El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El proyecto geopolítico de Andrés Artigas respecto a las Misiones Orientales

En los últimos años se revitalizó el debate en torno a la actuación política del Comandante General Andrés Artigas, destacándose fundamentalmente la revolucionaria aplicación de las ideas de igualdad y libre determinación de los pueblos en el contexto del Norte del Litoral, que trajo como consecuencia el encumbramiento de un indígena en el Gobierno no sólo de Misiones sino incluso, por un breve lapso, también de Corrientes(1).

(1) Material publicado por Jorge Francisco Machón y Oscar Daniel Cantero. Junta de Estudios Históricos de Misiones.

En cuanto al papel de Andresito en la lucha contra los portugueses, dentro de la estrategia general de José Artigas, resulta interesante detenerse en cuáles fueron las particularidades misioneras dentro de ese proyecto general.

Se considera que la legitimación de la autoridad del comandante guaraní estuvo dada, por un lado, por el hecho de ser indígena y, por otro, por haber arribado con el claro objetivo de devolver a Misiones su antigua integridad territorial a partir de la reocupación de las Misiones Orientales.

En cuanto a estos objetivos y a la conflictiva relación establecida con los correntinos a fin de obtener recursos y soldados, resulta esclarecedor un Manifiesto hasta hoy poco conocido que se encuentra en el manuscrito original de las “Memorias” de Pampín, resguardado en el Fondo Mantilla del Archivo General de Corrientes y que se analiza en el presente trabajo.

Este documento, unido al conocido “Exhorto” de 1816, permite arribar a una idea aproximada de los objetivos geopolíticos de Andrés Artigas.

- La ancestral rivalidad con los portugueses

La rivalidad entre los guaraníes misioneros y los portugueses venía de larga data y se puede afirmar que era previa a la evangelización jesuítica: de hecho, muchas comunidades aceptaron -a principios del siglo XVII- incorporarse a las misiones creadas por la Compañía de Jesús para, de esa manera, evitar caer en manos de los cazadores de esclavos provenientes de São Paulo.

Durante los dos siglos de dominación hispana abundaron los episodios en los que se enfrentaron -una y otra vez- misioneros y lusitanos. Los más importantes fueron:

* los ataques bandeirantes, que determinaron la reubicación de la mayoría de los pueblos (fundados inicialmente en un área sumamente extensa) en las cercanías de los ríos Paraná y Uruguay y que terminaron con la batalla de Mbororé (1641) en la que las tropas guaraníes vencieron a los esclavistas paulistas de manera contundente.
* las campañas organizadas desde Buenos Aires para expulsar a los lusitanos de la Colonia del Sacramento de las que participaron numerosos contingentes guaraníes.
* la Guerra Guaranítica, en la que los pobladores de las Misiones Orientales se resistieron a pasar a jurisdicción del Brasil -tal como lo establecía el Tratado de Permuta- y se enfrentaron al ejército conjunto de españoles y portugueses.
* la ocupación lusitana de las Misiones Orientales en 1801.

Esta rivalidad secular se mantenía viva en la memoria colectiva del pueblo guaraní y adquirió una vigencia inmediata al producirse el avance de las fuerzas portuguesas sobre la Banda Oriental en 1811.

La zona de Misiones no sufrió una invasión pero sí la incursión de razzias de saqueadores que llegaron a amenazar incluso los campos de Curuzú Cuatiá.

En momentos en que José Artigas era Teniente de Gobernador de Misiones y, simultáneamente, dirigía el éxodo del pueblo oriental en la zona del Ayuí, se conjugaron por primera vez los esfuerzos del caudillo y del pueblo misionero en contra del enemigo común: los portugueses.

En Santo Tomé fue repelida una incursión gracias a la resistencia misionera apoyada por las fuerzas orientales, al mando de Fernando Otorgués.

Con posterioridad, al incorporarse Misiones al proyecto federal de Artigas como parte integrante de la Liga de los Pueblos Libres enfrentada al centralismo porteño y tras el arribo de Andrés Artigas como Comandante General, el viejo conflicto volvió a resurgir.

- La estrategia de José Artigas en 1816

A principios de 1816 el avance portugués se sabía inminente y ello obligaría a la Liga de los Pueblos Libres a afrontar una guerra en dos frentes: por un lado, contra Buenos Aires y, por otro, contra los invasores lusitanos.

Ante esta perspectiva, José Artigas decidió defenderse atacando, a través de una ofensiva general contra el enemigo al que pretendía sorprender por varios frentes en una estrategia de ejércitos convergentes. Buscaba de esa manera, por un lado, evitar que se concretara la invasión y la consiguiente devastación de los campos orientales y, por otro, llevar el escenario de la guerra al territorio enemigo.

La idea era que varias columnas avanzaran de manera separada y coordinada para luego reunirse, tras haber roto las líneas enemigas, en un punto a convenir y desde allí tomar Porto Alegre, lo que obligaría al Imperio a capitular.

Este plan fue claramente explicado por Artigas en diversas cartas remitidas a Andresito; así, el 15 de Julio de 1816 le expresaba:

“Lo que interesa es que, señalado el día y dada la orden, no haya un obstáculo solo para que se pierda la empresa de repasar el Uruguay. Estando allí, ya es preciso internarse y avanzar lo posible con arreglo a que nosotros debemos avanzar igualmente por este lado”(1).

