El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El Derecho indiano

El Derecho indiano no se elaboró como un conjunto jurídico acabado y de una tirada. Por el contrario, sus normas fueron apareciendo y modificándose progresivamente, según las necesidades impuestas por la naciente vida americana. Su elaboración fue pues lenta y casuística, emanada de autoridades de distinto nivel y con criterio frecuentemente diverso. Algunas veces las normas legales se dictaban para resolver un caso o problema determinado. Poco a poco la cantidad de normas y su heterogeneidad fueron tales que surgieron serias dudas sobre el derecho aplicable a muchas situaciones, sobre todo para determinar la aplicación de normas supletorias cuando no las había específicas. Ello condujo a que ya a mediados del siglo XVI se pensara en ordenar estas leyes y publicarlas a modo de colección. Pero las que aparecieron por entonces, aunque útiles, pronto quedaron superadas por la parcialidad de sus contenidos y por la creciente aparición de nuevas normas. Por fin en el siglo XVII se emprendió un esfuerzo mayor por iniciativa del Consejo de Indias, en el que trabajó entre otros Antonio de León Pinelo, y que años después, en 1680, fructificó en la aparición de la famosa Recopilación de las Leyes de los Reinos de Indias que contuvo 6.385 leyes. No obstante sus monumentales dimensiones, la Recopilación no reunió todo el derecho existente, pues se limitó a las normas dictadas por el Rey y el Consejo de Indias, quedando fuera de ella las innumerables Ordenanzas de virreyes y gobernadores y de otras autoridades.

Al reunir aquella cantidad de leyes, que en su origen habían tenido un alcance particular, la Recopilación les dio un alcance general para todas las Indias. Esta codificación no detuvo la actividad legislativa y al fin del siglo XVII ya eran abundantes las disposiciones posteriores a ella.

Otra particularidad de la legislación indiana fue que incorporó normas del Derecho consuetudinario indígena, lo que demuestra un deseo de adaptarse a las necesidades y costumbres del medio americano. Pese a esta vocación y a la preocupación por la Justicia, la legislación indiana reveló con frecuencia un divorcio entre la realidad y la ley, consecuencia de que muchas de sus normas principales fueron dictadas en España, sin conocimiento directo de las situaciones sobre las que se legislaba.

Bibliografía:

Carlos Alberto Floria / César A. García Belsunce - “Historia de los argentinos” - Tomo 1 - Capítulo 6.

Información adicional