El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Corrientes, provincia rebelde

La cuestión de las denominados “alquilones”(1) tendrá repercusión en la relación del Estado Nacional y la provincia de Corrientes, lo que generará una situación de conflictividad institucional compleja y que erosionará la relación del presidente Derqui con la provincia de Corrientes(2) a pesar de que los electores correntinos habían votado unánimemente por su elección el año anterior en el Colegio Electoral(3).

(1) Material cuyo autor es el doctor Dardo Ramírez Braschi, profesor titular de la cátedra de Derecho Constitucional de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional del Nordeste.
(2) Tiempo después, Santiago Derqui vivirá sus últimos años en la Ciudad de Corrientes, donde fallecerá el 5 de Noviembre de 1867. Hoy sus restos descansan en el Santuario de la Cruz de los Milagros.
(3) José Nicolás Matienzo. “El Régimen Republicano-Federal”, p. 99. Ed. por la Secretaría de Cultura de la Nación, en coproducción con Editorial Marymar, Buenos Aires. // Todo referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

La situación adquirirá trascendencia, ya que en 1861 deberá entrar en sesiones el Congreso Nacional, constituido ya por los diputados de la provincia recientemente incorporada (Buenos Aires), lo que cambiaría el mapa político de las decisiones legislativas. De allí la disputa, ya que tanto los sectores políticos federales como liberales pretenderán tener peso legislativo, y la inhabilitación de los denominados “alquilones” -todos partidarios de Urquiza-  será determinante para la política porteña.

Con la misma intensidad también se desarrollará la impugnación del Congreso de Paraná a los diputados electos por la provincia de Buenos Aires, los que no fueron incorporados, alegándose que su elección debería ser bajo la instrumentación de la ley nacional y no por la bonaerense. Para la elaboración de las leyes, la mayoría federal en el Congreso se mantendrá con el sostenimiento de los “alquilones” y el rechazo de los diputados bonaerenses.

Aquellas cuestiones de legitimidad y legalidad de los diputados que conformarían el Congreso Nacional de 1861, más los sucesos de violencia extrema ocurridos en la provincia de San Juan, empujarían al país a una instancia de incertidumbre y de gravedad institucional extrema.

Con el argumento de hacer cumplir la reforma constitucional, el presidente Derqui impulsará la inmediata aplicabilidad de la nueva normativa respecto a la residencia de los representantes de provincia en el Congreso de la Nación y para su concreción dictará, el 26 de Octubre, un decreto dirigido a los gobernadores para que instrumenten la adaptación a las reformas constitucionales y sustituyan los diputados y senadores que no fuesen naturales y no tuviesen dos años de residencia material ininterrumpida en la provincia.

Corrientes, bajo la Administración del gobernador José María Rolón -aliado de Pujol y fundamentalmente de Urquiza- se opuso, ya que consideraba que la disposición constitucional recientemente aprobada, no tenía efecto retroactivo, por lo que generaba, según su entender, un alto riesgo de inseguridad jurídica(4).

(4) Isidoro J. Ruiz Moreno. “El Misterio de Pavón (las Operaciones Militares y sus Consecuencias Políticas)” (2005), p. 26. Ed. Claridad, Buenos Aires. // Referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

La iniciativa de Derqui confrontaba con la desconfianza de los federales, que estaban convencidos que la postura presidencial era una maniobra política contra los representantes federales que no se ajustaban a las nuevas disposiciones constitucionales.

Interpretación diferente esbozará el senador Calvo, quien sostenía que Corrientes no debía reemplazar ningún legislador nacional, porque aunque las reformas tuviesen alcance nacional, sus representantes tenían por cumplir aún tres años más de mandato, por lo que su permanencia en las bancas la consideraba legítima y legalmente aceptada y revalidada por cada Cámara del Congreso Nacional(5).

(5) Carta de Nicolás Calvo a Juan Pujol, Paraná, 30 de Noviembre de 1860. // Citado en el Archivo de Pujol que fue publicado a principios de la década de 1910 bajo el título de: “Corrientes en la Organización Nacional” (1911), tomo X, p. 260. Editorial Kraft, Buenos Aires. // Referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

La instrumentación de la decisión del presidente Derqui ofrecía inconvenientes, ya que los legisladores comprendidos en la medida fueron regularmente elegidos y aceptados por las Cámaras, que aprobaron oportunamente las incorporaciones, pero políticamente la cuestión adquirirá otra dimensión.

