El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Saqueos en inmediaciones del río Uruguay (1865)

“... es de advertir que el perjuicio que no hace el enemigo en su tránsito, lo hacen los nuestros”. (Carta de J. Altamirano a Wadislao Gramajo, Goya, 25 de Junio de 1865, en el Archivo General de la Provincia de Corrientes, Sala 7, Correspondencia Privada, Legajo 5, 1865/1866)(1).

(1) Este material fue publicado en las Actas del XIII Congreso de Historia de Corrientes. “La Guerra contra el Paraguay en la provincia de Corrientes. Saqueos en las inmediaciones del río Uruguay. 1865” (2013), Saladas (Corrientes), 21 y 22 de Junio de 2012, Corrientes, Ed. por Moglia Ediciones. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

La geografía particular del territorio correntino está marcada principalmente por la regularidad de su planicie ininterrumpida constantemente por ríos, lagunas, esteros, arroyos y un sinnúmero de cursos de agua, adhiriendo el complejo hídrico del Iberá, el papel más importante(2).

(2) “Estudio sobre las lagunas, esteros, arroyos, cañadas, bañados y ríos de la provincia de Corrientes efectuado por la Dirección de Tierras y Colonias” (1929), Corrientes. Imprenta del Estado. // Todo citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Tal es su importancia, que claramente hace fraccionar a la provincia en tres partes claramente visibles. Si tomamos el complejo de la laguna y los esteros del Iberá, los divide primeramente en dos grandes partes al territorio provincial: uno, al occidente, que comprende el complejo del Iberá, siguiendo por el curso del río Corriente hasta las costas del Paraná, que lo tiene como límite.

El otro, desde el Iberá en el centro, dirigiéndose hacia el sur por el curso del río Miriñay, que es el límite y, por el Este, el río Uruguay, por el Norte, ambos sectores se comunican única y exclusivamente por la Tranquera de Loreto, que fue prolongada disputa entre correntinos y paraguayos por su posición y dominio.

Una tercera parte territorial es el triángulo imaginario que tiene por lados los ríos Corriente y Miriñay y el borde restante constituido por el curso de los ríos Guayquiraró, Mocoretá y los arroyos circundantes, que hacen el límite político con la provincia de Entre Ríos.

Estas fracciones geográficas, limitadas por los accidentes hidrográficos, han marcado definitivamente todo intento pretendido del lado paraguayo, que tengan por objetivo ocupar la provincia de Corrientes.

Agregadas aquellas razones a las causas estratégicas y políticas, las fuerzas paraguayas incursionaron, en 1865, directa o indirectamente en la región Oriental y Occidental de la provincia, no pudiéndolo hacer en el sector triangular del Sur, donde se ubicó la vanguardia y resistencia de los batallones correntinos y las primeras aproximaciones del Ejército argentino, siendo los poblados de Mercedes y Curuzú Cuatiá los principales puntos referenciales.

Por aquellos años, la provincia de Corrientes tenía una escasa densidad poblacional, de acuerdo a los datos dados por Nicolás Grondona(3), con una superficie de 6.200 leguas cuadradas -incluyendo el territorio misionero- con una población total de 144.718 habitantes aproximadamente, incluyendo a los Departamentos de la costa del Uruguay, que padecieron la ocupación paraguaya.

(3) Nicolás Grondona fue ingeniero topógrafo. Nació en 1826 y, junto con su hermano Marcelo, llegó a Montevideo en 1849, trasladándose al año siguiente a Buenos Aires. Luego recorrieron las provincias de Corrientes y Entre Ríos y, finalmente, se instaló en la Ciudad de Rosario, en 1856, donde fundó la sociedad “Grondona Hermanos’’. En 1858 trazó el plano inicial de la Ciudad de Rosario y en 1870 el de la Ciudad de Buenos Aires. Desde 1865 a 1870 vivió en Europa asistiendo a la Exposición Universal de París, de 1866. Fue el iniciador de la idea de levantar un monumento a la creación de la bandera en el lugar histórico del izamiento. Murió en Buenos Aires, el 26 de Agosto de 1878. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Los números aportados, en cuanto a la cantidad de habitantes son: Santo Tomé, 5.932; La Cruz, 4.1 17; y Paso de los Libres, 6.628(4).

