El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

POLITICA INTERIOR DE JUAN JOSE FERNANDEZ BLANCO

Juan José Fernández Blanco asume la gobernación de Corrientes en Diciembre de 1821. Es el 1er. gobernador constitucional propietario de la provincia.

De 43 años, lo acompañarán en la gestión -como ministros-: José Simón García de Cossio; José Antonio Arizaga; José Ignacio Avendaño; y Manuel Mantilla y los Ríos, sucesivamente(1).

(1) Citado por Federico Palma. “Cronología de Gobernantes Correntinos. 1588-1963” (1964). Corrientes.

Algunos de los funcionarios que lo acompañaron en la gestión fueron nombrados por el Congreso Provincial. Ellos fueron:

- Ministro Tesorero de Estado: Manuel F. Mantilla y los Ríos;
- Administrador de Correos: Miguel Ferragut;
- Alcalde de primer voto: José Vicente García de Cossio;
- Alcalde de segundo voto: Pedro Ferré;
- Alcalde de Hermandad en la provincia: Juan Ignacio Acosta;
- Alguacil Mayor: Juan Felipe Gramajo.
- Juicio de residencia a Carriego

- Juicio de residencia a Carriego

La política de paz luce en el orden interno de la provincia y, conforme a las resoluciones finales del Congreso se abrió -el 25 de Enero de 1822- el juicio de residencia al ex Comandante de Armas Evaristo Carriego, circulándose en toda la provincia el Edicto que lo establecía.

El juicio -ajustado a las normas regulares del procedimiento- finalizó con una sentencia absolutoria -de carácter político- y que permitió al teniente de Francisco Ramírez ausentarse de la provincia para la de Entre Ríos.

No obstante, le quedó prohibido penetrar al territorio correntino, circunstancia que puntualiza los sacrificios en aras de la paz interior y del juego normal y sin enconos de los partidos.

- Muerte de Nicolás de Atienza

En el orden de los intereses generales del país, el Congreso proclamó la necesidad urgente de establecer pactos con otros Estados para asegurar en toda la República los beneficios de la soberanía conquistada.

A este fin, nombró al doctor Juan Nepomuceno de Goytía -presbítero- y al sargento mayor Nicolás Ramón de Atienza, representantes de la provincia, encargados de negociar con los Gobiernos de Entre Ríos, Santa Fe y Buenos Aires los pactos o tratados más conducentes al mantenimiento de la paz, armonía y acción conjunta de las cuatro provincias citadas.

Atienza, Comandamnte General de  Armas desde el 12 de Octubre, dejó el cargo el 7 de Diciembre de 1821 por mandato del Congreso, para que pueda cumplir el encargo diplomático a que fue destinado.

En viaje para su destino -según Mantilla- Atienza será asesinado por indios abipones, que atacaron el pueblo de Santa Lucía la noche que paró en él.

Hernán Gómez señala que cuando se estableció (en Santa Fe) que sólo un diputado representase a cada una de las cuatro provincias congregadas -a los efectos de la paz- el electo diputado por Corrientes, Nicolás Ramón de Atienza, se puso en viaje de retorno.

A la altura de Goya se encuentra con la noticia de la invasión de la provincia por indios del Chaco. Créese en la obligación de presidir la resistencia y -al mando de las milicias apresuradamente reunidas- ataca a los indígenas -en Los Mojones- donde muere con más de 40 soldados, necesitándose posteriormente de un enorme esfuerzo militar para repeler a los invasores.

Esta suerte adversa de Atienza tendrá consecuencias políticas ya que su desaparición física dejará un vacío de poder que sin duda favorecerá al hermano de su cuñado, Pedro Ferré(2).

(2) Manuel Antonio Ferré estaba casado con Margarita de Atienza. // Citado por Juan Cruz Jaime. “Corrientes Poder y Aristocracia” (Octubre de 2002). Ed. Letemendia.

