El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

EL SISTEMA MERCANTIL: BASE ECONOMICA DE LA MONARQUIA NACIONAL UNITARIA

El sistema mercantil: Base económica de la monarquía nacional unitaria

por Carlos Alberto Floria y César A. García Belsunce(*)

El Estado nacional se define en Westfalia como protagonista internacional.

Holanda, cuya política se inspira en los intereses de una gran burguesía mercantil, marinera, industrial y urbana, puede considerarse la última gran representante en la Europa Occidental, de la economía de las ciudades, es decir, de una economía que podía extender su campo de acción a un mercado mundial, mientras su base y criterio directivo residía en una urbe dinámica.

Desde 1650, el mercantilismo sería la filosofía económica de Inglaterra y de Francia, la teoría dominante de toda una época y parte principal de un complejo orgánico cuyos elementos estaban ya dados: La monarquía nacional unitaria, que intervenía en la vida económica para lograr una base más sólida de unidad estatal y hacer del incremento de la riqueza nacional un instrumento para aumentar la fuerza del Estado en sus relaciones con el exterior.

El mercantilismo llegó a ser un verdadero estado de ánimo, justificado por una teoría económica y otra práctica, y una forma mental difundida en casi todos los estratos sociales.

La política económica seguirá, en general, las líneas convergentes de la preocupación demográfica, para aumentar la población.

La tendencia unitaria apunta no sólo a la unificación política, sino también a la unidad económica y a la formación de un gran mercado nacional disciplinado e impulsado por el poder y por la intervención deliberada del Estado.

Nota

(*) Material extraído del libro “Historia de los argentinos” - Tomo 1 - Capítulo 5, de Carlos Alberto Floria y César A. García Belsunce.

Información adicional