(4) Mapa de la Provincia de Corrientes de Nicolás Grondona (1876), Rosario de Santa Fe, Oficina Geográfica Argentina. Archivo y Mapoteca del doctor Dardo Ramírez Braschi. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

El mapa de Grondona, que data de 1876, nos da una apreciación de las jurisdicciones que tenían los Departamentos de la provincia y el espacio de influencia de cada uno de ellos, particularmente los de Santo Tomé, La Cruz y Paso de los Libres, que son objeto de análisis en esta ocasión.

Algunos años después se publica el mapa elaborado por la Mesa Topográfica y el ingeniero Mauricio Brochet -en 1877- donde se observan cambios importantes en las jurisdicciones departamentales(5).

(5) Carta geográfica de la Provincia de Corrientes en la República Argentina (1877), por la Mesa Topográfica y el ingeniero P. Brochet des Roches, publicada en el Gobierno del doctor José Luis Madariaga, Buenos Aires. Original en Archivo y Mapoteca del doctor Dardo Ramírez Braschi. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Ambas piezas cartográficas tienen importancia, por ser las primeras que establecen en un mapa la división política departamental de la provincia, a diferencia de otros mapas confeccionados en esas décadas, o años anteriores, como son los de Martín de Moussy(6) y Pablo E. Coni(7), entre otros(8), que no hacen aquella marcación, refiriendo sólo a accidentes geográficos y puntos urbanizados.

(6) Jean Antoine Víctor de Martín de Moussy (1876). “Description Geographique et Statistique de la Confédération Argentine” (1860), tomos 1 y 2, París. Editorial Libraire Firmin Didot Freres y tomo 3 (1864); “Atlas de la Confederation Argentine” (1873), París. Ed. Didot.
(7) “Mapa de la República Argentina y de las Repúblicas: Oriental del Uruguay, Paraguay y Chile, corregido sobre documentos más modernos” (1868), por el ingeniero A. A., Buenos Aires. Publicado por Pablo E. Coni Editor.
(8) Entre los mapas que no hacen referencia a la división política de la provincia y que sólo realizan una descripción general de los accidentes geográficos y los principales poblados de la región, podemos citar los siguientes: “Mapa de la República del Paraguay y Territorios Adyacentes” (1852), publicado por la American Geographical Society Bulletin; “Republic Argentine and Chile” (1840), published by A. H. Dufour; “Maps of Bolivia or Upper Perú, Chile and the United Provinces of South America of La Plata” (c. 1840), by Lizars, Edinburgh; “Maps Chile, Republic Argentine and Uruguay” (1843), París, by Th. Duvotenay; “Amerika enthaltend Bolivia das sudliche Brasilien, Paraguay, Chile, La Plata, Cisplatina und Patagonien” (1850), published by J. Meyer, en Hildburghausen, Amsterdam y Nueva York; “Mappa Argentina-Paraguay” (1850), por B. Marzolla, Napoli; “Argentina, Chile, Patagonia, Uruguay” (1851), published by Thomas Cowperthwait & Co. Edition, in Mitchell’s New Universal Atlas; “Maps Chile and La Plata” (1851), by John Tallis, in “The Illustrated Atlas”; “Maps of Southern South America” (1854), by Carl Flemming; “Maps South America (Patagonia / Argentina / Falkland Islands / Galápagos Islands / etc.)” (c. 1855), Issued London, by Chapman & Hall; “Carte Général de Pérou du Haut-Pérou, du Chili et de La Plata” (1857), de Adolfo Hipolito Brue, París; “Brasile parte Sud Argentina, Chili, Uruguay e Paraguay” (1858), Génova, author: Marmocchi - Pubblicato: Rivara; “Chile, Argentina, from Black’s General Atlas” (1860), published by Adam and Charles Black, Edinburgh; “Maps of Argentina and Chile” (1861), Malte-Brun; “Southern States South America, La Plata, Chile, Paraguay, Uruguay y Patagonia” (1863), en “The Dispatch Atlas”, published by “The Weekly Dispatch”, London; “Carte Argentine, Chili, Patagonie, Antarctique, Cortambert’s Nouveau Atlas de Géographie Moderne” (c. 1865), París, Ed. Hachette; “Mapa o Sul o Império o Brazil, Paises Fronteira organizado segundo os empregos mais recente” (1865), S. Ex. O Sr. Conselherio Antonio Francisco De Paula E. Souza; “The provinces of La Plata, the Band Oriental of the Uruguay and Chile”, Chiefly from M. S. Documents, by Sir Woodbine Parish, K.C. H., Late H.M. Charge d’Affaires & c. at. Buenos Ayres, by J. Arrowsmith; “Maps of the lower tip of Patagonia” (1842), London, Pubd. 4th. June, by J. Arrowsmith, 10 Soho Square; “Map of Chile, Plata et Patagonia” (1867), by Huot; “Maps Argentina and Uruguay Republics” (1868), London, Edward Weller, Red Lion Squire, en el libro “The States of the River Plate” (1868), by Wilfrid Latham, segunda edición, London, Longmans, Geen and Co.; “Südamerika-Amerika-Paraguay-Paraná Karte” (1870), holzstich; “Southern States of South America, La Plata, Chile, Paraguay, Uruguay, Patagonia” (c. 1873), Issued New York, by J. David Williams; “Chile, La Plata, Paraguay, Uruguay and Part of Brazil” (1876), by J. Bartholomew, F.R.G.S.
// Todo citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

