El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La Ciudad de Vera desde 1593 hasta fines del siglo XVI

La vida de la ciudad, la organización de la producción y el abastecimiento, el laboreo de las tierras y el cuidado del ganado constituyeron preocupaciones cotidianas y también esencial del núcleo fundador.

La presión externa de los indígenas obligó durante muchos años a imponer una verdadera economía de guerra, con intervenciones comunales sobre los bienes y obligaciones solidarias de defensa. A pesar de la colaboración de indios aliados, los mahomas, "que son los que ayudan a correr la tierra, reedificar este Fuerte y aunque en número serán pocos más de 20, y como son enemigos de los guaranís, animan a otras naciones comarcanas a ayudarnos"(1).

(1) “Actas Capitulares de Corrientes” (1941-1946), tomo I, pp. 100-101, Academia Nacional de la Historia, Buenos Aires. Intervenciones del Cabildo en épocas difíciles para obligar a la venta de trigo a los necesitados y acopio de granos para siembras en 1602, 1604 y 1608 - pp. 190, 216, 255 y 262. // Citado por Ernesto J. A. Maeder. “Historia Económica de Corrientes en el Período Virreinal. 1776-1810” (1981), Buenos Aires. Academia Nacional de la Historia.

El radio de dominio efectivo de la ciudad estaba limitado a pocas leguas de ésta. Dentro de ese cinturón, las chacras comenzaron a producir sus primeras cosechas, donde se advierte, desde temprano, las consecuencias del recíproco intercambio cultural:

"cógese trigo, maíz, mandioca, que es una raíz de que se hace razonable harina... hacen mazamorra y baypí, que es a modo de sopada, y otras comidas y guisados. Hay papas y algunas frutas de España..."(2).

(2) Antonio Vázquez de Espinosa. “Compendio y Descripción de las Indias Occidentales” (1948), p. 639, transcripción de Charles Upson Clark, Washington. Ed. Smithsonian Institution. // Citado por Ernesto J. A. Maeder. “Historia Económica de Corrientes en el Período Virreinal. 1776-1810” (1981), Buenos Aires. Academia Nacional de la Historia.

La otra fuente de recursos se fundaba en la ganadería. Los primeros animales que aportaron con Alonso de Vera y Hernandarias se dispersaron por los campos linderos, en ocasiones con perjuicio de los sembrados de las chacras.

Tanto por razones de defensa como por buena administración se hizo necesario establecer guardas de ganado, corrales y obligaciones cuidadosamente estipuladas(3).

(3) Ejemplos de estos contratos y preocupaciones iniciales pueden hallarse desde el 7 de Octubre de 1588 a 1608, en “Actas Capitulares de Corrientes” (1941-1946), tomo I, pp. 49, 72, 84-85, 93, 107, 115-117, 124-125, 175-176, 225-226, 256, Academia Nacional de la Historia, Buenos Aires. // Citado por Ernesto J. A. Maeder. “Historia Económica de Corrientes en el Período Virreinal. 1776-1810” (1981), Buenos Aires. Academia Nacional de la Historia.

Pese a los cuidados, parte del ganado se alejó de la ciudad y se hizo cimarrón. En 1593 y en 1604 el Cabildo alude a la dura faena que significaba entonces ir a buscar sebo, grasa y cueros o arrear los animales para el abastecimiento de carne vacuna, incluso del ganado disperso en la costa del Chaco(4).

(4) “Actas Capitulares de Corrientes” (1941-1946), tomo I, pp. 92-93 y 220, Academia Nacional de la Historia, Buenos Aires; Antonio Vázquez de Espinosa. “Compendio y Descripción de las Indias Occidentales” (1948), pp. 640-641, transcripción de Charles Upson Clark, Washington. Ed. Smithsonian Institution. Menciona “la infinidad de ganado mayor” que se hallaba desde el Chaco hasta Santa Fe. Un siglo más tarde, Juan Francisco Aguirre, en su “Diario del capitán de fragata de la Real Armada D ...” (1949-1951), tomo II, p. 364, en la “Revista de la Biblioteca Nacional de Buenos Aires”, tomos XVII-XX, Nros. 43-50, Buenos Aires, recoge información sobre el ganado que había en el Chaco, frente a Asunción, en las dos primeras décadas del siglo XVII. // Citado por Ernesto J. A. Maeder. “Historia Económica de Corrientes en el Período Virreinal. 1776-1810” (1981), Buenos Aires. Academia Nacional de la Historia.

