El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La Convención de Santa Fe y la ocupación correntina de las misiones

Corrientes se constituía en la única provincia del Litoral con orden institucional y político. Por ello pudo concretar una planificada política de expansión territorial, bajo las Administraciones de Pedro Ferré y Pedro Dionisio Cabral. Ambos mandatarios prepararon una nueva legislación sobre tierras, que intentó corregir sistemas de adjudicación bastante confusos desde la época hispánica(1).

(1) Citado por Ernesto J. A. Maeder y Alfredo J. E. Poenitz. “Corrientes Jesuítica (Historia de las Misiones de Yapeyú, La Cruz, Santo Tomé y San Carlos en la Etapa Jesuítica y en el Período Posterior, hasta su Disolución)” (2006).

Bajo su Administración, en la zona de conflictos con las misiones, se fundaron Pay Ubre (Mercedes), Paso de Higos (Monte Caseros) y Sauce, que fortalecieron un amplísimo territorio que poseía una única entidad urbana -Curuzú Cuatiá- fundada en 1797.

La erección de los pueblos nombrados -entre 1828 y 1832- provocó un reasentamiento de pobladores en la rica planicie entre el Iberá y los ríos Mocoretá y Guayquiraró.

Pero no sólo el sur correntino figuraba en los planes colonizadores de Cabral y Ferré. También el espacio misionero se constituía en un anhelo que se pudo concretar a partir de 1827. Para la ocupación del suelo misionero, Ferré rescató el hispánico sistema de enfiteusis, con el objetivo de arrendar esas tierras. La indefinición de la propiedad de aquella jurisdicción imposibilitaba la venta de esos terrenos, que recién se otorgan definitivamente a partir de subastas públicas, en la década de 1860.

Los primeros pobladores -curuzucuateños en su mayoría- fueron asentándose en las orillas de los ríos y arroyos más importantes. Las aguadas permanentes, rinconadas y pastos blandos eran tentadores para la ocupación inicial de estos espacios.

El ordenamiento territorial y el fin de las hostilidades locales e internacionales hicieron que no sólo prosperaran los campos con ganados, sino también el repoblamiento de pueblos como La Cruz -bajo la Administración correntina- y Santo Tomé, que se rehizo a partir de la reinstalación de la ruta comercial entre el Paraguay y Brasil, en la década de 1830.

El l de Septiembre de 1832, la Sala de Representantes de Corrientes aprobaba la ley donde se establecía, como límites de Corrientes,

el río Paraná al Oeste y Norte, hasta la línea divisoria de los dominios portugueses ..., el Uruguay al Este, y al Sur una línea imaginaria desde las nacientes del Mocoretá hasta el arroyo Cururú Cuatiá y, desde allí, el curso de éste hasta su desembocadura en el río Miriñay ...”.

El norte del Aguapey sería un territorio en disputa durante tres décadas más. Corrientes pudo apropiarse de esta área recién luego de la Guerra de la Triple Alianza.

- Las condiciones impuestas por Corrientes para integrar la Convención Nacional de Santa Fe

El 3 de Marzo de 1829 el Congreso correntino impartía Instrucciones estrictas a su diputado, Juan Mateo Arriola, que eran más bien condiciones impuestas por Corrientes para hacer ingresar a la provincia a la Asamblea Nacional reunida en Santa Fe. Estas consistían en lo siguiente:

* sólo debía presentar sus poderes después que se hubieran incorporado los de Córdoba, pero debía presentar una Nota excusando su incorporación, hasta que se resolviera sobre la permanencia del diputado por Misiones, nota que debía fundarse en un Manifiesto cuya redacción se le encomendaba a base del que ya tuvo preparado el ex diputado Bernardo Igarzábal;

* si era invitado a incorporarse a la Asamblea, para sostener los puntos de vista de Corrientes en este asunto, debía excusarse, expresando que, mientras dicho diputado permaneciera no lo podía hacer y, en caso de que la Convención resolviese la permanencia del diputado misionero, Arriola se retiraría, comunicándolo a su provincia y quedando a la expectativa.

Pedro Ferré, en su “Memoria”, consigna la forma en que fue electo este diputado por Misiones. Expresa que en el sombrero de un correntino -que se había erigido en caudillo de los indios misioneros- que, sorprendido, se vio obligado a arrojarse al río Uruguay, se encontraron comunicaciones del entonces gobernador de Buenos Aires, coronel Manuel Dorrego, en que se lo incitaba a labrar actas nombrando diputado a la Convención a Benítez.