- Ocupación de la ribera del río Uruguay

La ocupación paraguaya al territorio correntino se concretó por dos importantes columnas: una, a cargo del general Wenceslao Robles, que ocupó e impartió dominio militar a la fracción territorial a la vera del río Paraná, alcanzando como límite principal el río Santa Lucía, aunque ocupó espacios un poco más al sur, hasta la Ciudad de Goya.

La columna restante, a cargo del teniente coronel Antonio de la Cruz Estigarribia, incursionó por el Paso de Encarnación, con más de 11.000 hombres y fue dividida en dos, a la altura de Santo Tomé, cada una recorriendo las costas del río Uruguay en jurisdicción argentina y brasileña. El dominio efectivo del Ejército paraguayo en la zona oriental de la provincia, estuvo formada -geográficamente- entre el Iberá, el río Uruguay y el Miriñay.

Las razones estratégicas de esta columna adquirían notable importancia, ya que debería ser la contención principal al avance del Ejército brasileño. Esta última columna actuó de manera totalmente independiente respecto a la columna dirigida por el general Robles, de tal forma que los sucesos políticos y los vínculos existentes entre la Junta Gubernativa paraguayista de la capital provincial no generó ninguna consecuencia en el territorio cercano al río Uruguay.

Simultáneamente con la ocupación de los Departamentos correntinos sobre la costa del Paraná, el teniente coronel Antonio de la Cruz Estigarribia incursiona en territorio correntino, dirigiéndose a la costa del río Uruguay, bordeando sus costas hacia el sur. De la columna paraguaya se desprendió un batallón de avanzada, a cargo del mayor Pedro Duarte, que el 5 de Mayo de 1865, previo de enviar una partida de soldados, ocupó Santo Tomé sin inconvenientes, ya que sólo se hallaba un grupo de ancianas y tres o cuatro comerciantes italianos(9).

