El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La vida cotidiana de los correntinos durante la ocupación paraguaya en Abril de 1865

LAS CRONICAS DE DON PEDRO IGARZABAL

Mucho se ha dicho y algo se ha escrito sobre la invasión militar de la República del Paraguay al territorio correntino y, por ende, al argentino, en una abierta acción bélica a una Nación que “aún” no le había declarado la guerra(1).

(1) “La vida cotidiana de los correntinos durante la ocupación paraguaya en ‘Las Crónicas de don Pedro Igarzábal’”. // Reproducido por Eduardo Rial Seijo y Miguel Fernando González Azcoaga. “Las Cautivas Correntinas de la Guerra del Paraguay (1865-1869)” (2007). Instituto de Investigaciones Históricas y Culturales de Corrientes. Ed. por Amerindia Ediciones Correntinas, Corrientes.

Entonces, qué mejor que informarnos en los relatos de quienes vivieron el día a día ese triste y humillante tiempo de ocupación. Lo interesante de la “crónica” está dada en la evidente división de la opinión de la sociedad correntina.

Es verdad que en Corrientes existían “paraguayistas”, algunos que honestamente creían que el modelo político propuesto por el Paraguay era una solución para la provincia, sobre todo para la franja de antiguos federales que no perdonaban a Mitre el haber terminado con la Confederación de Urquiza.

pedro igarzbal

PEDRO IGARZABAL
En un prolijo “Diario” dejó escritas las actuaciones de paraguayos y correntinos paraguayistas durante la ocupación. Sobrevivirá a la guerra pero no a sus consecuencias; fallecerá víctima de la fiebre amarilla el 11 de Febrero de 1871 estando a cargo provisoriamente del Poder Ejecutivo de la provincia.

También es cierto que existieron los oportunistas de siempre que, por una porción de poder, vendían su alma al diablo. Un tercer grupo -mayorítario- lo constituían indudablemente los que, protegiendo su vida, la de su familia y sus bienes, aceptaron -no tan pasivamente como algunos suponen- la realidad impuesta; y, finalmente, los que de ninguna manera permitirían la ocupación extranjera de su provincia y se retiraron al Interior a preparar la resistencia.

Esta situación terminó enfrentando a los propios correntinos con tristes desenlances.

Los originales del “Diario” de don Pedro Igarzábal quedaron en poder de su hija, doña Carmen Igarzábal de Mantilla, y el parentesco permitió al historiador Manuel Florencio Mantilla obtener una copia, la que hoy se encuentra en el “Fondo Mantilla” del Archivo General de la Provincia de Corrientes, cuya reproducción textual es la que sigue:

- Jueves Santo

A las cinco de la mañana se distinguieron cinco vapores a la altura de la Isla del Medio que a toda máquina navegan aguas abajo. Los vapores “Ygurey”, Tacuarí”, “Paraguarí”, “Márques de Olinda” y “Salto Guayrá” formaban esta expedición.

El teniente Calvo, vestido de blanco con el anteojo en la mano, observaba la marcha de aquéllos y disponía a su bordo lo necesarío para un combate. Los vapores del Paraguay marchaban rápidamente aguas abajo con una tripulación como de 3.500 a 4.000 hombres, hasta la altura de La Columna donde viraron y volvieron aguas arriba.

Del vapor “Paraguarí”, al atracar al costado del “25 de Mayo” arrojaron una espía a este buque, cuyos marineros -a la orden de amarren- la aseguraron en el buque. El capitán paraguayo dio entonces un viva al presidente, que fue contestado por el teniente Calvo con otro a Mitre.

En ese momento, un oficial del “Ygurey”, de quepi punzó seguido de mucha tropa, se lanzó a la cubierta del “25 de Mayo” con machetes, puñales y fusiles con bayoneta.

Al trabarse un combate cuerpo a cuerpo y descargas de fusilería del “Paraguarí”, la tercera parte de la tropa del “25 de Mayo” se arrojó al agua, terminando todo aquel suceso como diez minutos después.

A Calvo se le vio caer. Al atracar el “Paraguarí” al costado del otro buque visiblemente se vio saltar en astillas las tablas de un tambor y una ballenera suspendida en el pescante se le vio luego reducirla a una tortilla. Dos hombres muertos quedaron en el “25 de Mayo” por lo que después se supo.

En el mismo momento en que lo que acaba de referir sucedía en el buque mencionado, ocurría la misma cosa con el vapor “Gualeguay” que, en la misma orilla del río, estaba en compostura y a distancia de dos cuadras del otro vapor. Los tripulantes del “Gualeguay” y a su frente el capitán Never, de entre las piedras de la ribera contestaban con descargas y graneado, a las que de todos los vapores les venían.

El mayor Sosa y Báez, Capitán de Puerto, se portaron bien hasta que no pudíendo resistir el número tuvieron que retirarse y fue entonces que el “Gualeguay” fue puesto a remolque. Diez o doce tiros de cañón a bala y metralla se dispararon sobre el pueblo.

Una comisión de extranjeros pasó a bordo del “Guayrá”, fondeado en La Columna a pedir explicaciones y garantías, exponiendo por causal el estado indefenso en que estaba el pueblo.

