El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Rebelión de los guaycurúes

La rebelión de los indios guaycurúes fue uno de los problemas que tuvo que enfrentar el Adelantado Torres de Vera y Aragón cuando estuvo en la Ciudad de Asunción.

Por medio de exitosas incursiones en tierras de los indios guaycurúes, logró apaciguar los límites de la ciudad que, continuamente, eran acosados por los indios.

Esta jornada militar fue denominada “Jornada a los Guaycurúes”.

El castigo fue ejemplar y los naturales se retiraron muchas leguas adentro. Muchos de los futuros pobladores de la Ciudad de Vera participaron de esta jornada; el capitán Simón de Meza fue uno de ellos, como consta en su Información de Méritos y Servicios, del año 1626(1).

(1) Archivo General de Indias, Sevilla, España. // Charcas, 101, N.38, Ciudad de Vera, 3 de Febrero de 1626 - "Información de Méritos y Servicios del capitán Simón de Meza” - Gustavo Miguel Sorg, “Juan de Torres de Vera y Aragón. Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera” - edición del autor, 2007.

De esta empresa, quedó un testimonio que reza:

“Entrado en Asunción, fue a la conquista de los guaycurúes, por poner a esta ciudad en aprieto, y los desbarató en el campo grande en seis días, hasta echarlos en partes remotas, con lo cual esta ciudad estuvo en sosiego”(2).

(2) Archivo Nacional de Asunción, Paraguay, Vol. 40, citada por Domínguez, “El Alma de la Raza” - Gustavo Miguel Sorg, “Juan de Torres de Vera y Aragón. Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera” - edición del autor, 2007.

Luego de emprender esta campaña en contra de los indios guaycurúes, a los que

“echó en tierras tan remotas, tan escarmentados, que hasta el día de hoy la dicha ciudad (Asunción) ha quedado en sosiego y quietud”,

lo cual le valió ganarse la voluntad de los guaraníes, al heredero del Adelantado Juan Ortiz de Zárate, el licenciado Juan de Torres de Vera y Aragón, le faltaba fundar una ciudad a fin de cumplimentar las capitulaciones de su suegro por lo que decidió fundar una ciudad a orillas del Paraná.

Tras elegir el paraje que años antes -en 1581- el sacerdote fray Juan de Rivadeneyra había señalado en su relación al Rey, desde Asunción (Paraguay) decidió emprender dicha empresa con la colaboración de uno de sus sobrinos, Alonso de Vera y Aragón, “el Tupí”, y el capitán Hernando Arias de Saavedra (conocido como Hernandarias).

Información adicional