El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La Iglesia en tiempos de Pujol

Por Breve del 4 de Agosto de 1858, del Papa Pío IX, las provincias de Entre Ríos, Santa Fe y Corrientes fueron reunidas en una Vicaría Apostólica, designándose titular al canónigo, licenciado Miguel Vidal.

Era la época de la guerra civil entre la Confederación y Buenos Aires y una solución provisoria para los problemas religiosos que resultaban de ese conflicto.

Fue su proveyente, monseñor Marini, como Delegado Apostólico de la Santa Sede en la República Argentina, a pedido del general Justo José de Urquiza.

El 13 de Junio de 1859 se dio la Bula “Vel a Primis” creando el Obispado de Paraná, que integró la provincia de Corrientes, el cual fue sufragáneo del Arzobispado de Charcas hasta 1865, desde cuyo año dependió de Buenos Aires.

Desde 1858 a 1910, la Iglesia de Corrientes dependió del Obispado de Paraná. Bajo este régimen fue su primer Delegado Eclesiástico el ilustre sacerdote, doctor José María Rolón, hasta 1859, en que renunció, por ser electo gobernador de la Provincia.

Cabe agregar que el primer obispo fue monseñor José Gabriel Segura y Cubas, elegido por Pío IX, el 21 de Junio de 1859. Se hizo cargo de la sede el 3 de Junio de 1860 y falleció el 13 de Octubre de 1862.

El 27 de Marzo de 1865, Pío IX eligió al segundo obispo de Paraná: monseñor José María Gelabert y Crespo. Tras su consagración episcopal, ocurrida el 23 de Agosto de 1865, asumió el 1 de Octubre de 1865. Murió el 23 de Noviembre de 1897.

Información adicional