El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La toma de Bella Vista. Los paraguayos en Goya

- Avance paraguayo en suelo correntino

En la mañana del 13 de Abril de 1865, cuando las tropas paraguayas toman los barcos argentinos “25 de Mayo” y “Gualeguay”, se inicia formalmente la ocupación del territorio correntino y la preparación de los avances hacia los Departamentos del sur provincial através de la costa del río Paraná.

Otra columna incursiona por el territorio de las antiguas misiones y tiene por referencia el río Uruguay, teniendo por objetivo atacar poblados costeros argentinos y brasileños. La columna del río Paraná estuvo, en un principio, al mando del general Wenceslao Robles, para luego pasar la Jefatura al general Francisco Resquín.

El grueso de la columna tuvo su campo de operaciones a la vera del río Paraná, con límite en las proximidades del río Santa Lucía, alcanzando influencia militar y política en Capital, Lomas, San Cosme, Itatí, Caá Catí, San Miguel, Empedrado, Mburucuyá, Saladas, San Roque, Bella Vista, Lavalle y Goya.

Entre las debilidades que se le atribuye a la Jefatura de Guerra paraguaya está la ausencia, en el frente de batalla, de Francisco Solano López, quien se instaló en Humaitá(1), dejando en manos de sus generales la ejecución de operaciones de vanguardia lo que produjo algunas desinteligencias y contradicciones, como el caso que llevó a la sustitución del general Robles por el general Resquín.

(1) Francisco Doratioto. “Maldita Guerra. Nueva Historia de la Guerra del Paraguay” (2004), p. 138, Buenos Aires. Ed. Emecé. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

En este contexto adquieren importancia los combates de Riachuelo (11 de Junio de 1865) y el de Paso de Cuevas (12 de Agosto de 1865), especialmente este último, por la cercanía al poblado de Bella Vista, quc allana el camino para su saqueo.

El combate de Paso de Cuevas se produce entre parte de la flota brasileña y un buque argentino, contra la artillería paraguaya apostada en las barrancas del Paraná.

Los buques se dirigían aguas abajo rumbo al puerto de Goya. Una batería paraguaya -ubicada en las barrancas de aquel paso- bombardeó a los buques, que traspasaron el ataque pero, a pesar de ello, tuvieron la pérdida de diez muertos y veinticinco heridos.

Sólo un buque argentino formaba parte de la escuadra: el “Guardia Nacional”, al mando del oficial Luis Py, quien se detuvo frente a la batería para retar -como si fuera un duelo- a los cañones paraguayos asentados en las barrancas.

Esta postura del oficial argentino tuvo un costo alto ya que la estructura del buque fue seriamente dañada, dejando como saldo tres muertos y 12 heridos. Entre los muertos se cuenta un hijo del capitán Py y el guardiamarina José Ferré, hijo del ex gobernador de Corrientes, Pedro Ferré.

Los brasileños reconocieron diecisiete muertos y treinta y cinco heridos. Si bien el combate duró casi todo el día, la flota aliada no sufrió la pérdida de ningún buque y los paraguayos mantuvieron intacta su artillería.

- El ataque y posesión de Bella Vista

Luego que la Jefatura Militar del Ejército paraguayo en operaciones sobre el río Paraná quedara al mando de Francisco Isidoro Resquín -sustituto de Wenceslao Robles- continuó la ocupación de territorios en el sur provincial. El avance alcanzó las inmediaciones de Bella Vista, donde permaneció un mes ejecutando marchas y contramarchas.

Las tropas de Resquín no hallaron resistencia militar ya que el general Paunero marchó, en el mes de Julio de 1865, hacia el Este, mientras que el general Nicanor Cáceres sólo operaba con algunas guerrillas.

Los paraguayos tomaron Bella Vista el 20 de Mayo de 1865. Encontraron el pueblo mayormente desierto; sus habitantes se habían ido. Aún así, algo muy agradable habían dejado atrás a disposición de los paraguayos: muchas naranjas y mandarinas dulces -que hacían famosa a la comunidad en el Nordeste- estaban echando frutos justo en ese momento.

Los azahares que permanecían en los árboles eran suficientes para llenar el aire con un suave perfume que contrastaba salvajemente con un país en guerra.

Como en Corumbá, los paraguayos fueron de puerta en puerta llenando sus alforjas con todo lo que podían encontrar. Luego durmieron profundamente al borde de sus hogueras. Habiendo marchado casi 120 kilómetros a través de pantanos cubiertos de malezas, los soldados estaban agotados y adoloridos.

Robles les permitió a sus hombres dos días de descanso, luego los puso a andar al sur nuevamente. El hostigamiento que encontraron esta vez fue mucho menor que el anterior. Cáceres le escribió a Paunero que las deserciones plagaban sus huestes terriblemente y que lo que quedaba de sus exhaustas fuerzas no podría continuar sus operaciones de dilación por mucho tiempo más(2).