El comandante contestó que siendo él un subalterno no podía contestarles; que su jefe estaba en el “Tacuarí” y que podían ocurrir a él. Cuando esto tuvo lugar, los demás buques estaban detrás de la Isla del Medio, de donde volvieron para efectuar el desembarco a la salida del sol del día.

- Jueves Santo a la noche

Reunióse parte de la Guardia Nacional con su jefe Solano a la cabeza. Este, ebrio consuetudinario, proclamó a sus soldados a su manera, en un lenguaje brutal, es decir: la primera parte se componía de carajos, la segunda en guaraní, otra en estropeado castellano y, para terminar aquel cuadro, el actor tambaleaba.

Lescano, el encargado del parque y jefe seccional también, en este mismo día no podía permanecer de píe en presencia del gobernador en su Sala de Despacho.

- Viernes Santo

Se desembarcó la tropa; formóse inmediatamente guardia en la puerta de la casa de Lagraña. El Jefe de Policía anunció al jefe paraguayo que las llaves de la Policía estaban en la Municipalidad. Acto contínuo un piquete de infantería pasó a posesionarse de la Policía.

El herrero Patricio Salas fue llamado por el jefe paraguayo para hacer saltar la cerradura de la puerta de la Sala de Gobierno, estando presente en aquel acto Virasoro, Boetti, Caño, el padre y hermanos del clérigo Rolón. Unos y otros leían una Proclama del presidente López que hicieron circular. Parabienes al jefe paraguayo, obsequios, etc.

Se dijo este mismo día con mucha generalidad, que Virasoro fue invitado para hacerse cargo del Gobíerno y que él lo rehusó y que, a consecuencia de esta negativa, fue invitado Colodrero quien, sin dar respuesta decisiva, pasó a puesta de sol a Santa Catalina a conferenciar con el suegro acompañado de sus cuñados.

El jefe paraguayo, en una reunión en la plaza dijo que esperaba a los brasileños, cuyos buques pensaba tomar con la misma facilidad que lo había hecho con el “25 de Mayo” y “Gualeguay”, no porque tuvieran necesidad de ellos su Gobierno, porque tenían vapores en demasía.

Lo que más ardientemente esperaban este día era la aparición del “Esmeralda” al siguiente día para, por su intermedio, conocer la altura en que se encontraba la Escuadra brasileña para salir a batirla.

Para dar este paso despacharon el “Olínda” a las tres de la tarde río abajo sin regresar en todo el día ni durante la noche. A mediodía, Aguílar -como Jefe de Policía- fue llamado a ejercer sus funciones desde el Sábado Santo. (Camelino saludó Q. C.) (Paunero palabras convento C. S.).

Los vapores, durante el día y alternativamente, han estado tomando carbón en lo de Zelaya. En la noche se retiraron los soldados al Cuartel y un profundo silencio se notaba en la población. El tiempo se puso tempestuoso y llovía al amanecer.

- Lunes 17 de Abril

A las cinco de la mañana amaneció fondeado el vaporcito “Gucique”.

Hasta las ocho y medía de la mañana sin novedad alguna. Los buques en su fondeaderos con las máquinas calientes. Con motivo del recio viento sud que se declaró enseguida de la lluvia, llegan algunos buques mercantes de abajo (el Viernes Santo saludo de dos frailes, Barrios y otro, contestación de Robles). (Saludo de Vivar, ofrecimientos) (Vapor sobre los tirados al agua) (Salida de Lagraña a las cinco de la mañana del Viernes Santo en el acto del desembarco). (Regreso de pequeños grupos de los Guardias Nacionales al mando del consabido Solano). (Pregunta a Amadey, su respuesta). (Paysandú, invitación).

A las 10 de la mañana, la tropa que desembarcó en la batería y que pasó a acuartelarse en la mayoría de plaza, volvió a la batería en número de 1.200 hombres, poco más o menos. En esta misma hora cambió el viento al E.S.E. lo que privó la entrada de más buques mercantes de abajo.

La gente de la campaña continúa entrando y saliendo del pueblo sin inconveniente alguno. Lo mismo sucede con las tropas de ganado para abasto del pueblo, con excepción de las que estaban en los corrales el Viernes Santo y fueron tomadas por los paraguayos para las tropas.

A las diez y medía de la mañana dos oficiales con dos soldados, recorriendo la ciudad, colocan carteles en las esquinas que, leídos, dicen:

... que habiendo abandonado su puesto el último gobernador de la provincia, don Manuel Ignacio Lagraña y, fugádose con un ... y estando cerradas todas las Oficinas Públicas, invitaba a las autoridades existentes y ciudadanos notables para que en el término de 48 horas concurran a la Municipalidad a nombrar una Junta de Administración del Estado”. (Firmado): Wenceslao Robles

A las once, las cinco cañoneras que estaban colocadas desde lo de Solari hasta la casilla han cambiado de posición, llevándose dos de ellas a la batería, y tres para el Tacuarí. Un italiano patrón de un buque cargado de naranjas solicita del General permiso para bajar con su buque río abajo alegando su nacionalidad.

Toda la tropa de reserva que había quedado en los busques ha bajado a tierra y pasado a ocupar el Cuartel de La Batería. (Mani, orden prohibitiva) (agente Fernández, soldado).

