El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La primera huelga argentina

- Contexto histórico nacional

A nivel nacional, finalizando el Gobierno de Bartolomé Mitre y con los últimos enfrentamientos bélicos producidos por la Guerra de la Triple Alianza, la situación política del país se caracterizaba por la tensión de las nuevas elecciones presidenciales con los siguientes candidatos: el autonomismo porteño postulaba a Adolfo Alsina; el partido federal del Interior a Justo José Urquiza; el partido nacionalista a Rufino de Elizalde (ministro de Relaciones Exteriores de Mitre); y la oficialidad del ejercito postuló a Domingo Faustino Sarmiento, quien seguiría con las ideas liberales de Mitre(1).

(1) La matriz de este escrito se basa en un estudio efectuado por alumnos de la carrera de Licenciatura en Relaciones Laborales de la Universidad Nacional del Nordeste quienes en 2015 -como trabajo integrador de la cátedra “Movimiento Obrero Nacional e Internacional” perteneciente al segundo año de la citada carrera- realizaron un trabajo de investigación sobre esta temática y la subieron a la página web de Wikipedia. Estos alumnos efectuaron las entrevistas, ordenaron la información y llevaron a cabo el trabajo que lleva hacer un artículo de esa índole.

Alsina se unió a Sarmiento para vencer a los nacionalistas y esta fórmula triunfó en las elecciones del 12 de Octubre de 1868.

Esta época se caracterizó por la intención -por parte de Sarmiento- de instaurar ideas europeas, con el fin de desarrollar económicamente y modernizar el país(2).

(2) www.todo-argentina.net

- Contexto histórico provincial

“Para 1865 se inicia la Guerra de la Triple Alianza, en donde Corrientes fue invadida por Paraguay. El país vecino logra aliarse a Corrientes con el objetivo de terminar con el poder de Buenos Aires, por lo que hubo una división política interna generando la impronta amigo-enemigo.
“Con el paso del tiempo la mezquindad correntina hacia el Paraguay implicó para éstos convertir a aquéllos en enemigos de su causa. Durante el enfrentamiento, la provincia se dividió territorial y políticamente en dos: por un lado, el Nordeste provincial, dominado por tropas paraguayas y bajo las directivas de la Junta Gubernativa (paraguayista); por otro lado, el sector restante, bajo la jurisdicción de Manuel Lagraña (argentinistas, correntinos patriotas); la línea divisoria fue dada por el río Santa Lucía.
“Así, en los últimos meses de ocupación paraguaya del territorio provincial se producirán saqueos masivos de ganado y destrucción e incendios de establecimientos rurales. Otra consecuencia importante que dejó la guerra en la provincia fue en el marco político.
“Existía un sector de la sociedad que -en un principio- vio a los paraguayos como una alternativa de enfrentamiento a Buenos Aires y, otro opositor, que prestó un apoyo incondicional hacia la acción y política del presidente Mitre, demostrándose el grado de antagonismo político a que fue llevada la sociedad correntina.
“Políticamente se consolidó en el poder el partido liberal de Corrientes, lo cual marcó profundamente la política provincial, la que no será homogénea en su relación con el Estado Nacional.
“La guerra contra Paraguay marcó para Corrientes el inicio de su debilidad protagónica y determinante en la política nacional. En reiteradas oportunidades, Corrientes cayó bajo la influencia de Buenos Aires pero nunca pudo ser acallada, y que siempre se mantuvo rebelde casi por esencia”(3).

(3) Dardo Ramirez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes” (2014). Edición 2014.

El gobernador de Corrientes, entre los años 1866 y 1868, fue Evaristo López. El 27 de Mayo de 1868 se produjo un levantamiento que logró la renuncia del gobernador federal. Este movimiento contó con la participación de la gran mayoría de los hombres del partido liberal que apoyaban la candidatura de Sarmiento.

Después de la renuncia del gobernador López, el partido liberal quedó dueño de la situación en la provincia, sin ninguna oposición(4), resultando como gobernador José Miguel Guastavino, que poco después dejó el cargo a Santiago Baibiene.

(4) Antonio Emilio Castello. “Novísima Historia de Corrientes” (2008), tomo II. Edición 2008.

- La primera huelga argentina

“Una de las primeras huelgas concretadas en el territorio argentino se produjo en 1868. En plena guerra del Paraguay un grupo de trabajadores de distintos astilleros de la provincia de Corrientes se negó a construir embarcaciones destinadas a las fuerzas de la Triple Alianza, argumentando que no contribuirían a la matanza de sus hermanos”(5).

(5) Felipe Pigna. “Las Grandes Huelgas”-http://www.elhistoriador.com.ar/articulos/movimiento_obrero_hasta_1943/grandes_huelgas.php // “Mujeres tenían que ser (historia de nuestras desobedientes, incorrectas, rebeldes y luchadoras. Desde los orígenes hasta 1920)" (2011), Buenos Aires. Grupo Editorial Planeta S.A.I.C.

Esta afirmación de Pigna continúa generando controversias en diversos sectores de la sociedad correntina y en especial aquéllos que abordan el tema.

