El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Saqueos de las Fuerzas Aliadas a la Ciudad de Corrientes

Hay un murmullo que crece
Arrollador y marcial, una bandera va al frente
Y tricolor es su faz;
Soldados de roja estampa
Van tomando la ciudad
Y tras las rejas coloniales
Se susurra a media voz:
ioikéko (están o llegaron) los paraguayos,
omanó (murió) la libertad!(1)

(1) Ermilde M. de Ruiz. Poema “La Invasión”, en: “Las Cautivas. Homenaje a la Mujer Correntina” (2007), p. 15, Corrientes. Edición de la Autora. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

La Alianza militar constituida en 1865 entre Argentina, Brasil y Uruguay enfrentó a la República del Paraguay en una guerra donde las más importantes acciones bélicas se desarrollaron en territorio paraguayo.

Sin embargo, será Corrientes el epicentro de la contienda en los meses iniciales. De Abril a Noviembre de 1865 se extenderá la efectiva ocupación paraguaya y a su retiro las incursiones de los Ejércitos Aliados se instrumentarán vía el río Paraná, utilizando las costas correntinas. La provincia pasará de ser campo de batalla a territorio de aprovisionamiento. En una u otra condición, Corrientes será epicentro necesario del conflicto.

El centro cívico-militar de la provincia será su capital; de allí la importancia de su dominio, pero también su ubicación estratégica -a la vera del río Paraná- con un puerto accesible desde el Norte y el Sur y a escasos kilómetros de la desembocadura de su mayor afluente, el río Paraguay, serán factores que harán de la Ciudad de Corrientes un punto primordial en la primera parte del desarrollo de la guerra.

En este marco geográfico, la lucha por la posesión y dominio de la capital será vital. Esto explicará el sacrificio de los Aliados por recuperarla y el esfuerzo sin par de los paraguayos por conservarla. El extremo de tales objetivos llevará a las tropas Aliadas el intentar la recuperación de la ciudad el 25 de Mayo de 1865, lo que generará un cruel combate en las calles de Corrientes, resultando los vecinos directamente damnificados y afectados.

Ya este temprano choque entre tropas aliadas y paraguayas dejará como rastro saqueos y destrucción deliberada de propiedades que no constituían bienes de guerra.

- Opinión y participación política del vecindario correntino ante el Paraguay

Las diversas posturas políticas tomadas por los correntinos a raíz de la guerra contra el Paraguay ha sido una cuestión a la cual detalladamente se ha abordado en otras investigaciones, pero se torna necesario hacer referencia a ella en esta oportunidad para comprender el proceder que han tenido distintos sectores políticos y la reacción de los bandos pertenecientes a uno u otro Ejército(2).

(2) Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra de la Triple Alianza a través de los Periódicos Correntinos. (1865-1870)” (2004), Corrientes. Moglia Ediciones. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Meses antes de la ocupación paraguaya a territorio correntino, la sociedad política provincial estaba fuertemente fragmentada y era claramente visible la diferencia de opinión sostenida por la población. Uno de estos sectores, oficialista y referente del gobernador Manuel Ignacio Lagraña, había tomado fuerza e impulso tras los movimientos políticos locales que se gestaron como consecuencia del triunfo militar de Bartolomé Mitre en Pavón, el 17 de Septiembre de 1861, victoria que consolidó el proyecto hegemónico portuario, pero esta vez desde las estructuras primitivas del incipiente Estado Nacional que pretendía conformarse.

El partido liberal presidido por Mitre encontró seguidores locales, que colaboraron con la Administración Lagraña. Este Gobierno tuvo su respaldo en editoriales del periódico “El Progreso” que, en su pensamiento político, hostigaba permanentemente a Francisco Solano López y buscaba alinear a Corrientes con la Nación.

El otro sector, claramente opuesto al anterior, provenía de un origen político distinto. Compuesto por federales y urquicistas, derrotados en la batalla de Pavón, no comulgaban con el proyecto del Gobierno Nacional. Se consideraban referentes del federalismo y opositores férreos del porteñismo. Su órgano de difusión fue el periódico “El Independiente”, que sostenía una clara postura aliancista con el Paraguay y un manifiesto hostigamiento hacia el mitrismo y el Imperio brasileño. Los paraguayos encontraron en este grupo la posibilidad de alcanzar una alianza efectiva.

Las relaciones que ligaban a los correntinos con el Paraguay eran diversas pero las más notorias fueron las comerciales, culturales y la creencia de participar -en aquel momento- de un proyecto político común. Esto último fue determinante para comprender el accionar de los correntinos paraguayistas.

Los vínculos comerciales estaban fuertemente relacionados, dada la cercanía territorial y el movimiento de ganado en pie (principal sostén de la economía correntina) era la actividad que estrechaba los lazos. Esos vínculos fueron continuos hasta el inicio mismo de la contienda, cuando la invasión paraguaya a Corrientes.

La documentación muestra que estancieros correntinos habían vendido animales al Paraguay en el suministro a las tropas de Humaitá. Uno de estos productores será el mismísimo Nicanor Cáceres, quien en poco tiempo se convertirá en uno de los militares que guiará a las tropas correntinas que fueron las primeras en luchar contra las invasoras(3).

(3) Thomas Whigham. “La Guerra de la Triple Alianza (Causa e Inicios del mayor Conflicto Bélico de América del Sur)” (2010), volumen I, p. 289, Asunción. Ed. Taurus. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

El otro lazo entre paraguayos y correntinos será el cultural. El factor lingüístico brindaba a ambas sociedades una identidad común, sustrato que comprendía un cúmulo de costumbres que no respetaba el límite político. El correntino compartía valores y modismos de vida con el paraguayo que lo situaba más cercano a Asunción que a Buenos Aires. Esta interrelación jugó un papel central.