El hecho de esta instrumentación impuesta por el Poder nacional era observado por las provincias, las que se resistían a perder facultades ante el Estado federal y consideraban como un fuerte avance de éste sobre las autonomías de cada una de ellas.

Las dificultades se manifestarán también en el mismo Gobierno de Derqui. Su ministro encargado de la cuestiones del Interior, Juan G. Pujol, debió -a pesar suyo-, firmar el Decreto de comunicación de la medida a los gobernadores.

Pujol no estaba de acuerdo con lo dispuesto, por lo que dimitirá al cargo de Ministro el 26 de Noviembre de 1860(6), deteriorando evidentemente las relaciones con el presidente. La medida tomada por Derqui y el desgaste de la relación con Corrientes también disgustará a Urquiza, generando un malestar que cada vez adquirirá mayor gravedad.

(6) Citado en el Archivo de Pujol que fue publicado a principios de la década de 1910 bajo el título de: “Corrientes en la Organización Nacional” (1911), tomo X, pp. 240-241. Editorial Kraft, Buenos Aires. // Referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

Una de las primeras reacciones en el Congreso contra la decisión presidencial será la postura asumida por el diputado por Corrientes, Vicente G. Quesada, quien en correspondencia con el gobernador Rolón sostendrá que su representación ante el Congreso está fuertemente garantizada, palabras que significaban la fuerte oposición que ya estaba en marcha contra la política de Derqui y sus nuevos aliados.

Si bien Quesada no era correntino de origen, su compromiso con la Provincia lo manifestará reiteradamente, poniendo a consideración del Gobierno correntino poder juzgar si él conocía o no los intereses del pueblo que representaba.

El Gobierno de Corrientes decidió no implementar lo estatuido por el Decreto de Derqui, iniciándose así un conflicto de proporciones entre la provincia y el Estado Nacional. Corrientes se convertirá así en el epicentro de la oposición, liderando la no instrumentación ni aplicación del decreto presidencial.

El primer argumento esgrimido por el gobernador Rolón fue que no correspondía al Poder Ejecutivo Nacional llevar adelante tal recomendación, sino que la institución al que naturalmente concernía era el Congreso de la Nación, espacio exclusivo que debía establecer el juzgamiento sobre la validez de las elecciones y títulos de sus miembros. En base a esto, Rolón decidió no adoptar medida ni acción alguna al respecto hasta que se expida el Poder Legislativo nacional(7).

(7) Carta de José María Rolón a Juan Gregorio Pujol, del 9 de Septiembre de 1860. Publicada en el periódico “La Unión Argentina”, (Corrientes), el 17 de Noviembre de 1860. // Referenciada por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

Este planteo fue el inicio de las rispideces sobre la cuestión. Derqui no hará esperar su respuesta, que será de rechazo a la comunicación del Gobierno correntino, intimándolo por medio del ahora ministro del Interior, José Severo de Olmos.

El presidente ratificará la legalidad del decreto, manifestando que él sólo debe justificar sus acciones ante el Congreso y que, de persistir la actitud de Corrientes, el gobernador asumirá una grave responsabilidad ante las autoridades nacionales(8).

(8) Carta de José Severo de Olmos a José María Rolón, Paraná, 28 de Noviembre de 1860, en el Archivo General de la Provincia de Corrientes, tomo 168, folios 146-147. // Referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

El Gobierno de Corrientes, ante la conflictividad que adoptaba la cuestión, decidirá delegar su resolución a la Cámara de Representantes provincial. A través de una comunicación, de fecha 10 de Diciembre de 1860, el gobernador fijará posición ante la Legislatura, manifestando su asombro por el proceder del Ejecutivo Nacional en la cuestión, fundamentando su criterio en que no era el presidente de la República el indicado para imponer la disposición en pugna.

