El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Los sucesos militares en 1826 y 1827

Mientras al oriente del Uruguay se desarrollaban las primeras escenas de la guerra con el Brasil, a cargo de las autoridades nacionales, el gobernador Pedro Juan Ferré se establece en Curuzú Cuatiá, reúne las milicias y proclama al pueblo el deber de marchar al Uruguay donde Lavalleja había levantado la bandera de la libertad(1).

(1) Proclama del 17 de Octubre de 1826. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

Y como sus fuerzas debían contar con una base sólida que le permitiera ocurrir sin reservas contra el vecino, en caso de invasión, forma una columna permanente de tropas sobre la frontera, compuesta del escuadrón de dragones de línea y de dos milicias de caballería, a las órdenes del teniente coronel Nicolás Arriola y, como segundo, el comandante de dragones José López.

Las enérgicas medidas de Ferré eran necesarias(2).

(2) En Manifiesto del 31 de Octubre, el P. E. -desde el Cuartel de Curuzú Cuatiá- avisaba el levantamiento en masa de la Banda Oriental, hacía un llamado al patriotismo y expresaba que la provincia estaba guarnecida. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

El 4 de Noviembre, Félix Aguirre, titulado gobernador de Misiones, era atacado y vencido en territorio argentino, sobre el Uruguay, por fuerzas brasileñas a las órdenes del guerrillero Bentos Manuel, fuertes de 600 hombres.

Ferré, acantonado en Curuzú Cuatiá, avanza con el Ejercito correntino y el día 5 llega a inmediaciones de la Capilla del Rosario, sobre el Miriñay, sin lograr contacto con el invasor, quien retrocede(3) eludiendo la lucha.

(3) Proclama de Ferré del 7 de Noviembre, desde inmediaciones del Rosario. Carta del mismo al general del Estado Nacional José Lagos, en la que explica no bajó al Arroyo de la China a conferenciar por esta causa, en el Archivo General de la Provincia de Corrientes. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

Juan Felipe Gramajo, gobernador delegado, desde la capital, al informar de las novedades, hacía constar que doce escuadrones de milicia activa, de reserva, en los Departamentos, sólo esperaban órdenes para marchar a la frontera(4), sensación de seguridad que también nos la ofrece Ferré, al disponer que las fuerzas del primer Departamento de Entre Ríos, que habían avanzado hasta Mandisoví en su apoyo, retrocedieran por ser innecesarias(5).

(4) Manifiesto del 10 de Noviembre.
(5) Oficio del 22 de Noviembre. // Todo citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

Ferré procedía con todo el apoyo del Congreso Provincial. La ley del 13 de Septiembre de 1826, en virtud de los riesgos que amenazan a la nación y a la provincia, lo autorizó a ponerse de acuerdo con los gobernadores de las provincias limítrofes y, ejercitando esa facultad, se dirige a los de Santa Fe, Entre Ríos y Misiones, prometiendo contribuir a la defensa de las provincias hermanas, tanto del enemigo cuanto de la anarquía y expresando estaba dispuesto a concurrir al lugar que se le señalara para concluir Tratados amistosos y de mutua seguridad(6).

(6) Nota Circular del 11 de Septiembre de 1826. Ver documentos Nros. 50 a 58. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

La formación del Campamento de Curuzú Cuatiá, la reunión de las milicias y su avance hasta Capilla del Rosario, obligando a Bentos Manuel a repasar el Uruguay, son actos de esta política de solidaridad regional que, ante el hecho -feliz es cierto, pero grave- para lo porvenir de la invasión, debió robustecerse.

Comprendiéndolo así, el Congreso correntino da la ley del 27 de Noviembre de 1826 por la que se autoriza al P. E. a todas las medidas que pusieran a la provincia a cubierto de todo contraste político, “que no sólo pudiera hacer vacilar su libertad e independencia sino también ser trascendental a las demás provincias de la Unión con cuyos Gobiernos podría ponerse de acuerdo con convenios que lleven por norte el bien general, la libertad y la independencia nacional”.