Pero fue la coincidencia de objetivos y planes políticos los vínculos más fuertes que determinarán la conducta que elegirán los denominados correntinos paraguayistas. El antiguo sector federal, postergado y derrotado después de Pavón, observará como viable un enfrentamiento con Buenos Aires y una alianza con el Gobierno del presidente paraguayo Francisco Solano López se convertiría en una alternativa en tal sentido. El gobernador Lagraña, en carta al presidente Mitre, describirá aspectos de esta cuestión, al afirmar que los hombres del antiguo partido -refiriéndose al federal- no vacilaron en solicitar apoyo al Paraguay para generar cambios políticos en la provincia y en la Nación(4).

(4) Diario “La Nación Argentina”, del 2 de Mayo de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Los conflictos internos argentinos, desbordados, se entrelazarán con los regionales y terminarán desembocando en una disputa internacional. Esto es comprensible, en la medida en que no se pierda de vista que la construcción definitiva del Estado Nacional argentino estaba aún distante. Recién al terminar la guerra con el Paraguay, los Estados beligerantes comenzarán a diagramar y llevar a la práctica los esquemasy proyectos que triunfarán en la contienda bélica. El principio de argentinidad se fortalecerá después de 1870.

Los correntinos paraguayistas protagonizarán una decidida participación política y militar. La elección de la Junta Gubernativa correntina y sus estrechos lazos con el Gobierno paraguayo -por un lado- y la conformación de batallones locales que lucharán -bajo la bandera de Corrientes- junto al Ejército paraguayo, son pruebas irrefutables de las ideas más arriba detalladas(5).

(5) Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra de la Triple Alianza a través de los Periódicos Correntinos. (1865-1870)” (2004), pp. 107 y sig., Corrientes. Moglia Ediciones. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

- La ocupación paraguaya a la ciudad

Paraguay inicia su ofensiva hacia el sur con la ocupación de la Ciudad de Corrientes, el 13 de Abril de 1865, punto geográfico que inmediatamente se convertirá en el centro de tareas políticas y militares del vecino país en territorio argentino

La Ciudad de Corrientes era un polo obligatorio para quien buscase la dominación en el mapa estratégico de la guerra. Ubicada sobre el río Paraná, a escasos kilómetros de la desembocadura del río Paraguay, era puerto obligado para toda flota de guerra y, además, ámbito neurálgico de los espacios políticos y comerciales de la región. Tanto paraguayos como aliados estaban conscientes de esta virtud de la ciudad, de allí la importancia de su dominio.

En la mañana del Jueves Santo de 1865, la flota paraguaya, al mando del capitán Pedro Ignacio Meza y compuesta por los buques “Tacuarí”, “Ygurey”, “Paraguay”, “Ypora” y el “Marqués de Olinda” -este último capturado a los brasileños meses antes- se aproximó con las primeras luces del día al Puerto de Corrientes. Ya frente a la ciudad, la flotilla cambia de rumbo para hacerlo río arriba, con el fin de aproximarse a la costa.

Amarrados en puerto se hallaban dos buques argentinos: el “25 de Mayo” y el “Gualeguay”, los que habían llegado desde Buenos Aires por solicitud del gobernador Lagraña. La tripulación de estos buques reaccionó al ataque paraguayo, pero fue poco lo que pudo hacer. El “25 de Mayo”, distante de la costa en momentos del ataque, fue abordado. El “Gualeguay” -amarrado al muelle- fue cañoneado por el “Marqués de Olinda” y el “Ypora”(6).

(6) Fermín González. (2002). “Corrientes ante la Ocupación Paraguaya”, pp. 21 y 22, Corrientes. Amerindia Ediciones. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Algunos pocos vecinos, liderados por Desiderio Sosa, opusieron resistencia desde las azoteas de las casas más próximas al puerto(7).

(7) Diego Mantilla. “Recuerdos de un Soldado Correntino” (2005), p. 111, Corrientes: Moglia Ediciones. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Las acciones bélicas no duraron más de una hora y los paraguayos registraron sólo once heridos, mientras que los argentinos sufrieron la muerte de veintiocho personas y medio centenar quedó prisionera de los invasores. Al promediar la mañana, los buques paraguayos y las dos embarcaciones argentinas incautadas partirán aguas arriba rumbo a Paso de la Patria.

Tras el retiro de la flota atacante algunos vecinos intentarán organizar batallones. Una mayoría autoconvocada en las plazas “25 de Mayo” y “del Mercado” será -en un principio- liderada por el coronel Solano González(8). Se organizarán algunos grupos pero, finalmente, se decidirá reorganizarse en los Departamentos del Interior provincial.

(8) José Fermín González. “Corrientes ante la invasión paraguaya” (2002), p. 24, Corrientes. Amerindia Ediciones. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

En Paso de la Patria se hallaba el general paraguayo Wenceslao Robles, con más de tres mil hombres que esperaban a la flota que venía de su ataque al Puerto de Corrientes. Los buques embarcaron a los soldados que pudieron y en el amanecer del 14 de Abril amarrará nuevamente en el puerto correntinoy se posesionará de la plaza de la ciudad sin resistencia alguna.

Poco tiempo después arribará a la ciudad el citado general Robles, conduciendo una columna integrada por aquellos soldados que no pudieron embarcar en Paso de la Patria. Los buques argentinos “25 de Mayo” y “Gualeguay” no volverán al puerto de Corrientes, ya que serán enviados a Asunción para su reparación de las averías y daños recibidos en el cañoneo(9).

(9) Thomas Whigham. “La Guerra de la Triple Alianza (Causa e Inicios del mayor Conflicto Bélico de América del Sur)” (2010), volumen I, p.286, Asunción. Ed. Taurus. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Las autoridades políticas de la provincia se retirarán de la ciudad. Igual medida será adoptada por algunos batallones militares que no tenían ninguna posibilidad de generar resistencia al invasor. Retirarse a los Departamentos del Interior dará la posibilidad de reorganizarse.

