El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Misiones y sus Pueblos

En 1820, la diezmada población misionera estaba concentrada principalmente en las nuevas poblaciones que habían emergido en la parte occidental de su territorio, en las proximidades de los límites con Corrientes, como consecuencia del éxodo misionero-guaraní operado a partir de la invasión portuguesa de 1817, que obligó a éstos a abandonar sus antiguas poblaciones.

En el Norte, entre los Esteros del Santa Lucía y la parte occidental de la Laguna del Iberá, se encontraban San Miguel y Yatebú; en el Sur, sobre el Miriñay, San Roquito y Asunción del Cambay.

Algunos de los antiguos y destruidos pueblos ubicados entre el Paraná y el Uruguay también albergaban pequeños grupos poblacionales, constituídos principalmente por beneficiadores de yerba y refugiados de las últimas luchas. También en la costa del Uruguay, en La Cruz y Yapeyú, existían Guardias de observación fronteriza.

- Asunción del Cambay

Asunción del Cambay concentraba la mayor población. Interrelacionado con ella y próxima (¿una legua?) se encontraba el Campamento y Capilla de Asunción del Miriñay, que servía de residencia de sus autoridades políticas (Cabildo), militares (Comandancia) y administrativas (Aduana).

Se encontraba en la parte occidental del Miriñay, 2-3 leguas del Paso del Cambay, en tierras de Yapeyú y -desde el reordenamiento institucional operado luego del Acuerdo de Septiembre de 1819 que lleva su nombre- actuaba como capital, teniendo su Cabildo el rango de Cabildo-gobernador.

Ya el 5 de Octubre de 1819 Artigas, desde Mandisoví, disponía:

Si con respecto a ésto u otras cosas tuviese Ud. que representar alguna cosa, debe entenderse con el Cabildo de Misiones, que reside en la Asunción del Miriñay; ésta es la autoridad reconocida por legítima en la provincia y a quien pertenecen los asuntos económicos de ella, así cono los militares al Comandante General don Pantaleón Sotelo(1).

(1) Archivo General de la Nación, Montevideo. Archivos Particulares, Caja 4, Carpeta 8. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

En varios documentos se hace referencia al “Ilustre Cabildo de la Provincia de Misiones”. Uno de los más significativos es el del 11 de Agosto de 1820 en que Artigas -siempre respetuoso de las formas- emplea la fórmula de: “Al muy Ilustre Cabildo, Justicia y Regimiento de la Capital de Misiones(2).

(2) Hernán Félix Gómez. “El general Artigas y los hombres de Corrientes” (1929), p. 220, Corrientes. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

Este respeto institucional no hacía más que cumplir con el Art. 5to. acordado en el Acta del Congreso de la Costa de Abalos:

Las Provincias de la Liga no pueden ser perjudicadas ni en la libre elección de sus Gobiernos, ni en su Administracion económica, según los principios de la federación(3).

(3) Archivo General de Corrientes, Correspondencia Oficial, volumen 9, folio 47 y volumen 10, folio 13. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

Como vemos, era la ratificación de una línea política seguida con los misioneros desde 1815 cuando Artigas envía -para reorganizar la provincia y como Comandante General de ella- a su hijo adoptivo Andrés.

Ya en uno de los primeros documentos de que se tiene conocimiento (13/03/1815) le decía a éste, con referencia al envío de diputados:

Por el conducto del gobernador de Corrientes puse a usted hace tres días las Circulares para que mande cada pueblo su diputado indio al Arroyo de la China. Usted dejará a los pueblos en plena libertad para elegirlos a su satisfacción, pero cuidando que sean hombres de bien y de alguna capacidad para resolver lo conveniente(4).