La desaparición de Atienza; las invasiones de los indios del Chaco; los ataques a Misiones de fuerzas del Paraguay(3), que arrojaron sobre Corrientes a la indiada anárquica que luego aspira a constituir la provincia de Misiones; y “la incompleta personalidad de Fernández Blanco, de prestigio militar pero sin aquél carácter político tan necesario” -al decir de Hernán F. Gómez- producirán horas de honda agitación.

(3) Los ataques del Paraguay a Misiones datan de Noviembre de 1821.// Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929). Edición del Estado.

En efecto: Fernández Blanco había sido Comandante interino de Armas del “Departamento” Corrientes -en tiempos de la República Entrerriana- del 4 de Agosto al 2 de Octubre del mismo año de 1821.

Su actuación en ese período no puede censurarse desde que todos los hombres correntinos de la época transaron con la República Entrerriana como fórmula práctica de paz(4), pero indudablemente su actividad netamente militar le restó prestigio en la clase civil.

(4) Pedro Ferré, por ejemplo, fue segundo Comandante de Marina durante la República Entrerriana y el doctor José Simón García de Cossio, autor de su Constitución o Carta Política. La cooperación de Fernández Blanco aparece explicada por su eminencia militar. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929). Edición del Estado.

- Frentes de conflicto de la Administración

La gestión de Fernández Blanco enfrentará tres áreas conflictivas en las que deberá intervenir:

1.- el frente interno, donde el caos de instituciones y el trastorno social tendrán que ser reemplazados por el orden legal creado y arraigado por un Gobierno culto, de formas orgánicas y de fecunda laboriosidad reparadora.

El gobernador tendrá que operar más que una resurrección política, económica y social, porque la nueva vida era autónoma -sin los reatos de la antigua Tenencia de Gobierno- y permitía ensanchar la esfera de la actividad pública, tanto al Gobierno como al pueblo.

Fernández Blanco atenderá -con esmerado celo- todas las instituciones provinciales y, con tino, no menos reconocido, usará de las facultades que, correspondiendo teóricamente al Gobierno General ejercían, sin embargo, los de provincia, por la desorganización nacional de la época.

En lo estrictamente funcional, Fernández Blanco pondrá los cimientos del sistema rentístico y aduanero de la provincia; del mecanismo y del orden administrativo; de la policía urbana, fluvial y rural; del renacimiento de las industrias; de la educación pública -completamente olvidada-; de la Justicia en la campaña; del régimen de las milicias, para que fuesen capaces de su alta misión en los países libres; de las fundaciones de pueblos.

Ninguna iniciativa de Fernández Blanco será estéril, ni ha tenido Corrientes un gobernante más contraído que él al cumplimiento del deber.

En lo político será un firme aliado del gobernador porteño Martín Rodríguez -y por ende de Rivadavia- lo que le atraerá la oposición de quienes tenían observaciones con respecto al accionar de éste último y defendían a ultranza la autonomía provincial. Las desaveniencias con su política pro porteña se expresará en un levantamiento militar de grandes proporciones.

En un complicado trámite, Fernández Blanco logrará vencer -sin efusión de sangre- la rebelión del coronel Agustín Díaz Colodrero, quien será expulsado de la provincia, sufriendo la Administración un gran desgaste por la situación creada.

2.- Firmará el Tratado del Cuadrilátero, acercando posiciones con Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos, pero un frente de serio conflicto lo sostendrá con el Paraguay, que invadirá Misiones y controlará por largo tiempo todo el territorio comprendido por el hoy Nordeste provincial, con centro en Santo Tomé.

Si bien expulsará una partida de soldados paraguayos del sudoeste de Misiones e incorporará a la provincia a dos de los pueblos que habían sido parte de Misiones -San Miguel y San Roquito-, Fernández Blanco marcará límites al avance paraguayo y misionero, congelando la situación, evitando un choque frontal con el invasor y dejando al segundo librado a su suerte.

A esto se agregará la situación en la Banda Oriental. Dominada por los lusitanos, éstos -para otorgar a la ocupación apariencias de legalidad- reunirán el 18 de Julio de 1821 un Congreso Cisplatino, cuyos integrantes se pronunciarán a favor de la anexión con los invasores. En consecuencia, la Banda Oriental pasó a depender del Reino Unido de Portugal, con el nombre de Estado Cisplatino o Provincia Cisplatina.

