El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

EL GOBIERNO DE EVARISTO LOPEZ SOTO

Aquel mes de Diciembre de 1865, tan caluroso como todos los veranos correntinos, era marco a la elección de Gobernador y Vicegobernador de la provincia.

Esa responsabilidad caía en la Junta de Electores, constituida para ese fin, con el mismo número de miembros que la Cámara de Representantes, los que eran elegidos directamente por el pueblo, en razón de un Diputado cada cuatro mil habitantes o una fracción no menor de dos mil, de acuerdo a lo establecido por la Constitución provincial de 1864.

Reunidos los Electores en la ciudad capital de la provincia, eligieron, el 25 de Diciembre de 1865, a Evaristo López Soto para el cargo de Gobernador y a Juan Vicente Pampín para Vicegobernador. La Junta Electoral comunicaba, de esta manera, el resultado del escrutinio:

El que suscribe, comunica a V. E. que a las doce de este día se ha practicado la elección de gobernador y vicegobernador de la provincia, de la cual han resultado electos, por mayoría de sufragios, los ciudadanos Dn. Evaristo López, para el primer puesto, y Dn. Juan Vicente Pampín, para el segundo, de cuyo acto se informará a V. E. por el decreto que se le adjunta(1).

(1) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 212, folio 129. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Evaristo López. Un Gobernador Federal (Corrientes en tiempos de la Guerra de la Triple Alianza)” (1997), Capítulo III. Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes.

El electo vicegobernador, por diferencias de criterio con el gobernador, renuncia a su designación y “la Junta Electoral ha procedido a una nueva elección, de la cual ha resultado, por unanimidad de sufragios, el doctor, Dn. José Vidal(2).

(2) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 212, folio 198. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Evaristo López. Un Gobernador Federal (Corrientes en tiempos de la Guerra de la Triple Alianza)” (1997), Capítulo III. Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes.

Entre los colaboradores del Gobierno electo se desempeñaron, en diversas funciones: Fernando Arias, Desiderio Rosas, Pedro C. Reina, Fidel S. Cavia, Wenceslao Díaz Colodrero, Juan Lagraña y José Hernández, este último designado el 7 de Marzo de 1867 como Fiscal interino de Estado y, a partir del 31 de Marzo -a pedido del presidente de la Legislatura- Secretario interino de aquel Cuerpo hasta el nombramiento de un titular.

El gobernador Evaristo López Soto era oriundo de la Ciudad de Goya, habiendo desempeñado, tiempo atrás, en aquel punto, el cargo de Jefe Político(3).

(3) La institución de Jefe Político no estaba establecida expresamente en la Constitución Provincial. Se lo nombraba por decreto del Poder Ejecutivo de la provincia; en oportunidades, su designación coincidía con la Jefatura de Policía o Militar de la ciudad o departamento. Pero, en realidad, su función consistía principalmente en un nexo entre las autoridades políticas y los Jueces de Paz o pedáneo. Evaristo López, a partir del 28 de Febrero de 1863, se desempeñó como Juez de Paz de la Sección Sur de la Ciudad de Goya (Registro Oficial de la Provincia de Corrientes, Año 1863, p. 36). // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Evaristo López. Un Gobernador Federal (Corrientes en tiempos de la Guerra de la Triple Alianza)” (1997), Capítulo III. Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes.

Provenía de una antigua familia arraigada en la región, siendo sus ascendentes más cercanos:

Juan Francisco de Soto-Hidalgo-Casajús, nacido el día 31-08-1808. - L. 6to. A. I. C. C. - y casó con Francisca Ana Ursula Díaz Colodrero Fernández, nacida el día 31-10-1799 - L. 3ro. A. I. C. C.; y fueron padres de:
a.- Juan Pablo c.c.s.;
b.- Juan Gregorio c.c.s.;
c.- Juan Teodoro c.c.s.;
d.- José Felipe c.c.s.;
e.- Fermín Antonio c.c.s.;
f.- Isabel c.c. Evaristo López Soto Hidalgo c.s.;
g.- María Gregoria c.c. Camilo Muniagurria López c.s.;
h.- José Félix de Soto Díaz Colodrero n. 01-09-1833 Libro 11mo. A. I. C. C.
2) Antonila de Soto-Hidalgo Casajús c.c. Francisco López Pinazo, y fueron sus hijos:
a.- Evaristo López-Soto (gobernador de Corrientes, 1866-1868) c.c. Isabel de Soto-Díaz Colodrero, y fueron sus hijos:
a.- María m.s.s.s.;
b.- Francisca m.s.s.s.;
c.- Dorila s.s.s.;
d.- Mariano c.c.s.;
e.- Evaristo(4).