Será el estanciero Nicanor Cáceres quien liderará a estos hombres y tendrá como mandato el hostigamiento de vanguardia que constantemente realizarán las tropas correntinas fieles al gobernador Lagraña.

La vecindad correntina reaccionará de dos maneras: algunos huirán a zonas rurales, alejándose de la ciudad, buscando protección en quintas situadas en el Departamento Lomas(10). Otros cruzarán el Paraná, encontrando refugio en territorio chaqueño(11). Pero una importante fracción de la población -y he aquí lo llamativo- no generará oposición ni resistencia a las tropas paraguayas.

(10) Wenceslao Néstor Domínguez. “La toma de Corrientes (el 25 de Mayo de 1865)” (1965), p. 11, Buenos Aires. Imprenta López.
(11) Archivo General de la Provincia de Corrientes. Ej.: Legajo 17, 1866. // Todo citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Un cronista de la época dejará registrada esta actitud de los habitantes de la ciudad. La falta de hostilidad del vecindario tendrá como reciprocidad el buen trato de las tropas paraguayas hacia él. La población se mantendrá en sus casas, con las puertas cerradas y algunos entrevistarán al general Robles, solicitando seguridad y garantía en la posesión de sus bienes.

El comercio abrirá sus puertas y los correntinos volverán en breve tiempo a sus tareas cotidianas(12). Durante los días de ocupación paraguaya a la ciudad capital, Tiburcio Gómez Fonseca comentará: “ Yo los pasé encerrado absolutamente, con la sola excepción de una asistencia a un baile oficial, al que no faltó ninguna persona decente”(13).

(12) Francisco Doratioto. “Maldita Guerra (Nueva Historia de la Guerra del Paraguay” (2004), p. 127, Buenos Aires. Ed. Emecé.
(13) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Privada, Legajo 5, 1865-1866. Carta de Tiburcio Gómez Fonseca a Wadislao Gramajo, Corrientes, 3 de Noviembre de 1865. // Todo citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

En cambio los invasores abusarán de su poder en otros lugares de la provincia(14) y especialmente en el poblado de Bella Vista la conducta de las tropas paraguayas se descontrolará con saqueos y destrozos generalizados de propiedades(15).

(14) Richard F. Burton. “Cartas desde los campos de batalla del Paraguay” (1998), p. 373, Buenos Aires. Librería El Foro.
(15) Dardo Ramírez Braschi. “Daños y saqueos durante la Guerra de Ia Triple Alianza (el poblado de Bella Vista ante la ocupación paraguaya de 1865” (2013), Folia Histórica del Nordeste Nro. 21, Instituto de Investigaciones Geohistóricas (CONICET), Instituto de Historia. Facultad de Humanidades (UNNE), Resistencia (Chaco). // Todo citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

El dominio paraguayo de la plaza y las posiciones urbanas correntinas será irreversible, por lo que el gobernador Manuel Ignacio Lagraña y sus colaboradores más cercanos, como así también algunos grupos de seguridad, se desplazarán hacia la zona rural evitando caer prisioneros.

Pero antes de su repliegue, Lagraña dictaminará dos disposiciones: la primera, que todo ciudadano correntino entre dieciséis y setenta años estará obligado a alistarse para combatir a las fuerzas de ocupación(16); y, la segunda, ordenará al Concejo Municipal que no opusiera resistencia a las tropas paraguayas con el fin de garantizar la seguridad pública y proteger la propiedad privada. Esta última resolución del gobernador fue utilizada como una de las pruebas en la defensa de Víctor Silvero en el juicio por el delito de traición a la patria que se le siguió y en el que fue absuelto.

(16) “Registro Oficial de la Provincia de Corrientes” (1877), Años 1865-1866. Decreto de Manuel Ignacio Lagraña, del 14 de Abril de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

- El ataque del día 25 de Mayo

Mientras se consolidaban las tropas Aliadas a las líneas del frente militar, se realizó una avanzada conjunta entre argentinos y brasileños que intentarán apoderarse de la Ciudad de Corrientes. Esta maniobra tenía por objetivo tomar la capital provincial y de esa manera cortar la comunicación entre la columna invasora -al mando del general Robles, que dominaba la costa del río Paraná- y su retaguardia.

Esta opción estratégica conducida por Wenceslao Paunero sólo podría llevarse a cabo con la flota brasileña como apoyo y los avances simultáneos de batallones correntinos de avanzada comandados por Nicanor Cáceres. Los planes consistieron en embarcar en la flota brasileña la mayor cantidad de hombres para descargarlos en el puerto de Corrientes, ubicándolos detrás de los invasores, para así hostigarlos por su retaguardia.

Si bien la plaza correntina estaba custodiada por batallones paraguayos, ésta estaba desprotegida desde el río, ya que no contaban con navíos suficientes, acordes para la defensa. Dada esta situación, Paunero decide la toma de la ciudady pone en marcha el plan de acción.

Las fuerzas de defensa paraguayas estaban compuestas por dos batallones de infantería. Las fuerzas de ataque aliadas se componían de nueve buques brasileños y dos argentinos, a los que se sumaba la primera división de Paunero con mil doscientos infantes y cien artilleros; la novena brigada de infantería del Brasil -bajo la dirección del coronel Joao Guilherme Bruce- con mil trescientos infantes, trescientos artilleros y dos mil trescientos tripulantes(17).

(17) Thomas Whigham. “La Guerra de la Triple Alianza (Causa e Inicios del mayor Conflicto Bélico de América del Sur)” (2010), volumen I, p. 311, Asunción. Ed. Taurus. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

La flota brasileña estaba bajo las órdenes del vicealmirante Francisco Manuel Barroso y las fuerzas argentinas estaban constituidas por el batallón primero de línea comandado por el teniente coronel Rosetti; batallón segundo por el teniente coronel Orma; el tercero por el coronel Rivas; la Legión Militar, por el teniente coronel Charlone; el segundo escuadrón de artillería, por el comandante Joaquín Viejobueno; y el tercer escuadrón de artillería por el comandante Malones(18).