(9) Thomas Whigham. “La Guerra de la Triple Alianza (Causa e Inicios del mayor Conflicto Bélico de América del Sur)” (2010), volumen I, p. 324, Asunción. Ed. Taurus. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Desde fines del mes de Abril, los vecinos de Santo Tomé iniciaron un éxodo hasta la línea del Aguapey, para luego pasar el río Miriñay en busca de mayor seguridad(10).

(10) Hernán Félix Gómez. “La Ciudad de Santo Tomé” (1942), pp. 12- 13, Buenos Aires. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Días después, Estigarribia ingresó a aquel poblado con el resto del Ejército paraguayo y continuó su recorrido, dividiendo sus fuerzas en dos columnas: una que pasó a territorio brasileño y se desplazó por la costa oriental del río bajo el mando de Estigarribia; y, la otra columna, a cargo de Duarte, quien ocupó los territorios de la margen occidental del río. Una vez en suelo brasileño, ocuparon San Borja e Itaquí y el 5 de Agosto de 1865, Uruguayana, siendo éste el punto máximo alcanzado.

Estigarribia había desobedecido la orden de Solano López, de no entrar en los poblados, para evitar el pillaje de los soldados, por lo que los saqueos fueron constantes. Sistemáticamente, en el trayecto de San Borja a Uruguayana, arrebataron toda clase de elementos, los que fueron llevados al Paraguay en carretas. Después de los saqueos de las tropas regulares, también incursionaron en el pillaje algunos moradores(11).

(11) Francisco Doratioto. “Maldita Guerra (Nueva Historia de la Guerra del Paraguay” (2004), pp. 164 y 165, Buenos Aires. Ed. Emecé. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

El ganado de estos Departamentos fue arreado posteriormente hacia el Norte, pasándolos a territorio paraguayo por el Paso de Candelaria(12).

(12) Luis Schneider. “A guerra da Tríplice Alianza contra o gobernó da República do Paraguay. 1864-1870” (1924-1925), pp. 90-91, traducido do allemao por M. T. A. Nogueira, annotado por J. M. da Silva Paranhos, Río de Janeiro. Imprenta Militar. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Al avance de las fuerzas paraguayas, Itaquí fue abandonada y luego saqueada. Posteriormente le llegó el turno a San Borja y Uruguayana. Los saqueos fueron metódicamente ejecutados y autorizados por Estigarribia. A las primeras horas del día la mitad del Ejército dejaba el destacamento y se abalanzaba sobre los poblados(13).

(13) Joaquín Nabuco. “La Guerra del Paraguay” (2007), p. 82, Corrientes. Editorial Amerindia. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

El mayor Duarte dominó Paso de los Libres el 2 de Agosto de 1865 y ante la avanzada de los Ejércitos argentino y uruguayo, los paraguayos abandonan el poblado, tomando posesiones en inmediaciones del arroyo Yatay, y el 17 de Agosto se libra la batalla que lleva el nombre de aquel arroyo, siendo derrotada completamente la columna de Duarte.

De la misma manera, las tropas de Estigarribia, que ocupaban Uruguayana, también terminarán en derrota ante el asedio de las tropas aliadas, no pudiendo resistir el sitio impuesto en Uruguayana y capitularán definitivamente el 18 de Septiembre de 1865.

Con la derrota de la columna invasora, los correntinos que colaboraron con los paraguayos, se presentaron a los jefes correntinos que comandaban los batallones de la provincia, los que fueron algunos autorizados a regresar con sus familiasy otros continuaron prisioneros(14).

(14) León de Pallejá. (1960). “Diario de la campaña de las Fuerzas Aliadas contra el Paraguay”, tomo I, Montevideo. Biblioteca Artigas, “Colección de Clásicos Uruguayos”, volumen 29, p. 233. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Hasta que se libró la batalla de Yatay, los Departamentos Santo Tomé, La Cruz y Paso de los Libres estuvieron a merced de las operaciones de las Fuerzas paraguayas, las que procedieron violentamente contra los vecinos, ejecutando arreo de ganados, tal como lo verifican la denuncias de los damnificados.

