El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

TERCER PERIODO DE GOBIERNO DE JUAN GREGORIO PUJOL

A fines de 1856, en que vencía el trienio del mandato gubernativo, la opinión pública comenzó a agitarse al impulso de las afinidades políticas y bajo las garantías constitucionales que amparaban la libertad ciudadana y la propaganda de partido.

Es que la obra constituyente provincial, terminada en Octubre de 1855, abrió un período de garantías efectivas, que rodearon la reconstrucción de todas las Instituciones, conforme a la nueva Constitución de la provincia.

- La obra constituyente de Pujol

El prestigio del doctor Pujol no disminuyó, sin embargo, con la libertad política que deparó al medio. Cierto que en las elecciones de legisladores hubo de proceder con energía(12), para ahogar la tentativa de alterar el orden público, pero el procedimiento estaba legitimado porque, según confidencias de Fermín Alsina, José Toledo y Cayetano Virasoro, al ministro del Interior de la Confederación, doctor Derqui(13), sólo la energía del gobernante evitó un transtorno de la provincia a mano armada.

(12) Citado en el Archivo de Pujol que fue publicado a principios de la década de 1910 bajo el título de: “Corrientes en la Organización Nacional” (1911), tomo VII, p. 8. Editorial Kraft, Buenos Aires. Carta del general Urquiza en la que le pedía el sobreseimiento de algunas causas por tentativas de alterar el orden público.
(13) Carta del general Urquiza en el Archivo de Pujol que fue publicado a principios de la década de 1910 bajo el título de: “Corrientes en la Organización Nacional” (1911), tomo VII, p. 62. Editorial Kraft, Buenos Aires. Carta del general Urquiza en la que le pedía el sobreseimiento de algunas causas por tentativas de alterar el orden público. // Todo referenciado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia., Buenos Aires.

En este explorar de la opinión, para individualizar al gobernante del trienio 1856-1859, tomaron parte, también, los hombres de Paraná.

La Organización Nacional no estaba terminada; Corrientes era una de las columnas principales del propósito, y el general Urquiza, Presidente de la Confederación, no quería perder la cooperación de un ciudadano que encarnaba sus ideales nacionalistas.

De ahí que el doctor Derqui se dirigiera a Pujol, en Abril 30 de 1856, desde Paraná(14), manifestándole que el candidato del presidente y de él mismo (en su carácter de ministro del Interior), era el doctor Pujol, ya que, según la Constitución Provincial dictada, debía procederse a nueva elección.

(14) Citado en el Archivo de Pujol que fue publicado a principios de la década de 1910 bajo el título de: “Corrientes en la Organización Nacional” (1911), tomo VI, p. 100. Editorial Kraft, Buenos Aires. // Referenciado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia., Buenos Aires.

Y agregaba:

“Bien entendido que no creemos sea para usted una ganga ser gobernador de la Provincia, y sí un petardo que tendrá que soportar para ayudarnos a consolidar el orden constitucional”.

Llamado el Congreso General de la provincia a proceder a la elección del nuevo mandatario, dicta la ley del 26 de Diciembre de 1856 eligiendo(15), por mayoría absoluta de sufragios, nuevamente, al doctor Pujol, y fijando el mismo día, a las 13:00, para que se prestase el juramento de ley.

(15) Citado en el Archivo de Pujol que fue publicado a principios de la década de 1910 bajo el título de: “Corrientes en la Organización Nacional” (1911), Nota de comunicación y ley en el tomo VI, p. 311. Editorial Kraft, Buenos Aires. // Referenciado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia., Buenos Aires.

La ley fue suscripta por toda la Representación, en la siguiente forma:

* José M. Rolón, presidente;

* Manuel S. Mantilla, vicepresidente primero;

* Antonio Díaz de Vivar, vicepresidente segundo;

* José F. de los Santos, Miguel V. López, Ramón de Galárraga, Federico Cossio, Santiago Regueral, Simón Niella, Benito Alba, Matías Carreras, Blas Barría, Zacarías Negrette, José L. Mohando, Lisandro López, Manuel J. Ruda, Juan F. Poisson y Manuel I. Lagraña, estos dos últimos en carácter de Secretarios.