(4) Héctor Bóo. “La Ciudad de Vera”. Inédito, próximo a publicarse. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Evaristo López. Un Gobernador Federal (Corrientes en tiempos de la Guerra de la Triple Alianza)” (1997), Capítulo III. Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes.

El gobernador López Soto, durante su Administración, no se halló al frente del Poder Ejecutivo por más de ocho meses, en diferentes ocasiones, a saber:

- la primera, desde el 13 hasta el 18 de Enero de 1866, según queda dicho más arriba;
- la segunda, desde el 27 de Abril hasta el 9 de Mayo;
- la tercera, desde el 2 hasta el 16 de Octubre;
- la cuarta, desde el 23 de Noviembre hasta el 31 de Enero de 1867;
- la quinta, desde el 30 de Marzo de 1867 hasta Junio -por temor del cólera- de que habían aparecido algunos casos en la capital;
- y la sexta y última, desde el 24 de Septiembre hasta el 3 de Diciembre, que pasó a Goya para asistir a la función de la Patrona de aquella ciudad(5).

(5) Antonio Zinny. “Historia de los Gobernadores de la Provincia de Corrientes. 1810-1978” (1998), separata. Ed. Amerindia Ediciones Correntinas, Corrientes.

- Crítica situación económica

La realidad de la provincia en aquellos años era complicada, sobre todo en lo económico, a raíz de la ocupación y retroceso de las tropas paraguayas y los escasos recursos genuinos de Corrientes. Es así que fueron reiterados los pedidos de ayuda financiera al Gobierno de la Nación.

Eduardo Costa, por entonces ministro de Justicia, Culto e Instrucción Pública, envía una Nota, el 28 de Febrero de 1866, afirmando lo siguiente:

Al efecto se ha girado con fecha de hoy un libramiento contra el ministerio de Hacienda, por la cantidad de mil ochocientos pesos, que son los doscientos pesos entregados ya por esa Administración de Rentas, hacen la de dos mil que se acordó como subvención a la Instrucción Primaria, durante el año ppdo...(6).

(6) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 214, folio 201. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Evaristo López. Un Gobernador Federal (Corrientes en tiempos de la Guerra de la Triple Alianza)” (1997), Capítulo III. Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes.

También el ministro del Interior, Guillermo Rawson, señala, el 28 de Marzo, que

para las mensualidades atrasadas, desde el mes de Abril hasta el de Septiembre inclusive, del año pasado, fueron abonados al apoderado de Corrientes.
Las mensualidades correspondientes a Octubre hasta la fecha se hallan libradas ya a la orden de ese Gobierno, en Tesorería, esperando el apoderado que debe recibirla(7).

(7) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 215, folio 79. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Evaristo López. Un Gobernador Federal (Corrientes en tiempos de la Guerra de la Triple Alianza)” (1997), Capítulo III. Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes.

A partir del año 1866 y por consecuencia de la intensa actividad militar en el norte de la provincia, se instalaron comercios e industrias que fomentaron la economía y acrecentaron la población de la zona. Pero estas cosas comerciales no eran más que sucursales de los centros económicos y bancarios porteños que hacían negocios con la guerra.

Es así que controlaban el movimiento de divisas -cuando los había, porque el pago se realizaba en la capital de la República- y el abastecimiento del ganado vacuno, base del gran negocio que formó y consolidó gigantescas fortunas en Buenos Aires como las de Anacarsis Lanús, José Gregorio Lezama, Francisco Javier Bravo, Mariano Cabal, entre otros.