A la una se reunieron en la Sala de Correos, Azula, Contreras, Romero, Vivar, Vírasoro, Gama y varios otros y eligieron de presidente al último y de secretario a Romero. Se dijo que aquélla era una reunión preparatoria de la elección de un Triunvirato y que podía ya procederse a determinar las personas.

Belingursth propuso que la resolución de esta parte se dejase para el siguiente día por la falta que en aquel acto se notaba de muchos ciudadanos que no habían concurrido. Se resolvió de conformidad y se retiraron los que estaban presentes.
Ninguna otra novedad ocurrió durante el día. Don José Alsina llegó del Empedrado con la noticia de que una columna de caballería paraguaya marchaba a apoderarse de aquel puerto y que, con esta noticia, Lagraña -que se hallaba en aquel pueblo- salió en fuga todo escape.

La columna de caballería de 700 hombres que marchó el sábado para el Empedrado regresó ayer al Riachuelo.

- Martes 18

Los buques en su fondeadero, con ausencia del “Olinda” y del “Guayrá”. Se preparan a hacer ejercicios de fuego a esta hora que son las nueve de la mañana. Queda sin efecto la disposición del ejercicio de fuego. El “Aparaguarí” salió río abajo a las nueve y media.

A las diez queda resuelto -en una reunión privada y de acuerdo con el General- que el Triunvirato se componga de Sinforoso Cáceres, Víctor Silvero y Teodoro Gauna.

- Miércoles 19

Los buques en sus puestos, incluso el “Guayrá”, que estuvo ayer de estación en El Sombrero; en su reemplazo fue el “Paraguarí”. A las nueve de la mañaña ha entrado al puerto el vapor “Ranger” con tropa de caballería, lo que hacen constar por los recados, y bajan.

Desde las nueve de la mañana están reunidos en la Sala de Correos para la votación del Triunvirato. Son las once y media y aún no se retiran. Cinco cañones se han colocado esta mañana sobre la barranca frente a la casa de los Mantilla; se presume que es con el objeto de hacer salva terminado el acto de la elección que se sabe son Cáceres, Gauna y Silvero como queda dicho, desde ayer.

Un mayor Silva de las Lomas estuvo a presentarse al general Robles y a ofrecerle sus servicios el Sábado Santo. Otro tanto hizo un mayor Navarro, de San Luis; y otro jefe que el Jueves se mostraba muy entusiasta. Sus nombres se omiten por ser padres de familia.

Se dice con mucha generosidad, y por seguro conducto, que el General mira hasta con repugnancia a ciertos hombres que con la mayor bajeza se le han acercado, queriendo cobrar intimidad.

A la una y cuarto de la tarde una salva fúnebre para el pueblo anunció el nombramiento que se acaba de hacer, en Silvero, Cáceres y Gauna, para formar la Junta de Administración del Estado, según las palabras del cartel fijado. En este mismo momento entra al puerto el “Guayrá” de regreso de su fondeadero de observación en El Sombrero, quedando en este mismo punto el “Paraguarí”.

Cohetes voladores por docenas son lanzados al aire en festejo del nombramiento. Anteayer salió de esta ciudad para Humaitá, el joven redactor del “Semanario” a pedir órdenes al presidente en nombre de su ministro Bergés. Hasta ayer no tuvo respuesta, por lo que creía que sería llamado a la Asunción. Con esta novedad el ministro estaba cuidadoso.

El pueblo no toma parte en la alegría de los ocupantes de esta población. Todo queda ya en silencio a la una y media de la tarde. Acaba de saberse que la línea telegráfica la han prolongado desde Humaitá hasta Paso de la Patria.

Hasta las cuatro de la tarde nada más. A esta hora salí para las Lomas.

1.- Caballada tomada en Tuyutí, y Ruda el 8 de Mayo. 300 a Ruda y 280 al otro.
2.- (El día de la llegada). Orden de la Casilla para que bajasen de a bordo del “Doctorel”, vamos S. S. que subieron contestación de éstos y del capitán Fonbasons.

Día 15 y 16: en completa calma, el río Paraná empezó a crecer considerablemente este primer día, y continúa así, hoy 16. Novena en La Merced. ¿Cuál fue su objeto?
18 del mes. (Bailando-Mur)

Día 17 en calma.

Día 19. El “Pirabibé”, único vaporcito paraguayo en este puerto. Todos los días muy temprano calienta sus calderas y, a las 11 del día, sube y baja desde La Batería hasta el “Tacuarí” en observación de la Escuadra brasileña.

Partidas de caballería, provistas de cohetes voladores, recorren la costa desde el Empedrado para hacer señales hasta esta ciudad, en cuyo caso el “Pirabibé” tiene orden de subir aguas arriba a dar parte en el Paso de la Patria.

11 del día. Decreto en las esquinas sobre la contribución directa. Muchas de las patrullas de 90 hombres.

Día 20 de Abril. Completa ausencia de noticias. Anteayer se hizo despedir Soto del presidente del Paraguay por medio del telégrafo. Se va para abajo este periodista, después de haber dejado todo su veneno en el periódico “Independiente”.

Día 21 de Abril. Parte de Evaristo Vedoya, publicado en el “Independiente”; carácter de este sujeto, sus afinidades, parentesco con Boetti. Error brutal de Lagraña, poniéndolo Juez de Paz.

