El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

SITUACION DE LA MESOPOTAMIA EN 1829-1830

- El problema del indio misionero

Mientras ocurrían en el escenario nacional -cuyo centro era la Asamblea reunida en Santa Fe- los sucesos generados por Juan Lavalle en Buenos Aires, la Mesopotamia continuaba agitada por las últimas convulsiones de la guerra civil suscitada en Entre Ríos y por el problema planteado por las masas indígenas de las Misiones Occidentales del Uruguay.

En Marzo de 1829, los indios de las Misiones Occidentales dan a conocer una clara intención de acogerse a la protección del Gobierno correntino:

Punta del Ombú, Marzo 19 de 1829

Exmo. Señor Gobernador y Capitán General de la provincia de Corrientes.
El coronel y Jefe de los Misioneros Occidentales que suscribe ha recibido la Nota del Exmo. Señor Gobernador y Capitán General de la provincia de Corrientes de fecha 4 del presente, en la que se le indica hallarse orientado de la ocupación que el que firma y las familias de su dependencia han hecho del antiguo pueblo de La Cruz -situado sobre las márgenes del Uruguay- cuya circunstancia el jefe que suscribe no ha podido poner en conocimiento del Señor Gobernador a quien se dirige por inconvenientes que es insignificante expresar, más todo es de conformidad y condiciones que el abajo firmado acordó con el Señor Gobernador en las varias entrevistas que tuvo con S. E. sobre tan saludable objeto.
"Por la misma Nota a que se contesta, advierte el que suscribe la necesaria circunstancia de nombrar dos diputados que con amplios poderes e instrucciones formalicen los Pactos y términos bajo los cuales el que firma con los demás habitantes han ofrecido al Señor Gobernador someterse a su autoridad y protección, con el deseado fin de poner término a la vida desgraciada en que habían sucumbido los misioneros.
Pero el que firma advierte la falta de un hombre que entre los suyos posea ni aún regulares luces y conocimientos para allanar con acierto tan delicado como importante negocio y por tal motivo el Jefe que firma y demás subalternos han resuelto nombrar a uno de los ciudadanos de la misma provincia de Corrientes que, asociado con un oficial subalterno del que firma, evacúen los importantes negocios públicos invitados por S. E..
Ellos deben estar a la presencia del Señor Gobernador en los días primeros del próximo mes de Abril.
El ciudadano indicado posee la confianza del que suscribe y los suyos y cree que su presentación dará algún carácter más al negociado que va a influir en la deseada circunstancia de regularizar la desgraciada suerte de los misioneros.
El Jefe que firma reitera al Exmo. Señor Gobernador su acostumbrado respeto y amistad.
Por el coronel, don Juan Cabañas(1).

Pantaleón Rivero

(1) El Jefe de los Misioneros Occidentales comunica la designación de diputados para negociar con Corrientes. // Citado por el doctor Hernán Félix Gómez. “Corrientes y la Convención Nacional de 1828 (de la Renuncia de Rivadavia a la Liga del Litoral)” (1928), segunda parte: “Documentos Publicados”, sección VI. Ed. Imprenta del Estado, Corrientes.

- Relaciones con Entre Ríos. Preparativos militares

Ambos problemas vinculados -la guerra civil entrerriana y la masa de indígenas misioneros en condiciones de extrema pobreza y sin control- porque los elementos levantiscos se daban la mano(2), tenían a Corrientes en continua alarma.

(2) El 25 de Marzo de 1828, los gobernadores de Entre Ríos y Corrientes (Ferré) habían -a iniciativa del primero- realizado una conferencia en el pueblo de Esquina, considerando esta situación. El 31 de Agosto de 1828, Solá, de Entre Ríos, avisó a Ferré el restablecimiento del orden en su provincia, con la derrota de los rebeldes. Con tal motivo, le decía: “Ambos Gobiernos deben unirse por su interés; ésta es la política que indica la naturaleza...”. Precisamente, lo que olvida en 1829. // Extraído del libro “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)”, capítulo XI: “Situación de la Mesopotamia en 1829”. Edición del Estado, Corrientes. (El doctor Hernán Félix Gómez (1888-1945) fue integrante de la Academia Americana de la Historia, miembro correspondiente de la Junta de Historia y Numismática Americana, profesor de Historia, de la “Civilización e Historia Argentina” en el Colegio Nacional General San Martín. Corrientes, Imprenta del Estado (1929).

En Marzo de 1829, esta provincia se vio obligada a reforzar las tropas acantonadas en Curuzú Cuatiá, pero así como el peligro disminuye(3), se licencian las milicias comandadas por Vicente Ramírez, quedando únicamente la fuerza veterana, a cargo del teniente coronel López.

