El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

JOSE MANUEL PAMPIN, GOBERNADOR

José Manuel Pampín gobernará desde el 9 de Diciembre de 1861 hasta el 26 de Diciembre de 1862 (dos días después, asumirá el P. E. el gobernador electo, Manuel Ignacio Lagraña).

jos pampn
José Manuel Pampín

Serán ministros de Pampín:

* General de Gobierno: Juan Eusebio Torrent (desde el 14 de Febrero al 5 de Mayo de 1862) y Pedro Igarzábal (desde el 14 de Julio al 18 de Septiembre de 1862); durante los interinatos, estos cargos fueron desempeñados por el Oficial Mayor de Gobierno, Gonzalo Figueroa y Wenceslao Díaz Colodrero; y durante la gira por la campaña: José Benjamín de la Vega (desde el 6 de Mayo hasta el 27 de Junio de 1862)(1).

(1) Gabriel Enrique del Valle. “Los hombres que gobernaron Corrientes (Compendio de Historia Política)” (2007). Edición del Autor.

El 10 de Febrero de 1862, Pampín es designado gobernador propietario, hasta completar el período constitucional del que fue desalojado José María Rolón, es decir, hasta el 26 de Diciembre de 1862.

Durante su Administración llegó a delegar el mando en el presidente de la Legislatura, Pedro Igarzábal, desde el 6 de Mayo de 1862, que el propietario salió a la visita de los Departamentos de campaña, como lo disponía la Constitución Provincial.

Una de las primeras disposiciones del gobernador Pampín (17 de Diciembre de 1861) fue declarar caducos -de hecho y de derecho- los poderes públicos de la Nación, que habían sido abandonados por el ex presidente Santiago Derqui y por Juan Esteban Pedernera, ex vicepresidente en ejercicio del P. E. N., quedando la provincia en plena posesión de su soberanía.

El 9 de Enero de 1862 dictó un decreto por el que Corrientes se adhería al Gobierno Central “por la razón de los principios proclamados por Buenos Aires”, comprometiéndose a apoyarlos al considerar que éstos eran tendientes a la organización definitiva de la Nación(2).

(2) Gabriel Enrique del Valle. “Los hombres que gobernaron Corrientes (Compendio de Historia Política)”. Edición del Autor.

Por ley sancionada el 22 de Julio de 1862, el gobernador Pampín elevó a categoría de “Villa” -el 25 de Julio de 1862- a los pueblos de Mercedes, Bella Vista y Restauración (hoy Paso de los Libres).

Ver: Estructura estadual (1862-1863)

En la gestión de Pampín se registraron elecciones legislativas para Diputado Nacional, siendo electos -en 1862- Juan Eusebio Torrent y José María Cabral.

- Avance incontenible del mitrismo

La conclusión de las negociaciones entre Mitre y Urquiza y la garantía de paz no se obtendrían con tanta facilidad. Los mismos factores que habían obligado a Urquiza a aceptar las demandas de Mitre, alentaron ahora a Mitre y especialmente al Gobierno de Buenos Aires a exigir nuevas demandas de Urquiza

Ocampo llegó a Rosario el 5 de Diciembre con la aceptación de Urquiza; Mitre resolvió partir inmediatamente para Buenos Aires a fin de mantener consultas con los políticos porteños.

Durante tres días, Mitre permaneció encerrado en casi continuas conferencias. Mientras tanto, Buenos Aires estaba inundada de rumores e informaciones sobre el auge porteño en las provincias y las posibilidades de eliminar a Urquiza(3).

