El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Entrevista de Curuzú Cuatiá. Reconocimiento del Uruguay

Más allá del Acuerdo logrado con misioneros occidentales residentes en el pueblo de La Cruz, todavía quedaba el peligro de los indígenas que, desde la Banda Oriental y desde Mandisoví, en Entre Ríos, pretendían invadir Corrientes y pasar al territorio de Misiones.

Se decía que el caudillo Carballo se aprestaba a la invasión, sin que las autoridades de Entre Ríos se opusieran a ella, aun cuando los elementos maleantes estaban radicados -en buena parte- en la zona de Mandisoví.

Se decía también que las autoridades entrerrianas no hacían absolutamente nada por frenar la inminente invasión y esto llevó al gobernador Juan León Solá, a protestar por esa imputación de parcialidad que se le hacía.

A principios de Febrero de 1830, el gobernador de Entre Ríos contesta sobre la tentativa de invasión a Misiones de Carballo:

Paraná, Febrero 1 de 1830

Exmo. Señor Gobernador, don Pedro D. Cabral.
El Gobierno que suscribe no ha podido menos que sorprenderse del contenido de la comunicación del Exmo. Gobierno de la provincia de Corrientes, del 28 de Enero próximo pasado, hallándose sin el menor conocimiento, aun de la marcha de Carballo al pueblo de Misiones.
Bastante práctico el que firma en los sucesos de la revolución de Sudamérica, en ninguna manera debe serle extraño el procedimiento de Carballo, como de ser cierto, por ser éstos los caminos trillados que conoce hoy el espíritu de partido para llevar adelante sus miras.
El Gobierno de Corrientes ha debido juzgar el Parte del coronel Cabañas por los mismos principios, mucho más cuando se halla satisfecho de la deferencia de este Gobierno hacia que el Tratado de los indígenas de Misiones lo verifiquen con ésta o aquella provincia.
El infrascripto con esta fecha se dirigió al Comandante de Mandisoví para saber si el referido Carballo se ha ausentado de aquel Departamento y en qué fecha lo haya verificado pues carece de toda noticia a este respecto, prometiendo al Señor Gobernador de la provincia de Corrientes comunicarle cuánto adelante con este paso.
Salúdalo con las consideraciones de su acostumbrado aprecio y distinción(1).

León Solá
Juan de la Rosa

(1) Oficio del 1 de Febrero de 1830 en el que el gobernador de Entre Ríos, León Solá, explica al gobernador Pedro Cabral sobre la tentativa de invasión a Misiones de Carballo. // Citado por el doctor Hernán Félix Gómez. “Corrientes y la Convención Nacional de 1828 (de la Renuncia de Rivadavia a la Liga del Litoral)” (1928), segunda parte: “Documentos Publicados”, sección VI. Ed. Imprenta del Estado, Corrientes.

A principios de Mayo de 1830, el gobernador Pedro D. Cabral tuvo que ausentarse de la capital a la Villa de San Roque, delegando el Gobierno en el teniente coronel Juan Felipe Gramajo, hasta principios de Julio que lo reasumiera(2).

(2) Citado por Antonio Abraham Zinny. “Historia de los Gobernadores de las Provincias Argentinas”.

La anexión del grupo de La Cruz obligó a Corrientes a ser más severa con aquéllos que pretendían invadirla y es así cómo Corrientes reúne sus milicias en San Roque, marchando el gobernador Pedro Dionisio Cabral a ponerse a su frente(3).

(3) Oficio al Congreso de Corrientes del 26 de Abril de 1830. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), Capítulo XI. Edición del Estado.