(3) En Abril de 1829. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)” (1929), Capítulo XI: “Situación de la Mesopotamia en 1829”. Edición del Estado, Corrientes.

- Causas del conflicto

Este movimiento de fuerzas responde a malos entendidos con el Gobierno de Entre Ríos, que crea una situación de incertidumbre(4), cuyas causas deben buscarse en una serie de circunstancias coincidentes:

(4) Mensaje del P. E. -del 24 de Julio de 1829- al Congreso. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)” (1929), Capítulo XI: “Situación de la Mesopotamia en 1829”. Edición del Estado, Corrientes.

1.- El Ejército que el general Fructuoso Rivera retiró de Misiones Orientales -a raíz de su conquista de 1828 y de la paz con el Brasil- formábase en buen número de indios misioneros, arrastrados -junto con sus familias- de los viejos emplazamientos jesuíticos, inclusive los del occidente del Uruguay.

Establecidos frente a Paso de Higos (Monte Caseros actual), en territorio uruguayo, donde hoy se levanta la Ciudad de Santa Rosa, empezaron a dispersarse, castigados por la pobreza, tanto más cuanto el general Rivera se había establecido en Canelones, con todo el elemento blanco.

2.- Un grupo, como de trescientos indios, originarios de las misiones argentinas, pertenecientes al grupo del titulado gobernador Félix de Aguirre, se radica -a raíz de esta dispersión- en Yvaviju, encabezado por el famoso Takuave, buscando aumentar sus elementos con aquéllos que seguían radiándose de Santa Rosa.

3.- El Comandante Militar de Curuzú Cuatiá(5), a cargo de la frontera y de la gran Guardia establecida en Paso de Higos, dio la voz de alarma, y solicita elementos de guerra, tanto más cuanto Carriego -en nombre del general Rivera- le encarece la persecución de esos desertores.

(5) Manuel A. Ledesma. Oficio al P. E. del 10 de Febrero de 1829. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)” (1929), Capítulo XI: “Situación de la Mesopotamia en 1829”. Edición del Estado, Corrientes.

"Estos -decía el jefe oriental- sólo pueden reunirse en Corrientes, pues las Guardias imperiales -en el Brasil- y las del general Rivera, en la costa uruguaya, los acorralan".

4.- Corrientes toma sus medidas de defensa y, como debía tener un límite el esfuerzo, comunica al general Estanislao López, gobernador de Santa Fe, que no puede ayudarlo en la campaña abierta contra Buenos Aires, como consecuencia de la insurgencia del 1 de Diciembre de 1828 y de la declaración de su carácter anárquico y sedicioso, formulado por la Convención Nacional en Santa Fe (26 de Marzo de 1829).

5.- Y como las medidas de guerra fueron generales en el país, las que adoptó Entre Ríos dan pie a comentarios tendenciosos. Se decía, en los pueblos del litoral uruguayo, que Entre Ríos se armaba para sostener a los indios e invadir a Corrientes; que su Gobierno buscaba se diesen terrenos a los indígenas misioneros(6), punto de vista no compartido por algunos de sus jefes -entre ellos Urquiza- quien se comprometía a informar a Corrientes, siempre que ésta se entendiera con él.

(6) El Comandante Militar Ledesma, de Curuzú Cuatiá, lo comunica al Gobierno correntino; le informa del compromiso de Justo José de Urquiza, formulado por intermedio del vecino Gregorio Araujo, durante la estada de este último en Arroyo de la China, a su vuelta de Buenos Aires. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)” (1929), Capítulo XI: “Situación de la Mesopotamia en 1829”. Edición del Estado, Corrientes.

El gobernante entrerriano daba pie a estos comentarios. En Junio, el gobernador Solá avisaba al gobernador de Corrientes que

* como quinientos indios se habían congregado en un paraje conocido como Los Malezales, agregándoseles luego elementos maleantes;
* que él había solicitado le informaran sus propósitos; y
* que era conveniente que el Gobierno correntino enviara a tratar -con su delegado y con los indígenas- en Mandisoví suspendiendo, intertanto, el avance de sus fuerzas(7).

(7) Oficio del 16 de Junio de 1829. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)” (1929), Capítulo XI: “Situación de la Mesopotamia en 1829”. Edición del Estado, Corrientes.

"Entre Ríos reeditaba, esta vez sola, el episodio de 1827, queriendo erigirse en juez de los asuntos exclusivos de Corrientes", sentenciará el historiador Hernán Félix Gómez.

El general Rivera ofreció su mediación. Informado, luego, por Entre Ríos, de esa posible conferencia de Mandisoví, oficia al gobernador Cabral, congratulándose de la buena inteligencia entre los dos Gobiernos, reiterando la necesidad de fortalecer los vínculos de una verdadera federación y alianza entre las dos provincias(8).