Desde el 19 del corriente hasta hoy 21, ni Bergés ni la Junta tienen Parte alguno del Ejército paraguayo, ni dónde se encuentra. La Junta despachó el 19 un propio, y está admirada de que hasta hoy no haya regresado. Se supone que fuerzas de caballería contrarias a los paraguayos operan por retaguardia e interceptan las comunicaciones de y para esta capital, para Bergés y la Junta.

Hoy sabemos lo que pueden haber tenido anoche con relación a noticias. Ayer entraron tres carretas a la Batería con heridos del choque que tuvo lugar en Palmira, entre las fuerzas paraguayas y las que obedecen las órdenes del coronel don Manuel Vallejos. Este choque tuvo lugar el 19 del corriente y los heridos llegaron a esta ciudad el 20 a las ocho de la mañana.

Día 20 de Abril. Gran silencio. Sólo suposiciones que cada uno se forja en su imaginación, sobre la posición de los Ejércitos contendientes.

Día 21 de Abril. Noticia positiva de los Ejércitos, ninguna. Soto ha pedido pasaporte en la Policía esta mañana con destino a la provincia de abajo. Preparación de la casa de Ferré para hospedarse el presidente. Lo veremos.

21 de Abril. Misión de Antonio Benítez. Remisión del pliego. Su regreso y Proclama de la Junta de Administración.

22 de Abril. Tacuí a comprar ganado; su desestimiento. Salida de paraguayos: 2.000 hombres de caballería y cien artilleros con seis piezas de cañón. Pérez, su carta para Alicia y entrega a los paraguayos. Marcha de Tacuí tirando un carretón.

Sube el “Vembio” río arriba a dar Parte de la marcha de la tropa. La campaña de esta provincia con motivo del anuncio de la remesa de 2.000 de caballería correntinos.

23 de Abril. La tropa de 2.000 hombres se ha situado en el Rincón de Labougle, y dos vapores han salido a esa misma altura para protegerlos en caso necesario.

Un buque cargado de maderas obtuvo permiso para salir, lo mismo que los naranjeros a quienes se les ha entretenido hasta hoy. Derqui y Colodrero se excusan de tomar parte, ni comprometerse con los que forman la Junta Gubernativa.

24 de Abril. A las nueve de la mañana, un Edicto de policía, manda restablecer el uso del pasaporte. Unos obrajeros llegados del Riacho de Oro, dicen que tropas paraguayas vuelven a pasar el río en el Paso de la Patria. Nada más durante el día y la noche.

25 de Abril. A las ocho y media de la mañana llegan de Humaytá, seis vapores con seis batallones que siguen en los mismos buques para abajo, a desembarcar en el Riachuelo. De los registros y tiendas toman paños y bayetas.

A las nueve de la mañana, el ministro Bergés hizo llamar -con motivo de haberse enfermado- al médico Santos, y le dijo en confianza entre otras cosas:

... que estaba sin saber qué determinación tomar porque no tenía ninguna noticia de abajo ni de la campaña de esta provincia que sólo del Paraguay acaba de recibir comunicaciones del Gobierno en que le comunicaba el envío de 2.600 hombres que acaban de llegar”.

El “Pardo” Posadas. Su conducta. Ha salido anoche en un buque naranjero don José Galarraye, llevando pliegos para el ministro Elizalde y Urquiza y una carta de Vivar para Mariano Martínez. Conducta de M° L° C° visitas suyas a la Sra. de Lagraña.

El entusiasmo de los partidarios se extingue con no tener noticias del pronunciamiento de Urquiza que esperaban. Cáceres y Silvero, instigadores del Paraguay para la expedición a esta provincia.

- 26 de Abril

El Viernes Santo, acto continuo de desembarcar las tropas paraguayas; el jefe de ella al poner en la puerta de la casa de Lagraña una compañía de infantería de guardia, dijo que era con objeto de asegurar para el dueño los intereses que pudiesen haber en ella, pero esta razón era aparente, siendo en realidad el objeto de esta disposición asegurar más tarde, como en efecto tuvo lugar, la ocupación de la correspondencia del Gobierno Nacional, por orden de la Junta Gubernativa.

Con este proceder, el jefe paraguayo alejaba de sí toda responsabilidad, haciéndola recaer sobre los que dieron la orden y, de esta manera, consiguió también que las comunicaciones de importancia que encerraba un escritorio pasasen a manos del ministro Bergés y del general Robles.

Esta noche del 26, a las 11, han llegado de Humaitá tres vapores conduciendo 1.200 soldados, los cuales han desembarcado en el Riachuelo, y el “Olinda” -en la mañana del 27- a las 7 de la mañana del día, han pasado también al Riachuelo, Rincón de Lagraña, con el resto de la tropa y muchas canoas.

El Paraná que, en su continua baja, había empezado a crecer en estos tres días anteriores, vuelve otra vez a bajar desde hoy, pero muy lentamente.

A las once de la noche entraron dos chasques con mucha precipitación, salidos del Campamento del Riachuelo, y preguntaron dónde vivía el ministro Bergés. El que les dio la respuesta, encaminándolos a la habitación de éste, les interrogó por qué venían con tanta precipitación y contestaron que traían el Parte de la aproximación de la Escuadra brasileña, lo que no fue cierto, y sí efecto del temor con que estaban.