(1) Archivo Mitre. “Contribución Documental para la Historia del Río de la Plata”, tomo IV, p. 93. // Citado por Jorge Francisco Machón y Oscar Daniel Cantero. “El Proyecto Geopolítico del comandante Andrés Artigas respecto a las Misiones Orientales”. Junta de Estudios Históricos de Misiones.

La ofensiva en el Norte sería liderada por Andrés Artigas quien debía tomar São Borja apoyado por las fuerzas de Manuel Miño y Pantaleón Sotelo, que atacarían desde Concepción y Yapeyú respectivamente(2).

(2) Finalmente, los contingentes de Miño -menos numerosos- bajaron hacia Santo Tomé para unirse al contingente de Andresito en el ataque. // Citado por Jorge Francisco Machón y Oscar Daniel Cantero. “El Proyecto Geopolítico del comandante Andrés Artigas respecto a las Misiones Orientales”. Junta de Estudios Históricos de Misiones.

En el Sur harían lo propio las columnas de Fructuoso Rivera, Fernando Otorgués, José Antonio Verdún y del propio José Artigas.

Antes de iniciar la campaña, el comandante guaraní emitió un documento que resulta central para los objetivos del presente trabajo, por lo cual lo reproducimos de manera textual: se trata del “Exhorto a los Naturales de los Pueblos Orientales de Misiones” que fue llevado a manera de Circular por los siete pueblos orientales por Miguel Curaeté con el fin de sublevarlos antes del inicio de la campaña:

“Exhorto á todos los Naturales de los Pueblos orientales de Misiones.
“Andrés Guacurarí y Artigas, (Ciudad.o) Capitán de Blandengues, y Comte. gral de la prova. de Misiones, p.r el supremo gavierno de la Libertad á todos los Naturales de la banda oriental &.a.
“Siendo constante q.e por un favor del Cielo, he sido llamado al mando de las Misiones, como para el efecto, he tenido la dicha de quitar los Pueblos governados p.r Buenos-Ayres, y rescatado los otros q.e se hallaban en el año anterior baxo el yugo del Paraguay, colmándome el Dios de los exercitos de todos aquellos beneficios q.e son necesarios para la empeñosa empresa de rebatir todo enemigo de la justa causa q.e defiendo: Por tanto, atendiendo é inteligenciado q.e las mismas, ó aún mayores razones concurren en mi p.a libertar los siete Pueblos de esta banda del tiránico dominio del Portugués baxo el qual han estado quince años los infelices Indios gimiendo la dura esclavitud.
“He puesto mi exercito delante del Portugués, sin recelo alguno, jundado en primer lugar en q.e Dios favorecerá mis sanos pensamientos, y en las brillantes armas auxiliadoras y libertadoras, solo con el fin de dexar á los Pueblos en el pleno gose de sus derechos, esto es, p.a q.e cada Pueblo se gobierne por si, sin q.e ningún/ otro español, Portugués o cualquiera de otra Provincia se atreva governar, pues habrán ya experimentado los Pueblos los grandes atrasos, miserias y males en los goviernos del Español, y Portugués: Ahora pues, amados hermanos míos, abrid los ojos, y ved q.e se os acerca, y alumbra ya la hermosa lus de la libertad, sacudid ese yugo q.e oprimía nuestros Pueblos, descansad en el seno de mis armas, seguros de mi protección, sin q.e ningún enemigo pueda entorpecer vra suspirada libertad, yo vengo á ampararos, vengo á buscaros p.r q.e sois mis semejantes, y hermanos, vengo á romper las cadenas de la tirania portuguesa, vengo por fin a q.e logréis vuestros trabajos, y á dar lo q.e los Portugueses os han quitado en el año 1801 por causa de las intrigas Españolas, no tengáis recelo en cosa alguna, si, temed las fatales resultas que puedan originarse de vuestra duresa, y obstinación.
“Acordaos de aquel famoso pasage de la Sagrada Escritura, en q.e se dice q.e Moysés, y Aaron libertaron al Pueblo de Israel de la tiranía de Faraón; así yo, siguiendo este apreciable exemplo, he tomado mis medidas para el mismo fin, de las guales una es la de dar comisión al Capitán Ciudadano Mig.l Ant.o Curaeté, p.a q.e como representante mió corra los mencionados Pueblos haciendo os entender mis ideas, y la sagrada causa q.e defendemos, y p.r la q.e estoy pronto con todas mis tropas a derramar las ultimas gotas de sangre si se ofrece, como también de juntar todos los Naturales, p.a q.e los Portugueses no los arreen p.a dentro, debiendo reunirse con él todos los q.e penetrados de la dulce vos de la Libertad q.e os llama, quieran seguir elpavellon de la Patria: el se entenderá conmigo.
“Ea pues, Compaysanos míos, levantad el sagrado grito de la Libertad, destruid la tiranía, y gustad el deleitable néctar q.e os ofrezco con las venas del corazón que lo traigo deshecho por vuestro amor”(3).