(8) Oficio del 7 de Junio de 1829. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)” (1929), Capítulo XI: “Situación de la Mesopotamia en 1829”. Edición del Estado, Corrientes.

"Pero las buenas intenciones no borraban el argumento de los hechos. Pretender convertirse en juez de asuntos personalísimos para Corrientes, obligando a acuerdos que mantendrían, sin solución, el problema del indio, era contrariar un interés capital para la provincia", dirá el doctor Gómez.

- Misión de Pedro J. Ferré. Convenio con Entre Ríos

Entendiéndolo así, y para encarar la situación política toda del país, el Congreso correntino llamó a su seno al gobernador Pedro Dionisio Cabral, encareciéndole se apersonase -en consorcio con Pedro Juan Ferré- a las 19:00 del día 20 de Julio de 1829, para acordar sobre la seguridad de la patria(9).

(9) Resolución Legislativa del 20 de Julio de 1829. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)” (1929), capítulo XI: “Situación de la Mesopotamia en 1829”. Edición del Estado, Corrientes.

La medida era lógica, porque la provincia había decretado -en ese mes- la reunión de sus milicias en Curuzú Cuatiá y éstas, a las órdenes del comandante Vicente Ramírez, perseguían a los indios, dedicados al robo, mientras Entre Ríos se armaba(10).

(10) Oficio del comandante Ramírez. Informa de sus actividades y avisa que Entre Ríos se armaba. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)” (1929), capítulo XI: “Situación de la Mesopotamia en 1829”. Edición del Estado, Corrientes.

Como resultado del Acuerdo Legislativo del 20 de Julio de 1829, Pedro Ferré fue acreditado representante de Corrientes y encargado de buscar la solución del conflicto.

Pudo hacerlo, porque el 4 de Abril de 1829, su juez de residencia, que lo procesaba conforme a la Constitución y en su carácter de ex gobernador, dio sentencia, absolviéndolo de toda responsabilidad, pronunciamiento que el Congreso Permanente de la provincia confirmó el 22 del mismo mes.

Es Ferré mismo quien relata cómo sucedieron los hechos:

"A mediados del año 1829 hubo de haber un rompimiento entre la provincia de Corrientes y la de Entre Ríos, que ya tenían Ejércitos en campaña. En estas circunstancias me hizo llamar el gobernador con su edecán, don Pedro Vicente Amarilla, para pedirme me fuera a encargar del mando del Ejército de la provincia que se hallaba en Curuzú Cuatiá, porque el Gobierno de Entre Ríos ya invadía.
"Yo, sin negarme a su insinuación, le pedí permiso para hacerle algunas observaciones, y cuando lo obtuve le pregunté: ¿Qué antecedentes tenía para asegurar que el Gobierno de Entre Ríos trataba de invadirnos, o ya lo hacía? ¿Si sobre los datos que debía tener a este respecto había pedido a aquel Gobierno algunas explicaciones?
"Por la contestación del señor Cabral conocí que no había un dato que pasase del vulgar, que acreditara la invasión y sólo preparativos de guerra sin que se supiese por qué o al menos sin que se hubiesen tocado los medios de evitarla.
"Entonces le dije que en tal incertidumbre y sin tocar antes los medios que dictaba la razón para evitar la guerra no me hacía cargo del Ejército, tanto más cuanto que estaba persuadido que cesarían las desconfianzas de uno y otro Gobierno, mandando el de Corrientes a algún comisionado a hablar con el de Entre Ríos sobre el particular.
"A esto me dijo Cabral que las explicaciones se pedía estando los Ejércitos a la vista, y en ese caso no habría quién fuese a pedirlas. La repliqué que en el caso que él decía, la explicación la daban la pólvora y las balas y que aún así yo iría para buscar la paz. "Entonces me propuso que fuese yo en comisión y acepté, asegurándole que traería la paz.
"Fui atendido por el señor Cabral con mucho gusto y al día siguiente fui enviado para el Entre Ríos, de donde regresé a los diez días, después de haber desvanecido las desconfianzas de ambos Gobiernos y establecido la paz"(11).

(11) Citado en el capítulo III: "Segundo Período Gubernativo y varias Comisiones Posteriores" de la obra: “Memoria del Brigadier General Pedro Ferré (Octubre de 1821 a Diciembre de 1842)” (1921). Ed. Imprenta y Casa Editora Coni, Buenos Aires.

En condiciones, pues, de reanudar su carrera pública y salir de la provincia, Ferré fue designado por el P. E. -con fecha 27 de Julio de 1829- con Acuerdo Legislativo, diputado de la provincia para tratar y acordar con los gobernadores de Entre Ríos y de Santa Fe, sobre los medios más convenientes a ambas provincias para lograr su tranquilidad.