(18) Juan Crisóstomo Centurión. “Memorias o Reminiscencias Históricas sobre la Guerra del Paraguay” (1948), tomo I, p. 241, Asunción. Ediciones Guarania. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

En la mañana del 25 de Mayo de 1865 la flota aliada navegó desde el Riachuelo y alrededor de las 10:00 se produjo su arribo al puerto de Corrientes, donde sólo se hallaba el buque de bandera paraguaya “Pirabebé”, el que hizo algunos disparos y al quedar en desventaja de fuego iniciará curso hacia Humaitá. Algunos vecinos curiosos, instalados estratégicamente desde las torres de las iglesias y las azoteas más elevadas, observaban el desplazamiento y aproximación de los barcos(19).

(19) Cristiano, E.R. -Enrique Roibón- “25 de Mayo de 1865”, periódico “La Libertad’’ (Corrientes), 24 de Mayo de 1906 (¿1903?). // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Los batallones paraguayos estaban diseminados por toda la ciudad, pero el grueso de la formación se hizo fuerte en el Parque de la Batería(20). Este era una edificación precaria, consistente en un edificio de forma cuadrada, construido de ladrillos y techos de paja, ubicado en una planicie elevada que va en descenso hasta las barrancas del río(21).

(20) Desde la época hispánica el lugar se denominó Arasa. Por orden del gobernador Pedro Ferré, en el año 1830 se instaló una batería con pequeños cañones y una Guardia militar permanente, denominándosela “Batería de San Pedro”; de ahí el nombre Parque de la Batería. En la segunda mitad del siglo XIX se lo denominó también “Campo de Marte”, debido a que en él se realizaban los ejercicios militares de las milicias provinciales. Concluida la guerra contra el Paraguay, La Batería continuó siendo Cuartel de la unidad veterana de guarnición de la provincia y plaza de ejercicios militares de la Guardia Nacional (Hernán, Félix Gómez. “La Ciudad de Corrientes” (1944), pp. 40-42, Buenos Aires.
(21) José Ignacio Garmendia. “Recuerdos de la Guerra del Paraguay” (2012), volumen I, p. 91, Corrientes. Amerindia Ediciones. // Todo citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Luego del desembarco aliado, los combates más encarnizados se produjeron entre el Puerto y el Parque de la Batería. En el asentamiento de La Batería, los paraguayos presentaron una aguerrida defensa, con gran derroche de valor. La carga de la infantería argentina y el calibre de la artillería brasileña marcaron la diferencia y, luego de algunas horas de combate, las tropas paraguayas retrocedieron hacia los campos alrededor de la ciudad en busca de protección.

La Junta Gubernativa correntina y el ministro paraguayo José Bergés buscaron protección en la estancia de Teodoro Gauna, que se hallaba a escasos kilómetros. La mayoría de los soldados paraguayos encontraron auxilio en los bosques cercanos.

Frente al Parque de la Batería, en el puente de piedra para su acceso y en las adyacencias del arroyo Poncho Verde, se produjeron los combates más encarnizados, cuerpo a cuerpo, que dejaron como resultado alrededor de cuatrocientas bajas entre los paraguayos y aproximadamente trescientas sesenta entre los aliados(22). Estas cifras no siempre son coincidentes, ya que Paunero, en el Parte de batalla, manifestó que sus fuerzas tuvieron 150 bajas -entre muertosy heridos- y que las fuerzas paraguayas triplicaron ese número(23).

(22) Juan Crisóstomo Centurión. “Memorias o Reminiscencias Históricas sobre la Guerra del Paraguay” (1948), tomo I, p. 242, Asunción. Ediciones Guarania.
(23) Parte de batalla de Wenceslao Paunero del combate del 25 y 26 de Mayo de 1865, dirigido al ministro de Guerra Juan A. Gelly y Obes, reproducido en el periódico “La Libertad” (Corrientes), 24 de Mayo de 1903. // Todo citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

De acuerdo a otras referencias, los Aliados tuvieron 300 bajas -entre muertos y heridos- y las fuerzas paraguayas alcanzaron seiscientas(24). Al caer la tarde ya se visualizaban claramente los resultados de la batalla. Cientos de cadáveres se hallaban diseminados en las adyacencias del Parque de la Batería en las calles cercanas(25).

(24) Theodoro Fix. “Historia da guerra o Paraguai” (1872), p. 92, traduzido o francês por A. J. Fernando Dos Reis, Río de Janeiro. B.L. Garnier, Livreiro-editor do Instituto Histórico do Brasil.
(25) Wenceslao Néstor Domínguez. “La toma de Corrientes (el 25 de Mayo de 1865)” (1965), p. 25, Buenos Aires. Imprenta López. // Todo citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Esa noche fue de tensa vigilia; todos estuvieron alertas y los vecinos de la ciudad no durmieron. Según testimonio de Juan Bautista Charlone, los correntinos mostraron muy poco interés en las celebraciones que los Aliados realizaron ese noche en la ciudad(26).

(26) Thomas Whigham. “La Guerra de la Triple Alianza (Causa e Inicios del mayor Conflicto Bélico de América del Sur)” (2010), volumen I, p. 315, Asunción. Ed. Taurus. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Toda la noche fue de tensa calma, con continuas recorridas por las calles, incursionando violentamente en domicilios particulares. De acuerdo a un relevamiento posterior, se identificaron más de setenta actos de saqueo y destrucción de comercios y viviendas de vecinos(27).

