El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El Adelantado organiza el Gobierno de la ciudad

Recién el 3 de Abril de 1588 arriba a las costas de Arasaty, el Adelantado Juan Torres de Vera y Aragón. Trae consigo la gente granada de la conquista en oficialidad y tropa, contándose entre aquélla al teniente general Juan de Torres Navarrete, pariente del Adelantado; el maestre de campo, capitán Diego Gallo de Ocampos; el alférez general Felipe de Cáceres, uno de los de la expedición de Pedro de Mendoza; y siendo los soldados ciento cincuenta hombres elegidos(1).

(1) Extracto de trabajos de los doctores Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Fundación de la Ciudad de Corrientes a la Revolución de Mayo)” (1928), Corrientes. Edición del Estado; y Manuel Florencio Mantilla. “Crónica Histórica de la provincia de Corrientes” (1928), tomo I, Notas biográficas por Angel Acuña, Buenos Aires. Ed. Juan Ramón y Rafael Mantilla.

El convoy se componía de tres barcos, un bergantín y veintiocho balsas, verdadera y formidable escuadra para aquellos tiempos, que podía desafiar con serenidad y confianza todo el poder naval de los agases y payaguás unidos, los dominadores de la navegación(2).

(2) Manuel Florencio Mantilla. “La Ciudad de Vera” (1888), p. 6, Buenos Aires. Ver, además, Acta de Fundación y doctor Ramón Contreras. “Recuerdos Históricos sobre la Fundación de Corrientes” (1888), Corrientes. Los datos que da Martín de Moussy. “Descripción de la Confederación Argentina” (1804), tomo III, p. 561, París, debió tomarlos del doctor Juan Gregorio Pujol cuyo estudio -en forma anónima- se publicó en la “Revista de Buenos Aires”. Según Félix de Azara, el Adelantado llegó a Corrientes el 31 de Marzo, fundando el 3 de Abril la ciudad. // Citado por Manuel Florencio Mantilla. “Crónica Histórica de la provincia de Corrientes” (1928), tomo I, Notas biográficas por Angel Acuña, Buenos Aires. Ed. Juan Ramón y Rafael Mantilla.

Bajando a tierra, “funda, asienta y puebla, la ciudad de Vera, en el sitio que llaman de las siete corrientes”, con una amplia jurisdicción.

Establécese que la fundación se hace en ese sitio porque parece el mejor, porque “la gente puede estar y poblar por tener, como tiene(3) tierras de labor, leña, pesquería, caza, agua, pastos y montes, suficientes para la subsistencia, así como tierras para repartirse entre los vecinos como Su Majestad lo mandaba por sus reales Cédulas”.

(3) Estas palabras del Acta de Fundación prueban que ya existían habitantes. // Citado por Hernán Félix Gómez. “Historia de la provincia de Corrientes (desde la Fundación de la Ciudad de Corrientes a la Revolución de Mayo)” (1928), Corrientes.

El Adelantado organiza el Cabildo para el Gobierno de la ciudad, estableciendo dos cargos de Alguacil Mayor, ocho Regidores, un Fiel Ejecutor, un Procurador y un Mayordomo; designa a las personas que han de desempeñarlos; ordena que los Primero de Enero de cada año se renueven, nombrando los cesantes a los que habían de sustituirlos, buscando a las personas de más rectitud y celo, y concluye por tomarles juramento y ponerlos en ejercicio de sus funciones.

A continuación se elige sitio para la Iglesia Mayor que había de erigirse en honor de Nuestra Señora del Rosario; se levanta en el centro de la plaza un poste para el Rollo donde se ejecutase la Justicia, y se marca el ejido que había de extenderse desde el cese de las cuadras que, señaló, hasta un cuarto de legua en todo el contorno.

Al día siguiente, 4 de Abril, con asistencia del Adelantado, se reúne, por primera vez, el Cabildo de Corrientes que éste había instituido. Se conserva, aunque en mal estado, el Acta de aquella sesión primera. Componíanlo Francisco García de Acuña y Diego Ponce de León, como Alcaldes ordinarios; Juan de Rojas, como Alguacil Mayor; Martín Alonso de Velazco, Asencio González, Pedro López, Esteban Ballejos, Francisco de León, Francisco y Héctor Rodríguez y Diego Natera como Regidores, actuando Nicolás de Villanueva como Escribano Público.