(3) J. C. Ocampo a Urquiza, 12 de Diciembre de 1861. Archivo General de la Nación, Archivo del general Justo José de Urquiza. Interesante indicio del brusco resurgir del optimismo en Buenos Aires al anunciarse las victorias porteñas en todas partes y el aparente colapso de la resistencia en Entre Ríos fue la relación de cambio del peso papel respecto de la onza de oro. Durante la última semana de Noviembre esa relación se había elevado rápidamente debido a que se temía una nueva emisión de moneda papel y ninguna seguridad que diera el Gobierno la habría hecho bajar. El 6 de Diciembre, esta relación con tendencia alcista -que fluctuaba entre 420 y 430- abrió a 431 y cerró a 4111/2; el 7 de Diciembre, abrió a 411 y cerró a 400. // Citado por James R. Scobie. “La Lucha por la Consolidación de la Nacionalidad Argentina. 1852-1862” (1964). Ed. Librería Hachete S. A., Buenos Aires.

En el Norte, los hermanos Taboada, con la ayuda de fondos de Buenos Aires, dominaban otra vez en Santiago del Estero y habían anunciado una campaña para “liberar” a la vecina Tucumán.

En el Oeste, el gobernador Saá, de San Luis, había presentado a toda prisa su renuncia a la Legislatura y había partido para Chile, casi en el mismo momento en que llegaba una columna porteña. Y en la provincia de Corrientes, a espaldas de Urquiza, una insurrección fomentada por urquicistas y elementos porteños había estallado contra el impopular régimen del gobernador Rolón, e inmediatamente fue ayudada con armas y dinero por Buenos Aíres(4).

(4) A. Ezequiel Zilva a Urquiza, 27 de Noviembre de 1861. Archivo General de la Nación, Archivo del general Justo José de Urquiza; Gelly y Obes a Mitre, 2 de Diciembre de 1861; y Mitre a M. Ocampo, 3 de Diciembre de 1861. “Archivo del general Mitre” (1911-1913), tomo IX, p. 47 y tomo VIII, p 278, (veintiocho volúmenes), Buenos Aires; Gutiérrez a Mitre, 9 de Diciembre de 1861. Museo Mitre. “Sarmiento-Mitre. Correspondencia, 1846-1868” (1911), “Cartas inéditas del general Bartolomé Mitre”, Nro. 7.172, Buenos Aires. // Todo citado por James R. Scobie. “La Lucha por la Consolidación de la Nacionalidad Argentina. 1852-1862” (1964). Ed. Librería Hachete S. A., Buenos Aires.

Antes de partir de Buenos Aires el 11 de Diciembre, empero, Mitre pudo dar seguridades a Ocampo de “... que todos los hechos que V. E. (Urquiza) expresaba en su carta, estaban consumados; la paz con Entre Ríos y su Gobierno quedaba reconocida”(5).

(5) J, C. Ocampo a Urquiza, 12 de Diciembre de 1861. Archivo General de la Nación, Archivo del general Justo José de Urquiza. // Citado por James R. Scobie. “La Lucha por la Consolidación de la Nacionalidad Argentina. 1852-1862” (1964). Ed. Librería Hachete S. A., Buenos Aires.

De las conferencias mantenidas en Buenos Aires surgieron dos importantes decisiones que fueron dadas a publicidad tan pronto como Mitre regresó a su Cuartel General de Rosario: primero, exigir nuevas demandas a Urquiza con el fin de obtener las máximas concesiones del gobernador de Entre Ríos; y, segundo, asegurar por medios aún más activos el establecimiento de Gobiernos simpatizantes en las provincias y dar los primeros pasos hacia la organización nacional.

El 14 de Diciembre, Mitre escribió una carta a Urquiza inspirada en los éxitos que había logrado su programa en el Interior. Además de los puntos ya discutidos en las negociaciones oficiales de paz -tales como la entrega de los archivos y de los bienes del Gobierno Nacional en Paraná a las autoridades de Buenos Aires; la autorización a Mitre a convocar un Congreso Nacional; o las disposiciones concernientes a la Aduana de Entre Ríos- Mitre agregó la exigencia de que Urquiza se retirase de la vida pública(6).

(6) Mitre a Urquiza, 14 de Diciembre de 1861. “Archivo del general Mitre” (1911-1913), tomo X, pp. 94-101, (veintiocho volúmenes), Buenos Aires. // Citado por James R. Scobie. “La Lucha por la Consolidación de la Nacionalidad Argentina. 1852-1862” (1964). Ed. Librería Hachete S. A., Buenos Aires.