La expresada ley no consultaba únicamente la cuestión de la guerra contra el Brasil y la defensa de la provincia. Consideraba -quizás con preferencia, porque existía una sensación de seguridad en lo militar- el problema político que el presidente Rivadavia actualizaba con sus ideales unitarios y que el Congreso Nacional extremara con la sanción de la Constitución de ese año (1826) ajustada a esos principios(7).

(7) Cuando el Congreso se propuso dictar la Constitución del pais consultó a las provincias. Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba, Santiago del Estero, San Juan y Mendoza se declararon por la forma federal de gobierno; Tucumán, Salta, Jujuy y La Rioja por el unitario; Corrientes, Misiones, Montevideo, Catamarca, San Luís y Tarija por el régimen de gobierno que sancionase el Congreso. Esta no es una contradicción con la posterior actitud de estas últimas provincias, cuyos pronunciamientos obedecieron a la seguridad dada, por sus diputados, de la mayoría federal y de la necesidad de prestigiar al Congreso con una respuesta de esa naturaleza. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

Cuando el presidente Rivadavia despachó comisionados para que presentasen la Constitución a los Gobiernos de provincia, sólo los de Tucumán y la Banda Oriental la aceptaron, y los del Norte, del Litoral y el Interior se dieron la mano para producir la nueva crisis.

Frente al poder unitario determinado por la presidencia, se define un poder federal cuya vitalidad radica en las provincias, y Bernardino Rivadavia ante la perspectiva de una desorganización violenta, dimite su cargo de presidente de la República a principios de Julio de 1827.

Corrientes no obró en estos sucesos con precipitación. Su conducta fue serena y doctrinaria, constituyendo una página de oro de su democracia. En efecto: simultáneamente a la ley del 27 de Noviembre(8), da otra, que autoriza se explore la voluntad del pueblo sobre la forma de gobierno, estableciéndose que si la forma votada no fuese la aprobada por el Congreso Nacional debían removerse los diputados de la provincia.

(8) 28 de Noviembre de 1826, en el Registro Oficial de la Provincia de Corrientes, p. 50. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

La ley argüía como fundamento la violación de la Ley Fundamental del 23 de Febrero de 1825 y la muerte de la provincia de Buenos Aires por su federalización. En la misma fecha el P. E., al prepararse a cumplir esa sanción, incitaba al orden expresando que cuando la salud de la patria lo exigía toda medida resultaba justificada(9).

(9) Manifiesto del 28 de Noviembre de 1826, en el Registro Oficial de la Provincia de Corrientes, p. 49. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

El Poder Ejecutivo dividió el plebiscito en tres actos, debiéndose sufragar por unos en el Campamento de la llamada Columna de la Frontera, fuerza encargada de su custodia; por la gran mayoría, en Saladas, punto céntrico de la provincia; y por el resto de los asambleistas en la capital. Efectuados los comicios los días 8, 9 y 12 de Diciembre, respectivamente, se levantaron Actas que el 13 fueron elevadas al Congreso.

Consta de la de Saladas que el gobernador Ferré, acompañado de los Alcaldes de primera instancia de San Roque, Goya y Saladas presidieron el acto y que después de una explicación de las dos formas de gobierno -la de unidad y la republicana federal- los sufragios fueron todos por la última.

En el Acta levantada en el Paraje del Arroyo Grande, campamento de la Columna de la Frontera, por el representante del P. E. y el jefe de la misma, señores Juan Felipe Gramajo y José N. Arriola, el resultado fue de igual unanimidad. En cuanto a los comicios de la capital, presididos por Ferré y por el Alcalde Mayor José Vicente García de Cossio, la enorme mayoría de los sufragantes se inclinó a la forma federal de gobierno con estas excepciones: la del teniente coronel Angel Rolón, que reserva el voto; la de Angel Mariano Vedoya, quien lo subroga al pronunciamiento del Congreso de Corrientes; la de José Ignacio Rolón, partidario del gobierno de unidad; la de Juan Bautista Méndez, quien vota por la federación “como se celebró en Santa Fe en 1822”, y la del doctor José García de Cossio quien, votando por la forma federal, fundó sus opiniones.

