El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Organización militar del Litoral

La nueva situación política de la provincia debía ser sólida y llamada a caracterizar la personalidad estadual. Pedro Juan Ferré, vinculado a la clase militar desde los cargos que cumplió en la Marina -antes y durante la República Entrerriana- pero apartado de sus encontradas ambiciones por no revistar en los cuadros del Ejército de tierra único regular, fue como una transacción entre los jefes y el elemento civil, la clase de propietarios latifundistas y poderosos.

Vinculado a los Comandantes Militares de los Departamentos, cuyas necesidades conocía y buscó satisfacer, vióse asistido del auspicio general que hizo valer habitualmente ante las autoridades de las zonas vecinas(1), para lograr espectabilidad, que ejercitaba luego para perseguir a los elementos anárquicos del medio.

(1) Carta al gobernador de San Borja; véase: Pedro Ferré comunica al gobernador de San Borja su elección.
// Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

Y como esta represión debía ser inteligente y disimularse, ejercitóse destinando al servicio militar, en las tropas veteranas(2) de Buenos Aires, a ese elemento de desorden, sin hábitos regulares, tan propio de un pueblo exclusivamente ganadero, de prácticas primarias, pena suave ante la leyes severas que se dictaron en nombre del orden y el trabajo.

(2) Véase: Corrientes envía hombres a Buenos Aires destinados a la fuerza veterana
// Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

No vamos a ocuparnos aquí de la obra administrativa de Ferré que escapa, por su naturaleza, a este material. Basta consignar que fue paralela a su acción política, enérgica e integral. En este sentido Ferré fue siempre rectamente al propósito buscando el camino más corto para resolver las cuestiones de gobierno.

El 9 de Enero de 1825, a los pocos días de su designación, delegaba el P. E. en el teniente coronel Manuel Antonio Ferré, marchando a Entre Ríos a vincularse con sus dirigentes políticos. El 11 de Febrero pide al Congreso Provincial se pronunciara sobre el envío, a los Ejércitos de Buenos Aires, de los elementos vagos y sin trabajo de los Departamentos, que esa provincia solicitara(3) y que se le remitan y, luego, buscando solidarizar a la mayoría en la ejecución de sus actos de gobierno, plantea la cuestión política.

(3) El pedido lo trajo el teniente de Cazadores, José M. Beruti, con un buque y tropas para custodia de los destinados. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

El 16 de Diciembre de 1824 se había instalado, en Buenos Aires, el Congreso Nacional a que Corrientes adhirió cuando la misión a cargo del doctor Juan García de Cossio. Ante la consulta de Ferré (25 de Febrero de 1825) de si debía obedecerse a esa Asamblea, el Congreso Provincial la reconoce como Congreso General Constituyente de la Nación, ordenando acatar sus resoluciones(4), ley que no es inflexible para Ferré.

(4) Ley del 26 de Febrero de 1825, en el Registro Oficial de la Provincia de Corrientes, p 36. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

Por el contrario; hábil como ninguno, encuentra en toda medida de la Asamblea Nacional que podía rozar los derechos de la provincia y el orden de sus instituciones, un pretexto para debatir el asunto caracterizando los elementos de individualidad local.

Tal ocurre con la ley nacional que dispone la formación, en Corrientes, de una fuerza de caballería, que reduce la provincia a una división mandada por oficiales propios solidarizados a su interés político(5).

(5) Véanse los siguientes documentos:
* El Gobierno Nacional resuelve organizar una fuerza veterana en territorio correntino
* Ferré llama la atención al Congreso sobre la iniciativa de levantar fuerzas nacionales en la provincia
* El Gobierno correntino pide reducir la recluta a un nuevo regimiento de caballería
// Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

Después de aprobada legislativamente la absolución del ex gobernador Juan José Fernández Blanco en el Juicio de Residencia que era de ley(6), lo designó Comandante General en Campaña encargándole de la organización militar de las fuerzas de Corrientes y de la frontera con el Chaco. Además, Fernández Blanco será gobernador delegado -en la Administración de Ferré- en dos oportunidades(7). Desde entonces fue Inspector de Armas de la provincia y tendrá una destacada actuación en la defensa contra ataques de los indígenas del Chaco y de Misiones.