El mismo día despachó una significativa carta a Paunero, Comandante Militar de la campaña en el Interior. Al observar que la ocupación de Córdoba había iniciado una reacción en cadena en favor de la causa porteña, llegaba a la conclusión de que había que agregar nuevo impulso a esta acción inicial:

“Pero, como en guerra y en política, no debe fijarlo uno todo a la Providencia (aunque debemos reconocer que ella es la que manda al trabajo y hace 7/8 partes del trabajo) bueno es poner los medios para que ese hecho dé de sí todo cuanto pueda dar para la paz presente y la organización futura de la República”(7).

(7) Mitre a Paunero, 14 de Diciembre de 1861. Archivos privados del doctor Mariano Paunero. // Citado por James R. Scobie. “La Lucha por la Consolidación de la Nacionalidad Argentina. 1852-1862” (1964). Ed. Librería Hachete S. A., Buenos Aires.

En esta carta se descubre que ya estaba dado el primer paso en el ambicioso plan de reorganización nacional concebido después de Pavón. Virtualmente, las mismas condiciones de paz que Mitre acababa de concluir con Urquiza iban a ser enviadas ahora por Paunero a las distintas provincias en la forma de una Circular:

“1.- Reasunción de la soberania propia de cada provincia, por medio de sus Legislaturas.
“2.- Desconocimiento de los caducos Poderes Nacionales y consiguiente retiro de sus diputados del Congreso de Paraná.
“3.- Declaración de concurrir a un nuevo Congreso con arreglo a la Constitución reformada, a efecto de reorganizar los Poderes Nacionales”.

El cumplimiento de estos actos por las provincias autorizaría a Buenos Aires a llevar a cabo la reorganización nacional:

‘‘Como medio de ejecutar todo, y como medio de obrar eficazmente sobre los que pretendiesen oponerse a este movimiento, lo que conviene es lo que sigue:
“1.- Autorizar al gobernador de Buenos Ayres, en representación del pueblo que ha dado la libertad a la República, a fin de convocar a un Congreso con arreglo a la Constitución reformada, en la época y lugar que él designe, poniendo por condición sea a la margen derecha del Paraná y si se quiere un término fijo que no sea menor de dos meses.
“2.- Nombramiento de un General en Jefe de todas las fuerzas militares de las provincias amigas, para obrar sobre Urquiza si fuere necesario y centralizar así el poder militar de la libertad.
“3.- Autorizar al gobernador de Buenos Aires para representar a la República en su parte externa, es decir, ocupar el Salón, recibir las visitas, mantener la conversación y despedirlas, obsequiándolas, recibiendo consules y ministros, aunque sin poder para comprometer a la Nación, que esto quiere decir parte externa, y no relaciones exteriores”.

Las ideas contenidas en esta carta a Paunero llevaron directamente al ejercicio provisional por Mitre del Poder Ejecutivo Nacional a principios de 1862 y, de esto, nos ocuparemos en el próximo capítulo. Las demandas que se exigieron a Urquiza tuvieron un efecto más inmediato sobre la paz, porque representaban la etapa final en la lucha por el poder entre porteños y provincianos.

Mitre tenía ahora a Urquiza a la defensiva y estaba ansioso por obtener todo lo posible del caudillo. Exigir su abandono de la vida pública era un aspecto relativamente sin importancia de la actitud porteña.

Los intereses porteños estaban íntimamente vinculados a dos aspectos del poder de Urquiza: la flota y Corrientes, y fue contra ellos que se presionó con el mayor vigor y con éxito durante los meses de Diciembre y Enero.

Cuando el pacto Mitre-Urquiza fue finalmente concluido en Buenos Aires a fines de Enero, Mitre podía muy bien permitir que Urquiza conservara el dominio de Entre Ríos. Por ese tiempo ya había eliminado toda posibilidad de que Urquiza pudiera oponerse con éxito al programa porteño de reorganización nacional.