(2) Loren Scott Patterson. “The War of the Triple Alliance (Paraguayan Offensive Phase. A Military History” (1975), p. 134, disertación doctoral en Georgetown University, Washington, D.C. // Citado por Thomas L. Whigham. “La Guerra de la Triple Alianza (Causas e inicios del mayor conflicto bélico de América del Sur)” (2010), volumen I, Asunción. Ed. Taurus.

Hasta la ocupación del poblado de Bella Vista, los pueblos correntinos habían sido -hasta cierto punto- respetados pero, una vez ocupada esta villa, comenzaron los saqueos sistemáticos(3).

(3) Jorge Thompson. “La Guerra del Paraguay” (1910), tomo I, pp. 89 y 90, Buenos Aires. Ed. Talleres Gráficos de L. J. Rosso y Cia. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

En los primeros momentos de la ocupación, desde Abril a Junio de 1865, no se produjeron saqueos de consideración, ya que sólo se registraron algunos actos de pillaje aislados, debido a que era intención de la Jefatura Militar paraguaya y de los correntinos paraguayistas generar una política de convencimiento y seducción a la población autóctona provincial.

Hubieron inicialmente algunos pillajes aislados, pero estos no fueron generalizados, lo que cambiará a partir de Julio de 1865. La Junta Gubernativa fue insistente con los Jueces de Paz para que sean severos con los delincuentes y se devuelvan los animales arrebatados a los vecinos perjudicados(4).

(4) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Copiador de Notas del Ministerio de Gobierno, Legajo 23, Libro Copiador de Notas a Jueces de Paz, Años 1864-1866, fs. 183. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

- Los paraguayos en Goya

Esta situación duró poco ya que, ante los primeros reveses militares, el padecimiento de los habitantes correntinos aumentó progresivamente, lo que derivó en una depredación generalizada.

Todavía con buen espíritu luego de una larga marcha, los paraguayos tomaron nuevas posiciones a lo largo del río Santa Lucía, unos 60 kilómetros al sur de Bella Vista, el 26 de Mayo de 1865.

Estaban listos para avanzar a Goya, esta vez convencidos de que la resistencia argentina se había evaporado. Los acontecimientos en Corrientes probarían que estaban equivocados.

Respecto a la ocupación de Goya, el historiador Manuel Florencio Mantilla afirma que el Departamento fue ocupado parcialmente pero, de acuerdo a los registros del comerciante Tomás Mazzanti, se produjo una ocupación efectiva de la ciudad, no con la dimensión ocurrida en Bella Vista, pero de concreción efectiva.

Ante la amenaza paraguaya, la mayoría de los goyanos emigraron a Esquina, quedando sólo los comerciantes extranjeros y los vecinos simpatizantes con los invasores. Las tropas paraguayas entraron el 3 de Julio a las 10:00 y se produjeron algunos saqueos, como el registrado en la casa de Julio Solari. Ante la presencia de los ocupantes -relata Mazzanti- algunas mujeres de la aristocracia local miraban con buenos ojos a la oficialidad paraguaya, diciendo: “¡Qué mozo simpático aquél!”. Por la tarde, los paraguayos se retiraron hacia Santa Lucía(5).

(5) Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Registros y Apuntes de Tomás Mazzanti sobre la Guerra del Paraguay. 1865”, en “Anales de la Junta de Historia de la Provincia de Corrientes” (2006), Corrientes. Moglia Ediciones.

Otro testigo de los acontecimientos sostuvo que los paraguayos entraron a Goya el 5 de Julio de 1865, permaneciendo un tiempo no mayor de cuatro horas, saqueando la casa de Julio Solano, impresor del periódico “La Esperanza”, buscando las máquinas impresoras, las que no fueron halladas. Lo mismo hicieron con otras casas de comercio, pero las propiedades del testigo no fueron saqueadas(6).

(6) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Sala 7, Correspondencia Privada. Carta de J. Altamirano a Wadislao Gramajo, Goya, 25 de Junio de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Manuel Hornos, en un Informe, sostiene que los paraguayos abandonaron la Ciudad de Goya el 7 de Junio de 1865, después de haber saqueado las casas de negocios de los hermanos Baibiene y Julio Solano, tomando todos los paños que había en la plaza, por lo que giraron letras por su valor. Además tomaron prisionero al comerciante local Mariano Araujo(7).

(7) “Archivo General Militar, Guerra del Paraguay” (1911), tomo II, p. 171, Buenos Aires. Biblioteca del periódico “La Nación”, de Buenos Aires). // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

También en los alrededores de Goya, la población de los suburbios padeció los daños de los paraguayos(8).