(3) Archivo General de la Nación -Montevideo- Fondo ex Archivo y Museo Histórico Nacional -año 1816- Caja 9. Este documento también se halla transcripto textualmente en numerosas obras (Francisco Bauzá. “Historia de la Dominación Española en Uruguay”; Salvador Cabral. “Andresito Artigas en la Emancipación Americana”; Jorge Francisco Machón-Oscar Daniel Cantero. “Andrés Guacurarí y Artigas”; Juan Luis Savoini. “Andrés Guaçurary y Artigas”; entre otras). // Citado por Jorge Francisco Machón y Oscar Daniel Cantero. “El Proyecto Geopolítico del comandante Andrés Artigas respecto a las Misiones Orientales”. Junta de Estudios Históricos de Misiones.

En su campaña, Andresito obtuvo algunos éxitos iniciales pero no consiguió tomar la plaza de São Borja pese a someterla a un prolongado sitio. Finalmente fue derrotado por la llegada de tropas de refuerzo portuguesas al mando del comandante Abreu.

En el Sur, todas las columnas artiguistas fueron derrotadas por lo que no se pudo detener el avance enemigo por la Banda Oriantal que culminó con la toma de Montevideo, el 20 de Enero de 1817.

- 1817/1818: a la defensiva

Al mismo tiempo que las tropas portuguesas de Carlos Federico Lecor se disponían a tomar Montevideo, en Misiones, Francisco das Chagas Santos atacó los pueblos con el objetivo de destruirlos y dispersar su población para dejar sin base de sustentación a Artigas.

Todos los pueblos ubicados en las cercanías del río Uruguay fueron atacados y la mayoría de ellos resultaron incendiados. La mayor parte de la población logró escapar gracias al éxodo organizado por el Comandante General Andrés Artigas.

Sobre las márgenes del Miriñay dieron origen a los nuevos asentamientos de Asunción del Cambay y San Roquito, de efímera existencia. Al mismo tiempo, las reducciones del Paraná fueron atacadas y destruidas por tropas provenientes del Paraguay y su población también resultó dispersa.

En los meses subsiguientes Andresito consiguió recuperar los territorios invadidos e incluso logró infringir una importante derrota a las tropas de Chagas, que intentaban una nueva incursión, en la batalla de Apóstoles, el 2 de Julio de 1817.

Una tercera incursión portuguesa se registró entre Marzo y Abril de 1818 y culminó con la destrucción de San Carlos tras un encarnizado combate en el que las fuerzas conjuntas de misioneros y correntinos fueron derrotadas.

- Las posiciones de Misiones y Corrientes frente a la guerra contra Portugal

Pese a que en San Carlos misioneros y correntinos lucharon a la par y se daría una coordinación de actividades que se prolongaría a las campañas siguientes, esa colaboración fue -en gran medida- forzada ya que la relación era conflictiva desde los días coloniales.

De hecho, Misiones y Corrientes concebían y evaluaban de manera muy distinta el enfrentamiento contra los portugueses.

Para los misioneros era la continuación, como ya se adelantó, de una lucha ancestral, en la que había que tomar revancha de las recientes derrotas, sobre todo de la pérdida de las Misiones Orientales.

Andresito había logrado un consenso entre los misioneros que no consiguieron sus predecesores porque era guaraní, pero también porque había llegado con una promesa muy cara para su pueblo: reconstruir la integridad territorial perdida, derrotando al viejo enemigo portugués.

De ahí que las campañas sobre el Uruguay tuvieran una intensidad que no se vio en los choques contra Paraguay o Corrientes. Había entonces una plena concordancia entre misioneros y orientales; los guaraníes encajaban plenamente en los planes de Artigas porque estos se basaban en derrotar al enemigo portugués.

Como bien lo señala Guillermo Wilde, el caso de los correntinos no sólo era distinto sino, en algunos sentidos, abiertamente opuesto:

“A diferencia de los misioneros, los correntinos no alcanzaban a conciliar las tendencias localistas y regionales que propugnaba el artiguismo. Corrientes era una ciudad económicamente sostenida por el comercio y socialmente basada en la servidumbre indígena y, en menor medida, la mano de obra esclava.
“Por consiguiente, difícilmente podía condescender con un programa de reformas políticas, económicas y sociales que afectaran sus propios basamentos”(4).

(4) Guillermo Wilde. “Religión y Poder en las Misiones de Guaraníes”, p. 351. // Citado por Jorge Francisco Machón y Oscar Daniel Cantero. “El Proyecto Geopolítico del comandante Andrés Artigas respecto a las Misiones Orientales”. Junta de Estudios Históricos de Misiones.

Corrientes participaba del conflicto con Portugal como colaboración, en su carácter de Provincia integrante de la Liga de los Pueblos Libres, pero no tenía motivos directos de enfrentamiento porque no poseía fronteras con los lusitanos: Misiones funcionaba como un antemural que recibía todos los embates.

De hecho, la presencia de Andresito y su animadversión contra los incómodos vecinos del otro lado del Uruguay interfería con los intereses comerciales de numerosos estancieros correntinos que hacían buenas migas cruzando ganado a través del río de manera clandestina. Esta actividad se vio seriamente amenazada por la presencia de patrullas militares de vigilancia que organizó el comandante guaraní.