Agrega Ferré que él enseñó esos papeles al doctor Pedro Pablo Vidal, representante de Buenos Aires en Corrientes, para convenir el Tratado que luego no se ratificó.

Fuese o no exacta la intervención del coronel Dorrego en la elección del diputado por Misiones, el hecho no podía aceptarse por Corrientes por las razones ya consignadas y menos en esta época en que los últimos nativos residentes en Misiones estaban dominados, restando sólo las bandas que, dispersas después de la campaña del general Fructuoso Rivera, quedaron sobre la frontera oriental y entrerriana amenazando la paz”, señala el historiador Hernán Félix Gómez(2).

(2) Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)” (1929). Edición del Estado, Corrientes.

Si la Convención resolvía separar al diputado por Misiones y aceptar al de Corrientes, Arriola debía incorporarse y en caso de incorporarse a la Convención, sus Instrucciones serían las siguientes

* debía apoyar la creación de un Poder Ejecutivo Nacional provisional, con las mismas facultades que tuviera el coronel Manuel Dorrego, votando por el gobernador de Córdoba, general Juan Bautista Bustos, para ocupar el cargo.

* entre las atribuciones del P. E. Nacional provisional debía incluirse la guerra con Buenos Aires -creándose fondos especiales para ello- y cuidar que las sumas que le correspondieran a Corrientes fueran equitativas. En caso algunas provincias no entregasen las que les correspondiesen en el prorrateo, debían hacerlo después, con los intereses corrientes.

* si se proponía el enjuiciamiento de la Administración de Rivadavia y de los culpables del presente estado de cosas, debía votar por la afirmativa.

* cuando se tratara la forma de gobierno del país, debía votar por la representativa, republicana y federal, retirándose de la Asamblea en caso de votarse la unitaria.

Luego, se le impartieron a Arriola algunas otras Instrucciones que podrían calificarse de secundarias, como ser:

* Debía consignar que en la facultad de hacerse la guerra -que se daba al P. E. Nacional provisorio que se crease- no estaba incluida (pacificada Buenos Aires) la de llevarla a cualquier otra provincia que permaneciese tranquila, aun cuando salida de la Liga o pacto, quisiera vivir en aislamiento, como el Paraguay.

Suscitada la cuestión y si se resolvía en contra, Arriola debía retirarse de la Sala y dar cuenta a su Gobierno.

* Prohibíasele, además, tratar de cualquier otro asunto, aun cuando fuese por vía de epiqueya, en cuyo caso también debía retirarse del Cuerpo.

* En cuanto al texto de las Instrucciones, quedábale prohibido hacerlas conocer de terceros.

- La cuestión de Misiones

La cuestión de Misiones -o sea- la diputación ejercida irregularmente desde que no existían ni pueblos ni autoridades legales era -como en el caso de Igarzábal- el eje fundamental del mandato de Arriola.

Tal surge de una serie de comunicaciones -algo así como Instrucciones parciales- que el P. E. le pasa, como del documento que Arriola preparó para que, dirigido a la Convención, obligara a ésta a que despidiera de su seno a aquel diputado.

Estudiemos estos documentos para comprender el proceso:

Corrientes, Abril 3 de 1829

A Dn. Juan Mateo Arriola, diputado por esta provincia al Cuerpo Nacional.
Ha llegado a ésta el capitán Dn. Luis López, con los dos soldados que marcharon en compañía de Vd. y como por su conducto ha sido instruido el Gobierno de las últimas ocurrencias, que por esos destinos han tenido lugar en la escena de los negocios públicos, tiene a bien prevenir a Vd. permanezca en ese punto hasta tanto permitan las circunstancias que se incorpore al Cuerpo Nacional, donde quiera que éste entable sus Sesiones en la forma expresada en los artículos de sus Instrucciones; bien entendido que la prevención indicada no debe llegar al extremo de sufrir los ataques de un peligro inminente, pues para este caso queda Vd. autorizado bastantemente para retirarse con prontitud y regresar a ésta a la mayor posible brevedad(3).