(6) El Juez de Residencia Sebastián de Almirón absuelve, el 14 de Abril de 1825, al ex gobernador Fernández Blanco. El día 20, el Congreso Permanente homologa el pronunciamiento declarando no existir cargo contra el ex gobernante, al que felicita y da el título de Coronel.
Fernández Blanco falleció en campaña, el 21 de Julio de 1825 -en algún lugar del Este del Chaco- en campaña punitiva contra los indígenas que habían atacado las costas correntinas. El P. E. acordó un luto general de la clase militar por 30 días. Luego, el 6 de Marzo de 1826, para que su hermano, el doctor José V. Fernández Blanco, cura de San Roque, pudiese atender a la familia caída en desamparo, el P. E. lo nombró cura párroco de una nueva parroquia que organizó en la capital.
// Todo citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.
(7) El 25 de Abril de 1825 el gobernador Ferré tuvo que salir a campaña a objeto de interés público y durante su ausencia delegó el Gobierno en el Inspector General de Armas, coronel Juan José Fernández Blanco. No existe constancia de la fecha de regreso del propietario pero se cree que fue a principios de Junio de 1825. // Citado por Antonio Abraham Zinny. “Historia de los Gobernadores de las Provincias Argentinas”.

Por su fallecimiento, Ferré en persona se pone a la obra. Fundada Bella Vista como lugar de resistencia contra el indígena, la elige como acantonamiento de las fuerzas que resuelve organizar para prevenir los desmanes en la lucha abierta entre orientales y portugueses(8); reglamenta las instituciones armadas consultando la seguridad general y el interés de la clase militar(9); tutela la economía de los ganaderos sujetos al forzado auxilio en especie para el Ejército(10) y, es tal su actividad, que a principios del año siguiente tiene la provincia como un millar de soldados veteranos(11) y disciplinada la milicia popular, lista para servir a la defensa del territorio aunque sin elementos de combate apreciables.

(8) Decreto del 28 de Julio de 1825, en el Registro Oficial de la Provincia de Corrientes, p. 46. Salió a ese destino al día siguiente, delegando el mando militar en el Sargento Mayor de la plaza Juan Felipe Gramajo y, el político, en el Juez de Policía Tomás S. de Cavia. En el Registro Oficial de la Provincia de Corrientes, p. 47.
(9) Ley del 27 de Enero sobre escolta del gobernador, p. 19; decreto del 18 de Noviembre sobre sueldo para las milicias, p. 56; del 13 de Febrero sobre ejercicios diarios de la Legión Cívica, por compañías, las que debían elegir sus capitanes, p. 33; del 19 de Septiembre responsabilizando a los soldados de la conservación del armamento, p. 47; del 9 de Diciembre sobre destino y armamento de los vecinos, todo en el Registro Oficial de la Provincia de Corrientes, p. 56; etc.
(10) Reglamentando el auxilio en ganado al Estado, decreto del 13 de Junio, p. 41; sobre devolución de cueros de los mismos, del 14 de Junio, p. 41; sobre precios y propiedad de los cueros, del 18 de Agosto, p. 47, todo en el Registro Oficial de la Provincia de Corrientes; etc.
(11) Según estado suscrito por Ferré el 7 de Febrero de 1826, en el Archivo General de la Nación, las fuerzas veteranas de la provincia se componían: en la Capital, tres escuadrones de dragones, de 138 plazas, y los artilleros de la batería de la costa, 67 hombres. Tres escuadrones de milicia activa con 591 plazas; en Curuzú Cuatiá, 67 dragones. Total: 860 soldados. El parque consistía en 6 cañones con 450 tiros; 611 tercerolas con 14.500 tiros a bala; 667 sables; y 150 lanzas.
// Todo citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

Efectuábase esta preparación militar, explicada por los sucesos en el Uruguay(12), en medio de la mayor angustia económica. Se tenía la conciencia del peligro extranjero ante la inmediación geográfica de Corrientes a la frontera con el Brasil, la represalia a que se exponía, la dificultad que la distancia opondría a la ayuda de las demás provincias argentinas, la falta de recursos fiscales(13) y la no preparación militar de la zona litoral.

(12) VéaseEl Gobierno de Corrientes acusa recibo de las Proclamas del general Lavalleja
(13) La Renta Pública de 1825 comprende los rubros de aduana, sellado, puertos, diezmos, venta de propiedades, correos y eventuales. En dinero y pagarés se obtiene -en 1825- $ 77.183 31|2. Las Salidas son: $ 5.347 por Gobierno; $ 4.283 por Hacienda; $ 24.600 por Gastos Extraordinarios; y $ 31.651 por Guerra. Todavía reservóse un saldo. // Todo citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

Hacia la mitad del año 1825, Corrientes ya estaba en pie de guerra por los graves acontecimientos que se sucedían en la Banda Oriental. En Abril de 1821 la Banda Oriental había proclamado su incorporación al Imperio del Brasil con el nombre de Provincia Cisplatina.

