El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El interinato de Nicolás Ramón de Atienza

El movimiento del 12 de Octubre de 1821 -totalmente incruento- había sido preparado por el comandante de Cívicos, Juan José Fernández Blanco, de acuerdo con el sargento mayor Nicolás Ramón de Atienza y algunos comandantes de campaña.

Justamente Atienza fue nombrado Comandante General interino por el pueblo congregado en Asamblea en la plaza principal, hasta la reunión de un Congreso Constituyente que sancionase una Constitución y nombrase gobernador propietario.

Los comandantes de campaña -reunidos en la ciudad el 17 de Octubre- adhirieron a todo lo resuelto y establecieron un Campamento General en San Roque a cargo del comandante León Esquivel.

También pudieron conjurar trabajos jordanistas llevados a cabo en Goya y en el sur de la provincia para lograr la adhesión de ésta.

El mismo 12 de Octubre, el Gobierno de Atienza se dirigió al Gobierno de Santa Fe comunicándole que Corrientes -como provincia autónoma- se reputaba desde ese momento federada, colocándose bajo la protección de las demás provincias del país.

Los mismos conceptos se comunicaron al general José Matías Zapiola -que comandaba la Escuadra de Buenos Aires en el río Paraná- y al gobernador de Entre Ríos, el general Lucio Norberto Mansilla.

El portador de los pliegos, oficial José Garrido, comunicó el 19 de Octubre de 1821 al Gobierno de Corrientes el júbilo despertado en La Bajada -donde se encontraban López y Zapiola, pues Mansilla se hallaba en campaña- por las noticias de la liberación de Corrientes: campanas echadas a vuelo y salvas de artillería dieron la buena nueva. Un lanchón fue despachado inmediatamente para comunicar el suceso a Buenos Aires(1).

(1) Oficio de Garrido, del 19 de Octubre. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), capítulo XXII. Edición del Estado.

El Comandante General Atienza convocó a los pueblos de la campaña para la elección de diputados constituyentes que, a la vez, serían electores de gobernador. Las elecciones se efectuaron en perfecto orden en las plazas principales de todos los pueblos.

- Actidud extemporánea de Mansilla

Bien hacía Corrientes en comprometer -desde el primer momento- la adhesión amistosa de Santa Fe y Buenos Aires, que se apresuraron a enviarle pertrechos de guerra; el general Lucio Mansilla, que pudo creerse heredero de la dominación de Ramírez, no procedió con toda la altura que el momento exigía.

En un comunicado de fecha 21 de Octubre de 1821 -primero que dirige a Corrientes después de conocer su Pronunciamiento- luego de caracterizar la decisión y el heroísmo de los soldados correntinos que mandaba y del Ejército de “dos mil hombres” a sus órdenes, como garantía de la liberación, agrega:

“Sin embargo, habiendo sido parte integrante de este Estado o República la provincia de Corrientes y teniendo que ajustarse varios artículos con las de Buenos Aires, Santa Fe y acaso Córdoba, que sirvan de bases firmes a una perfecta armonía y amistad, es indispensable se autorice uno o dos diputados, con plenos poderes, para que acuerden lo conveniente y sancionen las proposiciones que se consideren análogas a las circunstancias y derechos que legalmente se reclamen en el nuevo orden de cosas, sin que entretanto deba innovarse por los jefes interinos o provisorios, sobre particulares que deben deslindarse en el Congreso reunido en este punto, de diputados, para arreglar todos los extremos que se hayan dislocado por la fuerza”.

Y caracterizando más sus pretensiones, agregaba:

“El Departamento de Esquina, que reunió sus votos a los nuestros, deberá permanecer reconociendo mi autoridad”.

El lenguaje del general Mansilla era confuso y sospechoso; el Comandante interino de Armas, Atienza, con los hombres dirigentes de la insurrección del 12 de Octubre, no podía admitirlo en el sentido de subalternizar la autonomía provincial e hizo lo que debía, apresurar la reunión del Congreso Provincial determinando con exactitud los asuntos que debían tratarse.

- Organización política de Corrientes

En los primeros días de Noviembre de 1821(2), ordenada bien las autoridades de campaña, Nicolás Ramón de Atienza convocó por Circular a los pueblos para la elección de diputados constituyentes y a la vez electores de gobernador.

