuyó funciones gubernativas.

Finalmente, Alvear entregó el mando de su ejército al general Juan José Viamonte y se alejó de inmediato a Río de Janeiro en una fragata inglesa.

La insurrección de Abril de 1815 ha sido llamada “movimiento federal” por cuanto el Gobierno establecido en Buenos Aires fue derribado por la presión de las fuerzas del Interior. Contribuyeron -en mayor o en menor grado- la rebelión del Ejército del Norte, el Litoral sublevado a las órdenes de Artigas y las provincias de Cuyo que desconocieron la voluntad del Director Supremo.

En la misma Ciudad de Buenos Aires la opinión pública se volcó contra el Gobierno y precipitó los acontecimientos que determinaron la disolución de la Asamblea, la caída de Alvear y la entrega del poder al Cabildo.

- Se elige un nuevo Director Supremo

Ante la situación creada, el Cabildo convocó al pueblo de Buenos Aires para que eligiese un grupo de electores con facultades para nombrar un Gobierno Provisional hasta la reunión de un Congreso General de las provincias.

El 20 de Abril de 1815, los electores eligieron Director Supremo provisorio al general José Rondeau quien sería reemplazado -mientras permaneciese al frente del Ejército del Norte- por Ignacio Alvarez Thomas en calidad de suplente.

Para impedir los males que pudieran sobrevenir de un Ejecutivo unipersonal, agravado por la disolución de la Asamblea, el Cabildo nombró una Junta de Observación compuesta de cinco miembros con atribuciones para impedir excesos del Director Supremo y encargada de dictar un Estatuto.

El 21 de Abril de 1815 Alvarez Thomas prestó juramento pero, hasta que se sancionase el mencionado Estatuto, ejercería sólo el mando militar, quedando el político a cargo del Cabildo de Buenos Aires.

- El Estatuto Provisional de 1815

Tal como había quedado establecido, la Junta de Observación redactó el Estatuto Provisional para la Administración y Dirección del Estado. El 16 de Mayo, el documento fue aceptado y jurado por el Director suplente; de tal manera, Alvarez Thomas recibió el mando superior de las Provincias Unidas.

El Estatuto Provisional de 1815 es muy semejante -“mala copia”, dice el historiador Emilio Ravignani- al proyecto de Constitución que la Sociedad Patriótica presentó ante la Asamblea del Año XIII.

Sin embargo las circunstancias no eran las mismas, por cuanto en la época en que se redactó el proyecto era necesario un Poder Ejecutivo fuerte; en cambio, en 1815, los errores cometidos por Alvear reclamaban un Gobierno sujeto a limitaciones en el mando.

El Estatuto surgió a consecuencia de una sublevación federal pero su contenido -como el modelo que le sirvió de inspiración- es de carácter unitario.

Establece tres poderes: el Ejecutivo, a cargo del Director Supremo; el Legislativo, representado por la Junta de Observación; y el Judicial, por un Tribunal Superior y las Cámaras de Apelaciones.

Subordinaba el Poder Ejecutivo al Legislativo, por cuanto el Director podía cesar en su mandato a requerimiento de la Junta de Observación y del Cabildo.

La disposición más importante del Estatuto Provisional es la que concedía al Director Supremo la facultad de convocar a las provincias “para el pronto nombramiento de diputados que hayan de formar la Constitución, los cuales deberán reunirse en la Ciudad de Tucumán”(1).

(1) El Estatuto Provisional es un complicado Código que consta de un largo Preámbulo, seguido de siete Secciones divididas en Capítulos, un Reglamento para la Junta de Observación y finalmente varias Disposiciones Generales. // Citado en “Historia Argentina”, de José Cosmelli Ibáñez. // Editorial Troquel, Buenos Aires.

El Estatuto Provisional fue comunicado a las provincias pero éstas lo rechazaron aunque todas -con excepción de las dominadas por Artigas- estuvieron de acuerdo en la cláusula referente a la convocatoria de todos los pueblos a un Congreso General.