La situación hizo exponer a Rolón la difícil situación en la que se encontraba: el gobernador tenía que defender los derechos adquiridos de los legisladores nacionales de la Provincia, o debía sujetarse a las recomendaciones del Gobierno Nacional.

El gobernador manifestó que jamás podría consentir que se afecten los derechos federales de la provincia, ni las atribuciones que solamente corresponderían al Gobierno correntino. Sin embargo el gobernador subrayó que pese a las convicciones mantenidas, un objetivo esencial era el impedir que se entorpezcan las relaciones con el Gobierno Nacional. 

Rolón impuso presión a la Legislatura, colocando a disposición de la misma su renuncia como gobernador, fundamentando tal decisión en el deseo de no derramar una sola gota de sangre como ninguna lágrima por convicciones políticas(9).

(9) Carlos Alberto Silva. “El Poder Legislativo de la Nación Argentina”, tomo II, pp. 947-949, Buenos Aires. // Referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

La Legislatura tomó como prioritario el tema en cuestión, dada la gravedad del asunto, por lo que se conformó una Comisión ad hoc integrada por los legisladores Alegre, Santos y Ruda(10).

(10) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Actas de la Honorable Cámara de Representantes. 1858-1861, pp. 369-370. // Referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

De ahí en más, la Legislatura comenzó el debate, dividiéndose las aguas en dos posturas: la primera de ellas fue de apoyo al gobernador, rechazando su dimisión y aprobando la conducta de Rolón en solidaria responsabilidad. Este sector exacerbaba la autonomía provincial, impugnando el proceder del presidente Derqui.

En contrario opinó el diputado Sebastián Alegre, quien propuso que la renuncia de Rolón sea aceptada y que se cumpla inmediatamente en base al decreto presidencial ya aludido(11).

(11) Periódico “La Libertad”, (Corrientes), del 23 de Diciembre de 1860. // Referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

Ambas posiciones entraron a debate en la sesión del 20 de Diciembre de 1860; la mayoría respaldó la posición del gobernador, por lo que fue rechazada la dimisión de Rolón, recomendándose se zanjasen las diferencias con el Gobierno Nacional.

Desde la presidencia se ratificó y fortaleció la posición de Derqui, desconsiderando las posturas de Rolón. Una nueva correspondencia emitida desde el Ministerio del Interior, manifestó que no existía fundamento alguno que justificase la resistencia del gobernador correntino a las medidas de la autoridad nacional, por lo que el Poder Ejecutivo Nacional “no reconoce ni puede reconocer competencia alguna en el gobernador de una provincia para poner con tela de juicio los actos de una autoridad nacional ni el derecho de examinar y declarar la constitucionalidad o inconstitucionalidad de disposiciones de un carácter pura y esencialmente nacional”(12).

(12) Correspondencia de José María Zuviría a José María Rolón, Paraná, Enero 16 de 1861, en el Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 169, fs. 82-83. // Referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

Era evidente que la política de Derqui se había acercado en demasía a los intereses de Buenos Aires, lo que no era observado con buenos ojos por los federales, posición presidencial ya manifiesta desde hacía algunos meses atrás, la que fue conocida a través de la correspondencia sostenida entre aquél y Bartolomé Mitre.

Muestra de las políticas de Derqui para disminuir el poder urquicista en el Congreso, se manifestó claramente en la de fecha 17 de Octubre de 1860:

“Ya comuniqué a Usted, en ésa mi resolución de gobernar con el partido liberal, donde están las inteligencias, y por esto tengo que trabajar en el sentido de darle mayoría parlamentaria, sin lo que no podría hacerlo; y tengo la seguridad de dársela.
“No creo que haya cuestión sobre el remplazo de los diputados y senadores que han quedado sin las condiciones legales.
“Al comunicar a los gobiernos el decreto de convocación a la sesión extraordinaria, les diré que procedan con la brevedad posible a la elección de los reemplazantes, de modo que puedan concurrir a la sesión cuando reciba la noticia oficial de haberse jurado la Constitución en ésa, lo que debe usted comunicarme sin demora, y en la misma ocasión debe darme una idea sobre el tiempo en que pueda quedar concluida la elección en ésa, y sobre la oportunidad de la reunión del Congreso…”(13).