- 27 de Abril

El “Olinda” pasó a las 7 de la mañana al Riachuelo a desembarcar más tropas; conducía también canoas a su bordo. Los chasques se suceden sin interrupción unos entrando y otros saliendo. El hermano de Sínforoso Cáceres entra de la campaña con noticias desfavorables a la Junta Gubernativa.

Vigías con anteojos han colocado hoy desde muy temprano en la torre del Cabildo para observar la Escuadra brasileña. Los adictos a la causa paraguaya han amanecido desalentados, abatidos al anuncio de un combate. Los paraguayos están lo mismo, aun cuando no han manifestado deseos de ver destruido este país como lo hacen los hijos renegados de esta tierra.

El 24 del corriente hubo un consultorio secreto, para acordar la anulación de poderes a los diputados y senadores nacionales, lo que quedó resuelto en este sentido. Los sacerdotes o capellanes paraguayos, en las casas particulares en que son presentados, se conducen con toda circunspección y amabilidad. Hablan sólo de generalidades sin ocuparse de la política del día.

A las once de hoy, 27, salió el “Olinda” para Humaitá. A la una de la tarde, con el mismo destino, zarpó el vapor “Paraná”; en este puerto permanecen el “Paraguarí” y el “Tacuarí”. Los demás están en observación en la Cancha de El Sombrero.

- 28 de Abril

A las dos de la mañana salió para Humaytá el vapor “Paraguarí”, a conducir más tropas y el “Tacuarí” (capitanía quedó en el puerto). Llegó el “Olinda” de Humaytá con tropas. Se mantuvo diez minutos frente a la Casilla en espera de órdenes del ministro Bergés.

En efecto; se presentó una lancha de tierra la que, al llegar al costado de aquél, se supuso llevaba la orden de continuar la marcha para el Riachuelo porque el vapor viró aguas abajo y la lancha volvió a La Casilla.

Desde la salida de los 2.400 hombres para el Riachuelo el día 22 del corriente, quedó y permanece en esta ciudad una columna de 800 hombres de infantería. Los enfermos de la tropa paraguaya en la Batería pasan de 100. No hay noticia de que haya médico entre ellos. Mueren uno y a veces dos por día.

El 26 del corriente, el ingeniero inglés en servicio del Paraguay, vino a reconocer la punta de don Alfarón para establecer una batería, y le desagradó el local por no ser un punto saliente sobre el Paraná.

El día 23, situados ya los paraguayos en el Rincón de Labougle, varios oficíales paraguayos llegaron a la Punta de Latorre en El Sombrero, donde después de estar con aquél el tiempo necesario para inspeccionar aquel lugar, y desengañado de que no era aparente para observar a la Escuadra brasileña, pasaron dos leguas más abajo, habiendo subido antes al mirador de la casa que dejaban, para cercionarse de lo que pudiese haber en la cancha del Empedrado con relación a la Escuadra.

José Francisco Acosta ejerce las funciones de Colector Nacional y Provincial.

A las diez de la mañana de hoy, 28, fue llamado el herrero Patricio Salas para romper la caja de hierro del Tesoro Público que está en la Administración de Rentas Nacionales. Pocos minutos de recibida la orden se presentó en la Oficina dicha con un martillo y cortahierro para cumplir el mandato.

El capitán Leiva es el que cacareaba el Jueves Santo por las calles diciendo que era necesario derramar la última gota de sangre por la patria. Este mismo es el que al día siguiente se presentó a Robles, ofreciéndole sus servicios con toda degradación, y este mismo individuo ha salido hoy a campaña a reclutar consentidos para el Ejército paraguayo.

Azula salió hoy para San Luis y Caá Catí en comisión de la Junta Gubernativa y para ello fue llamado por medio de un ayudante de la barbería donde estaba haciéndose recortar el pelo. Don Román Vedoya fue invitado por la Junta Gubernativa para ir al Campamento de San Roque, con la intimación de disolver la tropa y retirarse.

Vedoya ha resistido, no queriendo aceptar tal comisión. Veremos si sale hoy. Al cerrar este párrafo no queda duda de que está admitida su excusación.

Las noticias de San Roque habidas hoy son de que en ese punto hay cinco mil hombres bien armados y uniformados.

El “Olinda” volvió para Humaytá a la una y media de esta tarde conduciendo más tropas y siguió para el Riachuelo y El Sombrero. El vapor “Ygurey”, de la misma procedencia, ha pasado por este puerto a las tres de la tarde con destino a El Sombrero o Empedrado con una fuerza que ese calcula en 800 ó 1.000 hombres. Estos, con los anteriormente venidos, formarán hoy la totalidad de 8.500 hombres poco más o menos.

Concluido el ganado de Labougle (francés), acudieron al de Latorre y hoy echan mano del ganado de Mantilla en El Sombrero. Lotero, que desde el primer día de la ocupación de esta ciudad por los paraguayos fue invitado para componer la Junta Gubernativa, y que resistió decidida pero humildemente. fue invitado nuevamente anoche por el agente paraguayo Rojas para que se decidiese a favor de ellos y mandara un batallón, pero se resistió redondamente, diciendo después a otras personas de su relación, que sentía haberse quedado en el país (comentario sobre sus precedentes en la cuestión actual). (Hasta dónde un hombre se responsabiliza y se retrae después).