Por ello se puede afirmar que gran parte de la élite gobernante correntina fue más enemiga de Andresito que de los propios invasores portugueses, lo cual se evidenció en el acercamiento que tuvieron algunos comandantes de campaña de esa provincia a Chagas en 1817, cuando éste atacó los pueblos misioneros de la costa del Uruguay.

En esa oportunidad no sólo le negaron ayuda a Ignacio Mbaibé, que venía retirándose con los habitantes de la costa del Paraná hacia los Esteros del Iberá, sino que llegaron a un entendimiento directo con los enemigos.

Los hermanos José Mariano y León Esquivel pretendieron proporcionar ganado a los portugueses a cambio de apoyo militar a fin de hacerse con el poder deponiendo al gobernador Juan Bautista Méndez. El intento falló y debieron huir ambos, encontrando asilo uno en el Paraguay y otro con el mismísimo Chagas en São Borja(5).

(5) Para más detalles, ver: Jorge Francisco Machón. “La Batalla de Apóstoles y Otros Trabajos”, pp. 18 a 23. // Citado por Jorge Francisco Machón y Oscar Daniel Cantero. “El Proyecto Geopolítico del comandante Andrés Artigas respecto a las Misiones Orientales”. Junta de Estudios Históricos de Misiones.

- Andrés Artigas ocupa Corrientes

El intento de los hermanos Esquivel, en 1817, no fue un caso aislado y al año siguiente, aprovechando el descalabro de las fuerzas misioneras en San Carlos se concretó un levantamiento similar: el comandante José Francisco Vedoya se sublevó y el 25 de Mayo de 1818 depuso al gobernador artiguista, Juan Bautista Méndez.

Pasó a ocupar su cargo adhiriéndose inmediatamente a los centralistas de Buenos Aires. Esto implicaba, ni más ni menos, que la salida de Corrientes de la Liga de los Pueblos Libres.

Inmediatamente, Andrés Artigas movilizó sus tropas hacia Corrientes para reponer a Méndez. Tras dos enfrentamientos -en Lomas de Caá Catí y Saladas- los correntinos resultaron finalmente derrotados. En Agosto de 1818, las fuerzas misioneras encabezadas por el propio Andresito iniciaron la ocupación de la Ciudad de Corrientes que se extendería hasta Marzo de 1819 y que constituyó uno de los episodios más controvertidos de la carrera política del caudillo indio.

- Las “Memorias” de Pampín

Para reconstruir el accionar de Andrés Artigas nos basamos usualmente en la parte de su correspondencia que se conservó con el correr de los años. Para el período que permaneció en Corrientes se suman otras dos fuentes fundamentales proporcionadas por personas que fueron testigos de los hechos que describen.

Lo que da una particular riqueza a estos testimonios es que describen los mismos hechos desde perspectivas diferentes y hasta opuestas, ya que uno está a favor de Andresito -pintando con un tinte pintoresco la penetración guaraní- y el otro está absolutamente en contra de esa ocupación a la que considera una gravísima afrenta.

Se trata de, por un lado, las manifestaciones de las hermanas Anne y Jane Postletwaith, las cuales se incluyeron en las “Cartas de Sudamérica” publicadas por los hermanos Robertson.

La otra, son las “Memorias” de Fermín Félix Pampín. Aunque ambas fuentes son igualmente valiosas para analizar el período, a los efectos del presente trabajo nos centraremos específicamente en Pampín.

Fermín Félix Pampín era un comerciante español que había nacido en 1778 y que con sólo veinte años viajó al Río de la Plata, asentándose definitivamente en Corrientes a fines del siglo XVIII.

Ocupó diversos cargos públicos y, en 1818, fue testigo de la ocupación de la ciudad por parte de Andresito, la cual describió con negras tintas en su diario. Este luego fue pasado en limpio con un título que claramente expresa el sentido que tiene el texto: “Memorias sobre la degradante umillación (sic) que Corrientes y su provincia sufrió del Exercito de Indios Guaranis y Tapes, al mando de su Genl. D. Andrés Artigas con una idea de los principales causantes de tantos como irremediables males que sufrió desde aquella desgraciada época hasta el memorable día 12 de Octubre del año 1821. Por un amante vecino y apasionado decidido, por la felicidad de la Prova. Correntina”.

Esta obra no fue editada durante la extensa vida de Pampín(6) pero el doctor Manuel Florencio Mantilla tuvo acceso a los manuscritos por el hecho de estar casado con la nieta del autor(7). En ellos basó la parte de su obra “Crónica Histórica de la provincia de Corrientes” referida a la presencia de Andresito en Corrientes.

(6) Murió en 1870, con 92 años de edad.
(7) Mantilla contrajo matrimonio con Rosalía, hija de Juan Vicente Pampín, quien llegó a ser gobernador de Corrientes. // Citado por Jorge Francisco Machón y Oscar Daniel Cantero. “El Proyecto Geopolítico del comandante Andrés Artigas respecto a las Misiones Orientales”. Junta de Estudios Históricos de Misiones.

