El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Virreyes

Virreyes

por Carlos Alberto Floria y César A. García Belsunce(*)

Por debajo del Consejo de Indias se hallaban los funcionarios residentes en América. Con el correr del tiempo variaron sus denominaciones y facultades.

Los Adelantados desaparecen con el siglo XVI, como que eran funcionarios cuyas amplias facultades les permitían llevar a cabo la tarea de penetración en territorios no ocupados.

Pero a partir del siglo XVII la autoridad superior se dividía entre virreyes y audiencias.

Sólo dos virreinatos comprendía el continente americano: El de Nueva España, que abarcaba todo el territorio al Norte del istmo de Panamá; y el del Perú, al Sur de él, excepto las costas de Venezuela.

Los de Nueva Granada y del Río de la Plata fueron divisiones tardías del Virreinato del Perú, en el último tercio del siglo XVIII.

Si bien el virrey representaba la persona real, lo que le confería la máxima dignidad, estaba sometido al control permanente de la Audiencia, al de los visitadores -magistrados que nombraba el Consejo de Indias para su información y que podían actuar simultáneamente con el virrey-, y debían además afrontar al terminar su mandato el juicio de residencia en el que daban cuenta de su desempeño en el cargo.

Simultáneamente, el virrey presidía la Audiencia, aunque estaba lejos de identificarse con ella y menos de influenciarla, y era además el máximo jefe militar de su jurisdicción.

Nota

(*) Material extraído del libro “Historia de los argentinos” - Tomo 1 - Capítulo 6, de Carlos Alberto Floria y César A. García Belsunce.

Información adicional