En Caá Catí se ha desconocido la autoridad del Juez de Paz y, desobedecido las órdenes del gobernador Lagraña, poniéndose los jefes en consecuencia de este proceder a las inmediatas órdenes de la Junta Gubernativa. El autor principal de esta rebelión es Monzón, jefe de la fuerza.

Así se corre, veremos mañana lo que hubiera de verdad. Hoy corre muy válida la voz de que un trozo de caballería paraguaya -diseminada en partidas- arreó de las estancias de la costa del Paraná desde Ensenada hasta Itá Ibaté toda la caballada que encuentran y la traen al Riachuelo para ordenarla en San Roque.

El reformista Soto, Contreras. Salió ayer para La Paz en un buque naranjero; se dice con comunicaciones para Urquiza. Esto puede decirse que fue el único que levantó la voz el primer día de la reunión para la Junta Gubernativa, con motivo de tratarse de su candidatura, de la de Vivar y Garrido, que quedaron sin efecto.

Soto es el que le dijo a Galárraga de que Silvero y Cáceres fueron los que aseguraron al presidente López de que podía contar con que la provincia de Corrientes toda se pronunciaría en armas en su favor, si una fuerza respetable paraguaya pisase el territorio correntino. Tantas seguridades en este sentido inclinaron a López a aceptar el consejo y a proceder en consecuencia.

A las 6 de la tarde de hoy se sabe positivamente que 200 hombres de caballería paraguaya son los que se ocupan en arrebatar las caballadas hasta Gaapé pero, en Yrybucuá, recibió la orden de regresar ccn precipitación como lo hizo ayer, trayendo 3.000 caballos al campamento del Riachuelo donde deben a esta fecha y a esta hora haber llegado ya.

El pabellón paraguayo se enarbola diariamente en el Cuartel de La Batería. El número de los muertos en el hospital es mayor cada día. Con motivo del anuncio de la aproximación de la Escuadra brasileña, hay familias se disponen a volver a asilarse en los conventos.

A las 8 de la noche, el pueblo está en el más profundo silencio. A las diez fijamente, partidas celadoras paraguayas, recorren las calles todas las noches hasta las cuatro de la mañana que tocan diana en el Cuartel.

A las 8 de la noche acaba de encontrarse un extranjero del Gualeguay, herido y muerto de una puñalada en el costado, por un individuo llamado Andrés, repartidor de pan.

- 29 de Abril

A las siete de la mañana llega de Humaitá el “Olinda’’ como con 500 hombres de infantería, y sigue su marcha para el Riachuelo y Sombrero.

Don Angel Vedoya -sus visitas y su objeto- su partida se dice que aun cuando le coman las vacas. Respuesta de Wenceslao Martínez a don Cayetano en la casa de Perichón.

Se sabe con evidencia que el consultor privado de Ezcurra y Silvero, es Colodrero.

Hoy están cabizbajos los paraguayistas, con motivo de haber recibido la Proclama de Urquiza en que dice viene con su tropa a lavar la afrenta que el presidente López ha hecho poblando el territorio argentino.

El capitán Navarro -de San Luis- acompaña siempre a los paraguayos en sus excursiones para el arreo de caballadas y el que oficiosamente les informa de cuánto se le ocurre para perjudicar a sus hermanos correntinos.

El “Pardo” Durán, siempre exaltado, acompaña a una fuerza de caballería paraguaya en dirección a San Roque a hostilizar las fuerzas allí acantonadas, al mando de Cáceres y demás jefes.

Hoy se ha dado orden de reunión a los Lomeros, para marchar en protección de los paraguayos. El jefe que les ha nombrado la Junta es Bautista López, antiguo nacionalista.
Después de haber dado orden la Junta de que se disolviese la fuerza de Caá Catí que, por orden de Lagraña, se reunió en los primeros días de la ocupación de la capital por las fuerzas paraguayas, la Junta posteriormente ordenó la reunión de las milicias de ese Departamento y Geneyro -entre otros- contestó que nada se conseguiría con la reunión ordenada desde que no había armas para distribuir a la tropa.

Esta contestación evasiva tiene por objeto esperar algunos días más para ver las cosas con más claridad, no comprometiéndose sin tiempo y sin provecho, y porque esperan saber algo que los aliente y estimule con el pronunciamiento de Urquiza que han estado esperando. Geneyro es amigo del partido mazorquero pero, no obstante, es bastante vivo a pesar de ser de muy limitada inteligencia. Ha estado en inteligencia con Angel Silva.

“Moro” Maciel, que ha dado tantas pruebas desde muchos años atrás de que en cuerpo y alma pertenece al partido caído, ha sido nombrado -por la Junta- Jefe Militar del Departamento de San Luis.

Este individuo, que no pasa de ser un gaucho oscuro pero que tiene las pillerías de los de su clase, averigua con qué seguridades se cuenta; si el general Urquiza está con Dios para poder mostrar las uñas. Las respuestas que obtiene no lo satisfacen y lo que hace es encogerse y está a ver venir sin comprometerse.