Cuando las tropas comandadas por Duarte ingresaron al poblado de Paso de los Libres, gran parte de los vecinos habían huido cruzando el río Miriñay. Sólo quedaron algunos, los que fueron respetados, salvando sus bienes; en cambio la propiedad de los ausentes fue tomada como botín(15).

(15) León de Pallejá. (1960). “Diario de la campaña de las Fuerzas Aliadas contra el Paraguay”, tomo I, Montevideo. Biblioteca Artigas, “Colección de Clásicos Uruguayos”, volumen 29, p. 224. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Pero algunas zonas, como el norte del Departamento Santo Tomé, después del avance paraguayo quedaron bajo el pillaje y robo de algunos batallones brasileños. En este contexto, el poblado de Alvear no fue ocupado por los paraguayos, como Santo Tomé y Paso de los Libres(16).

(16) Federico Palma. (1958). “Historia de la Ciudad de Alvear”, p. 23, Corrientes. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

- Departamento Santo Tomé. Saqueos de tropas brasileñas

La jurisdicción del Departamento Santo Tomé tenía grandes dimensiones en comparación a las restantes de la provincia, ya que abarcaba gran parte del territorio de las misiones, al occidente del río Uruguay.

De acuerdo al interesante mapa político confeccionado por el ingeniero Nicolás Grondona, a principios de la década de 1870 los límites departamentales eran, por el oeste, todo el curso del Aguapey, perdiéndose por el norte, bordeando las sierras misioneras y, al oriente el río Uruguay.

Pero la villa poblada de Santo Tomé, sobre las costas del rio Uruguay, era un puñado de casas dispersas, construidas de madera, adobe y techos de palma. Lo productivo se hallaba en los distintos establecimientos y estancias en las zonas rurales.

En este Departamento, los reclamos por daños por saqueos no sólo son denunciados por las acciones del Ejército paraguayo, sino también por las incursiones violentas del Ejército brasileño. Por ejemplo, el caso denunciado por la Sociedad Nacional Explotadora y Producciones de Misiones de Yerba Mate, ubicada en el distrito San Javier donde tropas del Ejército brasileño se apoderaron de mulas, mercaderías y otros valores, que trasladaron a territorio de su país, como así también se llevaron detenidas a las personas que se hallaban en el lugar.

Posteriormente, en una segunda incursión, incendiaron el resto del establecimiento, no quedando ningún habitante en el lugar(17). La información sumaria levantada por el Juez de Paz de Santo Tomé establece y describe los daños y perjuicios presentados por los señores Thompson y Silveira(18).

(17) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 211, fs. 126 y 127.
(18) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 212, fs. 209. // Todo citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Respecto a los mismos hechos, el Juez de Paz de Santo Tomé, Pascual de Isassa, informa al ministro de Gobierno de la provincia mayores detalles de los daños producidos por el Ejército brasileño. En el mes de Agosto de 1865 se produjo la primera incursión brasileña, a la orden del mayor Ysairo (sic), perteneciente a la división del barón de Gamby (sic), las que, con violencia, trasladaron a las familias del vecindarios de San Javier, incluyendo el arreo de mulas, caballos, vacunos, bueyes mansos y toda mercadería que encontraban a su paso(19).

(19) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 211, fs. 190. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

En una nueva incursión, durante el mes de Septiembre de 1865, fueron incendiados cinco establecimientos. En el mismo reclamo, aclara el Juez de Paz que, durante el transcurso de los cuatro meses que llevaba el desarrollo de la guerra, no se habían registrado daños ocasionados por los paraguayos y sí tan sólo por los brasileños(20).

(20) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 211, f. 190. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Pero de acuerdo de los reclamos por daños, iniciados al concluir la guerra, fueron 98 los expedientes solicitando indemnización al Paraguay por perjuicios ocasionados. También existieron daños de otro origen, como al arrebato de animales, que algunos casos han ocurrido en ausencia de los vecinos, sobreponiendo y colocando marcas al ganado ajeno(21).

