El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Juan Pujol en la Administración de Madariaga

Abandonemos por un momento el aspecto militar de la obra de Joaquín Madariaga, para ocuparnos del esclarecido ciudadano que, como diputado a la octava Legislatura, primero, y como Secretario en el Departamento de Guerra y Relaciones Exteriores después, iniciaba una vida pública que debía culminar en el bienestar de la patria y en el juicio agradecido de la posteridad.

El doctor Juan Pujol era correntino. Nació el 27 de Noviembre de 1817 en la Villa de San José de las Saladas. Encarnó el espíritu libertario que debió trabajar el alma de la democracia provincial cuando los desmanes de los sucesores de Francisco Ramírez llevaron al pueblo a la insurrección gloriosa de Octubre de 1821.

Su niñez, vivida en esos momentos de usurpaciones, en que Carriego asolaba la provincia con el absolutismo encaramado sobre la anarquía, debió impresionarse fuertemente con el espejismo del orden y la libertad, ideales públicos que su hogar patricio cultivaba. Y si frente a estos factores, que formaron los principios básicos de su carácter, recordamos que fue Saladas el sagrario donde la sociabilidad de la colonia -prorrogada en las primeras décadas de la era independiente- custodió el sentimiento autonomista de los comuneros correntinos, encontraremos quizá, la clave de su alma generosa y abierta a los más puros sentimientos, los mismos que le llevaban a decir, en 1846,

“no descubro entre la multitud uno siquiera que tenga demasiado valor y desprendimiento para sostener los derechos del pueblo y que haga ver con firmeza a los que mandan los desaciertos que han labrado nuestro infortunio”(1).

(1) Carta del 7 de Septiembre de 1846 al doctor Vicente Fidel López (Juan Pujol, 6ta., tomo I, p. 135). // Citado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia.

Llegado a la juventud, desvióse de la ruta habitual de los colegios porteños y fue a buscar en la Universidad de Córdoba -custodio del nacionalismo y de la enseñanza cristiana de Sanabria- los conocimientos que habían de moldear su espíritu en el concepto elevado del Derecho.

Allí se graduó de Doctor, en Diciembre de 1838, rechazando con repugnancia el juramento de consecuencia que Rosas estableciera para los graduados, como un pacto entre la gauchocracia encumbrada y la ciencia personificada en el estudiante habilitado para las artes de la vida.

Coincidía la actitud dignísima del joven abogado -que no doblegó su espíritu al compromiso de un ceremonial repudiable- con el sacrificio que su pueblo realizaba en los campos de Pago Largo, donde toda la juventud de la provincia moría en aras de la organización de la República.

Nueva coincidencia que, como aquélla de su nacimiento, hacía de su persona -en el fatalismo de los hechos- la mano de acero y el corazón de virtudes que habrían de forjar la provincia como Estado político, en el mármol glorioso de una democracia fuerte pero deplorablemente inorgánica.

Al año siguiente de terminar su carrera, dictó las cátedras de Latinidad y Filosofía en la Universidad de San Carlos. Poco después -fiel a su provincia, deseando servir a la causa de la libertad- se traslada a Corrientes donde su inteligencia clara, sus conocimientos profundos en Derecho Público y la respetabilidad de su personería moral determina a los hombres que labraban el Organismo político y que ofrecieron a la posteridad la página de luz de los ciento ocho, a requerir su cooperación con el propósito de hacer patria.

El doctor Pujol -convencido de la bondad de las intenciones- accede, sintetizando la obra insurreccional en el Mensaje que el gobernador Madariaga elevó al Congreso Provincial el 30 de Agosto de 1843 y que se debe a su pluma(2).

(2) Juan Pujol, Archivo, tomo I, p. 87. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia.

Algo más: congregada la representación popular, el doctor Pujol se inicia en la vida pública como diputado por Yaguareté Corá y es designado Prosecretario de la Asamblea. En tal carácter se le encargó la respuesta del Congreso al Mensaje de Madariaga(3), y es así como fue su talento el que supo armonizar ambos documentos, sentando ideales y normas de conducta, de acción tesonera, inflexible y levantada, contra el poderío de Rosas.

(3) Juan Pujol, Archivo, tomo I, p. 110. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia.

Cuando estas calidades desaparecen del tablero político, el doctor Pujol sabe llamarse a silencio para trabajar privadamente y con serenidad por los grandes fines de la organización de la República. Es la obra serena de los varones consulares. Posteriormente y como lo dijimos, ocupa el ministerio de Guerra y Relaciones Exteriores.

Mientras el gobernador Madariaga -desde Corrientes- el 26 de Octubre de 1843 decretaba(4) penas severas para los desertores del Ejército y de la causa de la libertad y después -desde Villanueva- el 6 de Diciembre de 1843, deshonraba y daba de baja a un grupo ponderable de oficiales(5), el ministro Pujol inspiraba a Acosta una política de concordia.

(4) Registro Oficial de la Provincia de Corrientes, 1843, p. 103.
(5) Registro Oficial de la Provincia de Corrientes, 1843, p. 115. // Todo citado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia.

En efecto: el 28 de Diciembre de 1843 se dicta un decreto concediendo el indulto sin limitaciones a los desertores del Ejército que se presentasen dentro de los quince días y la medida adoptada, cuando la expedición militar abandonó sus acantonamientos, contribuye a regularizar la situación de la milicia, orgánicamente levantisca, amontonada en las inmediaciones de los pueblos de su residencia habitual.