En Diciembre, no obstante, Urquiza rechazó la sugestión de que renunciara al mando de Entre Ríos y por un momento la tenue paz entre los dos gobernadores de provincia estuvo pendiente de un hilo.

Si se llegara nuevamente a la guerra, los buques que se desarmaban en Bajada Grande, tendrían mucho valor. Mitre ya había anunciado a Thornton y Lefebvre de Bécour que esos navíos debían ser entregados a Buenos Aires

“... que les dejaría tres o cuatro días para que considerara la demanda con respecto a la escuadrilla argentina y, si no se la acordaba, se apoderaría de ella por la fuerza. Si le entregaran la escuadrilla, consideraría a Buenos Aires en paz con Entre Ríos; pero si se lo negasen, el ataque a ella podría llevar a una invasión de la provincia, aunque repetía que estaba ansioso por evitar ese paso”(8).

(8) Thornton a Russell, 20 de Diciembre de 1861. Oficina Británica de Documentos Públicos, Documentos del Foreign Office, Correspondencia General 6, República Argentina, volumen 234, Nro. 117. // Citado por James R. Scobie. “La Lucha por la Consolidación de la Nacionalidad Argentina. 1852-1862” (1964). Ed. Librería Hachete S. A., Buenos Aires.

Urquiza pensó un momento si no era preferible detener el desmantelamiento de sus barcos y movilizar sus fuerzas en Entre Ríos(9).

(9) López Jordán a Urquiza, 18 de Diciembre de 1861. Archivo General de la Nación, Archivo del general Justo José de Urquiza; C. Echeverría a Gelly y Obes, 19 de Diciembre de 1861. Museo Mitre. “Sarmiento-Mitre. Correspondencia, 1846-1868” (1911), “Cartas inéditas del general Bartolomé Mitre”, Nro. 9.106, Buenos Aires. // Todo citado por James R. Scobie. “La Lucha por la Consolidación de la Nacionalidad Argentina. 1852-1862” (1964). Ed. Librería Hachete S. A., Buenos Aires.

Antes que se pudiera llevar a cabo cualquier acción y aún antes que las intenciones de Urquiza fueran claras, Mitre ordenó a la escuadrilla naval porteña que se apoderase de los navíos de la Confederación.

En la mañana de la víspera de Navidad, los buques fueron tranquilamente tomados. La única amenaza de violencia provino de la misma ciudad, donde los marineros impagos pero armados hablaban de amotinarse. Inmediatamente, setenta y cinco hombres de los navíos extranjeros en Bajada Grande fueron desembarcados para garantizar el orden.

La primera finalidad de Mitre al apoderarse de la flota tenía -al parecer- una implicación mayor que la mera captura de este importante elemento del arsenal de Urquiza.

En una posterior entrevista con los ministros francés y británico, que se celebró en Santa Fe, Mitre declaró que ya no estaba atado por ningún arreglo de paz y que continuaría las operaciones militares hasta sacar a Urquiza del país(10). A Paunero, su portaestandarte en el Interior comentó:

“Me proponía con esto, en primer lugar, tener la escuadra enemiga, por lo que es nuestra; y enseguida, hacer de modo que se me enojase Urquiza, para tener pretexto de invadir a Entre Ríos.
“¿Qué creerá Vd. que ha hecho? Me ha escrito una Nota, lo mas humilde, disculpándose por no haberme entregado la escuadra antes, ordenando se ponga a mi disposición todos los armamentos pertenecientes a ella que se hallaban en tierra y diciendo que esperaba que con eso quedaría satisfecho.
“A consecuencia de esto he mandado recibir el resto de la artillería y ya tengo como 80 cañones de la escuadra. ¡Qué le parece!”(11).