- Reacción de Entre Ríos ante el movimiento de fuerzas armadas

El Gobierno de Entre Ríos interviene en las cuestiones con los misioneros occidentales:

Paraná, Mayo 16 de 1830

Señor Gobernador de Corrientes.
El Gobierno que suscribe adjunta copia del oficio que ha recibido hoy a las 8 de la noche, enviado por los S. S. que han suscripto en la misma copia e, igualmente, remite un texto de su contexto, trabajado a la hora siguiente, que es como sigue:

Paraná, Mayo 16 de 1830

El Gobierno que firma ha recibido la Nota oficial de los S. S. Corregidores, Tenientes Corregidores, Alcaldes, jefes, y oficiales del pueblo misionero que abajo se firmaron, relativa ha que este Gobierno emplee su influjo y relaciones con el Exmo. Gobierno de Corrientes, a fin de que éste no les prive la ocupación del territorio de Misiones ni los hostilice con sus armas que, al efecto, se hallan prevenidas de orden de ese Gobierno, como asimismo implorando la protección del de esta provincia cooperando con su fuerza armada a sostener sus derechos o al menos neutralizarse permitiéndoles el traslado de sus familias de ese lado de la barra del Mocoretá, en el ínter se decide la cuestión que motiva esta solicitud.
El gobernador que habla no desconoce el justo reclamo de los S. S. que han suscripto la Nota que han dirigido. Tampoco negará la posible protección a esa respetable parte de sociedad que la solicita; más, es preciso inteligenciarlos que este Gobierno de la provincia de Entre Ríos se halla -desde el año 27- ligado por medio de Pactos solemnes a conservarse en alianza con el Exmo. Gobierno de Corrientes, cuyos Pactos se han nuevamente ratificado y, de ningún modo, le es decoroso, al Gobierno que habla, prescindir de ellos en ningún sentido.
También es del caso prevenir a los S. S. -a quienes se dirige- que este Gobierno está en marcha con dirección a Curuzú Cuatiá, a ponerse en inteligencia con el Exmo. Gobierno de la provincia de Corrientes; desde ese destino promete el que suscribe ejercer todas las mediaciones que condigan a cortar los pasos beligerantes que se están dando entre los S. S. con quienes habla y la provincia de Corrientes y gradúa el que firma que no serán desfavorables sus mediaciones.
Es verdaderamente sensible que levanten los filos de la espada para ofenderse, los mismos que componen la gran familia argentina y ojalá jamás se viese ni oyese la menor disensión entre los ciudadanos que debemos vivir con la mejor fraternidad; así es que se hace necesario e indispensable que todos propendamos virtiendo sacrificios para evitar encuentros que nos son tan pesarosos y sólo nos producen el exterminio de nuestras vidas y fortunas.
Este Gobierno se complace en otorgar el traslado de las familias propuestas a este lado de la barra del Mocoretá durante el tiempo que está pendiente la cuestión, que se varía y forma la materia de estas relaciones oficiales, bajo la precisa condición de depositar primero las armas en poder del comandante de aquel Departamento, exceptuando las de los jefes, oficiales, escoltas y ordenanzas, dando este Gobierno las garantías necesarias por su parte y por la del Exmo. Gobierno de Corrientes, de que no recibirán el menor perjuicio los que se trasladen en la forma dicha.
Esta medida no procede de recelos que le asistan al Gobierno que habla, porque está seguro de la buena fe con que se conducen los S. S. que suscribieron la precitada Nota oficial y sólo ha tenido en consideración miras políticas y urbanas de que no puede prescindir en este caso.
"Con este motivo, el infrascripto tiene el placer de saludar al Exmo. Gobernador a quien se dirige con las distinciones de su mayor aprecio"(4).

León Solá
Ramón Pereyra

(4) Oficio del 16 de Mayo de 1830 de Solá a Cabral, interviniendo en el asunto de los misioneros occidentales. // Citado por el doctor Hernán Félix Gómez. “Corrientes y la Convención Nacional de 1828 (de la Renuncia de Rivadavia a la Liga del Litoral)” (1928), segunda parte: “Documentos Publicados”, sección VI. Ed. Imprenta del Estado, Corrientes.

El gobernador de Entre Ríos había protestado de la imputación de parcialidad. Pero en Corrientes había sincero temor por una eventual invasión de indios misioneros.