La obra permaneció inédita hasta el año 2004, cuando Diego Mantilla -bisnieto de Manuel Florencio- se encargó de la meritoria tarea de publicarla en forma de libro, poniéndola así a disposición de investigadores y público en general.

Esta edición, aunque altamente loable, contiene algunos errores de no mucha consideración, salvo en algunos casos en que, cambiando una palabra se llega a alterar completamente el sentido de la idea. En la página 47, por ejemplo, expresa:

“Fueron los mismos indios que toda la vida han despreciado a los Correntinos”, cuando el original en realidad reza: “Fueron los mismos indios que toda la vida han despreciado los correntinos”(8).

(8) Mantilla. “Memorias. Fermín Félix Pampín”, p. 48. // Citado por Jorge Francisco Machón y Oscar Daniel Cantero. “El Proyecto Geopolítico del comandante Andrés Artigas respecto a las Misiones Orientales”. Junta de Estudios Históricos de Misiones.

Como se puede ver ambas frases expresan dos cosas totalmente diferentes, pero la omisión más notable es la no publicación de algunos documentos fundamentales.

Al final del manuscrito original se incluyen diecinueve transcripciones de documentos, los cuales fueron incluidos en la edición de Diego Mantilla como Notas al pie de página. Pampín, además de describir los principales sucesos, se tomó el trabajo de transcribir textualmente estos documentos que consideró de particular importancia. Se trata de un rico aporte ya que, en muchos casos, los originales están perdidos(9).

(9) Fermín Félix Pampín. “Memorias sobre la degradante umillación...”; Prólogo: folio V, Archivo General de Corrientes - Fondo Mantilla. // Citado por Jorge Francisco Machón y Oscar Daniel Cantero. “El Proyecto Geopolítico del comandante Andrés Artigas respecto a las Misiones Orientales”. Junta de Estudios Históricos de Misiones.

Algunos de ellos no fueron incluidos en la versión publicada por razones que desconocemos, tal vez por la difícil legibilidad, ya que algunos están borrosos en el manuscrito según la fotocopia del mismo de la que disponemos.

Entre estos documentos, hay tres que consideramos fundamentales:

* El primero es el Parte del combate de San Nicolás, que dimos a conocer hace algunos años(10).

(10) Como Anexo Documental en nuestra obra conjunta: “Andrés Guacurarí y Artigas”, pp. 172-173. // Citado por Jorge Francisco Machón y Oscar Daniel Cantero. “El Proyecto Geopolítico del comandante Andrés Artigas respecto a las Misiones Orientales”. Junta de Estudios Históricos de Misiones.

* El segundo es una Proclama, fechada el 6 de Noviembre de 1818, en la que llama a la población a brindar su apoyo a la campaña que estaba por iniciarse contra las fuerzas directoriales en Santa Fe.

Por tratarse de un documento también inédito hasta donde sabemos, a continuación lo reproducimos textualmente pese a que no tiene relación directa con el tema abordado en el presente trabajo:

“Proclama:
“La Provincia de Santa Fe, país fiel de Amigos de nuestra causa, ellos son tanto mas dignos de nuestra consideración cuanto más derechos a todas alabanzas: hace tiempo que los afligen las calamidades, y por nuestros esjuerzos no nos hemos derramado al socorro de ellos como amigos; ahora nuestro destino será la (...) de ellos en proteger; asociados no será tan fácil el destruirlos; Disciplina, obediencia militar; valor en los peligros a prueba de todas fatigas son las virtudes que deben distinguirse como a ellos: prefiero sin lisonjearme: pero de vosotros el ejemplo y que inviten a esos Santos Vecinos que empeñados tomarán parte de nuestros derechos; asi espero no me defraudéis en mis esperanzas confío en que no me daréis un mínimo motivo, sino de admiraros: no me pongáis, tal vez, en el preciso compromiso de corrección, me desviaré de la sensibilidad, y la justicia reglará todos los vicios Ciudadanos, que vuestra conducta, en adelante no sea despreciada; haced si que sea recogida por la Historia y que al despertar la remota posteridad se diga de vosotros: fueron a proteger las virtudes Sagradas de nuestra Santa Libertad.
“Cuando los Hombres hablan de la constancia nada temen a los peligros: la gloria buscan, y los trabajos se disipan como turba de ilusiones. Ciudadanos en vosotros (de)pende vuestra suerte y fortuna. Vuestro Jefe Reconquistador os saluda con la alta consideración con que siempre os he tenido.
“Corrientes, 6 de Noviembre de 1818. Andrés Artigas”(11).

(11) Archivo General de la Provincia de Corrientes - Fondo Mantilla. “Memorias de Fermín Félix Pampín” (manuscrito original), Documento Nro. 8, pp. 170 y 171. // Citado por Jorge Francisco Machón y Oscar Daniel Cantero. “El Proyecto Geopolítico del comandante Andrés Artigas respecto a las Misiones Orientales”. Junta de Estudios Históricos de Misiones.

* El tercer documento importante es el Manifiesto, del que nos referimos en este trabajo. Para dimensionar su importancia previamente pasamos a dar una idea del contexto en el que surgió.