(3) Oficio con Instrucciones del Gobierno de Corrientes a su diputado. // Citado por el doctor Hernán Félix Gómez. “Corrientes y la Convención Nacional de 1828 (de la Renuncia de Rivadavia a la Liga del Litoral)” (1928), segunda parte: “Documentos Publicados”, sección V: “La Convención de 1828”. Ed. Imprenta del Estado, Corrientes.

Dos meses después, el Gobierno de Corrientes vuelve a dar Instrucciones al diputado Arriola:

Corrientes, Junio 2 de 1829

Al diputado por esta provincia, don Juan Mateo Arriola.
El Gobierno teniendo en consideración la propuesta de Vd. sobre presentar a la Convención el reclamo acerca de la exclusión del diputado de Misiones según previenen las Instrucciones que se le tienen dadas, le parece muy del caso el que Vd. remita al Gobierno en primera ocasión el Manifiesto que tiene en obra para revisarlo, lo que fecho se le dará una Instrucción completa del modo con que haya de portarse antes de solicitar su incorporación y sobre el método que haya de observar lograda que sea ésta(4).

(4) Instrucciones del Gobierno de Corrientes al diputado Arriola. Oficios del P. E. a Arriola -de fechas 3 de Abril y 2 de Junio de 1829 // Citado por el doctor Hernán Félix Gómez. “Corrientes y la Convención Nacional de 1828 (de la Renuncia de Rivadavia a la Liga del Litoral)” (1928), segunda parte: “Documentos Publicados”, sección V: “La Convención de 1828”. Ed. Imprenta del Estado, Corrientes.

- Arriola envía a Corrientes su proyecto de Manifiesto sobre el Caso Misiones

Con este documento ocurrió una incidencia curiosa. El P. E. lo reclamó para juzgarlo; lo pasó al Congreso de Corrientes y éste se negó a pronunciarse sobre actos aislados del diputado Arriola, entendiendo haber sido claro en las Instrucciones:

Paraná, Junio 10 de 1829

Exmo. Gobierno de la provincia de Corrientes.
Consecuente a la Nota de V. E. fecha 2 del corriente, tengo el honor de adjuntarle el Manifiesto que trabajé al efecto de obligar a la Convención a que tanto por el honor nacional como por el interés de mi provincia, despida de su seno al pretendido diputado de Misiones.
"Siendo el Manifiesto de la aprobación de V. E., me atrevo a expresar que ha de surtir buen resultado su publicación.
En todo caso me estimaré feliz siempre que V. E. no vea en mi conducta y empeño, sino el ardiente deseo que tiene un patriota que, por el honor y libertad de su provincia como por el interés y dignidad del Superior Gobierno que me honró con su confianza, está pronto a sacrificarse(5).

Juan Mateo Arriola

(5) Oficio de Arriola del 10 de Junio de 1829. El diputado por Corrientes envía el proyecto de Manifiesto sobre el caso de Misiones. // Citado por el doctor Hernán Félix Gómez en “Corrientes y la Convención Nacional de 1828 (de la Renuncia de Rivadavia a la Liga del Litoral)” (1928), segunda parte: “Documentos Publicados”, sección V: “La Convención de 1828”; y en “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)” (1929), Capítulo X. Ambas obras fueron editadas por la Imprenta del Estado, Corrientes.

A fines de Junio de 1829, el gobernador Cabral envía al Congreso Permanente un proyecto de discurso sobre Misiones, trabajado por el diputado Arriola:

Corrientes, Junio 27 de 1829

Al H. C. P. de la Provincia.
Por cuanto el diputado de esta provincia, don Juan M. Arriola, ha enviado al Gobierno por el correo ppdo. un discurso que trabajó con designio de excluir de la Convención Nacional al diputado de Misiones y, de no incorporarse en caso de no ser atendidas las justas razones que expone en el expresado discurso, con el fin de que puesto en discusión se examine si debe modificarse o aprobarse absolutamente para presentarlo ante la Convención canjeados que sean sus poderes.
El Gobierno, advirtiendo que nadie mejor que V. E. con sus superiores luces, podrá ver los defectos que contenga, dignos de modificarse o suprimirse y la falta de razones que puedan suplirse aumentándolo, lo incluye a V. E. para el efecto de examinarlo juntamente con el que formó el ex diputado Dn. Bernardo Igarzábal, esperando la Soberana Resolución de V. H. para remitirlo al diputado actual de la provincia del modo que fuese de su soberano agrado, con las notas que se dignase ponerle.
Con este plausible motivo, el Gobierno saluda a V. H. protestándole su distinguido respeto y aprecio(6).

