El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El lugar de erección de la Cruz del Milagro

Antiquísimos documentos y una tradición indivisa y continua aluden al lugar en que fueron erigidas la Cruz del Milagro y la ermita construida para su protección y mejor homenaje(1).

(1) Hernán Félix Gómez. “La Fundación de Corrientes y la Cruz de los Milagros” (1973), Capítulo Segundo: “Comprobaciones histórico-geográficas previas”, Corrientes. Edición del Banco de la Provincia de Corrientes.

Las dos circunstancias -cuya consignación escrita, seria, en instrumentos públicos, como son las Actas Capitulares del Cabildo de la Ciudad de Corrientes que llega a 1661- ocurrieron en algún punto del lugar urbano.

¿Dónde fue ese lugar geográfico?

La tradición verbal y uniforme sitúa el desembarco de los españoles, el levantamiento del Fuerte inicial y la erección de la Cruz en el paraje llamado Arasaty, al sudoeste del casco urbano, sobre zona alta, barrancosa, próxima al río Paraná.

Arasaty es la séptima de las puntas características del litoral de la ciudad, la última hacia el Sur y también en el sentido de la navegación, hacia abajo.

Los cronistas de la colonia y quienes después escribieron sobre el asunto, en momento alguno ponen en duda la circunstancia de que, hasta el 10 de Marzo de 1730, en que la Cruz de los Milagros fue trasladada al solar en que -desde entonces- se levantó el santuario que la custodia, fue instituida en el sentido y lugar en que se erigieron la Cruz y la ermita que la protegía, sobre la base de un conocimiento directo, indudable.

En el lugar original de la exaltación del leño sólo quedó, desde 1730, la construcción modesta de la ermita, que las inclemencias del tiempo fueron destruyendo.

A principios del siglo XIX la información cierta del lugar mismo de aquella erección se había perdido. Terribles acontecimientos perturbaron la paz de la ciudad; apenas declarada la revolución de Mayo, se luchó contra los españoles del Paraguay, mientras nacía el sentimiento de provincialidad.

En el choque de intereses y pasiones hubo dolor y miseria y, cuando al fin las aguas buscaron su nivel y se reorganizó la provincia con sus formas políticas, el 12 de Octubre de 1821, la clase gobernante, reconstituida y en función, entró a actuar en forma orgánica.

Bajo la Administración del segundo gobernador constitucional de la provincia, Pedro Ferré, “el lugar en que los fundadores de esta ciudad erigieron el primer santuario y depósito del augusto simulacro de la Santísima Cruz” fue individualizado, levantándose el 4 de Mayo de 1828 una columna, en “memoria y perpetuidad de los portentosos sucesos con que (la Cruz) protegió a dichos fundadores”(2).

(2) Véanse: “Actas Capitulares de Corrientes” (1941-1946), tomo I, p. 43, Advertencia de Ricardo Levene, Introducción de Hernán F. Gómez, Buenos Aires. Academia Nacional de la Historia (4 tomos). // Citado por Hernán Félix Gómez. “La Fundación de Corrientes y la Cruz de los Milagros” (1973), Corrientes. Edición del Banco de la Provincia de Corrientes.

Fue el primer monumento erigido en la provincia, este 4 de Mayo de 1828, que señaló el lugar geográfico de la erección de la Cruz del Milagro. Nadie contradijo o puso en duda, entonces ni después, la certeza de esa individualización y la Columna construida entonces continúa en pie y es objeto en los aniversarios de la celebración, de la veneración y de los votos que el pueblo le rinde con luces y flores.

En 1828, aquel paraje no se había incorporado aún al casco calculado de la planta urbana; sus tierras, de dominio público que integraban el ejido, se usaban de pastos comunes. Se resolvió entonces trazar una gran calle que unía el monumento con la iglesia-santuario de la Cruz del Milagro, calle que el pueblo llamó Ancha y resultó diagonal al trazado urbano.

Pero en 1851 se iniciaron los procedimientos para la rectificación y delineación de las calles y la confección del plano urbano (7de Octubre de 1851) cuya nomenclatura también fue aprobada (26 de Noviembre de 1851).

Las tareas -postergadas por razones diversas- quedaron concluidas en 1863, haciéndolo público el Poder Ejecutivo el 30 de Enero de 1864 al instalar la Municipalidad de la Capital.

Como resultado de esta obra edilicia, la calle Ancha fue convertida en paralela a las que corren de Este a Oeste y denominada Tres de Abril, quedando el monumento La Columna, o sea el punto de erección de la Cruz del Milagro, en el eje longitudinal de ese trazado.

Durante años fue centro de una plaza pública llamada, sucesivamente, "Los 82 Héroes" y "Juan Torres de Vera y Aragón", plaza que la pavimentación de la Avenida Tres de Abril ha hecho desaparecer.

En síntesis, el punto de erección de la Cruz del Milagro por los pobladores de 1588 es de una certeza evidente.

Información adicional