- El contexto de origen del documento: preparativos para una nueva campaña

El documento está fechado en momentos en que Andrés Artigas se hallaba organizando su segunda campaña para intentar recuperar las Misiones Orientales. Para ello, en diferentes puntos de Misiones y Corrientes los caudillos guaraníes (Cayré, Sotelo, Uré, Mbaibé, Tiraparé) reunían el máximo de tropas posible.

A fines de 1818 Andresito salió de la Ciudad de Corrientes, aunque sus tropas seguían acantonadas allí. El comandante permaneció algún tiempo en Goya organizando las tropas que se dirigirían a Santa Fe y luego permaneció en la Estancia de Coronil, en las cercanías de la actual Ituazaingó, monitoreando la reunión de las tropas.

El 4 de Marzo de 1819 Andresito regresó a Corrientes donde terminó otras diligencias referidas a la inminente campaña, entre las cuales la más importante fue el pedido al Cabildo de ocho mil pesos para pertrechar a sus tropas que se encontraban en estado deplorable.

Esta contribución, obviamente no voluntaria, era necesaria a fin de lograr una terminación exitosa de sus proyectos. Para muchos correntinos significó la afrenta final de una ocupación que abundó en humillaciones para ellos, a pesar de que se caracterizó por el orden y la ausencia de hechos de violencia, a excepción de algunos esporádicos episodios menores protagonizados por el comandante.

No se había dado el temido saqueo, no hubo ninguna ejecución ... de hecho los propios hombres de Andresito fueron los que más severas sanciones recibieron para evitar cualquier desmán.

El 17 de Marzo de 1819, pocos días antes de abandonar la ciudad con sus tropas de manera definitiva, Andresito emitió el mencionado Manifiesto que es, en realidad, una Proclama al pueblo de Corrientes que a continuación transcribimos de manera textual:

“Manifiesto:
“Ciudadanos paisanos, por lo q.e el Govierno restablecido por mi continua y mutuamente nos obliga en comunicarnos en todas Edades: esto es, si le debemos dar crédito al Gov.no. en todo género de circunstancias, por lo visto no existen indiferencias, entre sercicio alguno; existen diferencias, es verdad, entre Buenos Aires y nosotros.
“¡Qué dolor! (y hermanos) y la titulada República del Paraguay, se apellida escandalosamente siendo americanos inmediatos [...] República y neutrales: a un momento, y está ahora enseñar manos a la defensa total contra los Lusitanos del exterminio, y declaratoria de Guerra, a nosotros nos tocaba, y hecha la tenemos desde los instantes mismos que hechos se cometieron en las propias entrañas de nros. Territorios y también tenemos experimentalmente desde el año uno: no sé bajo de qué principios, sólo debemos creer el de una violencia, se hicieron dueños de los siete Pueblos del otro lado del Uruguay: Ahora nuevamente vieronnos separados en el Sostén de nuestros derechos apuran al (¿costado?) y animan su Despedición (sic) a pretexto de Pacificadores. ¡Qué equívoco nombre de Pacificadores!
“Más vale traerían el abominable de Sacrificadores. ¿Y todavía esperamos más efectos de desolación y confusiones? Desarrebosad (sic) los temores, curad las cicatrices antiguas de vuestros pechos, porque de no Yo cumpliré, por segunda vez con mis obligaciones , q.e impongo la Dignidad, Justicia Poderosa, y la de mis fuerzas; Seguidme, o reposad, si no os halláis capaces de seguir mis pasos; pero no os dexéis engañar os encargo como siempre havéis estado sufriendo las dádivas que os ofrecía la ipervoli (sic): mirad si volvéis a cometer Inter (sic) me halle Yo Luchando con los Portugueses, donde quiera doblaré sobre todas las Causas.
“La Providencia me ha dado dos brazos, y suficientes Fuerzas, para combatir con la una mano contra las tropas de la testa Coronada Portuguesa y la otra inclinaré siempre a los Reveldes Americanos, q.e no conozcan mi magnanimidad: Con mi energía defenderé el Tricolor con mis Parciales: Ea, pues, repito: acábense las Divisiones, si las hay entre este Pueblo, que amo, igual amo, mis Tropas; Ellas hasta el fin han de ser vuestras Defensores: Yo en Cuerpo de ellos todos, y como gratos, también próximos a partir a la Costa del Uruguay.
“A todos los Havitantes, saludo desde esta Sala de mi Despacho de Guerra en Corrs. a 17 del mes de marzo de 1819 años. Andrés Artigas (es copia a la letra, con puntos y comas, del publicado por Bando el día de la fha)”(12).

(12) Archivo General de Corrientes - Fondo Mantilla. “Memorias de Pampín” (manuscrito original), Documento 10, folios 173 a 175. // Citado por Jorge Francisco Machón y Oscar Daniel Cantero. “El Proyecto Geopolítico del comandante Andrés Artigas respecto a las Misiones Orientales”. Junta de Estudios Históricos de Misiones.

- Importancia histórica de este documento

Como es el caso de otros documentos transcriptos por Pampín, el original del Manifiesto no se pudo ubicar, siendo probable que no se haya conservado, razón demás para considerar valiosa la copia por él realizada.