(10) Thornton a Russell, 26 de Diciembre de 1861. Oficina Británica de Documentos Públicos, Documentos del Foreign Office, Correspondencia General 6, República Argentina, volumen 234, Nro. 119.
(11) Mitre a Paunero, 17 de Enero de 1862. Archivos privados del doctor Mariano Paunero. // Todo citado por James R. Scobie. “La Lucha por la Consolidación de la Nacionalidad Argentina. 1852-1862” (1964). Ed. Librería Hachete S. A., Buenos Aires.

Varios días antes había escrito a Venancio Flores, su cohorte uruguayo y compañero de armas:

“Francia (comandante en Paraná) me escribe diciendo que están a mi disposición todos los armamentos que se hallaban en tierra y que puedo mandarla recibir por inventario.
“Sobre las demás partes entra en explicaciones con la mayor humildad, al extremo de no dar ni pretexto para buscarle pelea. Sin embargo, como le dije antes, nuestra política es, a pesar de todo eso -o de aceptar los hechos pacíficos que produzca Entre Ríos- no quitarle la mano de encima hasta hacerlo saltar”(12).

(12) Mitre a Flores, 28 de Diciembre de 1861. Museo Mitre. “Sarmiento-Mitre. Correspondencia, 1846-1868” (1911), “Cartas inéditas del general Bartolomé Mitre”, Nro. 9.218, Buenos Aires. // Citado por James R. Scobie. “La Lucha por la Consolidación de la Nacionalidad Argentina. 1852-1862” (1964). Ed. Librería Hachete S. A., Buenos Aires.

Sobre la cuestión del retiro de Urquiza a la vida privada, Mitre modificó su exigencia a principios de 1862 e indicó que tal decisión era un asunto personal(13).

(13) Mitre a Urquiza, 4 de Enero de 1862. Museo Mitre. “Sarmiento-Mitre. Correspondencia, 1846-1868” (1911), “Cartas inéditas del general Bartolomé Mitre”, Nro. 9.549, Buenos Aires. // Citado por James R. Scobie. “La Lucha por la Consolidación de la Nacionalidad Argentina. 1852-1862” (1964). Ed. Librería Hachete S. A., Buenos Aires.

Ahora, la principal preocupación del Comandante en Jefe porteño era lograr el control de la insurrección en Corrientes. Un Gobierno liberal en Corrientes neutralizaría a Urquiza en el Litoral y proporcionaría quizá la excusa para hacer caer al gobernador de Entre Ríos.

A fines de Diciembre Mitre puso a Venancio Flores al tanto de los esfuerzos realizados por orientar al Gobierno insurrecto de Corrientes a favor de Buenos Aires(14). Al ministro de este Gobierno insurrecto, le escribió:

“Sin perjuicio de todo esto, considerando a Corrientes como una aliada natural de la causa de los principios y conociendo la necesidad y conveniencia de robustecer su situación por todos los medios a mi alcance, voy a disponer suban hasta esa capital dos vapores de guerra, conduciendo a disposición de ese Gobierno un armamento y varios pertrechos de guerra, estando dispuesto a enviarle todo lo que pueda necesitar y aún cuando más no hayan hecho uso de la autorización que les dí, pueden considerarla siempre como subsistente, si llegasen a necesitar de más recursos”(15).

(14) Mitre a Flores, 28 de Diciembre de 1861. Museo Mitre. “Sarmiento-Mitre. Correspondencia, 1846-1868” (1911), “Cartas inéditas del general Bartolomé Mitre”, Nro. 9.218, Buenos Aires.
(15) Mitre a J. E. Torrent, 30 de Diciembre de 1861, en J. J. Biedma. “Mitre-Urquiza” (1907), publicado en la “Revista Nacional”, Año XLIV, p. 153. // Todo citado por James R. Scobie. “La Lucha por la Consolidación de la Nacionalidad Argentina. 1852-1862” (1964). Ed. Librería Hachete S. A., Buenos Aires.

Minar en tal forma la influencia de Urquiza en la vecina Corrientes conduciría, según el juicio de Mitre, inevitablemente a su caída en su propia provincia:

“Urquiza quiere salvarse a fuerza de humillaciones y mansedumbre y realmente no me da el más mínimo pretexto para hostilizarlo. Pero de todos modos su caída es infalible, con invasión y sin invasión a Entre Ríos”(16).

