El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Nuevo período gubernativo de Benjamín Virasoro

El año 1851 debía ser de fecundos sucesos para la provincia. Iniciada la reacción de Benjamín Virasoro, conforme al aspecto político de los fracasados Tratados de Alcaraz, iba a encontrar en este año una fórmula definitiva en el pronunciamiento contra la dictadura de Juan Manuel de Rosas.

Una especie de fatalismo guiaba a los hombres y a los pueblos hacia la ruta de las reparaciones y reservaba -en la caravana de los libres- un puesto de honor a la provincia dogmática en el sacrificio. La guerra con el Paraguay fue la excusa y Rosas nada tuvo que observar a la reunión y disciplina de las milicias de Corrientes y Entre Ríos.

Terminado el período gubernativo de Benjamín Virasoro, el Honorable Congreso General Constituyente procedió a reelegirlo para un nuevo período, el 19 de Diciembre de 1850, extendiendo así su mandato.

Continuaba en el Gobierno de la provincia el general Benjamín Virasoro. Concluido su período -en Diciembre de 1850- había sido reelecto por un nuevo trienio -el día 28 de Diciembre- y el Congreso General lo puso en posesión del alto cargo por decreto del 24 de Enero de 1851(1).

(1) Registro Oficial de la Provincia de Corrientes, Año 1851, p. 5. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia.

Una correcta interpretación de la realidad que vivía la provincia y la unidad de criterio de sus principales protagonistas, la firmeza con que se enfrentara la invasión al territorio, las positivas medidas económicas y el honrado manejo del Tesoro Público, fueron poderosas razones que impulsaron la reelección de Benjamín Virasoro.

“El Honorable Congreso General Constituyente de la provincia, considerando:
“Que el muy benemérito Coronel Mayor Dn. Benjamín Virasoro ha desempeñado en todo respecto del modo más fácil y cumplido el supremo cargo que se le confió de Gobernador y Capitán General de la provincia, afianzando en ella principalmente la sagrada causa nacional de la federación y el espíritu de la libertad común y la independencia de los pueblos argentinos restauradas última vez en la inmortal victoria de Vences.
“Que contribuyó eficazmente a este triunfo de las armas de la Confederación, trayendo a su patria por feliz resultado de tan señalado acontecimiento los valiosos bienes que hoy disfruta.
“Que ha sido y es uno de los valientes federales que sostuvieron con gloria esclarecida el honor nacional en la provincia de Entre Ríos, cuando fue invadida en 1844 por los anarquistas salvajes unitarios.
“Y que también pertenece al número de los Jefes impertérritos que acompañaron al siempre virtuoso e ilustre general Dn. Justo J. de Urquiza, en la memorable jornada de la Laguna Limpia en 1846.
“Que a mérito de tan poderosos fundamentos y en vista de lo que imperiosamente demandan las presentes circunstancias puestas al conocimiento y alcance de todos, usando de las soberanas facultades que inviste, ha tenido a bien sancionar en la Sesión del presente día la siguiente ley:
“Art. 1.- Se suspenden, por exigirlo la conveniencia pública, los artículos 10 y 13 de la Sección 6ta. de la Constitución Provincial.
“Art. 2.- En consecuencia de lo acordado en el precedente artículo, queda reelecto para el próximo trienio Gobernador y Capitán General de la provincia el actual, muy benemérito coronel don Benjamín Virasoro.
“Art. 3.- El magistrado reelecto se apersonara en el seno del H. C. G. C. el día 15 del entrante mes de Enero a las diez de la mañana para prestar juramento de ley”(2).

(2) “Registro Oficial de la Provincia de Corrientes”. Ley de Reelección del 19 de Noviembre de 1850, p. 268. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

Miguel, como gobernador delegado, el 6 de Enero de 1851, dirigió a las fuerzas militares una elocuente Proclama con motivo de la designación de su hermano como gobernador:

“¡Soldados de la Libertad!
“Las armas con que ostentáis este día el poder de un pueblo republicano, no presentan como en otro tiempo un espectáculo contristador. La enseña de la patria que de trecho en trecho embellece majestuosa vuestras filas, no flamea entre vuestros fúlgidos aceros para estimularos a una guerra infausta.
“No; el aparato imponente que formáis en medio de innumerable gentío, se circunscribe a una parada esplendorosa y risueña.
“Vuestro destino es momentáneo, es pacífico, puramente de honor y de regocijo. Saludar a la capital de la provincia por un motivo remarcable, he ahí el único deber a que os ligaba hoy la brillante condición de guerreros argentinos.
“La H. R. G. C. del país, fiel y digna despositaria de sus conveniencias públicas y de su voluntad soberana, ha confiado segunda vez al general don Benjamín Virasoro la dirección de sus primeros destinos.
“Al conferirle la continuación de tan alta investidura ha creído que podrá corresponder a vuestros deseos de ser felices, como al de todos los habitantes de su suelo.
“Estad seguros que, bajo la influencia ventajosa del sistema Santo de la Federación que sostenéis a par de la Independencia, os acrecerán los bienes que disfrutáis.
“Nunca marcharéis más a luchar sangrientamente con vuestros hermanos. Viviréis respirando el aire apacible de la verdadera libertad que garante la invencible Confederación del Plata. “Y si sus injustos enemigos osen ofenderla, experimentarán la bravura que os caracteriza, coronándoos de una gloria que resuene y se aplauda en todo el orbe.
“Cooperad a los esfuerzos del magistrado reelecto en su defensa. Contribuid a sus afanes de orden y de mayor restablecimiento de nuestro bienestar. Y victoread siempre al gran Rosas y al ilustre Urquiza, aparciandolos a todos los Gobiernos de la República.
“Tal es el sentimiento, la voz con que os brindo, virtuosos correntinos, dispuesto a ser vuestro inseparable compañero”(3).

(3) Archivo General de la Provincia de Corrientes. Proclama de Miguel Virasoro del 6 de Enero de 1851, Fondo Mantilla, Legajo Nro. 20. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

El 24 de Enero de 1851 se puso en posesión de su cargo al Gobernador y Capitán General, quien ya había prestado el juramento de ley (28 de Diciembre de 1850) en el Cuartel de San Roque ante una Comisión ad hoc designada por la Legislatura, integrada por Tiburcio Gómez Fonseca, Luis Molinas, José María Ruda y su presidente, Domingo Latorre.

En Nota a Rosas, Benjamín Virasoro señalaba que esa aceptación había sido decidida en vista “de la actitud amenazante en que permanece el desacordado gobernador del Paraguay, y la política desleal e infame observada por el Brasil en ofensa a la Confederación Argentina”(4).

(4) “La Gaceta Mercantil” del 14 de Febrero de 1851. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

Al ser reelecto Benjamín Virasoro como gobernador de Corrientes, el ejercicio del P. E. estaba delegado en su hermano, el coronel Miguel Virasoro desde una fecha no determinada de 1850.

Esta delegación se extenderá hasta la aceptación -por parte de su hermano- de la renuncia de Miguel Virasoro, registrada el 27 de Febrero de 1851. Será el mismo Benjamín quien nombrará al reemplazante de Miguel como delegado en la persona del teniente coronel Domingo Latorre, en esos momentos Presidente de la Legislatura.

Hernán Gómez dice que

"El General estaba -en ese ínter- en el Cuartel del Ejército, en el pueblo de San Roque. Había delegado el mando en el coronel de infantería, Miguel Virasoro, pero éste renuncia, siéndole aceptada el 27 de Febrero(5) y nombrándose -por el titular- en la misma fecha, a Domingo Latorre, entonces Presidente del Congreso General.

(5) Registro Oficial de la Provincia de Corrientes, Año 1851, p. 4. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia.

- Alejamiento de Miguel Virasoro. Latorre lo reemplaza como delegado

Miguel Virasoro admiraba a su hermano Benjamín, consagrando todos sus esfuerzos al apoyo de su acción de gobierno pero, desde Septiembre de 1850, la Conferencia de Concordia lo colocaba ante una dolorosa disyuntiva.

De arraigadas convicciones rosistas, el "ex unitario" -como lo definió Antonio Zinny- sufrió el lógico desgarramiento al tener que optar entre la fidelidad a su hermano y el voto de lealtad hacia Juan Manuel de Rosas.

Admitía la dificultad política que implicaba la aceptación de las cláusulas de Concordia y, en una actitud manifiestamente ética, comprendió que no podía traicionar a Benjamín pero tampoco a su militancia en el “sagrado sistema nacional de la federación”.

Ante la gravedad del problema, presentó su renuncia al cargo de gobernador delegado, el 22 de Febrero de 1851, manteniendo su autoridad militar.

Benjamín Virasoro, desde su Cuartel de San Roque, aceptó la renuncia y remitió una sentida carta a su hermano, el 27 de Febrero:

“El infrascrito ha recibido la apreciable Nota de V. E. fecha 22 del cte., cuyo tenor es el siguiente:
“El infrascrito, cediendo al imperio de su convicción íntima sobre la imposibilidad de continuar con el carácter que inviste, no puede menos que renunciarlo ante V. E. para que le releve con otro ciudadano en el alto puesto de Gobernador Delegado en que la plena confianza de V. E. le honró.
“La posición de la Capital y la extensa costa del Paraná Arriba, todo a la inmediación y frente del enemigo requieren, fuera de duda, una formal vigilancia militar que al infrascrito no es algún tiempo ya compatible con las atenciones demandadas por el Despacho de Gobierno.
“Libre de esta investidura, de la delicada contracción inherente a ella, habría quedado más expedito para desempeñarse como Comandante General de Armas y de las tropas que guarnecen dicha costa, con la prontitud y prolijidad convenientes al honor y seguridad de la provincia
“V. E., pesando en el fondo de su conciencia la exposición vertida, tocará el mismo convencimiento del infrascrito y en consecuencia verá que su renuncia debe ser, como lo espera, acogida de una justa consideración.
“El infrascrito ha prestado la más seria atención a las justas razones en que V. E. funda su renuncia de Gobernador Delegado de la provincia y en su mérito ha resuelto hacer lugar a ella dándola por admitida, como lo verá V. E. en el adjunto decreto expedido con esta fecha, nombrando en su sustitución al ciudadano federal, don Domingo Latorre.
“El infrascrito, al adoptar esta medida, diferiendo a la solicitud de V. E. reconoce con gratitud la importancia de los servicios que V. E. ha prestado a la provincia y el Gobierno, ayudándolo al desempeño de la Administración, cumple con el deber de tributarle las más expresivas gracias, esperando confiadamente que -libre de tales atenciones- se dedicará V. E. exclusivamente al de la Comandancia General de Armas y de las tropas que guarnecen la costa arriba del Paraná, fiadas a su actividad y pericia para garantir la seguridad de esa parte fronteriza e inmediata a las fuerzas del desacordado gobernador rebelde de la provincia del Paraguay.
“Dios guarde a V. E. muchos años”(6).

(6) Registro Oficial de la Provincia de Corrientes, 27 de Febrero de 1851. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

El 2 de Marzo de 1851 fue Domingo Latorre puesto en posesión del cargo(7) por el delegado cesante, Miguel Virasoro, que pasó al Ejército.

(7) Registro Oficial de la Provincia de Corrientes, Año 1851, p. 4. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia.

- Urquiza y su plan de organizar la República

En el curso de estos acontecimientos, Urquiza adoptó los recaudos indispensables para concretar los resultados de la reunión de Concordia, pues comprendió que era necesario encuadrar los hechos en su debido contexto.

El 16 de Enero de 1851 envió una medulosa felicitación a Benjamín Virasoro por su reelección, “muy complacido por este nuevo testimonio de gratitud y confianza que ha merecido a sus compatriotas”:

“... el Mensaje que ha presentado Ud., mi querido amigo, a la undécima Legislatura de esa provincia, es un documento honroso y altamente digno de su recta, ilustrada Administración.
“La realidad de los hechos que en él se mencionan no puede ser contestada por ninguno de los que han sido testigos de sus afanes y laudables tareas en favor de la prosperidad de su patria.
“El buen sentido que caracteriza a sus paisanos sabrá valorar la importancia de los servicios que ha rendido Ud. a su país y recompensarlos con una ingenua expresión de dulce reconocimiento.
“Por mi parte me complazco en felicitar a Ud., cordialmente por el acierto y exquisita delicadeza con que ha llenado usted los votos de sus conciudadanos y terminado el período de su mando bajo las más plausibles circunstancias, con indisputable derecho a la estimación y gratitud del heroico pueblo correntino”.

Estos conceptos fueron ratificados en la Nota que, como gobernador de Entre Ríos, envió oficialmente al reelecto Benjamín Virasoro:

“... Desde la inmortal victoria obtenida en el Rincón de Vences por el Ejército de Operaciones, puso fin a la sangrienta guerra de que fue teatro la infortunada Corrientes por más de nueve años y sus dignos Representantes tuvieron el laudable acierto de reconocer en V. E. las indispensables calidades para Administrar el Estado; ya espero -el infrascrito- un venturoso resultado y el más halagüeño porvenir para esa hermosa parte de la gran familia argentina.
“Los hechos han justificado aquél propósito y toda una República ha visto a V. E. terminar el período legal de su mando entre las bendiciones de su país y los aplausos de las demás provincias hermanas.
“Plenamente de acuerdo con los principios santos consagrados por la victoria y por el uniforme voto de los pueblos, V. E. ha correspondido fielmente a la confianza de sus compatriotas en su régimen interior y a sus solemnes compromisos de Gobierno confederado.
“Nada más grato pues, al infrascrito que dirigir a V. E. las más íntimas, ardientes congratulaciones por la nueva y satisfactoria expresión de amor y gratitud con que el heroico pueblo correntino ha sabido acreditar sus convicciones y esa ilustrada Representación provincial ser el Organo puro del sentimiento público”(8).