(4) Museo Mitre. “Contribución Documental para la Historia del Río de la Plata” (1913), tomo IV, p. 23, Buenos Aires. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

Días después, el 29 de Abril de 1815, Artigas, en carta al Cabildo de Concepción, con seguimiento para los demás Cabildos de ese Departamento, es más explícito:

Conducidos los negocios públicos al alto punto en que se ven, es peculiar al pueblo sellar el primer paso que debe seguirse a la conclusión de las transacciones que espero formalizar.
En esta virtud, creo ya oportuno reunir en Arroyo de la China un Congreso compuesto de los diputados de los pueblos, y para facilitar el modo de su elección, tengo el honor de acompañar a V. S. el adjunto Reglamento, confiando en el esmero de esa Ilustre Corporación que, eludiendo hasta el menor motivo de demora, al momento de recibir ésta de las disposiciones competentes para que con igual actividad se proceda en ese departamento a la reunión de las Asambleas Electorales, encargando muy particularmente que los ciudadanos en quienes la mayoridad de votos haga recaer la elección, sean inmediatamente provistos de sus credenciales y poderes, y se pongan con toda prontitud en camino al indicado punto de Arroyo de la China, no siendo posible fijar otro que minore la distancia, por ser el prescripto, un punto medio relativamente a los demás pueblos que deben concurrir. El orden, la buena fe y la voluntad general deben garantizar el todo, que recomiendo al celo de V. S.
Tengo el honor de ser de V. S. respetuosamente atento venerador. Cuartel General, 29 de Abril de 1815. José Artigas(5).

(5) Museo Mitre. “Contribución Documental para la Historia del Río de la Plata” (1913), tomo IV, p. 33, Buenos Aires. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

Son justamente estas formas democráticas, propias de un pueblo en armas, las que se practicaron en 1819 cuando se nombró a Pantaleón Sotelo como Comandante General, procedimiento repetido en 1820 con la designación del nuevo Comandante General Francisco Javier Sití, ambos acontecimientos llevados a cabo en Asunción del Cambay.

Por no haber dado hasta ahora con documento o acta alguna, se desconoce la composición del Cabildo de la entonces capital misionera. Lo que sí se sabe es que en 1819, su Comandante Corregidor fue el bravo Manuel Cayré, quien ya tenía la experiencia de idénticas funciones en su pueblo natal de Concepción y que, en tal carácter, tomará conocimiento de la Circular de Artigas del 29 de Abril de 1815, precedentemente transcripta, y que luego comandará una de las divisiones misioneras en Tacuarembó, habiéndose desde entonces (22 de Enero de 1820), dejado de tener noticias de él.

En 1820, su Comandante Corregidor es Miguel Javier Ariyú, quien había ejercido el cargo de Teniente Corregidor en su Yapeyú natal en 1816(6).

(6) Museo Mitre. “Contribución Documental para la Historia del Río de la Plata” (1913), tomo IV, p. 97, Buenos Aires. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

Hay que recordar que Ariyú firmó como representante político de Misiones, es decir del Cabildo, el 24 de Abril de 1820, el Acta del Congreso de la Costa de Abalos, conjuntamente con el representante militar, su Comandante General Francisco Javier Sití.

En Cambay se estaba construyendo una iglesia y justamente esta construcción será una de las excusas que utilizará Sití para no mandar la totalidad de su tropa a Santa Ana, según le ordenara Ramírez el 20 de Septiembre:

El segundo inconveniente que me ha parecido sobre la salida de todo el tren para ésa, se seguirá de que todo el vecindario se dispersará y no habrá quién trabaje en la obra de la iglesia, ni menos en cultivar para sus chaqueríos y de este modo nos veremos siempre atrasados de las urgencias más necesarias(7).

(7) Archivo General de Corrientes, Correspondencia Oficial, volumen 10, folio 19. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

Es el propio Artigas quien había señalado para Patrona de Cambay, a Nuestra Señora de la Asunción y será una partida de Sití -de regreso de los pueblos del Alto Paraná- la que retirará de Yatebú la Imagen para tal fin(8).

(8) Archivo General de Corrientes, Correspondencia Oficial, volumen 10, folio 160. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

Completemos diciendo que la población de Cambay, si bien heterogénea en cuanto a la procedencia de sus pobladores y en especial en el caso de la tropa concentrada, tenía una definida mayoría yapeyuana.

Se estima su población en alrededor de 3.000 habitantes, teniendo en cuenta que posteriormente, cuando en Diciembre de 1820 Sití -tras su derrota en Santo Tomé- se vea obligado a refugiarse en San Borja, lo hará acompañado de aproximadamente 1.500 personas(9), suponiendo que una cantidad aproximada habría quedado en Cambay con Ariyú.