La Capital había sido tomada por tropas paraguayas y el territorio provincial fue escenario de batallas, acontecimientos que repercutieron directamente en toda la economía provincial. Las comunicaciones se deterioraron, por lo que se encargó al ingeniero Coland la construcción de puentes en la provincia, corriendo con los Gastos la Nación y la Provincia por partes iguales pero, “sin embargo, teniendo en vista la situación precaria del Erario de esta provincia, el Gobierno Nacional está dispuesto a pagar los Gastos que reclama el ingeniero nombrado, previa de justificación(8).

(8) Carta del ministro del Interior Rawson, al Poder Ejecutivo de la provincia de Corrientes. Mayo 5 de 1866. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Evaristo López. Un Gobernador Federal (Corrientes en tiempos de la Guerra de la Triple Alianza)” (1997), Capítulo III. Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes.

Los pocos aportes enviados de la Nación no pudieron en lo más mínimo paliar la grave situación financiera. A fines de 1866 y primeros meses del año siguiente, una epidemia de cólera afecta a la región como consecuencia de la contaminación de las aguas de los ríos, a raíz de que las víctimas de la guerra, en su gran mayoría, tenían a las aguas como tumbas.

La miseria de la guerra impregnó aquellos días a toda la zona del conflicto, muchas veces por la lucha misma, otras, por la criminalidad de los hombres que la hacían. La citada epidemia de cólera, que cobró tantas víctimas inocentes, tuvo origen, en gran proporción, en la deliberada diseminación de cadáveres infectados por aquella enfermedad en los ríos de la región.

Testimonio de ello es el Informe del día 18 de Noviembre de 1867, en que el duque de Caxias, comandante de las fuerzas brasileñas durante este período de la guerra, realiza a su emperador, Pedro II:

El general Mitre está resignado plenamente y sin reservas a mis órdenes; él hace cuánto yo le indico, como ha estado muy de acuerdo conmigo en todo, aún en cuanto a que los cadáveres coléricos se arrojen a las aguas del Paraná, ya sea de la Escuadra como de Ita Pirú, para llevar el contagio a las poblaciones ribereñas, principalmente a las de Corrientes, Entre Ríos y Santa Fe, que le son opuestas...
El general Mitre también está convencido que deben exterminarse los restos de fuerzas argentinas que aún quedan, pues de ellas no divisa si no de peligros para su persona(9).

(9) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 216, folio 76. “Despacho privado del marqués de Caxias”, mariscal del Ejército en la guerra contra el Gobierno del Paraguay, a S. M., el Emperador del Brasil, Don Pedro II, fechado el 18 de Noviembre de 1867, en el Museo Mitre. Referenciado por Julio José Chiavenato. “Genocidio Americano. La Guerra del Paraguay”, p. 221. Ed. Carlos Schauman Editor (primera edición en castellano), Asunción (Paraguay). // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Evaristo López. Un Gobernador Federal (Corrientes en tiempos de la Guerra de la Triple Alianza)” (1997), Capítulo III. Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes.

Los hospitales de Corrientes se colmaban de las víctimas que el verano de 1867 ayudaba a incrementarlas. A tal punto se manifestó la epidemia, que en el pueblo de San Luis, a escasos kilómetros de la capital, sólo quedaba un puñado de vecinos y las víctimas diseminadas por todo el caserío, sin contar con una “Junta, que lleve a enterrar las víctimas del cólera, pues los soldados son pocos y son temerosos de que les acontezca algún contagio(10), según los lugareños.

(10) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 228, folio 81 (vuelta). // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Evaristo López. Un Gobernador Federal (Corrientes en tiempos de la Guerra de la Triple Alianza)” (1997), Capítulo III. Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes.

Esta “terrible epidemia que diezma esta provincia..."(11), al decir del ministro Wenceslao Díaz Colodrero, se fue extendiendo a todo el Litoral y de allí a las demás provincias.

(11) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Correspondencia Oficial, tomo 224, folio 145. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Evaristo López. Un Gobernador Federal (Corrientes en tiempos de la Guerra de la Triple Alianza)” (1997), Capítulo III. Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes.