(21) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 211, f.134. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

En estas circunstancias, los hechos de guerra se confunden con los vulgares y comunes hechos delictivos, vinculados con el derecho de propiedad. Para alcanzar una comprensión integral de los sucesos y aproximarnos a algunas respuestas, es conveniente referenciar la consideración mutua que existía entre argentinos y brasileños.

A pesar de la Alianza acordada oportunamente, las relaciones entre argentinos y brasileños no fue de las mejores; aún más, la Triple Alianza ligaba a los tres Gobiernos pero la cooperación entre los Ejércitos era esquiva(22).

(22) Thomas Whigham. “La Guerra de la Triple Alianza (el Triunfo de la Violencia; el Fracaso de la Paz)” (2011), volumen II, p. 18, Asunción. Ed. Taurus. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

El Pacto político alcanzado no condujo a la superación de las desconfianzas en cuanto a la política argentina en el Plata(23). Los brasileños no se sentían cómodos con sus aliados, ya que existían sospechas de pretensiones territoriales y el partido conservador de Brasil criticó el Tratado de Alianza con Argentina por decir que favorecía a este país.

(23) Francisco Doratioto. “Maldita Guerra (Nueva Historia de la Guerra del Paraguay” (2004), pp. 150 y 152, Buenos Aires. Ed. Emecé. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

El almirante Joaquim Marques Lisboa, vizconde de Tamandaré, odiaba a los argentinos y cuestionaba la Jefatura Militar de Bartolomé Mitre. También los vizcondes de Uruguay y Jequitinhonha, afirmaron que “la Argentina es nuestro rival; Montevideo y Paraguay no...”(24).

(24) Isidoro J. Ruiz Moreno (2008). “Campañas Militares Argentinas (la Política y la Guerra. Guerra Exterior y Luchas Internas. 1865-1874)”, tomo IV, p. 103, Buenos Aires. Ed. Claridad. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Por su lado, los argentinos desconfiaban permanentemente del Brasil y eran constantes los hostigamientos y enfrentamientos, los que se observaban reiteradamente por la presencia de brasileños que residían en tiempos de la guerra en territorio correntino(25). En la provincia de Corrientes odiaban a los porteños exactamente de la misma manera que a los paraguayos; el odio a los brasileños era todavía más profundo(26).

(25) Dardo Ramírez Braschi y José Luis Caño Ortigosa. “La influencia de la presencia militar brasileña en Corrientes durante la Guerra de la Triple Alianza” (2013), en “Anuario de Estudios Americanos”, Nro. 70, volumen 1, Enero-Junio, pp. 248-269, Sevilla.
(26) Thomas Whigham. “La Guerra de la Triple Alianza (Causa e Inicios del mayor Conflicto Bélico de América del Sur)” (2010), volumen I, p. 289, Asunción. Ed. Taurus. // Todo citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Cuando ocurrían fracasos militares en el frente de guerra o demoras en las operaciones bélicas, un aliado culpaba o responsabilizaba al otro de impericia; fue muy difícil crear un frente de batalla en esa situación, pero imperó la necesidad de ambos de derrotar a Solano López.

- Departamento Paso de los Libres. El caso de Andrés Pené

El súbdito francés Andrés Pené residía en el Departamento Paso de los Libres varios años antes de producirse la ocupación paraguaya y, con el tiempo, logró formar un sólido patrimonio, que lo acrecentó por medio de la actividad mercantil y sus inversiones en los establecimientos rurales, con una producción ganadera intensiva.

Uno de sus establecimientos ganaderos, ubicado entre los arroyos Tapebicuá, Cuabirabi y el rio Uruguay, era uno de los más conocidos y renombrados de la zona. Su ubicación privilegiada entre los citados cursos de agua lo convertía en lugar idóneo para la práctica de toda producción rural.