Justamente, la firma del Tratado del Cuadrilátero tendrá por objeto no sólo la paz, unión y amistad entre cuatro provincias, sino que estas formarán una Liga previsora de un eventual ataque lusitano, amenaza temida por las cuatro signatarias, si bien Fernández Blanco se negará a apoyar al caudillo Estanislao López -de Santa Fe- en su intento de declarar la guerra al Brasil para recuperar la Banda Oriental.

3.- Finalmente, el tercer frente de conflicto consistirá en detener el ataque de los indios bravíos del Chaco que efectuarán una masiva invasión a Corrientes. Las luchas se prolongarán en el tiempo, con grandes pérdidas humanas y materiales. Fernández Blanco interpondrá un fuerte frente de combate hasta la firma de la paz con los indios abipones del Chaco.

- Ministerio del doctor García de Cossio. Levantamiento militar

El malestar de la opinión se acentuó -no obstante el éxito de Fernández Blanco- al concluir la paz con los indios del Chaco, lucha que le insumió 2/3 partes de su mandato.

Obligado a transar con motines militares, llegó a sentirse tan solo hacia el fin de su período gubernativo que el 3 de Julio de 1824 renunciará, arguyendo su enfermedad, como que “ninguna opinión pública lo acompañaba” en ese entonces(5).

(5) Nota en el Archivo de la Provincia. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929). Edición del Estado.

El Congreso no aceptará la renuncia, asegurándole “contaba con la protección” suya, por lo que Fernández Blanco concluirá su período gubernativo.

Aquélla sensación de aislamiento del gobernador relatada más arriba -explicable en un fin de período, que al abrir el problema del sucesor mueve las pasiones- fue evitado en su iniciación con el nombramiento de Secretario de Gobierno, recaído -previo acuerdo del Cabildo(6)- el 14 de Diciembre de 1822, en el doctor José Simón García de Cossio.

(6) El Congreso de Corrientes -según la Constitución de 1821- se reunía cada tres años. En el receso actuaba de Legislatura el Cabildo de la Ciudad de Corrientes, verdadero privilegio del núcleo urbano. En la reforma constitucional de 1824 se sustituyó al Cabildo por una Comisión de cinco diputados que actuaba con carácter de Congreso o Sala Permanente que, a su vez, tenía períodos de actividad y recesos bimensuales. El Cabildo prestó acuerdo a la designación de Secretario de García de Cossio -en su carácter de Legislatura- creando el puesto de tal. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929). Edición del Estado.

José Simón García de Cossio tenía una interesante personalidad que llenó veinte años de historia correntina. Erudito, hábil en la intriga, con talento práctico para las soluciones políticas fue -junto al gobernador Fernández Blanco- el verdadero inspirador de su actuación difícil y destacada.

Desde este punto de vista, García de Cossio constituyó el centro en torno del cual giró la política de la Mesopotamia Argentina, trabajada entonces por encontradas y premiosas influencias.

- Juntas o Asambleas de Comandantes Militares

Antes que el talento del doctor García de Cossio fuese puesto al servicio del gobernador Fernández Blanco, éste buscó afirmar su autoridad en el prestigio de los Comandantes Militares de Partido.

Lo logra a raíz del Tratado del Cuadrilátero, enviando copias autorizadas a estos funcionarios para que lo leyesen al vecindario(7), a los que luego congrega -el 4 de Marzo de 1822- en la capital, en Junta General de Guerra.

(7) El 14 de Febrero de 1822 el gobernador Fernández Blanco ratificó los Tratados del Cuadrilátero disponiendo -el día 19- su circulación a las Comandancias. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929). Edición del Estado.

Por deliberación unánime resolvieron los jefes militares organizar un acantonamiento de milicia veterana en San Roque, a las órdenes del más prestigioso de los militares de entonces, el comandante de Caá Catí, León Esquivel, comprometiéndose recíprocamente a obedecer y apoyar las autoridades constituidas y a organizar la Milicia General en sus partidos o Departamentos respectivos(8).