(9) “Revista del Instituto Histórico-Geográfico del Brasil” (1883), tomo XLVI, Parte Segunda, p. 36, Río de Janeiro. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

- San Roquito

Más al norte, cerca del Paso del Rosario, sobre el Miriñay, se encontraba San Roquito, lugar en que se había concentrado población oriunda principalmente de La Cruz siendo -en 1820- su Comandante Corregidor el capitán de blandengues Juan Domingo Ibaroni.

Tenemos un interesante Oficio de Ibaroni dirigido a Francisco Ramírez, de fecha 4 de Noviembre de 1820 donde, a más de ilustrarnos sobre su no acatamiento al plan de Sití de repoblar los antiguos y abandonados pueblos misioneros, nos orienta sobre las dificultades que ocasionalmente se suscitaban entre los naturales provenientes de distinto origen, en este caso yapeyuanos y cruceños, que merece su total reproducción:

Señor don Francisco Ramírez, Gral. en Jefe de las tropas del Entre Ríos y Director de los Pueblos Libres:
Ante V. S. me presento con el más debido respeto que V. S. merece, y puesto a los pies de V. S. le manifiesto que arreglándome a la circular que nos tiene dado de la ciudad de Corrientes, digo que recibido dos Oficios del comandante general don Francisco Javier Sití donde me dice que haga caminar toda la animalada por los pueblos de Misiones dejando atrás la circular que V. S. nos tiene dado y que tiremos nuestra pobreza que tenemos sembrado, por lo mismo suplico a V. S. que me haga entender si es orden de V. S. para obedecer ciegamente, pues yo estoy con todos mis paisanos en los campos pertenecientes de mi pueblo que es La Cruz y por lo mismo se me están presentando los vecinos mi pueblo que estaban dispersos por el pueblo de Yapeyú y cuánto mejor será que V. S. dé una orden superior para que todos los indios se dirijan cada uno a su pueblo para que estén cada pueblo por separación, con eso cuando V. S. necesite la gente, pide a su pueblo; si los yapeyuanos cometen algún delito, por qué razón hemos de pagar los cruceños, si nosotros no tenemos más padre ni más madre a obedecer, y por lo mismo me presento ante V. S. haciéndole ver la ignorancia de mis paisanos después de tener hecha la reunión con V. S. ahora quieren retirar diciendo que si estamos por aquí todo el mundo se ha de quejar de nosotros y eso porque no hay una subordinación en las tropas de Yapeyú y por lo mismo le digo que en esta gente del Pueblo de La Cruz yo tengo buenos verdugos para castigar al malo y hacerles reconocer el Gobierno superior de V. S. y suplico a V. S. que cuánto mejor será que los yapeyuanos todos se reúnan en su pueblo y los cruceños lo mismo, con eso si los cruceños cometen algún delito que lo paguen y no los yapeyuanos y si los yapeyuanos cometieron algún delito por qué razón han de pagar los cruceños y V. S. puede elegir al que halle por conveniente para cabeza de sus pueblos, como Sargento puedo suplicar a su benigno corazón y mirarnos con ojos de misericordia ya que tantos años hemos estado padeciendo tantas iniquidades y habrá que debemos gozar una armonía en general por la que recurrimos a V. S., ahora comienzan otra vez alborotar como diciendo que son enemigos la gente de V. S. y yo con toda mi gente me considero gozar el punto de V. S. como sargento puedo manifestarle. 4 de Noviembre de 1820. Juan Domingo Ibaroni. Del Capitán de Blandengues y Comandante de la Capilla de San Roquito(10).

(10) Archivo General de Corrientes, Correspondencia Oficial, volumen 10, folio 158. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

San Roquito, para esta época (1820) no era muy importante. Cuando su Comandante Corregidor se retira del Paiubre -desobedeciendo la orden de Sití de acompañarlo en su marcha hacia los pueblos de arriba- el 20 de Noviembre de 1820 informaba a Ramírez: “...tengo treinta hombres de tropa pero sin armas ninguna ... tengo trescientas cincuenta y cuatro almas a mi cargo y todavía no (he procedido) a empadronar las familias...(11).

(11) Archivo General de Corrientes, Correspondencia Oficial, volumen 10, folio 221. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

- San Miguel y Yatebú

Entre los Esteros del Santa Lucía y la Laguna del Iberá, en terrenos pertenecientes a antiguas estancias misioneras de pueblos del Departamento Concepción y Candelaria, se encontraban las poblaciones de San Miguel y Yatebú; ésta última tomará el nombre de Loreto, en honor de la Virgen que adoptan como Patrona y de la cual hasta hoy se conserva una hermosa talla jesuítica de su Imagen que fuera trasladada por los naturales en su obligado éxodo.