A principios de Mayo de 1830 estaban acantonados -en Caá Guazú- las milicias de Caá Catí, San Luis del Palmar, Empedrado, Santa Lucía y Bella Vista, para actuar como reserva de la fuerza veterana, situada en Curuzú Cuatiá, mientras el gobernador dirigía la provincia desde San Roque. La situación se hizo tensa, más allá de que por esos días Pedro Ferré -comisionado por el gobernador- visitaba Paraná y Santa Fe en busca de acuerdos de amistad y unión.

Fue entonces que el general Fructuoso Rivera ofrece intervenir para que la paz entre Corrientes y Entre Ríos no se malogre:

Paysandú, Mayo 20 de 1830

Señor Dionisio Cabral
Amigo y Señor de todo mi aprecio:
Son ya generales los rumores que corren en ésta sobre las disensiones y medidas hostiles que ustedes y los entrerrianos han emprendido entre sí y se asegura que las armas van a decidir en breve sus cuestiones.
¿Será posible, amigo Cabral, que entre paisanos y hermanos, entre individuos de una misma familia se promuevan animosidades y se conduzcan estas nada menos que al término fatal de destruirse unos a otros y asolar para siempre ese hermoso país?
Cualquiera que sea el motivo de desavenencia debe desaparecer y la cuestión ventilarse a sangre fría por una convención amigable.
Sí, amigo, las vías de hecho deben desaparecer entre pueblos hermanos y entronizar la razón en lugar de las pasiones. Personas sensatas hay en ambas provincias; nómbrense entre éstas jueces árbitros y que resuelvan la cuestión de un modo fraternal.
Supóngase por un momento que ustedes baten y destruyen la fuerza entrerriana; siendo como es Ud. patriota y amigo de la humanidad, ¿podrá esto proporcionarle algún placer?¿Podrá su corazón dejar de condolerse al considerar la horrorosa desolación de una provincia hermana y la destrucción completa de tantos capitales?
No hay duda amigo; si esto llegase a suceder, su corazón se afligiría sobremanera y le pesaría cuando ya no tendría remedio.
Una carta igual escribo con esta misma fecha al Señor Gobernador de Entre Ríos y tanto a éste como a Ud. les suplico encarecidamente que sobresean en su marcha hostil. Si así lo hacen Uds., será feliz la patria como también su afectísimo amigo y atento servidor(5).

Fructuoso Rivera

P. D.
Mi pesona y cuanto yo valgo están prontos a mediar entre ambas provincias y a hacer cuánto esfuerzo me sea posible por concluir con esas cuestiones que ignoro cuáles sean hasta ahora y volver a unir a la amistad esos dos pueblos hermanos”.

(5) Oficio del general Fructuoso a Rivera al gobernador Pedro D. Cabral de fecha 20 de Mayo de 1830 ofreciendo intervenir para que la paz entre Corrientes y Entre Ríos no se malogre. // Citado por el doctor Hernán Félix Gómez. “Corrientes y la Convención Nacional de 1828 (de la Renuncia de Rivadavia a la Liga del Litoral)” (1928), segunda parte: “Documentos Publicados”, sección VI. Ed. Imprenta del Estado, Corrientes.

A fines de Mayo, Pedro D. Cabral informa a su delegado en la capital, sobre los sucesos del litoral uruguayo:

Su jefe, el comandante de granaderos José López, abrió comunicaciones con el Comandante General de la zona del Uruguay, Inocencio Taborda (dependiente del Gobierno de Entre Ríos), para proceder de acuerdo en contra del malón que se anunciaba.

Coordinadas las medidas preventivas, pudieron las milicias ser licenciadas en el mes de Junio de 1830, mientras el gobernador de la provincia esperaba en Curuzú Cuatiá al de Entre Ríos, Juan León Solá, para convenir en definitiva y lograr desapareciera el malentendido que tantos aprestos militares creaba en las dos provincias(2).

(2) Oficio del 26 de Mayo de 1830, del gobernador titular al delegado, Juan Felipe Gramajo. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), Capítulo XI. Edición del Estado.