La anexión -declarada por un Congreso- no respondía a los deseos del pueblo oriental, tan enemigo de su sometimiento al Brasil como de aceptar incorporarse a las Provincias Unidas.

Varios orientales se trasladaron a Buenos Aires y decidieron reconquistar la libertad perdida. Los patriotas emigrados, Juan Antonio Lavalleja y Manuel Oribe, lograron reunir armas y pertrechos con el propósito de emprender una expedición libertadora(14).

(14) Lavalleja fue ayudado por miembros del partido federal de Buenos Aires, entre ellos, Juan Manuel de Rosas, los hermanos Anchorena, etc.

En número de treinta y tres hombres y bajo las órdenes de Lavalleja, partieron del actual Partido de San Isidro y desembarcaron en la costa uruguaya, en la playa de La Agraciada, el 19 de Abril de 1825.

Los llamados treinta y tres orientales -once eran argentinos- consiguieron engrosar sus filas con importantes contingentes, entre ellos el general uruguayo Fructuoso Rivera y sus tropas, hasta ese entonces a las órdenes del Gobierno brasileño.

Auxiliados con fuerzas entrerrianas(15), los libertadores vencieron a los imperiales en el Rincón de las Gallinas, y luego sitiaron la plaza de Montevideo.

(15) Debido a la situación creada, el gobernador de Buenos Aires, Juan Gregorio de Las Heras, estableció en la provincia de Entre Ríos, un Ejército de Observación.

Cuando el Gobierno Nacional -creado por el Congreso de 1824- dispuso la formación de una línea militar sobre el Uruguay, Corrientes accedió a que su fuerza veterana se incorporase siempre que se la habilitara con armamento para que sus milicias estuviesen prontas a defender el territorio(16).

(16) Véanse:
* Corrientes pide ayuda económica para ir a la guerra
* El Gobierno correntino acepta incorporar fuerzas a la línea militar nacional
La ley nacional del 11 de Mayo creó esa línea militar después de la penetración de Juan Antonio Lavalleja a la Banda Oriental y como base de un Ejército de Operaciones.
// Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

El interés político, la lucha de partidos, no fue ajena a las preocupaciones de la hora. El general Gregorio Aráoz de La Madrid enviado a levantar tropas al Interior de la República, constituyéndose en sedicioso y derrocador de situaciones políticas, es como un símbolo de los justos temores de la opinión correntina.

Se supo, dentro de la ley, caracterizar la función militar del gobernador como Comandante General de Armas de la provincia y Jefe de sus tropas(17), responsable entonces de su defensa y con toda la iniciativa necesaria que se ejercita buscando solidaridad con Entre Ríos y el Paraguay(18).

(17) Véanse los siguientes documentos:
* El P. E. pone a consideración del Congreso leyes nacionales que afectan a la provincia
* El P. E. invita al Congreso a deliberar sobre la estada en la provincia de José Francisco Acosta
* Ferré pone a salvo sus facultades constitucionales de Capitán General de la provincia
(18) Véanse los siguientes documentos:
* El Gobierno de Corrientes avisa al de Entre Ríos situar fuerza armada en San Roque y Curuzú Cuatiá
* El Gobierno de Corrientes solicita cooperación al del Paraguay
// Todo citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

Cuando las promesas de Buenos Aires, de enviar material de guerra, llegan, se proyecta(19) avanzar con la tropa veterana hasta Curuzú Cuatiá y cubrir los acantonamientos habituales con milicias, que se adiestrarían también para la defensa, pero el armamento no llega.

(19) Veánse documentos Nros. 23 y 24. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

La Nación, tal vez urgida, propone se le remita la fuerza veterana desarmada quedando el material para las milicias a convocarse. Pero, ¿quién defiende entretanto el territorio? Ferré no acepta, en documentos de una lógica que impresiona para su justeza.

Como solución del problema, entre el deber de cooperación y el no envío de armamento, propone y envía reclutas, por el Paraná, para las tropas nacionales(20) y, sin auxilio, rodeada de necesidades, se apresta a volver su tropa veterana a los cuarteles(21) y licenciar a la milicia que movilizara pero, ante lo inevitable de la guerra con el Brasil por la declaración del Congreso que incorpora la Provincia Oriental a la comunidad argentina(22), deja sin efecto sus disposiciones “desde que se han hecho necesarios los sacrificios” y activa la remisión de reclutas(23).