(8) Véanse Actas de las Sesiones de la Junta de Comandantes en: “Documentos Históricos. 1822-23”. // Ed. Oficial, Corrientes, 1929. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929). Edición del Estado.

El ejercicio del poder militar era decisivo en el medio de fuerza de aquellos tiempos. Es concluyente el dato de que una de las primeras preocupaciones del naciente Estado fue dictar, el 27 de Abril de 1822, el Reglamento Militar de la Provincia de Corrientes, que disponía la leva general de los varones desde 14 a 40 años, excluyendo de las obligaciones consiguientes sólo a los hijos únicos y a los de madres viudas.

Con este instrumento de poder en la mano, el gobernador, Comandante General de las fuerzas, aseguraba su estabilidad aun en pleno hervidero de pasiones, tanto más cuanto la unidad militar no fue la fuerza veterana sino la milicia irregular nacida del pueblo y conducida por sus caudillos.

Por esto mismo, los grados militares en la provincia no significaron exponentes de preparación técnica, ni pudieron definir en su sociabilidad a una clase militar cerrada. Los grados eran la medida del prestigio popular y del valor personal y, como los dispensaba el gobernador, le fue fácil crear los jefes que necesitaba afincándolos en el amor del pueblo con el propio ejercicio del poder y la política de “licencias” o contemplaciones para sus parciales.

- Medidas administrativas de Gobierno

La Administración Fernández Blanco cuidó de respetabilizar el Estado. No pudiendo cumplir con la entrega de vacunos -que debía hacer a la provincia de Santa Fe como consecuencia del Tratado reservado del Cuadrilátero- propuso la entrega de su valor corriente, ante la completa escasez de ganado.

También buscó incorporar elementos españoles útiles a la provincia dando -el 8 de Marzo (1822)- la primera Carta de Ciudadanía a Francisco Meabe(9).

(9) Le siguieron otras. El 10 de Septiembre de 1822 se extendía la de José Garrido, a cuyo respecto se ha sostenido -por un cronista local- fuera la primera Carta de Ciudadanía dada en Corrientes. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929). Edición del Estado.

- Se preparó el mejor porvenir, enviándose jóvenes a estudiar a los Colegios de Buenos Aires(10);

(10) El 19 de Febrero de 1823. Se envían seis jóvenes. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929). Edición del Estado.

- se lucha contra la anarquía, dándose al Cabildo(11) facultad de entender -breve y sumariamente- en los delitos contra el orden y contra los elementos levantiscos;

(11) El 2 de Febrero de 1823. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929). Edición del Estado.

- se publica un Bando contra la ebriedad y el juego, con pena de decomiso de las apuestas(12);

(12) Del 8 de Marzo de 1823. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929). Edición del Estado.

- se disciplinan las milicias y la fuerza veterana;

- créanse Guardias sobre el río, en la costa que enfrenta al Chaco, y una flotilla artillada de lanchones, y se da un Reglamento Militar sobre el deber ciudadano de tomar las armas(13).

(13) Decreto del 19 de Marzo de 1823. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929). Edición del Estado.

En él se estatuye sobre los estandartes de la provincia, los que debían ser de un largo de 7/8 por 3 de ancho, con un resorte terminado en dos puntas. Hechos de raso doble, por mitad blanco y celeste, tenían en el centro las Armas del Estado y, en circunsferencia, la leyenda: “Escuadrón de milicias del partido ... provincia de Corrientes”.

Esta preferente atención de la organización militar, compra de armamentos, creación de unidades veteranas, etc., era explicable, y más de una vez obligó al gobernador Fernández Blanco a delegar el mando(14) para actuar en persona en los sucesos.

(14) Delegaba el mando en el Cabildo, conforme a la Constitución de 1821. Lo efectuó del 22 de Junio al 10 de Noviembre de 1823, en que actúa el Cabildo, integrado por los regidores Cabral, Rolón, Cavia, Rolón y Vedoya. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929). Edición del Estado.

Información adicional