(8) Archivo General de la Provincia de Corrientes. Carta de Urquiza del 16 de Enero de 1851. Correspondencia Oficial, tomo 130, p. 15. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

Mientras tanto, coincidentemente con la reelección de Virasoro, los partidos y movimientos de oposición multiplicaban en Brasil y Montevideo su accionar y la publicación -el 5 de Enero- del artículo “El Año 51” en “La Regeneración” de Concepción del Uruguay, atribuido al unitario Carlos Terrada, que declaraba:

“Este año 1851 se llamará en esta parte de América, ‘La Organización’”, dejaba entrever una grave fisura entre el Jefe del Ejército de Operaciones y el gobernador de Buenos Aires.

La reacción que produjo ese escrito se manifestó con esfuerzos de todo orden de Rosas para que Urquiza desautorizara su contenido, gestiones que no hallaron eco en el gobernador de Entre Ríos quien, no obstante, consideró inadecuada la difusión pública de esos sentimientos y, en especial, los elogios hacia su persona:

“... Debo prevenir a Ud. que no he tenido absolutamente noticias del artículo de ‘La Regeneración’ a que se refiere el Sr. Elizalde, y que si lo hubiera tenido no habría permitido su publicación por dos razones fundamentales: la primera, por las alusiones personales, que me son relativas, pues tengo ordenado a los redactores de periódicos que cuando se vean precisados por algún acto de mi Administración a consignarme elogios por la prensa, lo hagan muy por encima, sin dar lugar a que racionalmente se consideren actos de adulación o servilismo; y, segundo, porque aún cuando sea santo el deseo de ver constituida la República ... el año presente de 1851 es extemporáneo y gratuito, sin otra base que la voluntad individual del escritor.
“Repito, pues, que lejos de aprobar el mencionado artículo, por el contrario he reconvenido a su autor en la parte que es incompatible con las actuales exigencias de la República, después de una guerra prolongada y sangrienta...”(9).

(9) Archivo General de la Provincia de Corrientes. Carta de Urquiza a Virasoro del 24 de Febrero de 1851. Correspondencia Oficial, tomo 130, p. 99. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

Ante esa situación, la única alternativa para agilizar las propuestas de Concordia era reanudar las conversaciones y propender a seguir enfocando temas de interés público. El 18 de Marzo escribía a Benjamín Virasoro:

“Distinguido amigo:
“De conformidad a nuestro mutuo Convenio en Concordia donde se arregló que cuando fuere necesario ponernos de acuerdo sobre algún asunto de interés público, me enviaría usted a su hermano y mi amigo el señor Don Pedro, es ahora llegado el caso, y espero tenga usted la bondad de verificarlo.
“Para el 27 del corriente debe haber carreras de importancia en el Uruguay y desearía que para entonces estuviera ya por acá el señor Don Pedro, a fin de que tomara parte en nuestras discusiones...”(10).

(10) Archivo General de la Provincia de Corrientes. Carta del 18 de Maro de 1851. Correspondencia Oficial, tomo 130, foja 136 vuelta. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

Es evidente que esa invitación siguió un curso favorable ya que en un párrafo de otra carta del 14 de Abril de 1851, leemos:

“... Me ha sido grato recibir en ésta su casa a su hermano y amigo el Sr. Don Pedro y espero al Sr. Don José para las próximas carreras que deben jugarse en la Ciudad del Uruguay”, ratificada el 23 de Abril:
“Por otra parte, el Sr. Don Pedro ha marchado ya de este Cuartel General a ésa y por él será Ud. detalladamente informado de cuánto es relativo a la situación”.

Paralelamente a estos sucesos se producían los preliminares del Pronunciamiento. El general Urquiza, que hacía tiempo abrigaba el plan de organizar la República(11), había reanudado sus propósitos y trabajado la cooperación de los países limítrofes y del Ejército de Oribe.

(11) Martín Ruiz Moreno. “La Revolución contra la Tiranía y la Organización Nacional” (1905-08). Ed. Gran Establecimiento La Capital, Rosario. “En esta obra el autor lo demuestra circunstancial y documentadamente”. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia.

Las relaciones que el general Garzón tenía con los oficiales del Ejército rosista sitiador de Montevideo, facilitaron el negociado, siendo el único obstáculo el estado de guerra con el Paraguay.

Para hacer suspender las hostilidades entre éste y el Gobierno de Corrientes, acreditó el general Urquiza -como comisionado- al doctor Nicanor Molinas, quien se trasladó al Paraguay. Se sostiene que el doctor Molinas sólo perseguía, de inmediato, la suspensión de las referidas hostilidades(12), así como la posibilidad de un Acuerdo para, más tarde, en caso fuere necesario.

(12) Folleto publicado en 1897, p. 5, citado por Martín Ruiz Moreno, sobre la Misión Molinas. // Referenciado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia.

Información adicional