(13) Carta de Derqui a Mitre, Paraná, 17 de Octubre de 1860, en el “Archivo del general Bartolomé Mitre” (1911), pp. 26-27. En el Archivo del diario “La Nación”, (Buenos Aires), 28 volúmenes. // Referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

Evidentemente, este contexto con el tiempo generará una crisis de proporciones dadas las facultades autónomas de las provincias.

El presidente mantuvo informado permanentemente a Mitre sobre la resistencia puesta por el Gobierno correntino, de reemplazar sus legisladores sin residencia inmediata en la provincia.

Convencido que este conflicto tenía sólo fundamento en el amor propio de Rolón, Derqui se propuso no dejar la autoridad nacional bajo el pupilaje de un gobernador de provincia y por lo tanto no se detendrá hasta declararlo en rebelión contra la ley nacional(14).

(14) Carta de Derqui a Mitre, Paraná, 24 de Diciembre de 1860, en el “Archivo del general Bartolomé Mitre” (1911), pp. 40-41. En el Archivo del diario “La Nación”, (Buenos Aires), 28 volúmenes. // Referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

Es más; para el presidente, la posición asumida por el correntino afectaría directamente al principio de autoridad y al orden constitucional, por lo que se debía combatir esa desobediencia, aun sucumbiendo en la demanda(15).

(15) Carta de Derqui a Urquiza, Paraná, 19 de Enero de 1861, en el “Archivo del general Bartolomé Mitre” (1911), p. 61. En el Archivo del diario “La Nación”, (Buenos Aires), 28 volúmenes. // Referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

Para imponer su postura, Derqui planeó una sublevación contra el gobernador Rolón. El presidente tenía pensado enviar fuerzas militares con asiento en Rosario, las que debían desembarcar en Esquina, la ciudad más austral de la provincia a la vera del río Paraná(16).

(16) Carta de Derqui a Mitre, Paraná, 29 de Diciembre de 1860, en el “Archivo del general Bartolomé Mitre” (1911), pp. 42-43. En el Archivo del diario “La Nación”, (Buenos Aires), 28 volúmenes. // Referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

Algunos sectores, cercanos al mitrismo, vieron en la crisis generada en Corrientes la posibilidad de hacer la sublevación antedicha, sustituir el Gobierno de Rolón y acabar con sus enemigos políticos en Corrientes, tal como lo manifestará Rufino de Elizalde, argumentando una actitud anárquica y rebelde(17).

(17) Carta de Elizalde a Mitre, Buenos Aires, 24 de Noviembre de 1860, en Bartolomé Mitre. “Correspondencia Mitre-Elizalde. 1860-1868” (1960), pp. 53-55. Universidad de Buenos Aires, Departamento Editorial, Buenos Aires. // Referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

El presidente Derqui estaba convencido que Pujol y Rolón continuarían con sus posturas hasta las últimas consecuencias, tildando a su ex ministro de “canalla” y al gobernador de “rudo monigote”, por la que buscará la cárcel para el primero y el derrocamiento del Gobierno para el segundo.

Urquiza hizo notar la equivocación presidencial en el conflicto. El entrerriano opinaba que el Gobierno correntino estaba sostenido por el pueblo y no tenía intención de estar en rebelión con la Nación. Urquiza decía que tanto Pujol como Rolón eran amigos de la autoridad nacional y no formaban parte de los enemigos de la causa política que aquélla defendía(18).

(18) Carta de Urquiza a Derqui, San José, 30 de Diciembre de 1860. // Citado en el Archivo de Pujol que fue publicado a principios de la década de 1910 bajo el título de: “Corrientes en la Organización Nacional” (1911), p. 313. Editorial Kraft, Buenos Aires. // Referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

El ex presidente subrayaba que los hombres de Corrientes trataban de no vulnerar la autoridad presidencial y expresaba que amigos disgustados resultaban más convenientes que enemigos encubiertos(19).