(16) Mitre a Paunero, 10 de Enero de 1861 (sic, 1862). Archivos privados del doctor Mariano Paunero. // Citado por James R. Scobie. “La Lucha por la Consolidación de la Nacionalidad Argentina. 1852-1862” (1964). Ed. Librería Hachete S. A., Buenos Aires.

A mediados de Enero este peligroso juego de obligar a Urquiza a abandonar el poder en Entre Ríos había arrinconado al caudillo. La lucha que libraba en Corrientes un Gobierno pro porteño apoyado por Buenos Aires y los partidarios de Urquiza en Entre Ríos y Corrientes casi hizo estallar otra vez la guerra.

Aunque uno de los aliados de Urquiza, Nicanor Cáceres, se había retirado pacíficamente a Entre Ríos a principios de Enero, las autoridades recién instaladas en Corrientes estaban alarmadas por rumores de las intrigas de Urquiza(17).

(17) L. Torrent a Mitre, 11 de Enero de 1862; J. E. Torrent a Mitre, 14 de Enero de 1862; J. Pampín a Mitre, 16 de Enero de 1862. “Archivo del general Mitre” (1911-1913), tomo XII, pp. 60, 25, 35-36, (veintiocho volúmenes), Buenos Aires. // Citado por James R. Scobie. “La Lucha por la Consolidación de la Nacionalidad Argentina. 1852-1862” (1964). Ed. Librería Hachete S. A., Buenos Aires.

A mediados de Enero, Corrientes fue declarada en estado de sitio y se organizó un Ejército Provincial. Entre Ríos respondió con una acción similar, se otorgaron plenos poderes a Urquiza para que defendiera la provincia contra una invasión por Buenos Aires. Venancio Flores, ansioso por la eliminación de Urquiza como primer paso al restablecimiento del partido colorado en el Uruguay, se preparó para marchar en ayuda de Corrientes(18).

(18) J. Granel a Mitre, 20 de Enero de 1862. Museo Mitre. “Sarmiento-Mitre. Correspondencia, 1846-1868” (1911), “Cartas inéditas del general Bartolomé Mitre”, Nro. 9.136, Buenos Aires. // Citado por James R. Scobie. “La Lucha por la Consolidación de la Nacionalidad Argentina. 1852-1862” (1964). Ed. Librería Hachete S. A., Buenos Aires.

Sin embargo, impaciente como estaba Mitre por derribar a Urquiza, retrocedió ante el peligro de la guerra civil que podría extenderse a todo lo largo del Litoral y abrazar al Uruguay. Se enviaron órdenes a Flores de no moverse(19).

(19) Mitre a Gelly y Obes, 23 de Enero de 1862. “Archivo del general Mitre” (1911-1913), tomo IX, p. 80, (veintiocho volúmenes), Buenos Aires. // Citado por James R. Scobie. “La Lucha por la Consolidación de la Nacionalidad Argentina. 1852-1862” (1964). Ed. Librería Hachete S. A., Buenos Aires.

Las nubes de guerra se disiparon con tanta rapidez como se habían amontonado. Con las seguridades dadas por Mitre de que Corrientes iba a desarmarse, Urquiza ordenó la desmovilización de su Ejército. Otra vez Buenos Aires había ganado el punto esencial en juego: un Gobierno pro porteño dominaba en Corrientes y Urquiza, si bien seguía siendo aún gobernador de Entre Ríos, estaba estrechamente cercado por Buenos Aires.

En una carta a Paunero, Mitre concluía:

“Entre Ríos se ha asustado al último creyendo que lo invadíamos como piratas. Se desarmará chasqueado. Urquiza ha pasado por todas las condiciones indeclinables que le ponía en mi ultimátum, menos por la indicación de dejar el mando, el cual sin embargo dice en su Nota desea abandonar, habiendo mandado a Carril en comisión para asegurarme que lo dejará así que puede hacerlo decorosamente”(20).