“Acá quieren tapar la historia, mostrándonos como trabajadores pasivos; pero no es así, recordando que los obreros de astilleros correntinos en 1868 realizaron la primera huelga del país cuando se negaron a construir barcos que iban a ser utilizados en la Guerra de la Triple Alianza contra los paraguayos”(6).

(6) Relato de Orlando Pascua (Secretario de la Central de Trabajadores Argentinos) en entrevista del 1 de Mayo de 2008, en el acto por el Día del Trabajador. www.momarandu.com (diario online).

Un común denominador de las primeras huelgas del país -fueran generales o específicas de una actividad o empresa- es que fueron en su gran mayoría pacíficas y se limitaban a la abstención de concurrir al trabajo; lo cierto es que de aquellas huelgas pasivas que eran entre obreros y patrones se pasó a buscar producir el mayor daño a la comunidad como es actualmente(7).

(7) Walter Neil Bühler. “Huelgas. Camino de Paradigmas”. www.eltribuno.info

En una entrevista realizada al Secretario General de ATE sede Corrientes, Feliciano “Chano” Romero, éste da su opinión acerca del acontecimiento:

“En el astillero de Pedro Ferré, al mismo tiempo de la guerra de la Triple Alianza, los obreros se negaron a reparar los buques de guerra; en aquella época se hacían de madera los primeros buques y barcazas; o sea no está declarado como una huelga, pero sí hicieron un paro...
“El astillero funcionaba donde actualmente está la escuela Pedro Ferré, en la rivera, al fondo del Hospital Psiquiátrico ... ahí mismo; y agrega: “El astillero Pedro Ferré después fue una arenera.
“Los historiadores no tienen la bibliografía porque ideológicamente en Corrientes no conviene que se hable del paro ... No quieren hoy que haya paro; imaginate para aquella época donde todo era esclavitud y sometimiento.
“Ya que Corrientes fue opositor ideológico de Buenos Aires, la huelga debería estar en los archivos históricos de la ciudad diciendo que Corrientes fue punta de lanza.
“Significó la reivindicación del trabajador, más allá del por qué y la población ... porque el trabajador comenzaba a sentirse que él podría negarse o aceptar”(8).

(8) Entrevista en 2015 a Feliciano Romero (Secretario General de ATE - Corrientes).

Quienes refutan la veracidad de este acontecimiento, con las características antes descriptas por aquellos que lo reivindican, lo hacen teniendo en cuenta:

* Falta de respaldo bibliográfico y documental, ya que no existen fuentes judiciales, administrativas ni de gobierno que aporten veracidad a este hecho; no hay información en el Archivo Histórico de la Provincia de Corrientes ni en el Museo Histórico ni en la Biblioteca de la Legislatura correntina.
* Las embarcaciones fueron enviadas al inicio de la guerra, en 1865, por lo cual no concuerda con la fecha de este supuesto levantamiento y sus motivos (1868). Para esa fecha los ataques bélicos estarían finalizando.
* Las construcciones navales realizadas en Corrientes no era de barcos bélicos, sino de balsas para el traslado de ganado y mercaderías.

Se torna difícil pensar en un paro de trabajadores en período de guerra, conociendo éstos al peligro al que se exponían, siendo que existen grandes posibilidades de una respuesta violenta.

No existía un modismo organizativo para cuestiones gremiales y sindicales, e incluso hay documentación que señala que el movimiento obrero de la provincia surge años más adelante(9).

(9) Citado por alumnos de la carrera Licenciatura en Relaciones Laborales de la Universidad Nacional del Nordeste quienes en 2015 -como trabajo integrador de la cátedra “Movimiento Obrero Nacional e Internacional” perteneciente al segundo año de la citada carrera- realizaron un trabajo de investigación sobre esta temática y la subieron a la página web de Wikipedia. Estos alumnos efectuaron las entrevistas, ordenaron la información y llevaron a cabo el trabajo que lleva hacer un artículo de esa índole.

Finalmente se puede deducir que el relato originado en Felipe Pigna es considerado “un hecho romántico”, ya que hubiese sido fascinante que trabajadores correntinos hayan sido los primeros en levantarse defendiendo su postura y de esta manera dejar la primera marca en la historia del movimiento obrero argentino.

No se descarta que Pigna haya abrevado en la lectura de algunas obras del historiador Milcíades Peña, un político y pensador argentino, militante trotskista, que se dedicó a la estudios históricos y publicó en distintas revistas, entre ellas, “Revista de la Liberación” y “Fichas de Investigación Económica y Social” que fundó y dirigió entre 1964 y 1966.

Peña se convirtió en un referente de los intelectuales marxistas. Polemizó, junto con Abelardo Ramos, con los revisionistas y con la historiografía liberal. Crítico de la historiografía argentina oficialista, rechazaba la figura de Bartolomé Mitre, Domingo F. Sarmiento y Julio A. Roca.

En su investigación de la Guerra del Paraguay, enunciada como un acto de servicio a los intereses del Imperio británico cometido por Mitre, Peña señaló que la destrucción física del pueblo paraguayo no merecía el más mínimo perdón para los estrategas de la Triple Alianza.

En uno de sus escritos, Peña hace referencia a la supuesta huelga ocurrida en Corrientes en 1868 pero éste, al igual que Pigna años después, no aporta la fuente documental que testimonie dicho suceso.

Información adicional