(27) Archivo Nacional de Asunción y Biblioteca Nacional de Río de Janeiro, 1-30, 26, 60 (104 documentos). // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

El general paraguayo Juan Crisóstomo Centurión resalta en sus “Memorias...” el comportamiento abusivo de las tropas aliadas con el vecindario, diferenciándolas con el trato que supuestamente habían brindado los paraguayos y anota en sus “Memorias...” lo siguiente:

“Con la noticia de la evacuación de la ciudad por el enemigo que cometió abusos deplorables durante la noche (...) nada de extraño que el invasor cometa abusos en un país enemigo; pero que lo hagan las tropas argentinas en su propio país, es inconcebible”(28).

(28) Juan Crisóstomo Centurión. “Memorias o Reminiscencias Históricas sobre la Guerra del Paraguay” (1948), tomo I, pp. 243 y 244, Asunción. Ediciones Guarania. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

En el mismo sentido, el general Francisco Resquín menciona los saqueos de las tropas Aliadas al abandonar la Ciudad de Corrientes(29). En el Parte militar de los paraguayos se dice que los argentinos violaron y saquearon la población, proceder que será desmentido y negado por el teniente coronel Jorge Thompson(30).

(29) Francisco Resquín. “Datos históricos de la Guerra del Paraguay contra la Triple Alianza” (2008), p. 28, Corrientes. Editorial Amerindia.
(30) Jorge Thompson. “La Guerra del Paraguay” (1910), tomo I, p. 77, Buenos Aires. Ed. Talleres Gráficos de L. J. Rosso y Cia. // Todo citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Los Aliados no tuvieron muchas posibilidades de permanecer y proteger la Ciudad de Corrientes, sobre todo porque fue difícil que los batallones de vanguardia locales, al mando de Cáceres, alcanzasen la ciudad. Ante esto, los Aliados deciden reembarcar e iniciar su navegación aguas abajo, dejando Corrientes a merced de los paraguayos.

Los correntinos que habían tomado con indiferencia la presencia de las fuerzas argentinas, observaron el reembarco y, cuando Paunero ofreció transporte para los que querían abandonar la ciudad, pocos vecinos aceptaron la propuesta(31).

(31) Thomas Whigham. “La Guerra de la Triple Alianza (Causa e Inicios del mayor Conflicto Bélico de América del Sur)” (2010), volumen I, p. 316, Asunción. Ed. Taurus. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Contrariamente, otra versión agrega datos diferentes de aquel momento de abandono de la ciudad por parte de los Aliados. Gómez Fonseca describe ese momento histórico como muy penoso, ya que no todos los que quisieron huir pudieron hacerlo, transformándose en un verdadero infierno de descontrol, manifestando que:

“Medio pueblo se agrupó a la ribera a ganar los buques que ya estaban ocupados por la tropa que se embarcaba, por todos los heridos y prisioneros, y todo esto se efectuaba en el mayor desorden y confusión, por el amago inmediato del enemigo que estaba acampando en las inmediaciones de los corrales”(32).

(32) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Privada, Legajo 5, Años 1865-1866. Carta de Tiburcio Gómez Fonseca a Wadislao Gramajo, Corrientes, 10 de Noviembre de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Coincidiendo con el testimonio de Gómez Fonseca, otra referencia afirmó que más de doscientas familias embarcaron en dos buques brasileños y abandonaron la ciudad(33).

(33) Theodoro Fix. “Historia da guerra o Paraguai” (1872), p. 92, traduzido o francês por A. J. Fernando Dos Reis, Río de Janeiro. B.L. Garnier, Livreiro-editor do Instituto Histórico do Brasil. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Este ataque si bien no ha sido una toma de posesión definitiva de los Aliados, ha demostrado la fragilidad del frente ofensivo y los recursos de ataques paraguayos. Desde este punto de vista se puede comprender la maniobra y los resultados alcanzados por la operación de Paunero.

- Saqueos de las tropas Aliadas

A raíz de las consecuencias de la incursión militar aliada a la Ciudad de Corrientes -los días 25 y 26 de Mayo de 1865- se produjeron destrozos como consecuencia del combate. Estos fueron notorios y visibles ya que la mayoría de las acciones se llevaron adelante en el puerto y las calles de la ciudad.

Numerosos vecinos resultaron afectados en sus propiedades. En la noche del 25 y la madrugada del 26, patrullas de soldados aliados vigilaban las calles de la ciudad en busca de paraguayos y, en ocasiones, ante el posible ocultamiento de algunos en viviendas particulares, aquéllos irrumpieron violentamente en los domicilios generando temor e incertidumbre entre los vecinos.

Con el transcurrir de las horas se producirán los saqueos posteriormente denunciados y mandados a relevar por la Junta Gubernativa de Corrientes.

El desembarco de los batallones, los bombardeos navales y todo lo que implica el fragor de la batalla generaron momentos de confusión y caos. Las consecuencias y deterioros materiales fueron de dos características: primero, aquéllos daños producidos como resultado directo por la acción bélica, es decir casas destruidas por balas de cañón, por impactos de fusil y toda arma de fuego, consecuencias previsibles y comunes en una confrontación bélica oue se produce en una ciudad; y, segundo, daños de otra naturaleza, como lo fueron los saqueos contra la propiedad privada en que incursionaron las tropas aliadas durante y después del ataque.

Para hacer un relevamiento de la totalidad de los destrozos como consecuencia de la incursión aliada, la Junta Gubernativa decidió conformar una Comisión de vecinos para relevar los daños en edificios oficiales y sobre la población civil.

La Comisión fue creada por decreto del 2 de Junio de 1865, denominándola “Comisión Oficial”, la que debía iniciar un relevamiento de todos los hechos con las formalidades del caso, para comprobar los efectivos daños contra la vida y los bienes de los habitantes de la ciudad.

Sus facultades alcanzaban a allanar edificios públicos y convocar a todo vecino para que otorgue los informes pertinentes. El Gobierno designó provisoriamente presidente de la Comisión al Juez del Crimen José Luis Garrido, quien renunciará y será reemplazado por Antonio Díaz de Vivar(34).