(2) Circular del día 12 de Noviembre de 1821. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), capítulo XXII. Edición del Estado.

Se dirigió a los Comandantes Militares disponiendo que en todos los Partidos se eligiese diputados en “actos que no tengan más influencia que la libre y espontánea voluntad de los ciudadanos”, a fin de que “la provincia, legítimamente, delibere en sosiego y libertad lo más conveniente a sus intereses y futura felicidad”.

El documento precisaba las cláusulas que debían contener los apoderamientos de los diputados electores, en la siguiente forma:

1.- Para elegir y nombrar un gobernador de la provincia.
2.- Para establecer la forma y demás Reglamentos por dónde deba ser gobernada.
3.- Para elegir y nombrar los diputados que representen la provincia en el Congreso que se ha de celebrar en la Villa del Paraná, u otro punto, entre las provincias de Entre Ríos, Santa Fe, Buenos Aires y acaso Córdoba, a quienes deberá el Congreso Provincial conferir poderes amplios, a más de las necesarias Instrucciones, para representar los derechos de la provincia, de modo que aseguren y afiancen la legitimidad de los actos y estabilidad de los que se sancionen.

Nada más categórico podía pedirse al Pronunciamiento de Corrientes que el programa de su Congreso de Diputados, fijado para el día 22 de Noviembre.

El pueblo y los Comandos Militares respondieron al llamado. La elección se efectuó en las plazas principales de las poblaciones en perfecto orden, a mayoría de votos de todos los ciudadanos, en Mesas presididas por el Alcalde Mayor -en la capital- y por los Jueces, en la campaña, y es así que -sucesivamente. se eligieron representantes:

* por la Capital, al cura vicario Juan Francisco Cabral y a Sebastián de Almirón;
* por Itatí, a Juan Antonio Guerí;
* por los Partidos de Galarzas y Palmar, a Manuel Antonio Aquino(3);
* por Goya, a Juan Vicente Soto(3);

(3) El doctor Gómez difiere en dos de los nombres de los representantes apuntados por los doctores Manuel F. Mantilla y Antonio E. Castello; al diputado de los Partidos de Galarzas y Palmar lo llama José Ignacio Aquino y, al de Goya, Manuel Vicente Soto. Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), capítulo XXII. Edición del Estado. Es muy probale que se deba a un error tipográfico.

* por Caá Catí, Juan Gualberto Alvarenga;
* por San Roque, José Ignacio Aguirre;
* por Ensenadas, Manuel Antonio Corrales;
* por Guácaras, Mariano Gómez;
* por Yaguareté Corá, Saturnino Blanco Nardo;
* por Empedrado, Juan Baltazar Acosta.

Posteriormente se incorporaron los diputados

* por Curuzú Cuatiá, Francisco Javier Lagraña; y
* por Esquina, Juan José Bermúdez.

Cabral fue nombrado Presidente del Congreso y Acosta fue el Secretario. "Todos los diputados eran medianías, pero hombres muy bien acreditados, sensatos y de indiscutible patriotismo", acota Mantilla.

Recién el día 26 de Noviembre de 1821 podía reunirse el Congreso, arengando en el acto(4) -en elocuentes conceptos- el Comandante General interino de Armas de la provincia, Nicolás Ramón de Atienza, suceso que se conmemoraba al día siguiente, a las 08:00, con una Misa solemne en la Iglesia Matriz, asistiendo los diputados electores, el Comandante de Armas, Alcalde Mayor, oficialidad de las fuerzas, el ministro de Hacienda y los Alcaldes de Barrio.

(4) La arenga, en el Archivo. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), capítulo XXII. Edición del Estado.

El pueblo, por su parte, festejó la solemne instalación del Congreso el cual, él mismo, da aprobada en diez artículos sus primeras providencias.