(19) Carlos Páez de la Torre (h). “El Derrumbe de la Confederación. 1855-1862” (1977), p. 233. Ediciones La Bastilla, Buenos Aires. // Referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

La desinteligencia manifiesta entre Urquiza y el Gobierno Nacional comenzará con estos sucesos, la que se profundizará día a día a partir de allí. Los problemas políticos que se sucederán no harán más que profundizar las disidencias; sordas, primero, pero imposible de acallarlas después(20).

(20) Mariano de Vedia y Mitre. “Presidencia de Derqui y Gobierno de Mitre”, en “Historia de la Nación Argentina (Desde los Orígenes hasta la Organización Definitiva en 1862)” (1947), volumen VIII, capítulo IX, p. 434. Ed. Librería y Editorial El Ateneo, Buenos Aires. // Referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

Oportunamente, Rolón escribirá a Pujol buscando coordinar estrategias a seguir, prometiendo enviar una persona de confianza para conferenciar con el Gobierno Nacional. Es que éste había sugerido, por otros medios, proponer un trueque a las concesiones, en clara referencia a las deudas financieras reclamadas por Corrientes, aunque esto no significaba que se harían elecciones a legisladores en la provincia(21).

(21) Carta de José María Rolón a Juan Pujol. Corrientes, 15 de Enero de 1861. // Citado en el Archivo de Pujol que fue publicado a principios de la década de 1910 bajo el título de: “Corrientes en la Organización Nacional” (1911), p. 325. Editorial Kraft, Buenos Aires. // Referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

A pesar de la conflictividad de las relaciones entre Corrientes y el presidente de la República, el diputado por Corrientes Eusebio Ocampo, oriundo de Córdoba, recibió la orden directa del Rolón de concurrir a las Sesiones Extraordinarias del Congreso fijadas para el mes de Abril, bajo la representación de la provincia de Corrientes(22).

(22) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 170, folio 154. // Referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

En el Congreso Nacional, en Sesión Extraordinaria de Abril de 1861, los diputados y senadores cuestionados, por no tener los requisitos de residencia, promueven debates defendiendo sus derechos.

En la sesión de la Cámara de Senadores, el senador por Corrientes, el porteño Nicolás Calvo, argumentó que la provincia lo erigió como genuino representante, por lo que se mantendría en su banca. La Cámara, luego de exteriorizar varias posturas, declaró que no existía vacante alguna en mérito a la última reforma constitucional.

En el mismo sentido se expresó la Cámara de Diputados, en cuyos debates se cuestionó la presencia del también porteño Vicente G. Quesada, quien sostendrá la postura en el recinto deliberativo de ser un diputado legal y genuino representante del pueblo correntino(23).