La comisión de Azula se extiende no sólo a San Luis, sino también a Caá Caty, pues lleva ya desaliento por la Proclama de Urquiza que ha visto. Su gente no está tan levantada como los primeros días en que hablaba enalteciendo al Paraguay.

Conducta de la familia del Padre Rolón. La tropa paraguaya en el ejercicio que ha hecho en La Batería, se nota su impericia en el manejo del arma y evoluciones militares.

Primer presagio de un descalabro cuando choquen con fuerzas experimentadas en los combates.

Segundo: cada batallón tiene tres oficiales solamente: un capitán, un teniente y un subteniente, lo que importa decir, una tropa sin dirección y si a esto se agrega el nombre de reclutas que la mayor tiene, puede denominarse “una masa informe” que fue la calificación dada por el general Paz en su retirada a Ibahay.

Ayer a la tarde fue conducido el español Molina al Campamento paraguayo, por una partida. No se sabe hasta esta hora, que son las doce del día- que su vicecónsul haya hecho reclamación alguna en su favor.

A esta misma hora de las doce, entra a este puerto el “Paraguarí”, después de haber desembarcado la tropa que condujo de Humaitá ayer. Hoy debe calcularse en 10.000 hombres la fuerza paraguaya que está en la provincia, desde esta capital hasta el Empedrado.

Hoy han sido exigidos por la Junta Gubernativa, para ser entregados al ministro Bergés, los planos de Caballero que comprende toda la provincia, que estaban en poder de la Comisión Examinadora, compuesta de don Carlos Lencina y don Pedro Matoso, y don N. Fermorice. El gran plano topográfico y otros planos menores.

Independientemente del dinero, encontrado en la Caja de la Administración de Rentas Nacionales, la que fue abierta a martillo, se encontraron también letras contra el Com° según hoy se ha asegurado y que estas letras se han ofrecido a descuento.

Lencina y Matoso, personalmente, manifestaron a la Junta alguna resistencia para entregarlos que, finalmente, para exhibirlos se les permitiese entregar a los que formaban el Gobierno, una Nota de contestación a la orden recibida, con la protesta que se permitían hacer, para salvar su responsabilidad.

Gauna le levantó a Lencina la voz con aquel modo solapado que tiene de costumbre, bajándola enseguida ante una réplica muy suave que se le hizo. Cáceres, con altanería, dijo a Lencina y Matoso que él ya sabía desde el día anterior que andaban gambeteando para hacer la entrega que se les exigía.

Gauna, tomando la palabra, agregó que si Lagraña les hubiese pedido los planos no hubieran hecho resistencia alguna. Mañana infaliblemente quedarán ya los planos en poder del ministro Bergés, porque los comisionados temen resistir más tiempo.

El “Olinda”, a las cuatro de la tarde, con procedencia del Riachuelo, fondeó en este puerto y acto continuo estuvo recibiendo a su bordo parte de la tropa de guarnición que está en La Batería hasta el número de 200 hombres.

Innecesario es decir que los chasques se suceden continuamente de y para el Riachuelo.

La Junta Gubernativa -por más que quiera precipitarse- no puede hacerlo porque no tiene activos cooperadores, en razón de que el horizonte se les presenta muy oscuro y temen las consecuencias que puedan sobrevenir.

Los Lomeros han marchado hoy con su jefe Bautista López a incorporarse a los paraguayos para marchar a perseguir a sus paisanos los correntinos.

Todo esto tiene lugar por causa del Mayor de Plaza, Solano González quien, el día Viernes Santo, debiendo dar ejemplo de moralidad a la tropa y debiendo propender a la reunión de las milicias de Lomas con la posible actividad, se ocupó más de hacer fermentar en su cabeza considerable cantidad de alcohol. Con jefes indignos de esta clase nunca podrá hacerse nada bueno.

Por esta misma reprochable conducta abandonó cobardemente las dos carretas de armas y municiones y dos cañones en el Riachuelo o Sombrero la mañana del Viernes Santo a la sola noticia de que un escuadrón paraguayo marchaba a darle alcance.

No sólo dejó estos útiles de guerra sino que también abandonó a los pocos soldados que salieron con él, embriagados la mayor parte como él. Los ciudadanos notables de la capital se indignaron contra él. Su compañero de profesión y jefe del parque, Aniceto Lescano, como se ha dicho ya, no podía tenerse de pie en el despacho de Gobierno el día de Jueves Santo y en presencia del gobernador.

A las ocho y media de la noche, del vapor “Paraguarí” hicieron señales con tres cohetes voladores. Enseguida, movimiento entre los paraguayos, que continuaron embarcándose de La Batería, quedando un resto en ella.

La policía o jefe de ella ha estado tomando tropas de ganado para proveer a la tropa paraguaya de guarnición. El arreglo con los dueños del ganado ha sido y es tomarles la carne y devolverles el cuero a precio convencional, pero nominal desde que no se les paga.

- 30 de Abril

A las ocho de la mañana llega de Humaytá el vaporcito “Guciqui” con pliegos para Bergés. Al mismo tiempo está tirando al blanco la tropa del “Paraguarí”, en dirección al Chaco.