- El Programa del Congreso

El mismo día en que el Congreso Provincial se instalaba, definió en diez artículos un programa sintético:

* disponía que en él residía la representación y el ejercicio de la soberanía provincial;
* que la provincia estaba compuesta de todos los pueblos comprendidos en el territorio de su inmemorial e interrupta posesión, sin que obstasen las últimas alteraciones, que se consideraban ilegales;
* que le era propio dictar los Reglamentos Municipales y el Estatuto Provisorio -irreformable en su esencia- ni por Asambleas Provinciales ni por Congresos de la Nación;
* que continuasen en el mando los funcionarios interinos, con cargo de prestar el juramento de obediencia;
* que los decretos y leyes del Congreso se obedecieran con la sola firma del Presidente y Secretario;
* que se diese amplia trascendencia -en actos públicos- al establecimiento del Congreso; y
* que se tuviese por Presidente al diputado Juan Francisco Cabral y, por Secretario, a Baltazar Acosta(5).

(5) Estos artículos fueron publicados por Bando de la misma fecha. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), capítulo XXIII: “Organización Política de Corrientes”. Edición del Estado, Corrientes.

- Autonomía e integridad territorial. Los partidos de Esquina y Curuzú Cuatiá. Gestión correntina pro integridad

Entre la compleja articulación sintetizada, dos conceptos capitales resaltan en forma inequívoca: el de soberanía política y el de integridad territorial, nortes fundamentales del momento entre los que el segundo no fue tal vez sino la realización práctica del primero.

En efecto; la extinguida “República Entrerriana” había roto la unidad histórica de la jurisdicción correntina, incorporando el Partido de Esquina al Departamento de La Bajada y la zona oriental del río Corriente -el amplio Partido de Curuzú Cuatiá(6)- al Departamento de Concepción del Uruguay.

(6) El extenso Partido de Curuzú Cuatiá comprendía lo que hoy es Departamento de ese nombre y los de Mercedes, Monte Caseros y Sauce. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), capítulo XXIII: “Organización Política de Corrientes”. Edición del Estado, Corrientes.

El Congreso deseaba volver las cosas al orden natural; los hombres de Corrientes, prácticos en la acción diplomática, no querían que el proyectado acuerdo de paz entre las provincias combatientes se efectuase imperando este orden de usurpaciones, desde que la lógica enseñaba había de fundarse la pacificación sobre el statu quo de las partes contratantes(7) y, en ese concepto, se dirigió al Comandante de Armas provisorio, Atienza, interrogando por qué Curuzú Cuatiá y Esquina no habían nombrado sus diputados y pidiendo lo hiciesen.

(7) El Tratado de Paz -finiquitado en 1822- prueba esta clarividente política. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), capítulo XXIII: “Organización Política de Corrientes”. Edición del Estado, Corrientes.

Claro está que los hombres del Congreso conocían la causal(8) y sólo buscando dar pie a la acción oficial, Atienza -serenamente- expuso el caso, en oficio del 28 de Noviembre de 1821, sintetizando que había reclamado de estas usurpaciones al general Mansilla y que -sólo para evitar un rompimiento- sobreseyó en el asunto.

(8) Nota al P. E., del 27 de Noviembre de 1821. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), capítulo XXIII: “Organización Política de Corrientes”. Edición del Estado, Corrientes.

Tal había sucedido; la Circular, convocando a los diputados, se había dirigido a los Comandantes Militares de estos puntos, quienes declinaron nombrarlos por depender del general Mansilla; el de Esquina, más práctico(9), reiteraba el conflicto jurisdiccional al gobernador de Entre Ríos pero nombraba comisionado -no diputado- al doctor José Simón García de Cossio pero, como Mansilla reclamaba ante el interino Atienza(10), éste accedió postergar la solución, reservando los derechos para fijarlos ante el Congreso interprovincial(11).

(9) Oficio a Atienza, del 18 de Octubre de 1821.
(10) Oficio del 8 de Noviembre de 1821. Pedía se suspendiesen los reclamos para deslindarlos en oportunidad.
(11) Oficio de Mansilla, del 13 de Noviembre de 1821. // Todo citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), capítulo XXIII: “Organización Política de Corrientes”. Edición del Estado, Corrientes.

Los representantes provinciales no se avinieron a estas postergaciones resolviendo -después de una larga y agitada sesión- pasar oficio a Mansilla, al gobernador de Santa Fe -López- y a los Comandantes Militares de Esquina y Curuzú Cuatiá, Nicolás Cabral y Manuel Antonio Ledesma, respectivamente,

“relativos al recobro de las dos Comandancias nombradas de la provincia, por la arbitrariedad y despotismo de la Administración anterior, previniéndoles a dichos comandantes manden sus competentes diputados a la mayor brevedad para que sean incorporados a la Sala de Sesiones del Congreso de la Provincia a cuya dependencia corresponden ambas plazas, por un derecho incontestable”(12).