De tal manera, el Estatuto de 1815 sólo fue aplicado en Buenos Aires y empleado en la designación de los diputados porteños.

- Gobierno de Alvarez Thomas. Fracasan las gestiones con Artigas

Al frente del Gobierno, Alvarez Thomas trató de mantener el equilibrio político agitado por los problemas exteriores, las discordias civiles, la actitud de Artigas y el conflicto de poderes con la Junta de Observación que, paulatinamente, pretendió imponerle su autoridad.

El Director Supremo y la Junta de Observación creyeron tarea fácil llegar a un arreglo con Artigas, por cuanto éste había prestado su apoyo a la insurrección que derribó a Alvear.

El Cabildo porteño cambió su anterior actitud y elogió “al ilustre y benemérito Jefe de los Orientales” y, por su parte, el Gobierno de Buenos Aires envió comisionados al Campamento de la Purificación (sobre el río Uruguay).

Para resolver la actitud a seguir, Artigas reunió una Asamblea a la que asistieron representantes de la Banda Oriental, Entre Ríos, Corrientes, Santa Fe y Córdoba, es decir, de.las provincias que formaban la Liga artiguista.

La Asamblea entregó una serie de exigencias a los comisionados porteños las cuales hacían prácticamente imposible llegar a una solución amistosa.

Ante el curso de los sucesos, el Director y la Junta de Observación enviaron un ejército a las órdenes de Viamonte, el cual ocupó la capital de Santa Fe en Agosto de 1815. La situación parecía asegurada; sin embargo, el Gobierno de Buenos Aires debilitó las tropas de Viamonte al enviar hombres de refuerzo al Ejército del Norte.

La provincia de Santa Fe no pudo mantener la paz por largo tiempo. El artiguista Mariano Vera se levantó contra los porteños y fue auxiliado por el caudillo entrerriano Francisco Ramírez quien, obedeciendo órdenes de Artigas, atravesó el Paraná e invadió a Santa Fe; también el caudillo Estanislao López marchó contra Viamonte.

El último no contaba con fuerzas suficientes y debió atrincherarse en la capital de la provincia donde finalmente se rindió el 31 de Marzo de 1816 luego de soportar un sitio de veinte días. Viamonte y sus oficiales cayeron prisioneros.

Mariano Vera fue proclamado gobernador de Santa Fe y la provincia volvió a quedar separada de la obediencia de Buenos Aires.

- El Pacto de Santo Tomé. Renuncia de Alvarez Thomas

Ante los sucesos de Santa Fe, el Gobierno de Buenos Aires designó al general Manuel Belgrano -quien había regresado de su misión diplomática- jefe de las tropas que debían operar en dicha provincia. Trasladado a destino y para terminar con la guerra civil, Belgrano comisionó al general Eustoquio Díaz Vélez para que iniciase negociaciones de paz con Artigas.

Díaz Vélez se extralimitó en los alcances de su misión y no vaciló en firmar con el representante artiguista, Cosme Maciel, un Armisticio subversivo, conocido con el nombre de Pacto de Santo Tomé por el lugar del territorio santafesino donde se suscribió (9 de Abril de 1816).

El Tratado establecía la evacuación de esa provincia por las fuerzas de Buenos Aires, la destitución del Director Alvarez Thomas y separación de Belgrano del mando del ejército, quien debía ser reemplazado por Díaz Vélez.

Las tropas adhirieron a lo pactado y se dispusieron a hacerlo cumplir por la fuerza de las armas. Al llegar a Buenos Aires la noticia de lo resuelto en Santo Tomé, el Cabildo comunicó los alcances del Pacto al Director Supremo Alvarez Thomas quien no tardó en presentar la renuncia de su cargo a la Junta de Observación (16 de Abril de 1816).

Mientras tanto, el Congreso de Tucumán -que Alvarez Thomas tuvo el honor de convocar- había iniciado sus sesiones el mes anterior.

Información adicional