El documento constituye un llamado a la unidad, no sólo de correntinos y misioneros, sino también de porteños y paraguayos, en contra del enemigo común: los portugueses.

En cuanto a la legitimación misionera de la campaña que se estaba a punto de iniciar, aparece una referencia directa a la incursión portuguesa de 1801 que culminó con una ocupación considerada ilegítima y basada únicamente en el uso de la violencia.

Como una reminiscencia de las incursiones recientes del ejército portugués, que se ofrecía a pacificar la Banda Oriental para detener la guerra entre realistas y revolucionarios, afirma irónicamente que se los debería llamar Sacrificadores en lugar de Pacificadores.

Aparecen -en esa primera parte del documento- claramente, los dos elementos que sirvieron para legitimar a Andresito como Comandante General y que garantizaron el apoyo popular de los guaraníes: el enfrentamíento al sacrificador portugués y la promesa de la recuperación de la integridad territorial perdida con la amputación de los siete pueblos orientales.

La segunda parte del texto es más dura, menos optimista y está destinada específicamente al patriciado correntino: aparece el temor a que, aprovechando el alejamiento de las “Fuerzas Libres Occidentales Guaraníes” -comandadas por el caudillo guaraní- éstos volvieran a conspirar para tratar de alejarse de la Liga de los Pueblos Libres y lograr un nuevo acercamiento a Buenos Aires.

Los llama a no sumarse a la lucha si no lo desean pero, sobre todo, a que no lo traicionen. En este sentido, la advertencia es clara: el luchar contra los portugueses no le impedirá reprimir cualquier intento de rebelión, como ya ocurriera en el pasado:

“La Providencia me ha dado dos brazos”, lo cual le permitiría derrotar al mismo tiempo a portugueses invasores y a correntinos sublevados. El final vuelve a la idea del principio: termina con un nuevo llamado a la unidad (“acábense las divisiones”) bajo el pabellón tricolor de la Liga Federal.

- Conclusiones

El hasta hoy poco conocido “Manifiesto” arroja algo de luz para comprender el proyecto geopolítico de Andrés Artigas.

Inicialmente confirma lo que ya afirmaba la mayoría de los historiadores: que el objetivo principal de su Gobierno, la meta más preciada, era recuperar la integridad territorial a partir de la reconquista de los pueblos orientales.

También deja entrever los posicionamientos diferentes de Misiones y Corrientes frente a la guerra contra Portugal. De compromiso cierto los misioneros, de dudosa adhesión los correntinos. Pese a ello, las tropas de ambas provincias pelearon a la par en la campaña.

A partir de las numerosas misivas que le envió José Artigas a Andrés Guacurarí en el transcurso, sobre todo, del año 1816, se conoce claramente cuál era su objetivo estratégico al enfrentarse a Portugal: atacar para evitar la invasión y, de ser posible incorporar nuevos territorios correspondientes al actual Río Grande do Sul, los cuales podrían anexarse a la Banda Oriental.

Misiones cumplía un papel fundamental al tener que contener los embates lusitanos en el Norte y también ejercía un rol ofensivo, encarando ataques coordinados con el Protector, y tendría su recompensa en la eventual recuperación de sus siete Pueblos Orientales.

Los documentos que reflejen los planes y objetivos específicos de Andrés Artigas son más escasos. Los más importantes, en este aspecto, son el famoso “Exhorto a los Pueblos Orientales”, emitido poco antes de iniciar la campaña de 1816, y el “Manifiesto” que damos a conocer en este trabajo. Unidos, permiten conocer a grandes rasgos la visión geopolítica del comandante guaraní la cual se hace explícita, ya que no están dirigidos a Artigas o a otro comandante, sino a los pueblos (misionero oriental en el primer caso; correntino en el segundo).

En el “Exhorto” utiliza una terminología de fuerte contenido religioso, apelando a la fe popular del pueblo guaraní. Andrés Artigas sostiene que “Dios favorecerá mis sanos pensamientos” y por ello puso sus ejércitos frente a los portugueses. Como Moisés había liberado a los hebreos de Egipto, él salvaría a los guaraníes de los opresores portugueses.

La ausencia de estas referencias bíblicas y la falta de claridad en el “Manifiesto” de Corrientes, indican que el Secretario era otro: ya no se trataba de fray José Acevedo -trasladado hacía poco a la Banda Oriental- sino del oscuro Mexías Sánchez, cuyas dotes intelectuales eran muy inferiores. El mismo Pampín lo calificaba de ignorante.

En ambos documentos queda claro que el enemigo principal es Portugal y el objetivo a lograr es la recuperación de la integridad territorial de Misiones a través de la conquista de los siete pueblos sometidos al “tiránico dominio de los Portugueses, bajo el cual han estado quince años los Indios gimiendo la dura esclavitud” (Exhorto); “no sé bajo de qué principios, sólo debemos creer el de una violencia” (Manifiesto).