(34) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Copiador de Notas del Ministerio de Gobierno, Legajo 20, Años 1859-1869, f. 126. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

El Cuerpo estuvo conformado por ciudadanos correntinos y residentes extranjeros, con facultad de elegir un miembro como presidente. Entre sus miembros figuraban Federico Boetti, Antonio Iglesias, Manuel Fernández y Gómez, José Francisco Acosta, José Vicente Orué, Antenor Molina, Manuel Aguilar y Sevilla, Luis Resoagli, Alfredo Giraud, Félix Fournier, Tomás Vedoya y Gabriel Esquer(35).

(35) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Copiador de Notas del Ministerio de Gobierno, Legajo 20, Años 1859-1869, f. 132. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Por mayoría de votos se eligió como presidente a Antonio Iglesias. La Comisión inició sus actividades con una serie de reuniones donde se planificó el trabajo preparatorio y los mecanismos de procedimiento. Se dispuso dividirla en dos grupos de cuatro miembros cada uno, los que fiscalizarían y relevarían todos los distritos de la ciudad capital. Uno lo hará desde la calle Mendoza hacia el Este y, la otra, hacia el Oeste.

Las inspecciones de la Comisión abarcaron los edificios públicos y las propiedades particulares que resultaron dañadas, por lo que tenían la facultad de intervenir de oficio o a pedido del interesado(36).

(36) En el Archivo Nacional de Asunción, Colección Rio Branco, 1-30, 26, 60 (104 documentos). // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

De Junio a Septiembre de 1865 se labraron numerosas Actas descriptivas de daños y perjuicios sufridos por los vecinos de la ciudad. En algunas de ellas se describen los deterioros en viviendas por los impactos de proyectiles, demostrando la intensidad de la acción y que la misma se realizó por las calles de la ciudad, especialmente entre la zona del Puerto y el Parque de la Batería.

En cambio, se labraron Actas donde se describían ataques directos a viviendas de vecinos y comercios fuera de la zona de combate y con notoria intención de saqueo. Los perjuicios fueron numerosos, sobre todo en los comercios más importantes de la ciudad.

Entre los edificios públicos atacados estuvo el antiguo Cabildo (donde funcionaba la Legislatura), el Juzgado del Crimen, la Cárcel y el Oratorio, cuya Imagen de la Virgen de los Dolores fue despojada de sus vestidos(37).

(37) En el Archivo Nacional de Asunción, Colección Rio Branco, 1-30, 26, 60 (104 documentos). Acta del 16 de Junio de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Los objetos religiosos y sagrados fueron salvados por el párroco que los ocultó en la Iglesia Matriz. También fue afectado el edificio público identificado como “Mayoría de Plaza”, especie de Cuartel de Seguridad. También se manifiestan en los documentos los ataques a los edificios del interior del Cuartel de la Batería, que muestran hasta dónde habían incursionado las Fuerzas Aliadas en el ataque(38).

(38) En el Archivo Nacional de Asunción, Colección Rio Branco, 1-30, 26, 60 (104 documentos). Acta del 20 de Julio de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Los saqueos estuvieron dirigidos particularmente a casas de comercio, perfectamente localizadas y sobradamente conocidas. Entre las damnificadas más relevantes figuran las siguientes:

a.- Casa de Negocio de Pelegrín Lotero. El propietario, de nacionalidad italiana y vecino de la ciudad, sufrió una incursión de las Fuerzas Aliadas en la noche del 25 al 26 de Mayo, las que violentaron su casa particular y su comercio; destruida la puerta del frente, se arruinó la mercadería que se hallaba en su interior(39).

(39) En el Archivo Nacional de Asunción, Colección Río Branco, 1-30, 26, 60 (104 documentos). Acta del 16 de Agosto de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

b.- Casa de Negocio de Juan Cánepa. Ciudadano italiano con residencia en Corrientes, poseía un comercio en la calle Libertad entre Santa Fe y Entre Ríos, y el 26 de Mayo de 1865 amaneció con una perforación en la pared y las cerraduras de la puerta destruidas. De su interior se sustrajeron elementos y mercaderías del comercio, sobre todo bebidas alcohólicas como anís, coñac, licor, ginebra, entre otros(40).

(40) En el Archivo Nacional de Asunción, Colección Río Branco, 1-30,26, 60 (104 documentos). Acta del 5 de Agosto de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

c.- Casa de Negocio de Pelegrín De Negri. Súbdito español residente en Corrientes, tenía su negocio de mercaderías y bebidas por calle Sudamérica al 430, cerca del Parque de la Batería. Denunció ante la Comisión Oficial que en la noche del 25 de Mayo fue saqueado su negocio en su totalidad, incluyendo sus ropas personales. Lo que no pudieron llevar, lo sometieron al fuego(41).

(41) En el Archivo Nacional de Asunción, Colección Río Branco, 1-30, 26, 60 (104 documentos). Acta del 25 de Julio de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Es conveniente señalar que cuando los paraguayos abandonaron la ciudad, De Negri inició una Información Sumaria ante la Justicia de la provincia, detallando los saqueos y destrucción de su vivienda y casa de negocio en esa noche del 25 de Mayo de 1865.

En esta oportunidad declaró que los autores de los daños fueron integrantes de las tropas paraguayas(42). Esta contradicción es fácilmente rebatida, debido a que en ese día y hora sólo se hallaban en dominio de la ciudad tropas argentinas y brasileñas. Por ello atribuimos los saqueos de este caso a los Aliados.

(42) Archivo General de la Provincia de Corrientes. Ej.: Legajo 68, Año 1877, Civil, Capital. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

d.- Panadería de Vicente Baglieto. Destruida en la madrugada del 26 de Mayo, además de ser saqueada la vivienda particular, de donde fueron sustraídos bienes personales incluyendo dinero local y paraguayo, sortijas de oro, una cadena de oro y un reloj de plata(43).