- Entrevista de Curuzú Cuatiá. Proyecto de intervención a la Banda Oriental

En Junio de 1830 se entrevistaron -en Curuzú Cuatiá- el gobernador Pedro Dionisio Cabral, de Corrientes, y el general Juan León Solá, gobernador de Entre Ríos, para solucionar los malentendidos que había. La reunión fue cordial y se pusieron de acuerdo para llevar a cabo, ambos Gobiernos, una mediación en la Banda Oriental, foco de la reacción unitaria, que tanto influía en Entre Ríos.

Ya en este entonces, Entre Ríos declinaba en su política de obstaculizar. Su oficio de Marzo de 1830(3), hace luz en el asunto.

(3) En el libro "Corrientes y la Convención Nacional de 1828", del doctor Hernán F. Gómez. Con el Nro. 13 de la VI Sección. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), Capítulo XI. Edición del Estado.

Es que al problema del indio se agregaba el espíritu de facción generalizado en Entre Ríos por las tentativas unitarias que anidaban en la Banda Oriental, de cuyo territorio la invadían.

El de Corrientes avisó al de la provincia de Santa Fe para, en caso de conformidad, comunicara el pensamiento al general Juan Manuel de Rosas, de Buenos Aires, a sus efectos.

Agregaba el gobernante correntino al general Estanislao López su opinión sobre la conveniencia de no abrir comunicaciones con el general Rivera, quien le había escrito -sin lograr contestación- en forma de guardar neutralidad entre los partidos en lucha(4).

(4) El 26 de Mayo, el gobernador titular, desde Curuzú Cuatiá, habíase dirigido aprobando el nombramiento que el de Buenos Aires -Encargado de las Relaciones Exteriores- efectuara de un plenipotenciario a Río de Janeiro por los sucesos del Uruguay. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), Capítulo XI. Edición del Estado.

A su vez, la actitud enérgica y prescindente de la provincia impide los planes, que se hacen públicos, de los indios de Bella Unión. Buscaban, bajo las órdenes de Evaristo Carriego, cruzar el Uruguay, pasar a la provincia de Entre Ríos y subir por la costa argentina hasta los viejos pueblos de Misiones vengando, de paso, los agravios que entendían les había ocasionado la de Corrientes.

En este afán contó con el apoyo de los propios misioneros de La Cruz, que se ofrecieron para asistirla en la campaña militar, aunque luego ésta no fue necesaria.

Carriego, experto en la intriga política y no mal militar, hubiese logrado nublar más esa hora crítica, haciendo intervenir al Brasil -perjudicado por la invasión- si los aprestos correntinos no hubiesen obligado a la indiada de Bella Unión a volver sobre sus pasos(5).

(5) Oficio del gobernador Cabral del 7 de Junio de 1830. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), Capítulo XI. Edición del Estado.

- Reconocimiento de la República Oriental del Uruguay

A fines de 1829, la República Oriental del Uruguay había comunicado(6) su organización política. El Gobierno de Buenos Aires había recabado -de su Senado Consultivo- la forma de revisar la Constitución de esa República, conforme al Tratado de Paz con el Brasil, dado el estado del país, y luego requirió de las provincias -incluso Corrientes(7)- la autorización para nombrar comisionados que procediesen a esa revisión.

(6) Oficio del 30 de Noviembre de 1829.
(7) Oficio del 3 de Noviembre de 1829. Antes envió a Corrientes copia del trámite con su Senado Consultivo. // Todo citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), Capítulo XI. Edición del Estado.

Su gobernador pasó el petitorio al Congreso correntino y éste, con fecha 5 de Diciembre de 1829, autorizó el procedimiento.

- Ley estableciendo para su comercio el arancel vigente con las provincias argentinas

Afirmando luego sus sentimientos de fraternidad con la nueva República, la provincia de Corrientes da la ley sobre reforma del arancel aduanero, expresando que los efectos y artículos introducidos desde sus puertos sólo pagarían los derechos ordinarios, establecidos para los productos de las otras provincias argentinas(8).

(8) Ley del 19 de Enero de 1830. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Revolución de Mayo hasta el Tratado del Cuadrilátero)” (1929), Capítulo XI. Edición del Estado.

Información adicional