(20) Mitre a Paunero, 22 de Enero de 1862. Archivos privados del doctor Mariano Paunero. // Citado por James R. Scobie. “La Lucha por la Consolidación de la Nacionalidad Argentina. 1852-1862” (1964). Ed. Librería Hachete S. A., Buenos Aires.

Del Carril negoció los arreglos finales entre Mitre y Urquiza que pusieron fin a los cuatro meses de lucha por el poder que siguieron a Pavón. Urquiza se había preocupado mucho en Diciembre y Enero por impedir que las pretensiones porteñas siguieran en aumento. A fines de Diciembre nombró a Del Carril como negociador para que llegara a un arreglo sobre los puntos finales relativos a Entre Ríos en el programa de reorganización nacional de Mitre.

Al mismo tiempo envió a otro emisario, Simón A. de Santa Cruz, a los ministros de Francia e Inglaterra en Paraná para obtener su mediación en este asunto. Thornton y Lefebvre de Bécour le declararon francamente que lamentaban mucho que Urquiza no hubiera dejado su retiro de San José en los críticos meses siguientes a Pavón para asumir la jefatura activa de las provincias; agregaron que, puesto que no gozaban de la confianza de Mitre, su mediación de poco serviría(21).

(21) Santa Cruz a Urquiza, 7 de Enero de 1862. Archivo General de la Nación, Archivo del general Justo José de Urquiza. // Citado por James R. Scobie. “La Lucha por la Consolidación de la Nacionalidad Argentina. 1852-1862” (1964). Ed. Librería Hachete S. A., Buenos Aires.

A mediados de Enero, en el momento culminante de la crisis de Corrientes, Del Carril llegó a Paraná en su viaje para conferenciar con Mitre. Una vez más y con éxito se rogó a Thornton y Lefebvre de Bécour que ofrecieran su ayuda en la mediación, particularmente para impedir a Mitre que invadiese Entre Ríos.

Del Carril, Thornton y Lefebvre de Bécour hallaron a Mitre en Buenos Aires muy ocupado con la desmovilización de la Guardia Nacional. En una entrevista con los ministros británico y francés, Mitre les aseguró que no tenía entonces intención de invadir a Entre Ríos o de forzar a Urquiza a que renunciase a su puesto de gobernador.

Las negociaciones con Del Carril proseguían más lentamente, ya que “... hay por lo menos mucha irresolución y suspicacia por parte del primero (Del Carril) como falta de franqueza en el segundo (Mitre)”(22).

(22) Thornton a Russell, 22 de Enero de 1862. Oficina Británica de Documentos Públicos, Documentos del Foreign Office, Correspondencia General 6, República Argentina, volumen 239, Nro. 8; Del Carril a Urquiza, 19 de Enero de 1862. Archivo General de la Nación, Archivo del general Justo José de Urquiza, confirma esta observación. // Citado por James R. Scobie. “La Lucha por la Consolidación de la Nacionalidad Argentina. 1852-1862” (1964). Ed. Librería Hachete S. A., Buenos Aires.

El 25 de Enero, Del Carril ya había aceptado las exigencias de Mitre sobre los bienes del Gobierno de la Confederación y las Aduanas de Entre Ríos, los que debían ser entregados a un Ejecutivo Nacional Provisional, es decir, al gobernador de Buenos Aires. De resultas de ello se establecieron relaciones pacíficas entre las dos provincias(23).

(23) Del Carril a Urquiza, 25 de Enero de 1862. Archivo General de la Nación, Archivo del general Justo José de Urquiza. // Citado por James R. Scobie. “La Lucha por la Consolidación de la Nacionalidad Argentina. 1852-1862” (1964). Ed. Librería Hachete S. A., Buenos Aires.

El poder de Urquiza había quedado reducido en Entre Ríos. Delante de Mitre estaba la presidencia y delante de Buenos Aires el dominio de la Nación Argentina.

