El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Se inaugura en Buenos Aires el Congreso General Constituyente

El fracaso del Congreso Federativo de Córdoba demostró la importancia de Buenos Aires y persuadió a las provincias que su porvenir y grandeza dependían de la unión de todas en un solo cuerpo de la Nación.

En su carácter de ministro, Bernardino Rivadavia trabajó con empeño para reunir un Congreso Constituyente en Buenos Aires. Con suma habilidad pactó con las provincias del Litoral -a través del Tratado del Cuadrilátero- y, más tarde, para allanar dificultades, envió al Interior una comisión integrada por hombres de reconocido prestigio.

La anexión de la Banda Oriental al Brasil precipitó los acontecimientos, pues esta virtual amenaza de guerra obligaba a la unión entre todas las provincias; por otra parte, era necesario dictar una Constitución, a fin de obtener el reconocimiento de la Independencia.

Por iniciativa de Rivadavia, la Legislatura bonaerense había sancionado una ley, el 27 de Febrero de 1824, por la cual el Gobierno de Buenos Aires convocaba oficialmente a todos "los pueblos de la Unión a fin de reunir lo más pronto posible representación nacional”.

Para determinar el número de representantes de cada provincia, se tomó como base lo establecido por el reglamento Provisional de 1817 que fijaba un diputado por cada 15.000 habitantes o fracción no menor de 7.500(1).

(1) Para la elección de diputados, Buenos Aires tomó como base la ley del sufragio universal y eligió -al igual que las provincias- uno por cada 15.000 habitantes o fracción mayor de 7.500. De acuerdo con su población -135.000 habitantes- Buenos Aires designó 9 representantes. // Citado por José Cosmelli Ibáñez en “Historia Argentina”, Buenos Aires. Editorial Troquel.

Faltaba decidir cuál sería la sede del Congreso. Las provincias eligieron a Buenos Aires como sede del Congreso, con excepción de San Luis, que lo hizo por Tucumán.

- Apertura del Congreso

Así, como corolario de la política de acercamiento firmado en Santa Fe en 1822, se inaugura en Buenos Aires el Congreso General Constituyente, con la representación de 17 provincias, incluidas Misiones, Tarija y la Banda Oriental, contándose algunos diputados de probada experiencia política, junto a otros de reciente promoción.

Las provincias con representación fueron: Buenos Aires; cuatro del Litoral (Corrientes, Entre Ríos, Santa Fe y Misiones): tres de Cuyo (Mendoza, San Juan y San Luis); tres del Interior (Córdoba, Santiago del Estero y La Rioja); cuatro del Norte (Jujuy, Salta, Catamarca y Tucumán); además de la Banda Oriental y de Tarija.

El Congreso General Constituyente inició sus reuniones -de manera oficial- el 16 de Diciembre de 1824, cuando Juan Gregorio de Las Heras ocupaba el P. E. de la provincia de Buenos Aires.

Es importante señalar la presencia de dos taquígrafos -los primeros que actuaron en el país- procedentes de España, con experiencia profesional recogida en las Cortes de Cádiz. Este Congreso es la primera Asamblea Nacional en que intervinieron taquígrafos contratados en Europa.

A principios de Diciembre de 1824, los diputados se reunieron en Sesión Preparatoria. El 16 de Diciembre de 1824 se reunió el Congreso con hombres capaces. En su instalación resultó elegido presidente el representante de Buenos Aires, Manuel Antonio Castro, y vicepresidente Francisco Narciso de Laprida, diputado por San Juan.

Entre otros se encontraban:

* el deán Gregorio Funes, Elías Bedoya, por Córdoba;
* el doctor Dalmacio Vélez Sársfield, por San Luis, que se destacaba entre los más jóvenes;
* en cuanto a la delegación porteña (por Buenos Aires) la integraban -entre otros- el citado Castro, Valentín Gómez, Julian Segundo de Agüero, Diego Estanislao Zavaleta, Manuel José García y el infaltable Juan José Paso;
* Manuel Arroyo y Alejandro Heredia, por Tucumán;
* Félix Frías (Santiago del Estero);
* Juan Ignacio Gorriti y Francisco Castellanos, por Salta;
* Lucio Norberto Mansilla y Evaristo Carriego, por Entre Ríos;
* los diputados correntinos fueron -desde el inicio- José Francisco Acosta y José Antonio Ocantos. Un año después se sumarán Pedro Feliciano Cavia, Francisco Igarzábal y Pedro Cavia y Caviedes.
* Francisco Delgado y Manuel Villanueva (Mendoza);
* Manuel Antonio Acevedo (Catamarca);

La labor del Congreso ha quedado reflejada en el Diario de Sesiones, por lo cual se conoce íntegramente el pensamiento de los diputados y el desarrollo de los debates promovidos alrededor de importantes proyectos(2).

(2) A través del Diario de Sesiones, los investigadores pueden seguir los debates a que dieron origen la sanción de las diferentes leyes. También se conservan las Actas de las sesiones públicas y las actas secretas. // Citado por José Cosmelli Ibáñez en “Historia Argentina”, Buenos Aires. Editorial Troquel.

Las circunstancias eran auspiciosas. Salvo una provincia, nadie objetó que Buenos Aires fuese sede del Congreso. Sólo Santa Fe instruyó a su diputado para que la organización fuese confederada. Parecían concretarse las aspiraciones de Rivadavia. Apenas La Rioja, alarmada por la reforma eclesiástica, exigía que la Religión Católica fuese la del Estado.

El Congreso, que constituía una nueva esperanza para organizar el país, se atribuyó la representación de la soberanía nacional, como también facultades legislativas y constituyentes. En su doble carácter de constituyente y legislativo, debió encarar la solución de problemas de distinta índole: económicos, financieros, militares, internacionales, culturales, etc. La Nación buscaba el orden permanente y para ello era necesario encontrar soluciones satisfactorias a la cuestión institucional.

El Congreso cumplirá una importante labor institucional: sancionará la Ley Fundamental, las leyes de Presidencia y Capitalización y la Constitución de 1826. La Asamblea se declarará disuelta el 18 de Agosto de 1827.

Información adicional