El avance de las tropas paraguayas del mayor Duarte terminó por ocupar efectivamente, por aproximadamente diez días, la estancia de Pené, donde a la vera del río se produjeron escaramuzas y enfrentamientos, especialmente contra el vapor de guerra “Uruguay” de la escuadra brasileña, y sus lanchones que llevaban a remolque. Ante estos sucesos, la familia del súbdito francés emigró hacia el Departamento Mercedes, cruzando el río Uruguay, quedando el comerciante en su establecimiento, protegiendo sus intereses comerciales y rurales en Paso de los Libres.

La partida de avanzada paraguaya ingresó a la Villa de Paso de los Libres el 2 de Agosto de 1865, encabezada por el oficial paraguayo Ramón Itasa y el correntino Julián Sánchez, dirigiéndose al comercio de Pené, que los recibe con la bandera francesa enarbolada. A pesar de las advertencia de Pené sobre su nacionalidad y neutralidad, las tropas paraguayas cargaron todo tipo de mercaderías en varias carretas que tuvieron como rumbo el campamento paraguayo. Pero la cosa no quedó ahí.

Respecto al establecimiento de campo, éste fue saqueado completamente, de donde se llevaron más de 1.400 cabezas de ganado vacuno, 1.600 cabezas de ganado lanar, más de 500 equinos, entre otros animales. La casa de campo fue totalmente saqueada, incluyendo los muebles, para ser después incendiada(27).

(27) Archivo General de la Provincia de Corrientes. Ej.: Legajo 18, Civiles, Capital, Año 1867. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

El saqueo a las propiedades de Pené fue la primera en las incursiones paraguayas al Departamento Paso de los Libres, para propagarse generalizadamente a otros campos menos importantes.

Particularmente Pené, pidió las indemnizaciones correspondientes, que se instrumentaron después de la firma de los Tratados de Paz de 1876 pero, a fines de 1866, tempranamente había iniciado Información Sumaria ante los Tribunales correntinos para dejar comprobados los daños sufridos(28).

(28) Archivo General de la Provincia de Corrientes. Ej.: Legajo 18, Civiles, Capital, Año 1867. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Pero a pesar de la característica del avance paraguayo, no todas las estancias y comercios fueron arrasados; tal es el caso de Evaristo Araujo, que su casa en Restauración fue respetada por los paraguayos y pudo salvar su giro comercial valuado en más de 12.000 pesos metálicos(29).

(29) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Privada, Sala 7. Carta de Evaristo Araujo a Wenceslao Gramajo, Esquina, 8 de Septiembre de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

El Departamento Paso de los Libres fue el territorio más austral de la provincia que los paraguayos -en su incursión militar- alcanzaron por la costa del río Uruguay, siendo el río Miriñay la frontera natural de sus avances. La derrota paraguaya en Yatay marcó el destino final del saqueo sistemático, dando lugar después sólo al pillaje aislado.

Si bien algunos comerciantes sufrieron pérdidas totales, otros pudieron evitar el saqueo parcialmente y lograron proseguir con sus prácticas mercantiles. Por ejemplo, cuando las tropas brasileñas pasaron por Paso de los Libres, algunos registros describen que los comerciantes locales vendían a las tropas del Brasil productos a precios exorbitantes, por cualquier mercadería, como el aguardiente, que llegó a costar cuatro libras esterlinas el litro(30).

(30) Declaración de Augusto Parmentier, vicecónsul francés y antiguo residente en Paso de los Libres, testigo ocular de la guerra. Paso de los Libres, 24 de Abril de 1888, en el Museo Histórico Militar, Asunción-Colección Zeballos, carpeta 141, Doc. 18, referenciado por Francisco Doratioto. “Maldita Guerra (Nueva Historia de la Guerra del Paraguay” (2004), pp. 179 y 180, Buenos Aires. Ed. Emecé. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

La primera reconstrucción política se da con la instalación del Juzgado de Paz en la cabecera departamental, iniciándose las primeras acciones de restablecimiento político e institucional, siendo éstas y otras las facultades naturales de la Judicatura de Paz(31).