(8) Carta de Evaristo López a Manuel Ignacio Lagraña, del 10 de Junio de 1865, en el Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 29, f. 141). // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

La noticia de la derrota paraguaya en Uruguayana se festejó en Goya con cohetes de estruendo; a partir de allí los vecinos regresaron a la ciudad paulatinamente y para el mes de Noviembre de 1865 la mayoría estaba radicada nuevamente en sus hogares. Estas elevaron un pedido al Gobierno Provincial para levantar un nuevo templo a la Virgen del Rosario, Protectora de la ciudad(9).

(9) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 211, fs. 94; y Archivo General de la Provincia de Corrientes, Sala 7, Correspondencia Privada. Carta de J. Altamirano a Wadislao Gramajo, Goya, 23 de Septiembre de 1865). // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

- Familias exiliadas en otros pueblos

Por el avance de las tropas paraguayas hacia el sur y ante la amenaza evidente de la ocupación de Bella Vista, algunas familias huyeron del pueblo para refugiarse en otros puntos de la provincia o en las provincias de Entre Ríos, Santa Fe o Buenos Aires.

La emigración se realizó hacia varios puntos hacia el sur: en Goya(10), Esquina(11), Mercedes(12), Curuzú Cuatiá, Monte Caseros(13), Federación(14), Rosario, Santa Fe, La Paz y Paraná(15) y el vapor “Esmeralda” trasladó a algunas de ellas a Buenos Aires(16).

(10) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 210, fs. 105 vuelta y tomo 210, fs. 175.
(11) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 210, fs. 178.
(12) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 210, fs. 179.
(13) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 211, fs. 50.
(14) Archivo General Militar, (1911). tomo II, p. 229.
(15) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 210, fs. 139.
(16) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 210, fs. 129. // Todo citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Pobladores desesperados huyeron a las islas del Paraná y otros se internaron en los bosques chaqueños(17).

(17) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Copiador de Notas del Ministerio de Gobierno, Legajo 24, Libro Años 1866-1869, f. 144. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

En Agosto amarraron al puerto de Paraná tres buques completos con familias de Bella Vista y Goya(18).

(18) Archivo General Militar (1911), tomo II, p. 234. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Para solventar los gastos que originaba la residencia de estas familias emigradas se crearon Comisiones de Fomento de vecinos para ayudar en su subsistencia. En el Senado de la Nación, en la sesión del 26 de Agosto de 1865, se discutieron sobre los fondos para solventar los gastos de ayuda a las familias emigradas, sosteniendo algunos legisladores que podían considerarse como Gastos de Guerra, mientras que otros solicitaron fijar una cifra máxima de egresos(19).

(19) Congreso de la Nación Argentina, Diario de Sesiones de la Cámara de Senadores (1865), Buenos Aires, 1892, pp. 297-300. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Con la aprobación de la ley, las Comisiones fueron subvencionadas por el Gobierno argentino y se giró inicialmente a la provincia de Corrientes -en Octubre de 1865- la suma de 1.500 patacones para su funcionamiento(20).

(20) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 210, fs. 228. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

El gobernador Lagraña designó comisionados para que estuviesen al frente de la administración de esos fondos en distintas ciudades:

* en Goya, fueron nombrados el general José María Pinedo, el sargento mayor José C. Elordi y José González;
* en Esquina, José Guastavino, Daniel Hayes y Lorenzo M. González;
* en Monte Caseros, Nemesio Corrales, Juan J. Ramosy Manuel Maurini(21).

(21) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Copiador de Notas del Ministerio de Gobierno, Legajo 21, Años 1860-1869. Libro de Comunicaciones, fs. 155. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

También el gobernador Lagraña invitó especialmente a José Jacinto Rolón a que participe desde la Ciudad de Goya(22).

(22) Correspondencia de Manuel Ignacio Lagraña a José Jacinto Rolón, Goya, 10 de Agosto de 1865. Diario “La Nación Argentina”, Buenos Aires, 17 de Agosto de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Las familias emigraron con escasa ropa y nada de dinero, dejando todos sus bienes a merced del enemigo. Residir en otros poblados sin recursos hizo que no tuviesen dónde vivir ni tener cómo vestirse ni alimentarse, salvo algunas personas que tuvieron la fortuna de ser albergadas en hogares, gracias a la solidaridad de los vecinos.

De allí la importancia que tuvo el impulso de la conformación de aquellas Comisiones de ayuda a los emigrados por la guerra. El diario “La Nación Argentina” se hizo eco de la situación y estado de las familias emigradas, noticia que alcanzó notoria difusión(23).

(23) Diario “La Nación Argentina”, Buenos Aires, 17 de Agosto de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Información adicional