Desde los primeros días del Gobierno de Evaristo López Soto, la prensa correntina mostró una fuerte crítica al oficialismo, ya que los hombres del partido liberal dominaban sus editoriales. Los periódicos “La Esperanza” y “El Nacionalista” desprestigiaban día tras día al Gobierno provincial y desautorizaban al Partido Federal.

Veamos algunos ejemplos: “La Esperanza” del 20 de Diciembre de 1866, publicaba:

No dudamos que la Administración actual nunca hubiera sido conocida en Corrientes sino fuera el influjo terrorífico de los hombres que pertenecen al funesto partido federal, que han sabido con dolos y explotando la situación, ahogar los sentimientos de patriotismo, de libertad, de progreso y, en una palabra, hacer triunfar los malos principios en provecho de ellos y para mal de los mismos que se sirvieron de instrumento, levantando un Gobierno sin popularidad ni aceptación ninguna”.

Meses más adelante, el mismo periódico, precisamente el 6 de Junio de 1867, en un duro artículo, sostiene la necesidad de exterminar con los caudillos de la República:

Si recorremos las luctuosas páginas de la historia argentina, desde la Independencia hasta nuestros días, en cada una de ellas, quizás en sus más brillantes, hallamos la mancha de sangre que, en su paso vandálico, ha dejado el caudillaje por todas partes.
Francamente nos repugnan estas clases de entidades que, por la ignorancia de las masas y por el fanatismo de los partidos, se han levantado muchas veces a una altura que jamás en sus delirios pudieron pensar...
Todos los caudillos que nos han afligido sin excepción, quizás de ningún solo, han salido de los montes o de esa clase de hombres ignorantes, llamados gauchos. Entre todos ellos no ha habido un ciudadano liberal y justo, porque la libertad y la justicia son incompatibles con el caudillaje.
Esta es la prueba más irrefutable de la perversidad y de las miserias que caracterizan a estas entidades y a las que en todo tiempo debemos combatir para exterminarlos”.

También el periódico “El Nacionalista”, en sus notas y editoriales fijaba oposición a todo accionar del Partido Federal; es así que en la publicación del día 11 de Abril de 1866 hacía mención al gobernador López Soto que

desde el primer día que lo vimos aparecer en esta Capital observamos sensiblemente que se hallaba rodeado de los hombres que componen el bando federal; ellos fueron sus consejeros, sus amigos y su único apoyo.
En las serenatas que se le dieron indebidamente a nombre del pueblo, no aparecieron otros sino estos mismos, que compusieron después ese círculo funesto que influyó directamente en el ánimo del gobernador”.

Recién a partir del 24 de Agosto de 1866, con la aparición del “Eco de Corrientes”, el Gobierno tuvo un periódico que respaldara sus actos. Entre sus redactores se encontraban, el Oficial Mayor del Ministerio de Gobierno, Dámaso Fernández; el ministro Desiderio Rosas; el ministro Pedro C. Reina; el Juez del Crimen, Ramón Contreras; el fiscal José Hernández; y el doctor José B. Romero(12).

(12) Emilio Méndez Paz. “Periódicos Correntinos. 1825-1900” (1953), pp. 36 y 37, Buenos Aires. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Evaristo López. Un Gobernador Federal (Corrientes en tiempos de la Guerra de la Triple Alianza)” (1997), Capítulo III. Ed. Amerindia Ediciones, Corrientes.

Debido a la inestabilidad política y la violencia institucional, la Justicia se debilitó en su accionar y en su autonomía. Así, en Abril de 1867, el Poder Ejecutivo intimó -a través de un decreto- a los miembros del Poder Judicial para que no se hallasen más de 24 horas fuera de las ciudades respectivas donde debían ejercer sus Magistraturas, so pena de ser exonerados de sus cargos(13).

(13) “Registro Oficial de la Provincia de Corrientes” (1885), pp. 76 y 77, Año 1867, primer semestre, Corrientes. Imp. y Tip. de Antonio Sánchez Negrete. // Citado por Dardo Ramírez Braschi. “Judicatura, Poder y Política (la Justicia en la provincia de Corrientes durante el siglo XIX)” (2008). Ed. Moglia S. R. L., Corrientes.

Información adicional