(12) Resolución del Congreso del 29 de Noviembre. Oficio a Atienza. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), capítulo XXIII: “Organización Política de Corrientes”. Edición del Estado, Corrientes.

Al comunicar esta resolución al Gobierno, le decía previniese a los Comandantes referidos, ejecutasen sin réplica y sin tardanza esta orden.

Eran necesarias actitudes enérgicas. Los hombres del Congreso comprendieron que la resistencia de Mansilla no era personal, sino que un poder extraño lo estimulaba a esta conducta, influencia que no podía ser sino la del gobernador de Santa Fe.

¿La causa?

Muy fácil la solución; desde tiempo inmemorial, Santa Fe(13), argumentando sobre su Acta de Fundación, pretendía llevar sus fronteras por la banda oriental del Paraná hasta los “anegadizos grandes” del río Corriente, precisamente el Partido de la Esquina.

(13) Véanse “Cuestiones de Límites de Corrientes y Santa Fe”, en: “Provincialización de Corrientes”, del que es autor el doctor Hernán Félix Gómez. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), capítulo XXIII: “Organización Política de Corrientes”. Edición del Estado, Corrientes.

Era de imaginar que un acuerdo entre Mansilla y López fuese la causa de este mantenimiento de la usurpación de las dos Comandancias que luego podían repartirse cómodamente y el Congreso correntino -que no estaba dispuesto al sacrificio- recurrió a un medio hábil, ordenando a Atienza que abriese comunicaciones con Santa Fe y Buenos Aires.

Atienza contesta exponiendo que el 3 de Noviembre (de 1821) se había dirigido a estos Gobiernos; que el de Santa Fe había contestado, no así el de Buenos Aires, pero a cuya iniciativa se debía el que el Gobierno de Entre Ríos convocase el Congreso interprovincial de paz, que se reuniría en Paraná el 19 de Diciembre de 1821.

Sobre este Informe, Corrientes planteó el caso, obligando intervenir a Buenos Aires con el hábil comunicado del 1 de Diciembre (de 1821), que transcribimos, dirigido al gobernador Atienza:

“El Excelentísimo Congreso ha recibido las comunicaciones que exigió de Ud., pertenecientes a los negocios políticos con las provincias de la Unión y, en su consecuencia, ha decretado lo siguiente:
“Los señores del Excelentísimo Congreso, impuestos de las correspondencias oficiales que ha presentado el Comandante General de la Provincia, ha notado la falta de comunicaciones del Gobierno de Buenos Aires relativas a la unión y armonía con esta provincia, según indican en sus comunicaciones los señores gobernadores de Santa Fe y Banda del Paraná; en cuya virtud han decretado se le ordene al Comandante General de la provincia entable las relaciones oportunas al logro de establecer los negocios políticos que fijen las bases de la paz, armonía y buena correspondencia con el Gobierno de Buenos Aires previniéndole -al mismo tiempo- hallarnos en una dificultad que acaso entorpecería el envío del Representante de esta provincia y que es la retención de una parte considerable de nuestro territorio en que piensa insistir el gobernador de La Bajada, habiendo sido un violento despojo con usurpación de un derecho ajeno y que en virtud de las franquezas que ofertan aquéllos Gobiernos para todo género de protección, se sirvan interponer su influjo para con dicho gobernador, haciéndole ver la inconveniencia de aquélla su resolución y acordar con el Gobierno de Buenos Aires el tiempo y punto en que deben reunirse los diputados invitados por los gobernadores de Santa Fe y Paraná”.

- Curuzú Cuatiá y Esquina eligen diputados

En este terreno el asunto, quedó descontado el triunfo diplomático de Corrientes, designando Curuzú Cuatiá diputado a Francisco Javier Lagraña y comunicando Esquina acreditaba como representante al mismo que había enviado a La Bajada -al Congreso de diputados entrerrianos- cuyo retorno disponía.

Epilogan esta incidencia dos comunicados: de Buenos Aires y de Entre Ríos. En el primero(14), el gobernador Martín Rodríguez aseguraba se complacería siempre viendo a las autoridades correntinas

“emplear todo su celo en poner término a la guerra civil y en establecer un orden permanente, pudiendo contar que, para estos objetos, el Gobierno de Buenos Aires auxiliaría sin reservas”.