- Intervención Federal

Bartolomé Mitre decretó la Intervención Federal el 10 de Agosto de 1862 y estuvo relacionada con Nicanor Cáceres.

Es que el gobernador liberal, José Pampín, había designado al militar curuzucuateño como Comandante Militar del Sur y esta situación creó enorme disgusto en liberales de la zona quienes, a las órdenes de Basilio Acuña, se levantaron en armas, desconociendo la decisión gubernamental, lo que provocó la intervención decretada por Mitre.

- Elección de legisladores nacionales

En 1862 serán electos Senadores Nacionales por Corrientes Pedro Ferré y Juan Madariaga. El mismo año también se elegirán Diputados Nacionales, siendo los electos Juan Eusebio Torrent y José María Cabral.

Ferré tuvo una banca en dos períodos. El primer período legal lo hizo en representación de la provincia de Catamarca y fue desde el 17 de Octubre de 1854 al 30 de Abril de 1863, siendo su período real desde el 17 de Octubre de 1854 al 12 de Diciembre de 1861, cuando se produce la disolución del Poder Legislativo Nacional(24).

(24) La disolución del Congreso de Paraná se registra el 12 de Diciembre de 1861.

El segundo período la banca la obtuvo en representación de la provincia de Corrientes, siendo su período legal desde el 22 de Julio de 1862 al 30 de Abril de 1871, siendo su período real desde el 22 de Julio de 1862 al 21 de Enero de 1867.

Es que Ferré fallecerá en 1867 y lo reemplazará en la banca, en el período 1868-1871, el doctor José Ramón Vidal(25).

(25) Pedro Ferré ocupó la banca de Senador Nacional por Corrientes hasta su muerte. Todo un justo simbolismo en esta elección para quien había transitado la historia del país desde 1810. En todos los órdenes se desenvolvió con eficacia, exhibiendo una foja de servicios única. Pero como si fueran pocos, al producirse en 1865 la invasión a Corrientes, ofreció sus servicios al general Bartolomé Mitre, y en una parte de su nota escribió: “Para mí, Señor Presidente, ese deber es doble, como hijo de la heroica provincia agredida y como General de la Nación, y vengo ante V. E. a rogarle quiera señalarme un puesto de honor al lado de los defensores del honor y la gloria de la Nación. Por humilde que sea lo aceptaré gustoso, y nada importan mis setenta y seis años, pues el amor a la Patria me da la suficiente energía para soportar complacido las penalidades de una o más campañas”, ejemplo de civismo, al que Mitre agradeció en una elogiosa misiva. Si bien no fue a la guerra, ésta le arrebató una parte importante de su vida, su hijo José, quien murió en el combate de Paso de Cuevas, el 12 de Agosto de 1865; en carta al coronel Murature, sobreponiéndose al dolor de la pérdida, le decía: “Si hoy tuviese otro hijo con que reemplazarle, haría un esfuerzo para que fuese a imitar al que acabo de perder”. Este benemérito correntino, “vocero no acallado de nuestro federalismo”, falleció el 21 de Enero de 1867. Hombre “que había sido como un nexo entre los años de la colonia y los de la Patria Grande, por él presentida, y a cuya consecución había puesto sus mejores energías y sus más nobles pensamientos ...”.

En cuanto a Juan Madariaga, el período legal y real coincidirán: asume la banca el 24 de Mayo de 1862 y permanecerá en él hasta el 30 de Abril de 1868. Será reemplazado por Wenceslao Díaz Colodrero.

- Término del mandato

El 17 de Diciembre de 1862, terminado el Gobierno de Pampín, se nombró gobernador -por un trienio- a Manuel Ignacio Lagraña (con el apoyo de los liberales y prácticamente sin oposición, puesto que el partido federal, desplazado con la renuncia de Rolón, continuó inactivo), quien prestó juramento y se hizo cargo del Gobierno el 28 de Diciembre de 1862.

Ver: Hechos nacionales en 1859-1862

Información adicional