La población de San Miguel era la más poblada de las dos y en su vecindad se congregaría un elevado número de pobladores criollos convirtiéndose -más tarde- en momentánea capital de la provincia de Misiones. Ambas subsisten hasta el presente, lo cual no ocurrió con Asunción del Cambay y San Roquito, que fueron de efímera vida.

La población de San Miguel era principalmente originaria de San Carlos, Santa Ana, Candelaria y San Ignacio y, en menor escala, los restantes pueblos. En cambio, en Yatebú su población era mayoritariamente procedente de Corpus, San Ignacio Miní, Loreto y Concepción(12).

(12) Ernesto J. A. Maeder. “Los últimos pueblos de indios guaraníes (Loreto y San Miguel)” (1983), p. 218, Cuarto Encuentro de Geohistoria Regional (U.N.NE.- CONICET), Resistencia. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

En ambos pueblos funcionaban sus Cabildos con funcionarios que habían ejercido idénticas o similares actividades en sus pueblos de origen. Estos Cabildos funcionaron más o menos regularmente hasta más allá de 1827, cuando ambas poblaciones son incorporadas definitivamente a la provincia de Corrientes.

En el Padrón levantado en 1831 figuraban todavía los nombres de los cabildantes y las funciones que cumplían(13).

(13) Archivo General de Corrientes, Censos, Volumen 9. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

En Yatebú, su Comandante Corregidor era José Martín Gómez que ya en 1816, en su pueblo natal, Loreto, había ejercido las funciones de Alcalde de primer voto(14) y a quien vemos continuar ejerciendo sus funciones en 1821 y 1822 aunque subordinado al Comandante Militar de San Miguel.

(14) Museo Mitre. “Contribución Documental para la Historia del Río de la Plata” (1913), tomo IV, p. 101, Buenos Aires. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

En San Miguel, Francisco Ramírez librará -el 17 de Agosto de 1820- su último encuentro con fuerzas artiguistas y, si bien Sití el 22 de Agosto escribía a Ramírez:

Yo había dispuesto que esa población de San Miguel tuviera sus adelantamientos para erigirse en pueblo ... por lo mismo ya he ordenado al Padre Cura de dicho pueblo reparase un hombre fiel y constante para su Comandante y un Alcalde, y extinguir todos esos Cabildos que son alcahuetes del inicuo perseguidor de nuestra sociedad y descanso(15).

(15) Archivo General de Corrientes, Correspondencia Oficial, volumen 9, folio 150. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

... resulta evidente que, dada la enorme distancia con la entonces capital misionera, la siempre subyacente rivalidad entre los pueblos del Paraná y Uruguay, la presión ejercida por la vecindad de la frontera correntina y sus pueblos vecinos de Yaguareté Corá y Caá Catí, a más de la influencia de sus comerciantes, harán prácticamente imposible que Sití pueda ejercer su mando sobre ellos por lo que no debe extrañarnos de que hayan sido los primeros en desligarse de su tutelaje y aceptar directivas de Ramírez.

Un interesante documento, fechado en San Miguel el 4 de Noviembre de 1820, a la par de ilustrar sobre este acatamiento y de que su comandante era José Victorino Pérez, da noticias sobre el retorno por esa zona de la partida que despachó Sití a los pueblos del Alto Paraná, a cargo del comandante Juan Asencio Abiaré la cual, a su paso por Yatebú, retira una Imagen de Nuestra Señora de la Asunción para llevarla como Patrona a Cambay:

Enterado de la apreciable comunicación de V. S. fecha 23 del pasado, digo:
Que todo lo que V. S. me ordena se ha de cumplir, dándole prontamente de cualesquiera novedad que haya, los partes. Hoy día de la fecha me he avistado en el pueblo de mi mando con el comandante de Yatebú, y después que hemos comunicar sobre la disposición que V. S. me ha dirigido ha quedado en obedecer todas mis disposiciones y darme los partes de todo lo que ocurra en aquel pueblo y su distrito.
Estos días entró una partida de treinta hombres, dirigida por el Señor Comandante Don Francisco Javier Sití, la que se dirigió por la costa del Iberá con el fin de reconocer esas campañas por las noticias que ha habido de haber alguna gente dispersa y estos hicieron a dar en el pueblo de Yatebú, de donde condujeron una Imagen de Nuestra Sra. de la Asunción para Patrona de Cambay, que esta Imagen fue dedicada para el mismo efecto por don José Artigas, pero no citando si la commicación de V. S. me hubiese llegado antes de salir la Imagen de mi plaza, la misma que no le pude llevar hasta la determinación; pero me llegó estando en Yaguareté Corá.
Por acá no ocurre novedad ninguna por ahora. Saludo a V. S. con lo más íntimo de mi afecto de esta Plaza del Pueblo de San Miguel, en cuatro días del mes de Noviembre de 1820. José Victorino Pérez. Sr. Gral. don Francisco Ramírez(16).

(16) Archivo General de Corrientes, Correspondencia Oficial, volumen 10, folio 160. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

Como vemos, la Comandancia Militar era ejercida por José Victorino Pérez, hacendado de la zona, quien durante la revolución de Mayo -con el grado de capitán- había comandado las milicias de Yaguareté Corá.

Curiosamente, su ex subordinado en dichas milicias, Félix de Aguirre, ferviente artiguista, diputado en 1815 y luego Comandante de Yaguareté Corá, signatario del Acta de la Costa de Abalos, el 24 de Abril de 1820(17), será al año siguiente el nuevo Comandante de San Miguel.

(17) Archivo General de Corrientes, Correspondencia Oficial, volumen 9, folio 47 y volumen 10, folio. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

Francisco Ramírez, ya a fines 1820 había requerido su presencia y habiendo cumplido satisfactoriamente con algunas diligencias que le encomendara, ve en Aguirre a la persona indicada para cubrir el puesto.

A principios de 1822, después de la desaparición de la llamada República Entrerriana y bajo la protección del Gobierno de Santa Fe, recién será reconocido como Comandante General y Gobernador de la provincia de Misiones.

Como vemos, Félix de Aguirre nunca llegó a ser Comandante General de Misiones dentro del ordenamiento institucional de la República Entrerriana creada por Ramírez.

Completemos diciendo que para entonces, según un Informe del comandante de Yaguareté Corá, Saturnino Blanco Nardo al gobernador interino de Corrientes, Juan José Fernández Blanco, de fecha 22 de Enero de 1822, la población de la zona alcanzaba a 1.700 personas(18), datos que son corroborados por un Padrón de la misma época existente en el Archivo de Santa Fe, que dan los siguientes totales(19):

* San Miguel Trinidad: 881
* Vecinos: 443
* Loreto: 418
TOTAL: 1.742

(18) “Colección de Datos y Documentos referidos a Misiones” (1877), Primera Parte, p. 217, Corrientes.
(19) Archivo General de Santa Fe. Archivo de Gobierno, Apéndice 21/2, folios 671/672. // Todo citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

- Administración/Riqueza

La provincia de Misiones contaba también con una Administración General, cargo que entonces era desempeñado por Celestino Candi quien, entre otras funciones, era el otorgante de las Guías de extracción de los frutos del país por la Aduana de Asunción del Miriñay.

En el Archivo de la provincia de Corrientes, en las rendiciones del Puerto de Goya, se han detectado varios ejemplos de estas operaciones.

Se transcribe para ilustración las del 22 de Julio de 1820 y del 6 de Agosto de 1820, demostrativas no sólo de los diversos pasos administrativos seguidos sino también de que las vicisitudes de las luchas entabladas no cortaban el tráfico comercial que se había entablado:

Sr. Administrador General:
Sírvase Ud. darme guía para la extracción a ultramar por uno de los puertos de la Confederación de Corrientes con arreglo a la C. Nro. 3 de las Instrucciones de nuestro Protector, los frutos que acompañan esta providencia, que son cuatrocientos treinta cueros de macho y trescientos cueros de vaca.
Asunción del Miriñay - 22 de Julio de 1820. José Lorenzo Rolón”.