(43) En el Archivo Nacional de Asunción, Colección Río Branco, 1-30, 26, 60 (104 documentos). Acta del 11 de Agosto de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Por iniciativa del Gobierno argentino y en cumplimiento de los Acuerdos de Paz se abrió -en 1877- un Registro de Reclamos de vecinos que sufrieron daños y perjuicios por la ocupación paraguaya en la provincia y, en esta oportunidad, De Negri repitió la denuncia, declarando esta vez que los daños los causaron los paraguayos(44).

(44) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Expedientes Administrativos, Reclamos Deudas Guerra del Paraguay, Legajo I. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

e.- Casa de Negocio de Juana Arzamendia. Saqueo de negocio y vivienda familiar ubicada en calle Sudamérica, frente al Parque de la Batería, por Fuerzas brasileñas y argentinas(45).

(45) En el Archivo Nacional de Asunción, Colección Río Branco, 1-30, 26, 60 (104 documentos). Acta del 30 de Septiembre de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

En el año 1877 manifiesta en su declaración jurada una indemnización de 16.000 pesos fuertes en conceptos de daños y perjuicios, cambiando su declaración y sosteniendo que los daños ocasionados fueron por saqueos paraguayos y no de tropas aliadas(46).

(46) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Expedientes Administrativos, Reclamos Deudas Guerra del Paraguay, Legajo 1, f. 236. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

f.- Casa de Negocio de Francisco Esquivel. En la noche del 25 de Mayo de 1865 fue atacada y saqueada la pulpería que funcionaba en la calle Santiago(47).

(47) En el Archivo Nacional de Asunción, Colección Río Branco, 1-30, 26, 60 (104 documentos). Acta del 19 de Septiembre de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

g.- Casa de Negocio de Marcelina Cañete. Destrucción y saqueo de su comercio de la calle Entre Ríos(48).

(48) En el Archivo Nacional de Asunción, Colección Río Branco, 1-30, 26, 60 (104 documentos). Acta del 10 de Agosto de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

g.- Casa de Negocio de Luis Patri y Francisco Cremonte. Uno de los negocios más importantes de la ciudad, ubicado por calle Ayacucho al 680. Los propietarios, ciudadanos italianos, residentes en la capital provincial, sufrieron el saqueo entre las 02:00 y las 04:00 del 26 de Mayo de 1865 por soldados brasileños quienes, perpetrando gritos, arrasaron con el botín alcanzado para, posteriormente, incendiar el resto. Entre los efectos sustraídos se citan dinero, elementos de la tienda, mercería, joyería, cristales(49).

(49) En el Archivo Nacional de Asunción, Colección Río Branco, 1-30, 26, 60 (104 documentos). Acta del 8 de Agosto de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

En 1877 los mismos comerciantes declararon -para obtener indemnización de guerra- que los saqueos lo produjeron los paraguayos(50).

(50) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Expedientes Administrativos, Reclamos Deudas Guerra del Paraguay, Legajo I, f. 214. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Los domicilios particulares violentados también fueron numerosos. Entre los casos más relevantes, identificados por la Comisión Oficial, figuran los siguientes:

* Cándido Sandoval. vecinos observaron cómo tropas Aliadas rompieron las aberturas y penetraron al domicilio sustrayendo prendas de vestir como ser camisas y pantalones(51).

(51) En el Archivo Nacional de Asunción, Colección Río Branco, 1-30, 26, 60 (104 documentos). Acta del 1 de Septiembre de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

* Domingo Virasoro. En la noche del 25 de Mayo se presentó una partida de soldados Aliados, hallándose en la casa Cándida Rodríguez. Al no responder esta mujer la orden de abrir la puerta, los soldados efectuaron disparos de armas de fuego hiriendo a aquélla en la espalda, siendo atendida por el boticario Pedro Porta. Se reconoció por las voces que los atacantes eran argentinos, no brasileños(52).

(52) En el Archivo Nacional de Asunción, Colección Río Branco, 1-30, 26, 60 (104 documentos). Acta del 5 de Septiembre de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

* Angela Olivar. En la noche del 25 de Mayo una partida de 12 brasileños exigió que esta mujer abriera la puerta. Una vez dentro de la propiedad procedieron a revisar el lugar preguntando si había paraguayos y, al retirarse, los soldados sustrajeron ropas del hijo de Olivar, arrebatándosele también dinero que guardaba, como así también prendedores y aros de oro, además de una bombilla de plata(53).

(53) En el Archivo Nacional de Asunción, Colección Río Branco, 1-30, 26, 60 (104 documentos). Acta del 15 de Septiembre de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

* Teodora López. En la mañana del 26 de Mayo, dos soldados brasileños asaltaron su hogar, apropiándose de dos rosetas de oro y dinero moneda corriente de la provincia de Corrientes(54).

(54) En el Archivo Nacional de Asunción, Colección Río Branco, 1-30, 26, 60 (104 documentos). Acta del 18 de Septiembre de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

* Miguel Bois. Sufrió el arrebato de cuatro canoas por Fuerzas brasileñas, todas ellas sustraidas del puerto de la ciudad(55).

(55) En el Archivo Nacional de Asunción, Colección Río Branco, 1-30, 26, 60 (104 documentos). Acta del 4 de Agosto de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

* Agustín Bonavía. Saqueo y destrucción de la vivienda sita por calle Sudamérica al 356 por Fuerzas de desembarco Aliado, hecho acaecido en la tarde del 25 de Mayo de 1865(56).

(56) En el Archivo Nacional de Asunción, Colección Río Branco, 1-30, 26, 60 (104 documentos). Acta del 5 de Agosto de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

* Juan Tomás Gómez. Reclamo por saqueos Aliados en la tarde y noche del 25 de Mayo de 1865, de utensilios del hogar y de todas las ropas (propios y de su familia)(57).