(6) Nota del P. E. y Resolución del Congreso, en el libro “Corrientes y la Convención Nacional de 1828” del doctor Hernán Félix Gómez y citado por por el mismo autor en “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)” (1929), Capítulo X. Edición del Estado.

El incidente termina cuando el Congreso de Corrientes resuelve “no pronunciarse sobre actos aislados” del diputado Arriola:

Sala de Sesiones, en Corrientes, Julio 22 de 1829

Exmo. Señor Gobernador y Capitán General de la provincia, don Dionisio Cabral.
La H. S. de Representantes transcribe a S. E. el dictamen de la comisión nombrada para el examen del proyecto remitido por el representante Dn. Juan Mateo Arriola, con lo que ha tenido a bien acordar y a la letra es como sigue:
La H. S. de Representantes en Sesión del día, ha tenido a la vista el dictamen de la Comisión nombrada con fecha 15 del corriente, que fue para dictaminar sobre el Manifiesto remitido por el representante Dn. Juan Mateo Arriola, el cual es concebido en los términos siguientes:

Corrientes, Julio 20 de 1829

'Señores Representantes:
'La Comisión encargada para dictaminar sobre el discurso que el diputado de la provincia Dn. Juan Mateo Arriola intenta presentar a la Convención Nacional después de canjeados sus poderes, relativo a no admitir la representación de Misiones en aquel augusto Cuerpo y remitido con el objeto de recabar la aprobación de la H. S. de Representantes, según el sentido en que se expresa la Nota con que el P. E. lo acompaña de fecha 27 de Junio próximo pasado, dice:
'Que después de haber meditado el asunto sin detenerse a examinar la exactitud del expresado discurso, es de opinión que no correspondía traerlo a conocimiento de la Sala, por su naturaleza y circunstancias, pues siendo un simple borrador sin firma más parece una consulta privada que buscar la resolución del Poder Legislativo, de un paso puramente inherente al representante de la provincia, por las atribuciones detalladas en sus poderes e instrucciones, pareciéndole impropio que la Honorable Sala sancione las operaciones posteriores de aquél, a no ser en ciertos casos que se hallan muy distantes del presente, por su calidad y transcendencia, y de que al devolver todo al Gobierno, se le conteste en el sentido indicado.
'Con este motivo, los individuos de la Comisión que suscriben, saludan a V. H. con su más alto respeto y aprecio'.

Señores Representantes: Tomás Sainz de Cavia, Manuel Antonio Ferré

La Sala, habiendo tenido en consideración el antecedente dictamen y atendidas las justas razones en que se funda, ha venido en deferir a él, aprobándolo, y ordenando que se le transcriba al P. E. para los fines que sean consiguientes”.

Dr. Juan F. Cabral - Presidente
presbítero Manuel Maciel - Secretario

- Arriola hace amagos de incorporarse a la Convención

Cuatro días después el gobernador de Corrientes somete a su Congreso la opinión del diputado Arriola de incorporarse a la Convención. Pero cuando Arriola creyó llegado el momento de incorporarse a la Convención, ya era tarde; la dispersión había comenzado.

Es que hubo un momento en que el propio diputado Arriola creyó necesaria su incorporación a la Asamblea:

Corrientes, Julio 24 de 1829

A H. C. P. de la Provincia.
El diputado por esta provincia a la Representación Nacional reunida en Santa Fe ha hecho ver al Gobierno la necesidad de su incorporación, manifestándole haber convenido así con algunos miembros de dicho Cuerpo, con quienes ha deliberado difusamente sobre la materia.
Más, como el Gobierno cree que el permiso para el efecto indicado debe emanar inmediatamente de la H. S. de R. R. de la provincia por eso es que tiene el honor de elevarlo al Superior conocimiento de V. H. para que en vista de lo expuesto, se sirva resolver lo que halle por conveniente.
El mismo que suscribe, saluda con este motivo a V. H. con la distinción y respeto que acostumbra”.

- La Convención Nacional se disuelve

Pero, finalmente, la Convención no realizó nada destacable y sólo siguió los avatares de la guerra civil. Tanto el gobernador santafesino, general Estanislao López, como su delegado en el Gobierno, o las autoridades de la Asamblea, mantienen con las provincias una activa correspondencia sobre el desarrollo de la campaña militar.