*******

Año 1820 - Recept. de la Asunción
El ciudadano Pedro Celestino Candi - Administrador General de la Provincia de Misiones.
Por Rentas Generales salga libremente a su destino el contenido de este manifiesto mediante haber satisfecho los Derechos de Extracción marítima y cuatro x de guía en las Cajas de mi cargo pertenecientes a esta provincia según lo impuesto de las Provincias confederadas.
Se advierte que va sin enmienda.
Asunción del Miriñay, 22 de Julio de 1820. Pedro Celestino Candi”.

*******

V. B. apruebo Sití
Saladas, 25 de Julio 1820 - V. B. Méndez
Por el Receptor de Alcabalas de este Puerto se han dado libre derecho de extracción los cueros que se expresan en la guía de la vuelta, mediante advertencia en ella del V. B. del Sr. Gobernador y para que conste lo firmamos en este Puerto de Goya a 4 de Agosto de 1820. Francisco de Paula Araujo”.

*******

Sr. Administrador:
Sírvase V. darme guía para extraer a ultramar por el Puerto de Goya los siguientes frutos del país, lo siguiente:
- 90 de vaca
- 20 de macho
Asunción del Miriñay, 6 de Agosto de 1820”.

*******

Año de 1820 - Recept. de la Asunción
El ciudadano Pedro Celestino Candi - Adm. Gral. de la Prov. de Misiones.
Por Rentas Generales salga libremente a su destino el contenido de este manifiesto mediante haber satisfecho los Derechos de Extracción marítima y cuatro x de guía en las Cajas de mi cargo perteneciente a esta provincia según lo impuesto de las provincias confederadas, se advierte que va sin enmendadura.
Asunción del Miriñay, 6 de Agosto de 1820. Pedro Celestino Candi”.

*******

Se me ha abonado por disposición Superior del 17 de Octubre los frutos que contiene la vuelta de esta Guía y para constancia la firmo en este Puerto de Goya a 22 de Diciembre de 1820. Toribio Pasalaqua”.

Por una Guía otorgada el 21 de Septiembre de 1820, se comprueba también la actuación de un Administrador interino, Juan Antonio Insaurralde(20).

(20) Archivo General de Corrientes, Expedientes Administrativos, Legajo 5. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

Basados en las “Memorias de Pampín” se había consignado anteriormente que en Agosto de 1819:

... caminaron para Cambay, por San Miguel, Yaguareté Corá, los jefes guaraníes Sotelo, Urué y Mbaibé, con todas las tropas y chusma, llevando veintitrés carretas y carretillas cargadas de efectos, equipaje y municiones y catorce cañones de artillería, de los tomados de los pueblos portugueses y llevados a Corrientes...(21).

(21) Archivo General de Corrientes, Fondo Mantilla, Legajo 16. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

Si tenemos en cuenta las pérdidas de pertrechos de la última y desastrosa campaña a la Banda Oriental del Uruguay, resulta verosímil el Informe de Francisco das Chagas Santos al conde de Figueras, de fecha 16 de Junio de 1820:

... que a Artilharia composta de duas peças grandes e 4 mais pequenas, todas de bronze, com uma carreta de Muniçoes escoltada por 50 homens, ao mando do Tenente Coronel Francisco Javier Sití, está na povação nova de Asunção derrotada, onde igualmente se acham reunidas todas as familias de varios povos e muitas alfaias de prata, e ornamentos das Igrejas a cargo de Fr. Domingo Moraes, cura que foi de Yapeju: que a invernada das cavalhadas se acha no Ricao de Santa Anna 7 léguas para cá de Cambay...(22).

(22) Archivo Histórico de Río Grande do Sul, Porto Alegre. Autoridades Militares, Lata 174, Maço 02, Doc. 8. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

Estas alhajas y ornamentos no sólo eran parte de las que Andrés Artigas pudo resguardar de los pueblos de La Cruz y Yapeyú -cuando la invasión portuguesa de 1817 los rescatados de los pueblos del Departamento Concepción y Candelaria- como así también lo que se pudo recuperar de los portugueses en las invasiones de 1817 y 1819 a las Misiones Orientales.

De cualquier manera constituían una ínfima parte de la inmensa riqueza que los pueblos misioneros poseían en la época de su esplendor.