Cuando las Actas en que tan unánimemente se pronunciaba el pueblo de Corrientes por la forma federal llegaron al Congreso de la provincia, éste produjo dos sanciones memorables: el 15 de Diciembre de 1826, fundándose en la inconducta de haber comprometido los intereses de la provincia y en que el voto de los ciudadanos de la misma rectificaba las apreciaciones que hicieran en el Congreso Nacional, decretó cesantes a dos de los diputados correntinos acreditados ante esa Asamblea, declarando nulos sus poderes(10).

(10) Registro Oficial de la Provincia de Corrientes, p. 74. Eran los diputados José Francisco Acosta y José Antonio Ocantos. Además de estos dos, eran diputados a la misma Asamblea Pedro Cavia y Caviedes, Bernardo Igarzábal y Pedro Feliciano Cavia. Originariamente lo fueron Felipe de Aranda y Tomás Manuel Anchorena, quienes renunciaron por razones de salud. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

La otra ley, del día siguiente(11), declaró que la provincia sólo adoptaría la forma republicana federal de gobierno; que se elevasen a la Asamblea Nacional copia de las Actas labradas en los plebiscitos referidos; que si el Congreso de la Nación no aceptaba esa forma de gobierno cesarían los diputados de la provincia; que se hiciera saber a estos; y que la provincia estaba pronta a contribuir para la guerra contra el Brasil.

(11) Ley del 16 de Diciembre de 1826, en el Registro Oficial de la Provincia de Corrientes, p. 73. El 19 de Diciembre de 1826, Ferré agradeció a los diputados Cavia, Igarzábal y Cavia y Caviedes los servicios prestados; era el cese de hecho en sus funciones. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

En sus fundamentos, la ley hacía mérito del resultado de la exploración de la voluntad de sus ciudadanos y del derecho de todo pueblo a darse el Gobierno que deseara.

Comunicadas estas sanciones al Congreso Nacional ocurrió un caso curioso. Aquella Asamblea hizo saber al Gobierno de Corrientes haber tomado nota de su pronunciamiento por la forma federal de gobierno, sobre el que no se abriría juicio por el momento desde que se esperaba oir primero a todas las provincias consultadas; que, en consecuencia, de no pronunciarse creía no era el caso del retiro de los diputados correntinos; y que en lo que respecta a la cesantía de dos de ellos, Acosta y Ocantos, era obvio la falta de derecho de la provincia para declararla.

Una ley nacional -decía- atribuye esa facultad al propio Congreso en caso de delito o crimen y el Congreso estaría dispuesto a pronunciarse sobre el asunto siempre que fuese requerido y se le enviasen los antecedentes(12).

(12) Oficio del 12 de Febrero de 1827. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

Los otros tres diputados de la provincia, Cavia, Igarzábal y Cavia y Caviedes, expresan al gobernador las razones de por qué no abandonaron de inmediato el Congreso, el que esperaba oir a todas las provincias para pronunciarse definitivamente sobre la forma de gobierno del país. Si hemos equivocado -decía- el procedimiento, se servirán comunicarnos para retirarnos de inmediato de esa Asamblea, dejando constancia de que nuestra actitud obedecía a una duda lógica y es prudente porque habilita a continuar en nuestro ministerio si Corrientes resuelve esperar el pronunciamiento anunciado(13).

(13) Oficio del 19 de Marzo de 1827. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

Estos eran procedimientos dilatorios y Corrientes necesitaba garantizarse en la crisis precipitada en el país. Su Congreso autorizó, el 9 de Enero de 1827, al P. E.(14), además de investirlo de facultades extraordinarias, para que pusiera a la provincia en estado de defensa, hiciese Acuerdos con las provincias limítrofes declaradas en federación, saliese de su territorio para convenir con Entre Ríos, Santa Fe y las demás provincias, llevando por norte la libertad, independencia, felicidad y tranquilidad de la nación y de la provincia y para que durante su ausencia delegase el mando.

