El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

EL URQUICISMO EN EL GOBIERNO PROVINCIAL

En el año 1865, después del abandono paraguayo del territorio correntino, se realizan elecciones para reemplazar al gobernador Manuel Ignacio Lagraña. Durante aquel año, el urquicismo había configurado nuevas fuerzas, a partir del siempre fortalecido poder entrerriano.

En los Departamentos del Interior correntino se proyectaba -hacía un tiempo atrás- la figura caudillesca de Nicanor Cáceres, un veterano militar que simpatizaba con Justo José de Urquiza. Con el aval de éste, y teniendo como sustento algunos sectores federales dispersos, logran -por escaso margen- imponerse en el Colegio Electoral, ocupando el Poder Ejecutivo el urquicista goyano Evaristo López.

Después de Pavón, es el primer Gobierno no liberal en Corrientes. La situación regional, nacional y provincial se tornó muy compleja. La guerra contra el Paraguay había afectado a la escasa economía productiva local pero, en cambio, se vio favorecido el comercio por los miles de militares -consumidores de los países aliados- que se ubicaban en el trayecto que comprendía desde la capital hasta el pueblo de San Cosme, lo que hizo que se instalaran casas comerciales y financieras de Buenos Aires y otros centros en la región.

Esta situación permaneció mientras a la guerra se la percibía cerca del territorio argentino; pero cuando las batallas se libraron a considerables kilómetros, en territorio paraguayo, y los principales Campamentos cruzaron al Paraguay, las casas comerciales regresaron a sus lugares de origen, desapareciendo el movimiento mercantil inicial.

Evaristo López contó en su Administración con la colaboración de hombres comprometidos con el urquicismo, tal el caso de José Hernández, que se desempeñó como Secretario de la Legislatura y Fiscal de Estado. Pero el aporte de Hernández no estuvo sólo en la función pública, sino en su ágil pluma periodística volcada en el periódico “El Eco de Corrientes”, que sostuvo al Gobierno de López contra las acusaciones y enfrentamiento de los periódicos liberales “El Nacionalista” y “La Esperanza”.

Constantemente, el Gobierno de López fue atacado por la fracción liberal que, al principio, se enfrentó con un Gobierno consolidado, pero luego logró debilitarlo con el transcurrir de los meses. La prensa opositora decía de Evaristo López y del partido federal que:

... no dudamos que la Administración actual nunca hubiera sido conocida en Corrientes, sino fuera el influjo terrorífico de los hombres que pertenecen al funesto partido federal(1).

(1) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Hemeroteca, periódico “La Esperanza”, (Corrientes), del 20 de Diciembre de 1866. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

En otro articulo periodístico, manifestaban que “desde el primer día que lo vimos aparecer en esta capital, observamos sensiblemente que se hallaba rodeado de los hombres que componen el bando federal; ellos fueron sus consejeros, sus amigos y su único apoyo.
En las serenatas que se le dieron indebidamente a nombre del pueblo, no aparecieron otros sino estos mismos, que compusieron después ese circulo que influyó directamente en el ánimo del gobernador(2).

(2) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Hemeroteca, periódico “El Nacionalista”, (Corrientes), del 11 de Abril de 1866. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

Es conveniente consignar que el sector liberal todavía distaba bastante de ser un partido político orgánicamente instituido; a raíz de ello, sus componentes se exigían públicamente llegar a una asociación y así impulsar la contienda política, llegando a afirmar en una ocasión que “sin asociación vamos a la muerte; asociándonos vamos a la vida. Sálvese pues la unidad del partido liberal de Corrientes en asociaciones políticas(3).

(3) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Hemeroteca, periódico “La Esperanza”, (Corrientes), del 20 de Octubre de 1866. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

Las intrigas liberales y pequeños movimientos sediciosos en algunos Departamentos -como Bella Vista- fueron sofocados, fortaleciéndose de esta manera el Gobierno. Con respecto a la influencia opositora que podía ejercer el partido liberal a consecuencia de los sucesos de inestabilidad generada, el ministro de Gobierno, Pedro C. Reyna, escribe a Justo José de Urquiza lo siguiente:

El partido liberal, muy insignificante, está ya reducido a la impotencia. El Gobierno de Dn. Evaristo está completamente afianzado en toda la provincia y lo prueban las elecciones recientemente practicadas para diputados provinciales (...).
Puedo asegurar a V. E. que existe el mejor espíritu y que puede contar con nosotros(4).

(4) Carta del 22 de Marzo de 1867, en el Archivo Urquiza, Marzo-Mayo de 1867. // Citado por Dardo R. Ramírez Braschi. “Origen de las Agrupaciones Electorales en la provincia de Corrientes (de Caseros a las Presidencias Liberales)” (2004). Moglia Ediciones, Corrientes.

La carrera electoral y la intrigas políticas surgidas a raíz de las elecciones presidenciales fueron las principales causas de la inestabilidad institucional en la provincia durante 1868.

El Gobierno de Evaristo López fue derrumbándose paulatinamente, hasta que un alzamiento armado enfrentó a los dos sectores, llevando a las armas al urquicismo con el liderazgo del general Nicanor Cáceres contra los sectores liberales.

Urquiza no apoyó a sus partidarios en los momentos más difíciles y a consecuencia de ello fueron derrotados indefectiblemente, para no surgir por mucho tiempo en la política correntina.

Información adicional