(57) En el Archivo Nacional de Asunción, Colección Río Branco, 1-30, 26, 60 (104 documentos). Acta del 3 de Agosto de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

* Juana Aranda. Su vivienda, ubicada por calle Libertad al 514, en el barrio del Poncho Verde, fue atacada por la artillería brasileña y posteriormente fueron saqueados sus enseres domésticos(58).

(58) En el Archivo Nacional de Asunción, Colección Río Branco, 1-30, 26, 60 (104 documentos). Acta del 10 de Agosto de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

* Mónica Cabral. Vivienda cuya puerta ha sido forzada, desapareciendo todos los elementos de su interior(59).

(59) En el Archivo Nacional de Asunción, Colección Río Branco, 1-30, 26, 60 (104 documentos). Acta del 20 de Agosto de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

* Juan Tomás Verón. Saqueo registrado en la noche del 25 de Mayo de 1865, llevándose los delincuentes todas las herramientas del taller de carpintería(60).

(60) En el Archivo Nacional de Asunción, Colección Río Branco, 1-30, 26, 60 (104 documentos). Acta del 20 de Agosto de 1865. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

Entre los meses de Junio y Septiembre de 1865, la Comisión Oficial labró más de setenta actas de reclamos referentes a daños en edificios públicos y domicilios particulares. Este número supera varias veces la cantidad de reclamos iniciados después de la contienda por vecinos de la ciudad capital por daños ocasionados por las tropas paraguayas, los que no superaron el número de veinticinco, excluyendo los reclamos que falsificaron la declaración(61).

(61) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Expedientes Administrativos, Reclamos Deudas Guerra del Paraguay, Legajos I, II, II y IV. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

También debemos hacer mención que se registraron saqueos de Fuerzas Aliadas en otros puntos de la provincia, esta vez por columnas brasileñas, en perjuicio de propiedades correntinas ubicadas en el Departamento Santo Tomé. En esa ocasión se destruyeron establecimientos yerbaterosy viviendas de la zona(62).

(62) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 211, fs. 126 y 127; Correspondencia Oficial, tomo 212, f. 209; Correspondencia Oficial, tomo 211, f. 190; Correspondencia Oficial, tomo 211, f. 134. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

También se registraron destrucción de propiedades por parte de tropas argentinas, tal como lo describen algunos expedientes originados en denuncias de damnificados, que reclamaron ante el Ministerio de Relaciones Exteriores. Cabe citar que desde el Gobierno argentino se declararon incompetentes, al señalar que fueron ocasionados por Fuerzas argentinas.

Por ejemplo en los expedientes: Nro. 506 - José A. González (600 vacunos 55 caballos, 300 yeguas y 400 ovejas); Nro. 169 - Isidro Bravo (8 caballos y 20 yeguas); Nro. 509 - Valentina M. de Galiano (40 caballos, 100 yeguas, 100 ovejas y mercaderías); Nro. 510 - Jacinto A. Fernández (200 vacunos, 24 caballos y 50 yeguas); Nro. 1280/2 - Nicanor D. Vivar (San Miguel), Martín Delgado (San Miguel), Inés Y. de Delfino (San Miguel), Vicente Méndez (San Miguel); Nro. 1348 - Manuel Acosta (Empedrado), dinero en efectivo 17.373,50; Nro. 1461 - Gabino Ríos (San Miguel), 16 caballos(63).

(63) Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República Argentina. Libros Primero y Segundo de los Registros de Expedientes evaluados por los Jueces Comisionados de la Comisión argentino-paraguaya sobre reclamos. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “La Guerra del Paraguay en la provincia de Corrientes (Impactos Políticos, Daños y Consecuencias en la Población Civil)” (2014), Corrientes. Ed. Moglia S. R. L.

- Conclusión

Los saqueos generalmente son parte de la guerra y lo practican vencedores y vencidos. Esta cuestión, en la guerra contra el Paraguay, no fue una excepción en el tiempo en que se combatió en territorio argentino y se estima que no fue estudiada ni referenciada de manera detenida.

Los saqueos en territorio correntino se produjeron en todos los Departamentos de la provincia, en los cuales la ocupación fue efectiva, siendo de mayor intensidad en algunos en comparación con otros. Paradójicamente, la capital no resultó ser la más damnificada, pese al mayor número de habitantes. La característica particular que tuvieron los saqueos en la ciudad capital es que fueron originados por tropas paraguayas y aliadas, dependiendo de los tiempos de la contienda.

Los perpetrados por Aliados se registraron durante la toma de la ciudad, los días 25 y 26 de Mayo de 1865, mientras que los provocados por paraguayos será en el momento del repliegue y abandono de la capital. En ambos casos, los mayores daños serán soportados por comercios, no siendo menores las incursiones en las viviendas particulares.

Algunos comerciantes que sufrieron daños y saqueos durante el ataque de las Fuerzas Aliadas -el 25 y 26 de Mayo de 1865- declararán posteriormente, al concluir la guerra, que las agresiones fueron ocasionadas por paraguayos y no por tropas Aliadas, para así tener la posibilidad de percibir la indemnización por daños de guerra, de acuerdo al Tratado de Paz firmado con el Paraguay el 8 de Febrero de 1876 y por el cual el Estado vencido debía pagar a la República Argentina los gastos que ocasionó durante la contienda, así como los daños a propiedades públicas y perjuicios causados a personas y propiedades particulares.

La capital provincial -en el primer año de guerra- estuvo directamente expuesta a la acción perjudicial de los dos Ejércitos: en primera instancia será víctima del avance Aliado, en su contraofensiva que tenía por objetivo la recuperación de Corrientes; y, hacia fines de 1865, será objeto de saqueo por las tropas paraguayas, cuando éstas se veían compelidas a dejar el territorio.

En este marco se librará en las calles de la ciudad la disputa de posiciones por su dominio, por lo que Corrientes sentirá los efectos de la guerra en forma franca.

Información adicional