(14) Del 14 de Diciembre de 1821. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), capítulo XXIII: “Organización Política de Corrientes”. Edición del Estado, Corrientes.

En el segundo, consecuencia indudable de la franca actitud con que Corrientes y Buenos Aires afrontaban el caso, el gobernador de Entre Ríos, general Mansilla(15), se producía en una forma vulgar, sin perjuicio de acceder a la demanda, protestaba:

“Los fundamentos de la reclamación de V. S. -expresaba- no los considero convenientes por sólo los principios de la usurpación de Ramírez; todos los Estados del mundo civilizado, en sus guerras, que deben ser para alguna de las partes beligerantes sin justicia, intervienen usurpaciones, sin que estén autorizados los arbitrariamente ofendidos a posesionarse de las propiedades de que les privaron antes de los ajustes solemnes de paz”.

En idéntico tren proseguía sosteniendo estos sofismas ante una actitud legítima, encaminada a una reparación histórica y práctica, porque daba a Conrientes el verdadero poderío militar, caracterizándolo al negarse a devolver las fuerzas correntinas que Ramírez llevó y que le sirvieron para la revolución(16), acto que postergaba, con toda clase de pretextos y que luego inició, cumpliéndolo por partes, con el envío de sólo cien hombres(17), en la primera quincena de Diciembre.

(15) Oficio del 11 de Diciembre de 1821.
(16) El documento es célebre: decía, en definitiva, que “esa actitud es disconforme a los sentimientos de gratitud de que la consideraba penetrada en alto grado...”.
(17) Anunció, este primer envío, el 11 de Diciembre de 1821; la provincia alistó y envió caballos a la frontera -por contribución pública- para facilitar el viaje de éste y de posteriores contingentes. // Todo citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), capítulo XXIII: “Organización Política de Corrientes”. Edición del Estado, Corrientes.

Satisfecho en sus exigencias, el Congreso correntino designaba diputados -para el ajuste de la paz en Santa Fe(18)- al Comandante General interino, Atienza, y al cura, doctor Juan Nepomuceno de Goytia.

(18) El 7 de Diciembre de 1821. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), capítulo XXIII: “Organización Política de Corrientes”. Edición del Estado, Corrientes.

Dos días antes, el 5 de Diciembre de 1821, la misma Corporación había elegido gobernador intendente de la provincia, al sargento mayor Juan José Fernández Blanco, quien renunció de inmediato.

Atienza no podía ponerse en viaje; dispuso entonces el Congreso que delegase en Fernández Blanco la Comandancia interina, mientras éste reconsideraba su actitud, cuya renuncia de gobernador intendente se rechazaba y que en último caso delegase en otro ciudadano para poder cumplir su misión en Santa Fe.

No hubo necesidad de llegar a este extremo; el 7 de Diciembre de 1821, Fernández Blanco -después de lamentar la insistencia en su designación- “aceptaba la Gobernación-Intendencia y prestaba el juramento constitucional”(19).

(19) Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), capítulo XXIII; no todos los autores coinciden en la fecha de posesión del mando por parte de Juan José Fernández Blanco. Algunos -como Gómez- señalan que Fernández Blanco asumió el 7 de Diciembre, al hacerse cargo de la Comandancia General de Armas recibida de Nicolás de Atienza que cesaba; otros historiadores, como Roberto Gustavo Pisarello Virasoro y Emilia Edda Menotti (en la obra “Los Virasoro en la Organización Nacional” (Septiembre de 1997). Ed. Talleres Gráficos Gráfica Integral, Buenos Aires) dicen que “el 13 de Diciembre (de 1821) asume (Juan José) Fernández Blanco como gobernador constitucional de Corrientes”. Estos autores consideran que el gobernador juró su cargo cuando el Estatuto Provisorio Constitucional fue jurado y publicado por Bando, tras ser sancionado dos días antes. En la serie de juramentos individuales del Estatuto -de funcionarios y magistrados- del 13 de Diciembre de 1821, Fernández Blanco habría tomado -para estos autores- posesión de la Primera Magistratura de la provincia.

Información adicional