Hízose, asimismo, obra administrativa. La Sala Permanente, con mayor libertad, con la ausencia del caudillo del movimiento, no se concreta a la aprobación canónica de los funcionarios de la Judicatura en toda la provincia y es así que -respectivamente- el 24 de Octubre y 19 de Diciembre de 1843 y el 2 de Enero de 1844, devuelve al Poder Ejecutivo una solicitud elevada por los vecinos de Paso de los Libres, por venir entre los firmantes Francisco Alzaga, proscripto condenado a muerte.

Observa que en la lista de funcionarios para 1844 se proponía a individuos parientes entre sí -lo que debía evitarse para desatemorizar a los litigantes- y aprueba luego la misma lista haciendo modificaciones(6).

(6) Libro de Oficios. Archivo de la Legislatura. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia.

El 26 de Febrero de 1844 considera la Cuenta de la inversión de los caudales públicos de 1843 y llama la atención del Poder Ejecutivo sobre la conveniencia, cuando la normalidad de la situación lo permitiese, de que se formule un Presupuesto de Gastos definitivo, y el 26 de Marzo de 1844 -puntualizando su independencia- contesta al Poder Ejecutivo que reservaba para tratar en el Congreso General la propuesta de derogar la ley del 30 de Enero de 1830, de impuesto a los aguardientes, porque aunque “reconocía que se encarecían los artículos, azúcar y aguardiente, en provecho de los plantadores, entendía que era inconveniente innovar en esos momentos...”.

Merece citarse, asimismo, la respuesta que la misma Sala Permanente dá al gobernador, el 27 de Marzo de 1844, sobre la propuesta que le hiciera de no devolver los esclavos brasileños que revistaban en el Ejército y que, fugados del Brasil, debía la provincia de reintegrarlos conforme a la ley del 4 de Julio de 1838.

Accedió la Sala en cuanto a los que ya estaban en el Ejército, que ordena sean tasados para entregar su valor e indica se cuidase que en el futuro no se alistasen más esclavos. ¡La guerra contra Rosas era una guerra de libres!

Una de las primeras preocupaciones de Pujol al ocupar el Ministerio fue la de deslindar las atribuciones de los Despachos. Con tal motivo, se dicta el decreto orgánico de las funciones de ambos Departamentos, con fecha 12 de Febrero de 1844(7).

(7) Juan Pujol, Archivo, tomo I, p. 197. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia.

Mientras tanto, los sucesos se precipitaban. El general Madariaga volvía de su expedición sobre Entre Ríos con algunos honores fácilmente ganados, pero sin trascendencia política.

Algo más: dejaba tras de sí una atmósfera nada grata a los hombres que -de buena fe- secundaban su acción. El pueblo de Salto (E. O.), por ejemplo, que había ocupado por algunos días sin ningún motivo racional, había sido saqueado(8).

(8) Martín Ruiz Moreno. “La Organización Nacional”, tomo I, p. 41. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia.

El mismo Rivera -presidente del país hermano y aliado de Corrientes- protestó y en carta dirigida el 15 de Febrero de 1844 al coronel José Ramón Ruiz Moreno, le decía: “El general Madariaga se ha llevado por la fuerza efectos pertenecientes al comercio”(9).

(9) Martín Ruiz Moreno. “La Organización Nacional”, tomo I, p. 42. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia.

El coronel Ruiz Moreno se encontraba en ese entonces en el Ejército de Joaquín Madariaga. Si la versión del jefe oriental puede ponerse en duda, no cabe ninguna sobre la circunstancia de que Madariaga cobijó la arreada de miles de cabezas de ganado de la provincia de Entre Ríos.

Los rumores sobre desmanes del Ejército correntino y la ineficacia de una empresa de la que tanto se esperaba, deciden a Pujol a concurrir al acantonamiento de Villanueva. Así procede y suscribe con el general Madariaga la Proclama que se dirige al pueblo en el primer aniversario de Laguna Brava(10). También rubrica -en la misma oportunidad- el decreto en que Madariaga, por razones de salud, delega el mando del Ejército correntino en el coronel Juan Madariaga.

(10) 6 de Mayo de 1844. Véase la Proclama de la obra. Juan Pujol, Archivo, tomo I, p. 129. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia.

Apresurando su regreso a la capital, convencido de la informalidad del procedimiento y de la necesidad de reservar los hombres a la causa de la patria presenta -el 28 de Mayo de 1844- al gobernador provisorio Acosta, su renuncia del cargo de ministro. Fúndala en que el Organismo a su cargo complicaba la función del Gobierno porque la guerra desaparecía con la vuelta del Ejército a Villanueva y porque -si alguna importancia le restaba- debía desempeñarse cerca del General en Jefe del Ejército en campaña, de donde lo alejaba el interés primario de conservar su salud.

El gobernador Acosta la acepta el 31 de Mayo de 1844, dándole las más expresivas gracias en nombre de la patria y, el mismo día, refunde los dos Despachos, deroga el decreto del 25 de Octubre de 1843 y nombra Secretario General a Gregorio Valdés.

El doctor Pujol, que el 15 de Abril de 1844 había renunciado a su banca de diputado por Yaguareté Corá, a fin de desempeñar el Ministerio(11), fue sustituido en el cargo de Prosecretario del Congreso General -cuando éste se reunió en sesiones ordinarias, el 6 de Mayo de 1844- por José Felipe de los Santos.

(11) Igual que Gregorio Valdés -el otro ministro- que era diputado por Empedrado (Libro de Oficios. Archivo de la Legislatura). // Citado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia.

Sin embargó, no se llamó completamente a la vida privada, pudiendo asegurarse que fue uno de los factores que decidieron la venida del general José María Paz a Corrientes.

Información adicional