(14) Ley del 9 de Enero de 1827, en el Registro Oficial de la Provincia de Corrientes, p. 81. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

Pocos días después(15) ampliaba esa autorización de salir de la provincia en el sentido de facultarlo para entrar en negociaciones políticas con el Dictador del Paraguay y luego permitía(16) al P. E. auxiliar con útiles de guerra o numerario a Entre Ríos, dada la causa común perseguida por las provincias y la posibilidad de una invasión del Brasil.

(15) Ley del 12 de Marzo de 1827, en el Registro Oficial de la Provincia de Corrientes, p. 86.
(16) Ley del 2 de Mayo de 1827, en el Registro Oficial de la Provincia de Corrientes, p. 87. // Todo citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

El problema político -desde el punto de vista nacional- fue considerado hacia fines de Julio(17), resolviéndose ante la conducta “del presidente nominado de la República”, que redundaba en el fomento de la anarquía; el desconocimiento que el Congreso Nacional hacía de los derechos que las provincias tenían sobre sus diputados, dependencia que antes reconoció; que Corrientes estaba fuera del Pacto de asociación; que no reconocía obligación alguna de las que se contrajeran con otros Estados a título de Gobierno Nacional; y que se hiciera conocer lo resuelto a las demas provincias.

(17) Ley del 17 de Julio de 1827, en el Registro Oficial de la Provincia de Corrientes, p. 108. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

Antes de ello, como desmintiendo la hipótesis de que su aislamiento fuese egoista, probando se inspiraba en un principismo claro, dio la ley del 10 de Mayo de 1827 aprobando un Tratado realizado entre Corrientes, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Santiago del Estero, La Rioja, Salta, Mendoza, San Juan, San Luis y Banda Oriental, por el que se establecía una Liga ofensiva y defensiva, la reunión de un Congreso de Diputados a efectuarse en Santa Fe, que organizaría el país bajo la forma federal de gobierno; y la habilitación de cuatro puertos para el comercio exterior (Santa Fe, Paraná, Uruguay y Gualeguay) cuya renta aduanera marítima pertenecería en condominio a las provincias contratantes(18). También se proveía al deber de cooperar a la guerra con el Brasil.

(18) Véase el texto de este Tratado que Ferré ratifica el 17 de Mayo con el Nro. 57, autorizado por el Congreso Permanente de la provincia. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

Este interesante proyecto de Liga entre las provincias argentinas fue remitido a Corrientes por el gobernador de Córdoba, Juan Bautista Bustos(19). Lo enviaba como fórmula provisoria mientras se reunía el nuevo Congreso Nacional que organizaría el país:

En caso tuviera algo que observar -decía al gobernador Ferré- hágalo; en su defecto lo firma y devuelve para pasarlo a las demás provincias de la Unión”.

(19) El 3 de Mayo de 1827. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

Desgraciadamente él no fue aceptado por todas las provincias enunciadas en su texto, que prolongaron sus deliberaciones permitiendo que nuevas fórmulas de asociación se plantearan a las provincias.

Como la crisis aumentaba, el P. E. convocó extraordinariamente al Congreso para tratar de los asuntos políticos y comunicaciones recibidas de Santiago del Estero, San Juan y Buenos Aires, y declaró que la provincia había cumplido con su deber al completar sus efectivos en el Ejército Nacional(20).

(20) Mensaje del 10 de Agosto de 1827. Ver Nota con el Nro. 55. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

Fruto de estas deliberaciones son dos leyes trascendentales: la una(21) dispone que por ahora y sin acuerdo de las provincias con las que se tenía firmado Pactos de unión y federación, Corrientes se abstenía de reconocer la ley (nacional) del 3 de Julio; y declara apetecer la unión de Buenos Aires a las demás con que está ligada, que sostendrá la guerra contra el Brasil y nombrará un diputado para el Congreso que se proyectaba instalar en Santa Fe.

