El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Elección de Entre Ríos

El 5 de Julio de 1852 Urquiza, desde Palermo, escribe a Antonio Crespo, gobernador delegado de Entre Ríos(1):

“Deseando que la provincia de Entre Ríos sea representada dignamente en el Congreso, he elegido al general José Miguel Galán y a don Nicolás Anchorena para que sean nombrados por ella”.

(1) Facultad de Filosofía y Letras. “Documentos Relativos a la Organización Nacional”, tomo I, pp. 105, 111 y 230. Otras indicaciones de Urquiza sobre diputados al Congreso, tomo II, pp. 362, 380; etc. // Citado por José María Rosa. “Nos los Representantes del Pueblo” (1963), segunda edición. Ed. Huemul, Buenos Aires.

Ambos candidatos, un militar de la confianza de Urquiza y un prestigioso hacendado porteño -pariente y amigo de Rosas- eran sin duda excelentes. Pero ni el uno ni el otro serían elegidos en definitiva. La voluntad del gobernante varió en los treinta días que mediaban entre la carta y la fecha de la elección, fijada para el 5 de Agosto (de 1852).

El 16 de Julio (de 1852) una primera rectificación modifica el mandato inicial:

“En mi anterior decía a usted que el general Galán y don Nicolás Anchorena eran mis candidatos, pero hoy he sustituido al primero por don Ruperto Pérez; por consiguiente debe usted estar a esta resolución y no a aquélla”.

Galán se quedaría en Buenos Aires como delegado en el Gobierno Provincial y el periodista y poeta Ruperto Pérez, otro hombre de la plena confianza del Libertador, lo reemplazaría en el Congreso. Poco después -el 26 de Julio (de 1852)- una nueva variante en las simpatías de Urquiza desalojaba a Anchorena de la fórmula:

“En la última indicaba a usted como candidatos míos a don Nicolás Anchorena y a don Ruperto Pérez. Como hoy he variado de parecer respecto al primero, he dispuesto que esta provincia sea representada en el Congreso por don Juan María Gutiérrez y por el dicho Ruperto Pérez; por consiguiente, en este sentido impartirá usted sus órdenes”(2).

(2) Nicolás Anchorena sería más tarde constituyente del Estado de Buenos Aires y dictaría su Estatuto separatista de 1854. // Citado por José María Rosa. “Nos los Representantes del Pueblo” (1963), segunda edición. Ed. Huemul, Buenos Aires.

El antiguo contertulio del Salón Literario de 1837, ahora ministro urquicista en Buenos Aires, sustituía a Anchorena cuyas simpatías opositoras no tardarían en ligarlo con los sediciosos del 11 de Septiembre de 1852.

Pero el diligente Crespo ya había dado las órdenes discretas para que el pueblo soberano eligiera libremente a los indicados por Urquiza. Debió comunicárselo así al Libertador, porque éste -con el imaginable apuro- le despachó urgentemente el 4 de Agosto (de 1852):

“Me dice usted que ha dado sus disposiciones para que el señor Pérez y el señor Anchorena sean nombrados Diputados al Congreso, y que el nombramiento se hará el 5 del cte.
“Pues yo había cambiado ya de parecer y por esto es que últimamente le escribí diciéndole que mis candidatos eran don Ruperto Pérez y don Juan María Gutiérrez”.

A pesar del angustioso problema creado por la diligencia de Crespo, todo saldría a la medida de los deseos del variable Libertador. Facilitaba el trastrueque que los diputados entrerrianos deberían designarse por elección de segundo grado y, desde luego, que la carta del 26 de Julio (de 1852) llegó a tiempo de evitar la elección de Anchorena.

El 5 de Agosto (de 1852) se reunían solemnemente los electores en Nogoyá, y allí se trasladó Crespo para leerles las disposiciones del Acuerdo:

“... en la parte que concierne a las calidades inherentes e indispensables que deben tener en vista en esta elección”.

como informa a Urquiza y figura en el Acta correspondiente. Pero debió leerles también la cláusula 7ma. -de la legítima influencia- y tal vez la carta de Urquiza (omitida explicablemente en Actas), por cuanto los electores nombraron “por unanimidad a Juan María Gutiérrez y a Ruperto Pérez diputados por el pueblo de Entre Ríos por elección indirecta”.

“¡Y tan indirecta!”, comenta Santiago Baqué(3).

(3) Santiago Baqué. “Influencia de Alberdi en la Organización Política del Estado Argentino” (1915), p. 23, Buenos Aires. // Citado por José María Rosa. “Nos los Representantes del Pueblo” (1963), segunda edición. Ed. Huemul, Buenos Aires.

Información adicional