Este intento de recomposición territorial estaría ligado con un objetivo claro: la autonomía de Misiones como una Provincia de indios, gracias a la actuación de Andresito, quien afirma:

“He tenido la dicha de quitar los pueblos gobernados por Buenos Aires, y rescatar los otros que se hallaban en el año anterior bajo el yugo del Paraguay (...) con el fin de dejar a los Pueblos en el pleno goce de sus derechos, esto es, para que cada Pueblo se gobierne por sí, sin que ningún otro español, Portugués o cualquiera de otra Provincia se atreva a gobernar” (Exhorto).

Se buscaba entonces que Misiones se constituyera como una Provincia autónoma pero vinculada a las demás en una Confederación. De ahí el llamado del “Manifiesto” a terminar las luchas internas para enfrentar al verdadero enemigo, al rival común que amenazaba la existencia de la Liga: Portugal.

A la luz de estos dos escritos, el objetivo es claro: lograr la autonomía de Misiones como Provincia, integrada a sus vecinas en una Confederación y enfrentada a Portugal.

En ambos documentos la figura de Andrés Artigas se dibuja como poderosa: ante los misioneros adquiriere rasgos protectores en el “Exhorto” (“descansad en el seno de mis armas, seguros de mi protección (...) Vengo a ampararos, vengo a buscaros porque sois mis semejantes y hermanos”).

Se vuelve amenazante, sin embargo, en el “Manifiesto”. Sabía que no era querido por las familias patricias de Corrientes, por lo tanto buscaba por lo menos ser respetado y temido (“inclinaré siempre a los Rebeldes Americanos que no conozcan mi magnanimidad”) e incluso ponía en tela de juicio su valentía al expresarles “reposad, si no hos halláis capaces de seguir mis pasos”.

A partir de 1818 el objetivo de recuperar los territorios perdidos era más lejano pero a la vez mucho más necesario, dada la destrucción que sufrieron los pueblos de las antiguas misiones comprendidos entre el Paraná y el Uruguay.

Pese a las derrotas de los años previos, las perspectivas no eran del todo desfavorables. Después de todo, contaba con numerosos soldados, con una ya extensa experiencia militar y con el oxígeno que le significaba el dinero obtenido en Corrientes, que le permitió pertrechar mucho mejor a su tropa.

Pese a ello, los objetivos de Andresito quedaron truncos. Su campaña a las Misiones Orientales no sólo no tuvo éxito, sino que terminó con una estrepitosa derrota en Itacurubí, con la muerte de Vicente Tiraparé -uno de sus principales lugartenientes- y con su propia salida del escenario pues fue tomado prisionero a orillas del Uruguay mientras intentaba retornar.

El “Manifiesto” del 17 de Marzo de 1819 constituye un aporte importante para comprender de manera integral la ocupación de Corrientes por el ejército guaraní, un suceso estudiado la mayoría de las veces más desde la pasión que desde la búsqueda de explicaciones de tipo causal.

A pesar de que los hechos estudiados ocurrieron hace casi dos siglos, todavía conservan una actualidad sorprendente generando polémicas y debates encendidos.

- Fuentes

(*) Archivo General de Corrientes: Fondo Mantilla - Memorias de Pampín.
(*) Archivo General de la Nación - Montevideo - República Oriental del Uruguay.
(*) Archivo Mitre. “Contribución Documental a la Historia del Río de la Plata” (1913), tomo IV, Buenos Aires. Imprenta Coni.

- Bibliografía usada por los autores

(*) Wenceslao Néstor Domínguez. “El Primer Congreso Correntino” (1964), Buenos Aires.
(*) Edmundo Favaro. “Artigas, el Directorio, el Congreso de Tucumán y la Invasión Portuguesa” (1960), en: “Artigas” (estudios publicados por el diario “El País” como homenaje al Jefe de los Orientales en el Centenario de su muerte, 1850-1950), segunda edición, Montevideo. Ediciones El País.
(*) Jorge Francisco Machón. “La Batalla de Apóstoles y Otros Trabajos” (1996), Jardín América, Misiones. Junta de Estudios Históricos, Sociales y Literarios de Jardín América.
(*) Jorge Francisco Machón y Oscar Daniel Cantero. “Andrés Guacurarí y Artigas” (2006), Posadas. Edición de los autores. // “1815-1821. Misiones Provincia Federal” (2008), Posadas. Editorial Universitaria de Misiones.
(*) John Parish Robertson y William Parish Robertson. “Cartas de Sudamérica” (2000), Buenos Aires. Emecé.
(*) Diego Mantilla. “Memorias de Fermín Félix Pampín” (2004), Corrientes. Moglia Ediciones.
(*) Edgar Poenitz y Alfredo Poenitz. “Misiones, Provincia Guaranítica” (1993), Posadas. Editorial Universitaria de Misiones.
(*) Juan Luis Savoini. “Andrés Guaçurarí y Artigas. La Destrucción de las Misiones Occidentales” (1990), Santo Tomé. Instituto Superior del Profesorado.
(*) Henrique Oscar Wiederspahn. “Bento Gonçalves e as Guerras de Artigas” (1979), Caxias do Sul, Brasil. Universidade de Caxias do Sul/Escola Superior de Teología São Lourenço de Brindes.
(*) Guillermo Wilde. “Religión y Poder en las Misiones de Guaraníes” (2009), Buenos Aires. Ediciones SB.

Información adicional