En la misma fecha se le impartieron las Instrucciones a que debía ajustarse. Estipulábase en ellas:

1.- Cortara todo motivo de recelo entre ambas provincias;
2.- Se dejara a elección de los indios misioneros el sujetarse a cualquiera de las provincias limítrofes, haciendo donación de su suelo, con la advertencia de que siendo Corrientes la elegida, les prestaría hospitalidad y auxilio, temporales y espirituales, como lo hacía con los que espontáneamente se habían agregado a ella;
3.- Que el diputado no accedería a otra cualquier protección que no fuese en la forma indicada en el artículo anterior;
4.- Que podían renovarse y corroborarse los Pactos de alianza que se tenían celebrados con ambas provincias, si el diputado lo reputaba conveniente y, en su caso, ampliarlos o restringirlos;
5.- Que cuando el diputado advirtiese que las circunstancias lo exigían, podía pasar a comunicarse con su Gobierno, o la Convención reunida en Santa Fe, sobre todo lo que previera corresponder al bien de la provincia(12).

(12) Texto de las Instrucciones en “Memoria del Brigadier General Pedro Ferré”. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)” (1929), capítulo XI: “Situación de la Mesopotamia en 1829”. Edición del Estado, Corrientes.

Trasladado a Paraná, se abrieron las negociaciones, actuando el gobernador de Entre Ríos, Juan León Solá, concluyendo por suscribirse un Acuerdo por el que ambas provincias designarían comisionados quienes, trasladándose a Curuzú Cuatiá, resolverían después de un conocimiento personal de la situación.

El gobernador Solá, al comunicar el Acuerdo a Corrientes, declaraba esperar su aviso y conformidad(13) para proceder conforme a lo convenido y luego remitía la copia de un oficio que dirigiera al presidente de la Convención Nacional, Toribio Ortiz, sobre el asunto(14).

(13) Oficio del 4 de Agosto de 1829.
(14) Oficio del 8 de Agosto de 1829. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)” (1929), capítulo XI: “Situación de la Mesopotamia en 1829”. Edición del Estado, Corrientes.

Expresaba que Entre Ríos estaba interesada en que Corrientes cesase en sus hostilidades contra los indios misioneros y en que éstos saliesen a poblar un paraje donde se les pudiese poner un sujeto que los dirigiera y un Cura Párroco y, coincidiendo éste su interés con aprestos militares hechos a mérito de la insurgencia promovida por doscientos hombres del Ejército del general Rivera en la zona de Mandisoví, se habían divulgado rumores que atentaban a la paz existente entre ambas provincias.

Que ante esas alarmas, se destacó de Corrientes a Pedro Ferré, quien volvía a su provincia, complacido de cómo Entre Ríos no faltaba a los Pactos existentes llevando, para su circulación, una Proclama impresa, información que se arbitraba para que no se tergiversara el fin del negociado recién concluido.

- Actitud levantisca de indios misioneros

Mientras el Congreso se felicitaba(15) del Convenio que había estrechado más los vinculos de amistad y armonía de Entre Ríos y Corrientes, informes del teatro de los sucesos abundaban en la actitud levantisca de la indiada misionera(16), y el gobernador Solá, urgido por Corrientes, que ya había designado su representante, daba largas a tan importante asunto(17).

(15) Oficio del 12 de Agosto de 1829.
(16) Oficio fechado el 16 de Agosto de 1829, en Bella Unión, de José Antonio Berdum a Francisco López. Avisábale que cien hombres -reunidos en Mandisoví- se dirigían a la barra del Ybabiyú; que vigilasen; que ellos, en la Banda Oriental, habían tomado a dos espías, y se preparaban para repeler la invasión.
(17) Oficio -del 19 de Agosto- del gobernador de Entre Ríos, Juan León Solá. Expresa no haber designado aún su comisionado; que cuando lo hiciera, avisaría. // Todo citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)” (1929), capítulo XI: “Situación de la Mesopotamia en 1829”. Edición del Estado, Corrientes.

Tanto prorroga el negociado, que todavía en Septiembre de 1829 comunicaba haberlo pasado a consideración de la Legislatura entrerriana, desde que -por tercera vez- esos núcleos indígenas habían pedido su incorporación a esa provincia.

Lo que se resuelva -agregaba- se avisará o el diputado por Corrientes llevará la resolución. En el ínter -decía- se ha indicado a los indios permanezcan tranquilos en sus campamentos(18).

(18) Oficio del 19 de Septiembre de 1829. Refiere al diputado por Corrientes a la Convención de Santa Fe a quien, por ley del 31 de Agosto de 1829, se ordenó volver a la provincia. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)” (1929), capítulo XI: “Situación de la Mesopotamia en 1829”. Edición del Estado, Corrientes.

Información adicional