(23) Quesada tuvo una fuerte vinculación con Corrientes y en particular a través de la amistad mantenida con el gobernador Juan Pujol, desde el mismo momento de su primera visita a la provincia. La amistad con Pujol se inició en Paraná, capital de la Confederación Argentina, ya que ambos hombres eran colaboradores de Justo José de Urquiza y concordaban en proyectos y perfiles políticos. Siendo Pujol gobernador de Corrientes entusiasmó a Quesada a instalarse en la capital de la provincia, donde trabajó como redactor del periódico “La Libre Navegación de los Ríos”, tarea que, según el historiador Manuel Florencio Mantilla, había sido recomendado por el general Urquiza. Posteriormente, en 1855, será redactor del periódico “El Comercio”, donde publicará diversos artículos y postales literarias regionales. Méndez Paz sostiene que colaboró también en la redacción del periódico “La Opinión” que inició su publicación en 1857 (Emilio Méndez Paz. “Periódicos Correntinos. 1825-1900” (1953), p. 29, Buenos Aires). A fines de ese año, Quesada mostrará tener intenciones de invertir en Corrientes integrando una sociedad por acciones en la explotación de yerba mate en gran escala, entre otros ramos, para lo cual solicitará algunas bases y concesiones por parte del Gobierno (carta de Quesada a Pujol del 6 de Diciembre de 1857 (en “Corrientes en la Organización Nacional” (1911), p. 168). Cuando en 1860 se eligieron convencionales constituyentes para la reforma de la Constitución Nacional, Quesada obtendrá 285 votos, que lo ubicará en el undécimo lugar, por lo que no entrará como constituyente (Archivo General de la Provincia de Corrientes. Hemeroteca “La Unión Argentina”, (Corrientes), del 10 de Agosto de 1860). La vinculación y afectos hacia la provincia -que lo designó su representante ante el Congreso Nacional- fueron motivos para tomar como objeto final de su primer libro, el que fue titulado precisamente “La Provincia de Corrientes”. Esta obra -según el propio Quesada- fue fruto de la necesidad de dar a conocer lo visto y observado en la provincia y a la vez una muestra de gratitud hacia la misma. El libro fue redactado en Buenos Aires en los años 1855 y 1856, con la acumulación de datos e información reunidos durante su residencia en Corrientes. Por fin, el libro se editó en Buenos Aires en 1858, con una dedicatoria a Pujol. El mismo consta de ocho capítulos, abarcando distintos aspectos históricos, geográficos y económicos. La mayoría de los capítulos de aquella obra se refiere a distintos aspectos geográficos y descriptivos de Corrientes pero, puntualmente en el capítulo Tercero, hará mención a la evolución histórica de la capital correntina, extendiéndose a su territorio aledaño y jurisdiccional. Merece especial atención la cuestión fundacional, la que generará debates entre historiadores locales, como lo fue al referirse al “Milagro de la Cruz”, al que Ramón Contreras y luego Hernán F. Gómez, entre otros, reconocerán tal suceso. Quesada repetirá la tradición religiosa que enseñaba “la sorpresa de los indios fue grande, cuando consumido el combustible vieron que la Cruz no había ardido”. (Vicente G. Quesada. “La Provincia de Corrientes” (1858), p. 38. Imprenta El Orden, Buenos Aires). Luego de la publicación de su primer libro su producción investigativa fue tomando mayor dimensión, extendiéndose a otros aspectos del país. Con respecto a la provincia de Corrientes se ha podido localizar un artículo titulado “Reminiscencias”, publicado en la “Revista de Buenos Aires”, en 1864. También en la “Revista de Paraná”, que se editará en la ciudad homónima, en 1861, bajo la dirección de Quesada, en su número primero incluirá un artículo de su autoría que formará parte de una serie dedicada a Corrientes y que titulará “Fundación de la Ciudad de San Juan de Vera de las Siete Corrientes”, en la que incluirá temas relacionados con la historia de la Fundación, la Cruz de los Milagros y un Padrón de repartición de tierras de los años 1591 y 1598, siendo este último publicado -por primera vez- según aclaración del autor. Este artículo fue completado en los números 2, 3, 4 y 5 de la citada revista. Además de los documentos inéditos, publicará otros de importancia, como lo fueron cartas del Cabildo de Corrientes a la Audiencia de Charcas y al rey Felipe II, de Agosto de 1588 (copia documental facilitada por Pujol). En el número 7, de la “Revista de Paraná”, del 31 de Agosto de 1861, homenajeará la memoria de Pujol, recientemente fallecido, escrito que Quesada titulará: “El doctor Don Juan Pujol. Apuntes para su biografía”. Concluirá estas publicaciones, de carácter histórico, en el número 8 de la mencionada revista, de Septiembre de 1861, donde reproducirá la “Relación Histórica de la Ciudad de Corrientes escrita por el coronel Francisco Antonio Cabello y Mesa, Abogados de los Reales Consejos y Primer Escritor Periodístico de esta Provincia” (Revista del Paraná. Periódico mensual de Historia, Literatura, Legislación y Economía Política. Número 8. Tomo II. Publicado bajo la dirección de Vicente G. Quesada. Paraná. Imprenta Nacional. Año 1861, p. 77). Estas publicaciones se caracterizan por la originalidad de los documentos que se dan a conocer, como lo fue el Padrón de repartición de tierras de 1591 y 1598. // Referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

Tiempo después, al escribir sus "Memorias", Quesada mantendrá su posición y afirmará que aquellos legisladores cuestionados por su origen o residencia tuvieron el mismo derecho que Sarmiento o Vélez Sársfield en la Legislatura de Buenos Aires(24).