(20) Véanse documentos Nros. 28, 31, 33, etc.
(21) Véanse documentos Nro. 29.
(22) Véanse documentos Nros. 30 y 32.
(23) Véanse documentos Nros. 33, 34, etc. // Todo citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

Los envía en Noviembre, con severas Instrucciones a las órdenes del teniente coronel Angel Rolón. Cuando a raíz del triunfo de Sarandí, obtenido por los orientales sobre los brasileños, el Ejército Nacional se apresta a la ofensiva(24), la recluta de voluntarios es más activa, para el Ejército y la Escuadra. Se envían oficiales para los efectivos correntinos(25), marineros a cargo de Manuel Antonio Ferré(26) y del capitán Juan Bautista Ocanna.

(24) Véanse documentos Nros. 27, 39, 40, 41, 43.
(25) Véase documento Nro. 42.
(26) Véanse documentos Nros. 44 y 47. // Todo citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

El esfuerzo correntino era meritorio. La voz pública en la frontera con el Brasil y versiones traídas por las tripulaciones de los barcos del comercio con el Paraguay, difundían la información de una alianza entre esos países cuya base era la invasión de la Mesopotamia por diez mil soldados paraguayos comandados por oficiales brasileños.

El cierre de los puertos y el aumento de los efectivos del Paraguay en Misiones dieron al rumor visos de certidumbre. Corrientes llamó a sus milicias, coloca sus fuerzas veteranas en el centro de la provincia y notifica a Entre Ríos y Santa Fe de los sucesos que traerían la vigencia de las obligaciones de asistencia militar selladas en el Tratado del Cuadrilátero(27).

(27) Véanse documentos Nros. 35 a 38. El P. E. de Corrientes hizo saber, el 19 de Enero, al ministro de la Guerra, esta información recibida por un comerciante inglés. Aconsejaba ocupar Candelaria para cortar las comunicaciones entre el Paraguay y el Brasil, única manera de garantizar al Ejército que operase en la Banda Oriental, que los paraguayos, con tomar el Paraná hasta La Bajada, tendrían cortado. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

Recién en Marzo, el Gobierno de Corrientes tuvo la segura información de la neutralidad del Paraguay, la que le permitió correr sus fuerzas a la frontera con el Brasil(28) e intensificar su actividad(29).

(28) Oficio del 20 de Marzo del gobernador de Corrientes al de Misiones.
(29) Véanse documentos Nros. 45 y 46. // Todo citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

Es que Corrientes ya había recibido el armamento prometido por la Nación organizando -además de las reservas- la fuerza de primera línea destinada al Ejército Nacional(30), a las órdenes de oficiales nativos.

(30) Véanse documentos Nros. 46 y 47. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

- Movimiento militar subversivo

El 22 de Octubre de 1825, como consecuencia de un movimiento subversivo ejecutado por dos compañías del escuadrón de dragones, el gobernador Ferré tuvo que salir de la capital, a fin de impedir males que aquél suceso pudiera originar contra el orden y la tranquilidad públicas.

Durante su ausencia delegó el mando militar en el Mayor de la plaza, Tomás Sanz de Cavia, y el político en el Alcalde Mayor Juan Felipe Gramajo, con sólo la facultad de resolver y determinar los asuntos de despacho diario y de reglamento.

Estos permanecerán en estas funciones hasta principios de Noviembre de 1825(31).

(31) "Pedro Ferré, propietario -desde Junio de 1825, que reasumió el Gobierno, hasta el 22 de Octubre que, a consecuencia de un movimiento subversivo ejecutado por dos compañías del escuadrón de dragones tuvo que salir de la capital, a fin de impedir los males que aquel suceso pudiera originar contra el orden y la tranquilidad pública. Durante su ausencia delegó el mando militar en el Mayor de la plaza y el político en el Alcalde Mayor. // Juan Felipe Gramajo, Mayor de plaza y Tomás Sanz de Cavia, Alcalde Mayor, delegados de Ferré, con el mando de la ciudad, en lo militar el primero y en lo político el segundo, con sólo la facultad de resolver y determinar los asuntos de despacho diario y de reglamento, desde el 22 de Octubre de 1825 hasta principios de Noviembre de 1825 // general Pedro Ferré, propietario, desde principios de Noviembre de 1825 -que reasumió el mando- hasta mediados de Octubre de 1826 que delegó nuevamente en el referido Gramajo". // Todo citado por Antonio Abraham Zinny. “Historia de los Gobernadores de las Provincias Argentinas”. (Este autor, al relatar las delegaciones del P. E. en 1825, no registra los días en que Ferré se ausentó de la Ciudad de Corrientes para fundar Bella Vista).

Información adicional