El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Los Virasoro en las luchas iniciales de la Organización Nacional

Acciones políticas y militares, desencuentros y luchas en los más diversos escenarios, jalonaron los albores institucionales de la Argentina. Aquí se señalarán esas acciones en el marco americano, de la República y de la provincia de Corrientes, donde formaron su hogar don Juan Asencio Virasoro y doña María Mercedes Corrales, donde sus hijos nacieron, vivieron y actuaron marcadamente.

Ellos fueron gobernantes y militares sobresalientes en las gestas definitorias de la Organización de la Nación.

Benjamín Virasoro, quien fuera gobernador de Corrientes (1847-1851), asistió a las acciones de guerra de los combates del Yí, Chamiso y Ceferino en 1839; al combate de Estingana de 1840; a las batallas de Caa Guazú y Arroyo Grande en 1841 y 1842; a los combates del Riachuelo en 1843; en Concepción en 1844; de Laguna Limpia en 1845; en Aguapey en 1847; en la batalla de Vences en 1847; en Caseros -donde actuara como Jefe del Estado Mayor del Ejército Grande- en 1852; en Cepeda en 1859; en Pavón en 1861(1).

(1) Ministerio de Defensa, División Histórica del Estado Mayor del Ejército Argentino. “Legajo personal del brigadier general Benjamín Virasoro”. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

Los hermanos acompañaron a Benjamín en su Gobierno y en su bregar y entregaron al país sus vidas y su sangre.

Valentín Virasoro, que combatió junto a sus hermanos Miguel y José Antonio, cayó en 1839 en la sangrienta batalla de Pago Largo, cuando los tres integraban el Ejército de Berón de Astrada; Miguel Virasoro murió en Conchillas, cerca de La Bajada, en 1851, en momentos en que su hermano Benjamín organizaba el Ejército Libertador que debía cruzar el río Paraná a la altura del Diamante; José Antonio y su hermano Pedro fueron asesinados cruelmente en San Juan en 1860, cuando José Antonio era gobernador de la provincia cuyana; Cayetano fue fusilado en 1868, por orden emanada del dictador Solano López.

“En el proceso mandado incoar y publicar por el Gobierno argentino para comprobar las atrocidades cometidas por el tirano del Paraguay y cuyos originales deben existir en el Archivo del Ministerio de Guerra, consta en la declaración prestada en el Campamento General del Ejército Argentino en la Trinidad, a 12 de Febrero de 1869, por el capitán del Ejército paraguayo, Dn. Matías Goiburú, que el coronel Virasoro fue fusilado en 1868 por orden de López como otros muchos argentinos, aseveración que confirma en las suyas don Bartolomé Quintanilla como testigo de conocimiento directo”(2).

(2) Ministerio de Defensa, División Histórica del Estado Mayor del Ejército Argentino. “Legajo personal del coronel Cayetano Virasoro”. El documento está firmado por José J. Biedma, en Buenos Aires, con fecha 9 de Diciembre de 1918. // Citado por Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti. “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires.

Información adicional