(21) Del 11 de Agosto de 1827, en el Registro Oficial de la Provincia de Corrientes, p. 109. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

Dos días después, daba la otra(22) ley y sanciones complementarias. Consistía ella en designar diputado de la provincia al próximo Congreso Nacional a establecerse, a Pedro Feliciano Cavia, impartiéndole las correspondientes Instrucciones que se elevan al P. E. para su comunicación(23).

(22) 13 de Agosto de 1827. En otra ley de la misma fecha señalaba el honorario del diputado y luego establecía las Instrucciones a que ajustaría su conducta. Cavia renunció su mandato el 12 de Diciembre de 1827, suceso que el 4 de Enero de 1828 hizo saber el P. E. al Congreso Permanente.
(23) El P. E. comunicó el 17 de Agosto de 1827 su nombramiento a Cavia. Ver Nro. 56. // Todo citado por Hernán Félix Gómez. “Corrientes en la Guerra con el Brasil” (1928). Imprenta del Estado, Corrientes.

El artículo Primero fija la iniciativa como perteneciente al Gobierno de Córdoba e indica que el diputado debía reunirse en Santa Fe a los demás diputados de las provincias; en el 2do., que la inauguración del Congreso se haría en un punto céntrico de la República, accediéndose así al pensamiento de establecerlo en la propia Córdoba; en el 3ro., se indica como esencial la organización ajustada al sistema representativo federal reputándose un “ataque hecho a la libertad” cualquier variación que al respecto se hiciese; en el 4to. autoriza al diputado -en caso las dificultades creadas por la guerra obstaculizaran la constitución del país- para que se dejase esa organización para mejor oportunidad; en el 5to. indica que así como el Congreso iniciara el ejercicio de sus funciones, debía el diputado proponer la creación del P. E. Nacional que diera impulso y dirección a la guerra contra el Brasil; en el 6to. se decidía por un Poder Ejecutivo unipersonal; en el 7mo. se indica la necesidad de crear los fondos nacionales; en el 8vo. lo obliga a empeñarse para que las provincias enviasen el contingente que les hubiera tocado en el prorrato para formar el Ejército Nacional; en el 9no., declara esencial la religión Católica como religión de Estado y en los dos siguientes dispone el cese del diputado si se alterara el culto católico y la no modificación de la disciplina eclesiástica, salvo fuese con el concurso del Pontífice; en el 12do. dispone se promoviesen las relaciones con el Papado y se obtenga un nuncio o un vicario; en el 13ro. establece que estando las provincias -que iban a reunirse en Congreso- ligadas para sostener la independencia política de América contra España y la de ellas contra toda provincia que intentase subyugarlas, el diputado cesaría en sus funciones desde el momento que advirtiera que el Congreso se apartaba de estos propósitos fundamentales; en el 14to., la provincia de Corrientes se ponía bajo la dirección del Congreso y del P. E. Nacional, ofreciendo concurrir a la guerra con sus habitantes, armas y recursos de toda naturaleza; en el 15to., anticipaba entrar en los Pactos de amistad y alianza que se celebrasen con otras naciones, a efectos del reconocimiento de la independencia, de la ayuda para su sostenimiento o de la neutralidad en caso de guerra; en el 16to., indica que aun cuando la Constitución que se sancionase fuese sabia y ajustada a las necesidades, el diputado debía gestionar la fijación de términos para realizar en ella las reformas que la experiencia demostrase necesarias; y, en el último artículo, reservaba el derecho de ampliar las Instrucciones.

El documento fija con amplitud cuál era el programa político de los hombres de Corrientes para la organización de la República. Desgraciadamente, esos principios de orden general debían ceder a una circunstancia capital para la provincia, haciéndola actuar bajo la presión de ese interés que hacía al régimen de orden y paz necesario a todo pueblo progresista. Referimos a la cuestión del indígena, problema urgente e impostergable.

Información adicional