Queda patentemente evidenciado -por más que han querido ocultarlo- de que Derqui y Colodrero son los directores del ministro paraguayo Bergés y la Junta Gubernativa. Todas las notas y documentos oficiales, así como otras disposiciones, pasan precisamente por la vista y consulta de Derqui y Colodrero.

Para las once del día de hoy han sido citados para el Despacho de la Junta Gubernativa, varios ciudadanos -en número de 12 a 15- para mandar de entre ellos varios que persuadan a los jefes de fuerzas correntinas en San Roque, de que disuelvan las fuerzas que manda y se pongan a las órdenes de la Junta, cooperando de consenso con el Paraguay.

El vapor “Guciqui” zarpó de este puerto para Humaytá de regreso a las diez y media de la mañana. Derqui con su familia se prepara para salir esta tarde para su chacra de Santa Catalina, por considerarse allí garantía por las tropas paraguayas que están Riachuelo de por medio. Sus hijos dicen a voz en cuello “este es nuestro partido”.

Augusto Escott, norteamericano, llegó de Bella Vista anoche y trae la noticia de que en ese pueblo está el juez federal Saravia y el fiscal, doctor Arias, y varios otros señores, que a la aproximación de la fuerza paraguaya salieron de esta ciudad.

Dice además que los habitantes de aquel Departamento, naturales del país, se presentan en San Roque donde es el Cuartel General, en calidad de voluntarios, diciendo que si no tienen para pelear que los armen con boleadoras y que es mucho el entusiasmo con que están.

Los paraguayos no pueden haber elegido mejores directores para perderse que Derqui y Colodrero, a quienes frecuentemente acuden Bergés y los que componen la Junta Gubernativa.

El primero, atontado con las bebidas espirituosas que formaron su encanto desde su juventud hasta el principio de su vejez en que se encuentra hoy. El segundo, fogoso, exaltado, falto de prudencia y por complemento de sus continuos desvíos políticos, la viva aspiración al mando, joven siempre falto de circunspección y, por tanto, falto de aquel aplomo tan necesario e indispensable en épocas excepcionales porque pasan hoy los pueblos, sin poner en cuenta el alcohol, que da superabundancia de exceso en las debilidades que quedan anotadas.

El ayudante de la Junta va con frecuencia a ver a Derqui y Colodrero. A la una de la tarde, de los vapores “Olinda”, “Paraguarí”, anclados en el puerto, tiran al blanco sobre un punto fijado en el río en la ribera opuesta.

A la una y media se ha suspendido el fuego. La elección en Sebastián Alegre para la sustracción de la correspondencia de Lagraña, está en armonía con la posición asumida por Derqui y Colodrero, y porque siendo Alegre pariente muy inmediato de éstos, no podían ser engañados por aquél; resultando de todo este embrollo que no podían encontrar una persona de más confianza y por eso se fijaron en ella para el examen de la correspondencia dicha, para elegir y sustraer -como lo hizo- toda la correspondencia más interesante que encontró.

A las dos de la tarde, un clarín anuncia al pueblo que un nuevo mandato de la Policía tiene que respetar. Carteles en las esquinas contienen la orden terminante de recibirse en el Com° y por todos los habitantes donde alcanza el poder de aquélla, la moneda papel del Paraguay, a consecuencia de la mala voluntad con que se admiten algunos pesos, tanto que el Com° prefiere conservar su puerta cerrada, antes que aceptar una moneda que les es absolutamente inútil.

En el mercado suceden altercados frecuentemente entre los carniceros y mujeres revendedoras, con los paraguayos. Estos no imponen sino dicen únicamente que sus jefes no les dan otra moneda para cubrir sus necesidades.

Los Lomeros que ayer dijo habían marcado, no es del todo exacto, porque sólo han podido reunir un grupo como de 25 a 30 hombres para incorporarlos a los paraguayos. Los más se han ocultado. Molina (argentino, y no español) está hasta hoy en el Campamento paraguayo bajo centinelas de vista, por haber hecho preguntas indirectas a algunos soldados paraguayos. Palacios estuvo en declaraciones en el mismo campo pero fue puesto en libertad por afinidades que lo garanten.

“La Esperanza” de Goya, en hoja suelta, recibida hoy, trae los decretos del Gobierno mandando movilizar el Ejército de la República y bloqueados los puertos que están bajo el dominio del Gobierno del Paraguay. Trae también la noticia de la aproximación a Goya de la primera división de la Escuadra brasileña.

La Junta Gubernativa -ante quien se presentaron los ciudadanos llamados hoy a las once del día- resolvió en definitiva el envío de una comisión de 9 de ellos hasta el Campamento de San Roque para intimar a Lagraña y jefes en armas la deposición de las armas y que, en caso de no hacerlo, que marchan 19.000 hombres (que no los hay) a disolver las fuerzas.

Se acordó también que hoy mismo saliesen en un vapor hasta el Empedrado. Mañana sale el Ejército paraguayo del Riachuelo en dirección a San Roque, según todos los anuncios y probabilidades que se tienen.

Derqui y Colodrero con sus familias, salieron hoy para Santa Catalina a las doce del día.
Hasta las ocho de la noche -en que se escriben estas líneas- ninguna otra cosa se trasluce. La población parece un cementerio.

En la narración que se hará mañana, se dirá lo que haya ocurrido en el resto de esta noche.

Información adicional