(31) Dardo Ramírez Braschi. “Judicatura, Poder y Política (la Justicia en la provincia de Corrientes durante el siglo XIX)” (2004), pp. 117-130, Corrientes. Moglia Ediciones. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Aquella reconstrucción fue adquiriendo solidez a tal punto que para las elecciones del mes de Septiembre de 1866 ya estuvieron armados los mecanismos electorales y el Registro Cívico de Paso de los Libres alcanzó una nómina de casi 300 inscriptos, número elevado si se tiene en cuenta la exigencia de incorporación a las milicias en aquellos días de mayor intensidad de la guerra(32).

(32) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Expedientes Administrativos, Legajo 144. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

De acuerdo a los primeros informes que recibió el gobernador correntino Manuel Ignacio Lagraña, sobre el estado en que quedaron los Departamentos después del retiro del Ejército paraguayo, la desolación y el abandono fue la descripción generalizada.

Respecto a la Administración Pública, quedó -casi en su totalidad- desorganizada y desarticulada en toda la provincia(33) pero, a pesar de ello, la ganadería provincial, base de la economía local, pudo recuperarse a raíz de que los episodios bélicos no alcanzaron los Departamentos al sur de los ríos Santa Lucía y Miriñay.

(33) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Copiador de Notas del Ministerio de Gobierno, Legajo 24, Años 1868-1869, f. 148. Carta del gobernador Manuel Ignacio Lagraña a Juan Vargas. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

- Conclusión

De acuerdo a los relevamientos iniciados en el año 1877, por disposición del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Argentina, los vecinos que sufrieron perjuicios en sus bienes debían registrarlo para una futura indemnización.

El tema de las indemnizaciones por daños de guerra emergió como resultado de la firma del Tratado de Paz del 3 de Febrero de 1876, que estipulaba -en su artículo Cuarto- que el Estado vencido debía pagar a la República Argentina los Gastos que ocasionó durante la guerra, así como los daños a propiedades públicas y perjuicios a personas y propiedades particulares.

De acuerdo a aquellos registros, del Departamento Santo Tomé reclamaron 98 vecinos, que se sintieron damnificados; en La Cruz, 20; y en Paso de los Libres, 29.

En los Departamentos de la costa del Uruguay los reclamos fueron escasos, comparados con los expedientes iniciados en los Departamentos que estuvieron bajo la influencia de la columna militar que recorrió la parte occidental de la provincia. Esto se debe también a que la población de estos Departamentos era mayor en comparación con el de aquéllos.

Se puede observar que en Santo Tomé los reclamos no sólo fueron como consecuencia de las incursiones paraguayas, sino también por los destrozos de tropas brasileñas.

Los reclamos contra perjuicios provocados por éstos se manifestaron durante la guerra (y al poco tiempo de producidos); sin embargo no aparecen en los Registros de indemnización elaborados después de la contienda. Esto se debió a que en los Tratados de Paz firmados sólo se reclamó al Estado vencido.

Desde el Gobierno Provincial se intentó reconstruir las estructuras del Estado y la red política administrativa, por lo que se designaron, o restablecieron, los Jefes Políticos, Jueces de Paz y Jueces Pedáneos, para garantizar la reestructura inmediata de los Departamentos saqueados.

Esa normalización incluía las prácticas electorales que, en algunas oportunidades pudieron realizarse, como la elección de electores para elegir al nuevo gobernador en Diciembre de 1865 pero, en otras, fueron dilatadas debido al estado de destrucción en que quedaron las Oficinas Públicas y Juzgados, después de la ocupación paraguaya.

Tal es el caso de Paso de los Libres y La Cruz, que tuvieron que postergar la elección de sus diputados a la Sala de Representantes de la provincia, en 1865.

Información adicional