El doctor Pujol no aceptó de inmediato el cargo que honrosamente se le deparaba por tercera vez. Pidió, en Nota del mismo día(16), un plazo de “calma y reflexión” para meditar, prometiendo resolvería para el día siguiente.

(16) Este y los demás documentos en el Archivo de Pujol que fue publicado a principios de la década de 1910 bajo el título de: “Corrientes en la Organización Nacional” (1911), tomo VI, pp. 312 y sigtes. Editorial Kraft, Buenos Aires. // Referenciado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia., Buenos Aires.

El Congreso no accedió ante los términos de la ley del nombramiento y el doctor Pujol aceptó el cargo.

La Nota respectiva denuncia, en el laconismo de los documentos oficiales, la decepción de su espíritu, ante la obra de la calumnia y de la intriga con que se lo venía combatiendo. Decía al Congreso:

“Obedezco y acato este llamamiento y estoy dispuesto a continuar al frente de los negocios públicos en la nueva era constitucional que iniciamos, con ánimo resuelto, sean cuáles fueren las dificultades que tenga que vencer para marchar por la senda de mis deberes”.

Así, el 16 de Diciembre de 1856, sancionada ya la Carta Magna, el doctor Pujol es nombrado primer gobernador constitucional por tres años y entra en posesión del mando el 26 de Diciembre de 1856, terminando su período el 26 de Diciembre de 1859, sucediéndole el canónigo Rolón. 

- Delegaciones del P. E.

La séptima delegación del mando fue desde el 20 de Noviembre de 1857 hasta el 9 de Diciembre de 1857 en que el P. E. es delegado en el Presidente de la Legislatura, el canónigo José María Rolón.

Finalmente, la octava y última vez fue desde el 16 de Octubre de 1858 hasta el 17 de Diciembre de 1858, siendo nuevamente Rolón el delegado.

En estas dos últimas oportunidades Pujol salió a la campaña para efectuar su visita constitucional al Interior de la provincia pero, la última vez y durante el citado lapso, sostuvo conferencias en San José con el general Justo José de Urquiza.

- El Consejo Consultivo

La intervención que en esta forma daba el doctor Juan Gregorio Pujol a los elementos más espectables de la época en la gestión de su Gobierno, compruébase asimismo con una iniciativa de alta importancia, que no debemos silenciar.

Es la creación, el 21 de Octubre de 1857, de un Consejo Consultivo de Gobierno, institución que nació por decreto(20) y que incorpora el pensamiento director de la democracia a las resoluciones más importantes de su gestión.

(20) Citado en el Archivo de Pujol que fue publicado a principios de la década de 1910 bajo el título de: “Corrientes en la Organización Nacional” (1911), tomo VII, p. 140. Editorial Kraft, Buenos Aires. // Referenciado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia., Buenos Aires.

Componían este Consejo -como miembros natos- el Delegado Eclesiástico, el Presidente de la Cámara de Justicia, el Presidente de la Casa de Moneda, el Prior del Consulado, el Juez de Alzadas, los Jueces de primera instancia en lo Civil y -de igual clase- en lo Criminal, el Colector General de Rentas, el Fiscal General, el Defensor de Pobres y Menores, el Jefe de Policía y el Director de Instrucción Pública.

Se incorporó, además de estos miembros natos, a los ciudadanos, doctores Tiburcio Gómez Fonseca y Federico Cossio, y los señores Teodoro Gauna, José M. Pampín, Manuel Serapio Mantilla, Domingo Latorre, Manuel Antonio Ferré, Raymundo Molinas, Pedro Igarzábal, Sebastián Alegre, Martín Zelaya, José Luis Garrido, Juan Vicente Pampín y Roberto G. Billinghurts.

- Elección de legisladores nacionales

En el tercer mandato de Pujol se registran elecciones para legisladores nacionales.