La suerte de las armas repercute en todas partes. La resistencia de Buenos Aires a los esfuerzos del partido federal redunda en la falta de entusiasmo de la acción política.

Convencidos los diputados de que las armas serían las que decidirían en definitiva, comenzaron, entonces, a ausentarse de Santa Fe, siendo así que, para cuando en Agosto de 1829, Rosas y Lavalle(7) llegaron a un Acuerdo, ya la dispersión de los diputados era general.

(7) Acuerdo del 24 de Agosto de 1829. Copia autorizada en el Archivo de la Provincia de Corrientes. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde el Tratado del Cuadrilátero a Pago Largo)” (1929). Edición del Estado.

Pero los ánimos declinaron. Con el pretexto de retirarse por cuatro meses a sus provincias, se inició la dispersión, disponiendo el Congreso de Corrientes, el 31 de Agosto de 1829, el retiro de Arriola, pocos días antes que Juan José Viamonte, nuevo gobernador de Buenos Aires, hiciera saber la constitución de ese Gobierno y sus propósitos de sustentar relaciones de armonía y paz(8).

(8) Oficio de Viamonte del 9 de Septiembre de 1829. En el Archivo General de la Provincia de Corrientes. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), Capítulo X. Edición del Estado.

El Acuerdo entre Lavalle y Rosas habíase ejecutoriado eligiéndose a un nuevo Gobierno porteño, presidido por Juan José Viamonte.

Finalmente queda, como lo único realmente destacable de todos estos episodios, las Instrucciones dadas a Arriola, que reafirmaban la posición principista de Corrientes en el campo federal, su antiunitarismo constante y su reprobación a la Administración rivadaviana y al levantamiento sedicioso de Lavalle del 1 de Diciembre de 1828.

En Agosto, el gobernador de Corrientes, Pedro Dionisio Cabral, hace saber al Congreso de la misma la disolución de la Convención:

Corrientes, Agosto 27 de 1829

Al H. C. P. de la Provincia.
El Gobierno de la provincia tiene el honor de dirigirse a la H. S. de R. R. para manifestarle que el diputado, don Juan Mateo Arriola, en la última confidencial que le ha escrito, le da noticia que la Representación Nacional reunida en Santa Fe se ha disuelto con la salvaguardia de la voz que hacen corren, de que se retiran a sus respectivas provincias por el término de cuatro meses y que, fenecido, volverán a convocarse y reunirse oportunamente.
Con este motivo y no dudando de la certeza de dicha disolución, el Gobierno -en contestación de la referida carta- ha tenido a bien hacer entender al relato diputado, que a efecto de estar a la mira sobre los ulteriores resultados de aquellos incesantes movimientos, permanezca en el destino en que se halla hasta fines de Septiembre próximo entrante, en que debe regresar ya a ocupar nuevamente el puesto que se le tiene confiado en la provincia.
Lo que el Gobierno se apresura a poner en conocimiento de V. H. para su Superior inteligencia y aprobación.
El infrascripto con este motivo saluda a V. H. con la alta consideración de siempre(8)”.

Y como remate del proceso, el Congreso de Corrientes dispone el retorno del diputado Arriola:

Sala de Sesiones, en Corrientes, Agosto 31 de 1829

Exmo. Señor Gobernador y Capitán General de Corrientes.
La Honorable Sala de Representantes ha tenido a la vista la Nota de S. E. fecha 27 del que expira en que hace saber la medida que ha tomado con respecto a que el diputado Dn. J. Mateo Arriola regrese a este destino en razón de no tener ya objeto su comisión.
"La Sala lo tiene a bien y encarga a S. E. se lo prevenga nuevamente a que lo verifique aun sin esperar fenezca el plazo que se le ha determinado siendo posible, lo que se le comunica a V. E. de orden de la Sala, para su inteligencia"(8).

Dr. Juan F. Cabral - Presidente
presbítero Manuel A. Maciel - Secretario

(8) Documentos citados por el doctor Hernán Félix Gómez. “Corrientes y la Convención Nacional de 1828 (de la Renuncia de Rivadavia a la Liga del Litoral)” (1928), segunda parte: “Documentos Publicados”, sección V: “La Convención de 1828”. Ed. Imprenta del Estado, Corrientes.

Información adicional