El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La polémica de 1888 entre los doctores Mantilla y Contreras

Además de la exposición doctrinaria y sintética que el doctor Manuel F. Mantilla hace sobre la fundación de la ciudad de Corrientes, en su libro en dos tomos Crónica Histórica de la provincia de Corrientes -obra póstuma, publicada en 1928-, el ilustrado historiador se ocupó del asunto (se refiere al Milagro de la Cruz) en 1888, en tres folletos sucesivos, que en el libro de 1928 se reprodujeron como Apéndices, al final del primer tomo(1).

(1) Hernán Félix Gómez. “La Fundación de Corrientes y la Cruz de los Milagros” (1973), capítulo XVII: “La polémica de 1888 entre los doctores Mantilla y Contreras”, Corrientes. Edición del Banco de la Provincia de Corrientes.

Naturalmente, conviene situar esos folletos en la época en que se produjeron, por el sentido de violencia y apasionamiento que fluye de sus páginas, como de las publicaciones de su contendor en aquel año, el doctor Ramón Contreras, también hechas en folleto y en la prensa.

Mientras el doctor Mantilla escribía en Las Cadenas -basta el título del periódico para explicarnos el medio-, el doctor Contreras, y otros francotiradores que no pasaron del anonimato, lo hacían desde El Litoral.

Gobernaba la Provincia de Corrientes el Partido Nacional, formado en 1886 por el Autonomista y una de las tres fracciones liberales, acaudillada por el doctor Juan Esteban Martínez (su conductor militar, el coronel Plácido Martínez, ya había fallecido).

Frente al Partido Nacional, y en la oposición, que era enconada y militante, estaban las otras dos fracciones liberales, de las tres que siempre formaron este partido, una de las cuales era inspirada por el doctor Mantilla. En lo nacional, tenía enlaces con los hombres del después Partido Radical.

El oficialismo se aprestó a celebrar el tercer centenario de la fundación de la ciudad Capital, al que se buscó dar trascendencia para prestigio del Poder Ejecutivo, el cual terminaba en 1889 su período gubernativo. Era una forma de congregar voluntades para nuevas soluciones políticas impostergables.

El doctor Contreras, hombre del oficialismo, fue encargado de actualizar las informaciones que se conocían sobre la fundación de Corrientes y, como uno de los números de la celebración consistía en colocar la primera piedra de la actual iglesia de la Cruz del Milagro, naturalmente la historia del leño reverenciado por el pueblo, y del milagro que anualmente se exalta, fue objeto de una divulgación efectiva.

El doctor Contreras fue el compilador de la documentación que Corrientes hizo publicar, oponiéndose a la separación del territorio de Misiones, con el pretexto de fijársele sus límites por Ley nacional, y en aquellos libros, manifiestos, etcétera, se habían dado al público antecedentes serios de la fundación de Corrientes (1588) y de su dominio jurisdiccional. Le fue fácil, entonces, escribir sobre estos sucesos, con encomiable entusiasmo y erudición.

El doctor Mantilla, como inspirador de la oposición, advirtió el significado que tenían las fiestas proyectadas, y quiso, evidentemente, notabilizar alguna falta de información, poniendo en descubierto fallas de la oposición oficialista.

Publicó en Las Cadenas, y luego en folleto, un estudio erudito con el título La Ciudad de Vera, y luego, ante publicaciones del doctor Contreras en El Litoral, otro con la denominación de La Cruz del Milagro, también en aquel diario y en folleto.

Naturalmente, el doctor Contreras ahondó en sus informaciones, dando a luz el folleto Recuerdos históricos, al que el doctor Mantilla contesta con el artículo “Antigüedades” en el diario La Libertad, de Corrientes, diez años después, en números de Marzo de 1898.

Es este artículo, “Antigüedades”, el que fue reproducido, con el título “Comprobación Histórica” del Apéndice, en el primer tomo de su Crónica Histórica de la provincia de Corrientes.

Publicamos íntegramente la polémica de 1888, y el artículo de 1898, y en notas que llevan numeración corrida, hacemos las consignaciones que hemos creído oportunas.

Información adicional