Eran Fiel Ejecutor Melchor Alonso, y Procurador de la ciudad Antonio de la Madrid.

La ilustre asamblea resolvió enviar al último a Asunción, para que trajese “mantenimientos y sacerdotes”, escribir al rey y al Consejo de Indias, comisionando al capitán Diego Gallo de Ocampos de la escolta del Adelantado, para que solicitara las cosas convenientes a la ciudad.

La edificación en la ciudad, el sometimiento de los aborígenes y la ocupación efectiva de las tierras conquistadas, fueron trabajos de muchos años.

El 7 de Abril de 1588, Alonso de Vera y Aragón (a) “el Tupí”, presentó al Cabildo su nombramiento de Capitán General y Justicia Mayor de la ciudad, expedido por el Adelantado; previo otorgamiento de la fianza y juramento de ley, fue reconocido y puesto en posesión de su cargo(4). Era acertada la designación, por la inteligencia y las condiciones militares del nombrado.

(4) Dice el doctor Mantilla en su “Crónica Histórica...: “Muy general es el error de atribuir la fundación de Corrientes a su primer gobernante, Alonso de Vera y Aragón; aún después de haber publicado yo -por primera vez- el Acta de Fundación que establece la verdad, en mi trabajo “La Ciudad de Vera”, aparecido en el periódico “Las Cadenas”, de la Ciudad de Corrientes, número 537, el 3 de Abril de 1888, día del Tercer Centenario de la fundación de Corrientes y en folleto, Buenos Aires, Imprenta y Librería de Mayo, 1888, persisten en él autores de libros didácticos de historia. // Citado por Manuel Florencio Mantilla. “Crónica Histórica de la provincia de Corrientes” (1928), tomo I, Notas biográficas por Angel Acuña, Buenos Aires. Ed. Juan Ramón y Rafael Mantilla.

La nueva ciudad nacía con todos los prestigios. En los documentos públicos de la época, detallados en la enunciación de los Títulos, consta que Alonso de Vera y Aragón fue designado Capitán General y Justicia Mayor de la Ciudad de Corrientes y Provincias del Paraná, Uruguay y Tapé, hasta el Mar del Norte, San Francisco y Mbiazá y Guairá(5), siendo fácil, habiendo referido a la situación de tales provincias, apreciar la importancia que asumía la ciudad recientemente fundada.

“Como Juan Torres de Vera de Aragón efectuó la fundación “de viaje por los reinos de España”, y debía llevar hasta Buenos Aires la mayor parte de los soldados sacados de Asunción, trató de asegurar, en lo posible, a los que tenían que permanecer en Vera, construyéndoles, antes de la partida, un Fuerte sobre la plaza(6), con una sola puerta y capacidad suficiente para levantar, dentro de él, las primeras habitaciones. Fue, sin duda, aquella obra ligera, porque en Octubre de 1593 tenía mucha madera podrida, y gran parte se derrumbó a consecuencia de lluvias; sirvió, empero, a su destino, y la reconstruyeron en la fecha citada.

“Concluido el fuerte, marchóse el Adelantado”, señala el doctor Mantilla.

(5) El 7 de Abril de 1588, Alonso de Vera y Aragón fue reconocido como Capitán General y Justicia Mayor por el H. Cabildo.
(6) Era mandato real, en Ley indiana, situar sobre la plaza de las poblaciones el templo, el cabildo y la residencia de las autoridades; la plaza, además, servía de centro para el repartimiento urbano. Juan Alonso de Vera y Zárate -hijo del Adelantado- dice en Memorial dirigido al rey, enumerando los Servicios de su padre: “E poblaron la ciudad; e habiendo puesto (el Adelantado) en orden de su gobierno, justicia e regimiento, hizo edificar un fuerte que fue muy importante para su conservación y seguridad”. // Citado por Manuel Florencio Mantilla. “Crónica Histórica de la provincia de Corrientes” (1928), tomo I, Notas biográficas por Angel Acuña, Buenos Aires. Ed. Juan Ramón y Rafael Mantilla.

Subcategorías

Información adicional