Nicolás Calvo fue elegido senador nacional en 1857 para el período legal del 12 de Mayo de 1857 al 30 de Abril de 1860. Calvo recién asumirá la banca el 9 de Junio de 1859, completando el período de Facundo de Zuviría.

Pero Calvo será reelecto, esta vez para el período legal comprendido desde el 11 de Mayo de 1860 al 30 de Abril de 1869. Tras asumir el 11 de Mayo de 1860, tendrá que dejar la banca el 12 de Diciembre de 1861, al producirse la disolución del Poder Legislativo Nacional, ya que Bartolomé Mitre -en su carácter de gobernador de la provincia de Buenos Aires-, asumirá, en representación de las provincias- el P. E. N.

Junto a Calvo fue electo senador nacional Juan Gregorio Pujol, para el período legal comprendido desde el 1 de Mayo de 1860 al 30 de Abril de 1869. Pujol recién asumirá el 5 de Abril de 1861 y permanecerá en la banca hasta su muerte, ocurrida el 18 de Agosto de ese año.

Ambas bancas quedarán vacantes, por disolución del Poder Legislativo.

Finalmente, hay que decir que en 1858 son electos diputados nacionales Vicente Gregorio Quesada (reelecto), Emilio de Alvear y Wenceslao Díaz Colodrero, los dos primeros porteños.

- Pujol en el escenario nacional

Terminado su tercer período gubernativo, el 25 de Diciembre de 1859, el doctor Pujol puso en posesión del Poder Ejecutivo al gobernador electo, canónigo, doctor José María Rolón.

El escenario nacional lo atrajo, incorporándose -como senador por Corrientes- al estado mayor de ciudadanos virtuosos que en Paraná labraban la nacionalidad.

Su hegemonía era lógica. Fue factor decisivo en la elección del sucesor del general Urquiza en el cargo de presidente de la Confederación, correspondiéndole la iniciativa(17) de la candidatura del doctor Santiago Derqui, frente a la bien poderosa de Salvador María del Carril.

(17) Carta del doctor Wenceslao Díaz Colodrero. Noviembre de 1858. // Citado en el Archivo de Pujol que fue publicado a principios de la década de 1910 bajo el título de: “Corrientes en la Organización Nacional” (1911), tomo VIII, p. 282. Editorial Kraft, Buenos Aires. // Referenciado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia., Buenos Aires.

Sostuvo esta resolución el doctor Pujol en su comentada visita al Palacio de San José(18) -residencia del general Urquiza- en los primeros días de Diciembre de 1858, en cuya oportunidad fue agasajado afectuosamente.

(18) Artículo del periódico “Uruguay”, reeditado en “La Opinión”, de Corrientes, del 17 de Diciembre de 1858. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia., Buenos Aires.

Así debió ser. El doctor Pujol fue un sincero en la obra nacionalista del general Urquiza. Puso en el empeño toda su influencia y cooperó en la forma decisiva que nos denuncia un acto sin precedentes en aquella época de sorpresas políticas.

Referimos a la donación que efectuó, el 6 de Abril de 1857, al Gobierno de la Confederación(19), de casi todo el parque militar de la provincia.

(19) Citado en el Archivo de Pujol que fue publicado a principios de la década de 1910 bajo el título de: “Corrientes en la Organización Nacional” (1911), tomo VII, p. 50. Editorial Kraft, Buenos Aires. // Referenciado por Hernán Félix Gómez. “Vida Pública del Dr. Juan Pujol (Historia de la provincia de Corrientes de Marzo 1843 a Diciembre 1859)” (1920). Ed. por J. Lajouane & Cia., Buenos Aires.

Más de treinta cañones, con municiones, cureñas y complementos fueron a robustecer el poder militar de la Nación, subsidio que Corrientes ofrecía “a la importante obra de nuestra defensa y seguridad común”.

Era demostrar, prácticamente, que la provincia renunciaba a posibles resistencias a la obra nacionalista, continuando frente al alzamiento en armas de la provincia de Buenos Aires.

Información adicional