Los caudales de Juan Mexías Sánchez, quien fuera Secretario de Andrés Artigas, ya habían sido remitidos al Cabildo de Misiones en Octubre de 1819(23) y respecto a la parte final del Oficio del gobernador Méndez al Cabildo correntino, desde Saladas, el 8 de Julio de 1820:

P. D. En mi poder también se hallan intereses del Sr. Comandante General Sití, pertenecientes a los guaraníes, de los mismos es sabedor mi yerno Soloaga y los mismos que entregara luego, como ya se escribió, para que una carreta me los traiga bajo una buena escolta; pero ésto lo verificará después que vengan los caudales del Estado, para no se mezclen(24).

(23) Archivo General de Corrientes, Actas Capitulares, volumen 49, folio 190.
(24) Archivo General de Corrientes, Fondo Mantilla, Legajo 7. // Todo citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

...pensamos que son los que retirará luego Francisco Ramírez, juntamente con las campanas traídas por Piris luego de su invasión a Misiones y que darán lugar después, en 1822, a las reclamaciones del entonces gobernador Félix de Aguirre(25).

(25) Archivo General de Corrientes, Correspondencia Oficial, volumen 14, folios 86 y 99. //citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

No obstante esta pequeña riqueza de bienes materiales que excitaban la codicia de los portugueses -según se desprende de Oficios de Francisco das Chagas Santos al conde de Figueras, en que proponía expedicionar sobre Cambay para apoderarse de los mismos(26)- los campos misioneros se encontraban desiertos, las chacras abandonadas y más de una vez había que recurrir a estos ornamentos para comprar vacunos para alimentar a la población.

(26) Archivo Histórico de Río Grande do Sul, Porto Alegre. Autoridades Militares, Lata 174, Maço 02, Doc. 8 y 9. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

Ya Sití, en Oficio a Ramírez del 7 de Septiembre de 1820, escribía:

Igualmente remite el Padre Cura la minuta de los ornamentos que ha hecho presente a V. E. para venderse a cambio de ganado que es la suma necesidad que tenemos(27).

(27) Archivo General de Corrientes, Correspondencia Oficial, volumen 9, folio 202. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

En el Oficio del 11 de Noviembre de 1820, ya transcripto, decía: “Respecto a los portugueses no hay recelo motivo que ellos mismos nos están dando algún sustento a mi gente aunque sea con pago”(28).

(28) Archivo General de Corrientes, Correspondencia Oficial, volumen 10, folio 188. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

Este pago que menciona Sití era efectuado principalmente con mulas, animales muy codiciados por los portugueses.

Una de estas transacciones es a la que hace referencia el R. P. Morales, el 16 de Noviembre de 1820 en su Informe a Ramírez:

También me dijo el Comandante de este pueblo, que en estos días vino un comandante portugués a tratar y había hecho negocio con el Comandante General de 60 cabezas de ganado a cambio de mulas, fue el que hizo y él las vacas, que el Comandante General viene caminando para los pueblos de arriba, es muy cierto, las alhajas de la Iglesia ya no estaban(29).

(29) Archivo General de Corrientes, Correspondencia Oficial, volumen 10, folio 200. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

Cuando en Marzo del año siguiente, Saint-Hilaire visita a Sití en las Misiones Orientales, donde se había refugiado, nos dirá:

Este homen trouxe consigo grande quantidade de objetos sacros e ornamentos de Igrejas, mas en lugar de vendélos em conjunto, a fim de obter fundos para comprar uma estancia, vaise desfazendo de peça por peça...(30).

(30) Auguste de Saint-Hilaire. “Viagem ao Rio Grande do Sul” (1987), p. 311, Porto Alegre. Ed. ERUS. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

Más adelante, Saint-Hilaire informaba que el Cura de San Miguel se lamentaba: “...das profanaçoes que comete vestindo suas amantes con objetos sagrados...(31).

(31) Auguste de Saint-Hilaire. “Viagem ao Rio Grande do Sul” (1987), p. 312, Porto Alegre. Ed. ERUS. // Citado por Jorge Francisco Machón. “Misiones después de Andresito (Apuntes Históricos)”.

Abandonada hacía años la industria textil de lienzos, desiertas de ganado las otroras florecientes estancias -aparte de esos ornamentos y caballada- a los misioneros sólo les quedaba como riqueza material y bien común sus yerbales y, sobre éstos, había Ramírez echado su mirada.

Información adicional