(24) Vicente G. Quesada. “Memoria de un Viejo” (1998), p. 343. Ediciones Ciudad Argentina, Buenos Aires. // Referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

La situación del reemplazo de los legisladores en el Congreso pasará a otro plano de prioridades, ya que se sucederían hechos de relevancia nacional que marcarían urgencias políticas, razón por lo cual Derqui expresará que oportunamente dejaría el pleito librado a la decisión del Congreso.

El polémico decreto presidencial del 26 de Octubre de 1860 sólo fue cumplido por la provincia de Santiago del Estero(25). La postura sostenida por Corrientes fue la más radical de todas, cosechando adhesiones de los urquicistas y de provincias como las cuyanas, que suspendieron las elecciones a diputados(26).

(25) Carlos Alberto Silva. “El Poder Legislativo de la Nación Argentina”, tomo II, p. 977.
(26) Carta de Nicolás Antonio Calvo a Juan G. Pujol. Paraná, 8 de Enero de 1861. // Citado en el Archivo de Pujol que fue publicado a principios de la década de 1910 bajo el título de: “Corrientes en la Organización Nacional” (1911), p. 323. Editorial Kraft, Buenos Aires. // Todo referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

Para el 6 de Abril de 1861 la Cámara de Diputados decidirá, por veintiún votos contra cinco, que no existían vacantes en la Cámara, rechazando lo dispuesto por el decreto presidencial. Al día siguiente se rechazará, por veintidós votos contra cuatro, la incorporación de los diputados porteños, porque éstos no fueron electos por ley nacional sino por ley provincial.

Estas medidas harán que los federales dominasen absolutamente el dictado de las leyes, adquiriendo sobresaliente importancia ya que próximamente deberán tratar y decidir temas vitales como lo serán las leyes impositivas y todo lo referente al manejo de la Aduana porteña.

Aún más, se debía analizar en breve la manera de instrumentar la nacionalización de la Aduana de Buenos Aires y los subsidios de un millón y medio de pesos papel surgidos a raíz de los convenios entre la Confederación Argentina y la provincia recientemente incorporada (Buenos Aires)(27).

(27) Emilio Ravignani. “Asambleas Constituyentes Argentinas. 1810-1898” (1939), tomo IV, pp. 1.076-1.103. // Talleres S. A.-Casa Jacobo Peuser Ltda., Buenos Aires. // Referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

Otros sucesos que ensombrecerán la política del país, como la situación turbulenta en la provincia de San Juan(28), harán virar el foco de atención sobre la cuestión y prontamente el asunto de los “alquilones” y la disputa por los espacios en el Congreso Nacional perderá intensidad y el próximo triunfo de Buenos Aires sobre la Confederación en los campos de Pavón -en Septiembre de 1861- instrumentará nuevos rumbos en la funcionalidad y conformación de las Instituciones en la política argentina.

(28) En Noviembre de 1860 será asesinado el coronel José Virasoro, gobernador de San Juan, aliado de Urquiza y Derqui. Al poco tiempo asumirá el dominio político de dicha provincia Antonino Aberastain, allegado al liberalismo y con vínculos con Bartolomé Mitre. El presidente Derqui decretará la Intervención Federal a San Juan, misión que encargará al gobernador de San Luis, Juan Saá, quien tratará de imponer su autoridad a la que Aberastain resistirá y opondrá combate en el paraje de Rinconada de Pocito. Allí será derrotado y hecho prisionero. Cuando Saá se dirija a la capital provincial, el jefe encargado de la custodia de los prisioneros fusilará a Aberastain porque se estaba gestando una sublevación. Los porteños acusarán a los federales por la muerte de los prisioneros, pero Derqui someterá a Consejo de Guerra al encargado de la custodia de Aberastain y apoyará la conducta de Juan Saá. // Referenciado por el doctor Dardo Ramírez Braschi. “Conflictos entre el Estado Nacional argentino y la provincia de Corrientes. La cuestión de los “alquilones” como conflicto político-institucional (1860-1861)”, en la revista “Temas Americanistas” (2015), Nro. 36, pp. 88-113, del Departamento de Historia de América de la Universidad de Sevilla (España). Fuente electrónica.

Información adicional