1ro. de Enero: Nombramiento y Juramento: nombramiento de las autoridades para el presente año, las que prestan juramento. Con la presidencia del Alcalde Mayor y Justicia Mayor, capitán Diego Ponce de León; del Alcalde Ordinario y de la Hermandad, capitán Juan Ramos de Vera; y de los Regidores, Martín Alonso de Velazco y Diego de Mendoza, son electos los siguientes:

CABILDANTES CORRENTINOS (1593)

Alcalde Mayor y Justicia Mayor: Diego Ponce de León (Tesorero)

* Alcaldes Ordinarios y de la Hermandad:

- de Primer Voto: Diego de Mendoza;

- de Segundo Voto: Juan Bravo;

* Regidores: Hernando de Polo, Blas de Leys, Rodrigo Esterlín, Juan de Estigarribia, Alonso Sánchez Moreno y Luis Ramírez;

* Procurador de la Ciudad: Simón de Mesa;

* Escribano Público y de Cabildo: Nicolás de Villanueva;

* Mayordomo: Bernabé Delgado.

* Procurador General de la Ciudad: Diego Ponce de León

18 de Enero: decreto - Haciendo un depósito perpetuo al rey. Memoria; además: se dispone se corten palmas para el techo de la iglesia; y ordenan a los vecinos la limpieza de las calles, so pena de castigo.

Para los oficios del culto, fue construida una pequeña capilla en la parte Sudoeste de la punta que hoy se llama “de San Sebastián”, la que estuvo concluida a los principios de 1593.

Denominada “Ermita de San Sebastián”, sirvió de Iglesia Parroquial hasta la construcción de “La Matriz”, en los principios del siglo XVIII. Los jesuítas la demolieron después que edificaron su primer templo cerca de ella.

En este período, la Administración del Cabildo tuvo sobre la Ciudad de Corrientes, una importancia fundamental. De todas las instituciones de gobierno creadas en Indias, el Cabildo fue la que más directamente rigió la vida diaria de los habitantes y, por lo mismo, la que mayor arraigo popular tuvo entre la población americana.

El Cabildo era una corporación medieval que estaba al frente del municipio; tenía una tradición varias veces secular en España, donde se le dio también otros nombres, como Capítulo, Concejo Municipal, Ayuntamiento, etc.

El Cabildo era la expresión juridicopolítica de la ciudad y la manifestación institucional de su existencia. No había ciudad sin Cabildo. El término ciudad era por entonces un concepto jurídico, social, administrativo y político independiente del número de sus habitantes, ligado íntimamente a la creación y funcionamiento del Cabildo.

Para ser miembro del Cabildo había que ser vecino de la ciudad, reconocido como tal; saber leer y escribir, gozar de buena fama y no tener oficios “viles o deshonrosos”, como eran considerados en esa época -entre otros-, los despachantes de bebidas y los mercaderes en general; tampoco podían ser cabildantes los eclesiásticos, los que tenían grado militar, los funcionarios de otra rama de Gobierno y Hacienda. Estos conceptos generales fueron aplicados fielmente en Corrientes.

- Se instala la reducción de Santa Ana de los Guácaras

El 27 de Enero de 1593 se instala la reducción de Santa Ana de los Guácaras. A poco de fundada la Ciudad de Vera y realizadas las primeras encomiendas de indios, se encuentra en los Registros del 27 de Enero de 1593 la adjudicada al Escribano de Gobierno de la ciudad, Nicolás de Villanueva, a quien por este acto se le otorgaba “... el pueblo Hebeacú con los caciques Cabooc, Tatuté, Toqueseví, Molopilem, con todos los indios de dicho pueblo y los caciques Papaguacú, Aguarayoapí de la nación Guaraní con todos los indios a ellos sujetos ...”.

Esta primera encomienda hace suponer que, en su origen, la región estaba poblada por indios guaraníes o, por lo menos, guaranitizados.

Respecto de la instalación en la zona de indios guácaras, que luego le darían su nombre a la Reducción, difieren los historiadores sobre la fecha de su instalación. Manuel F. Mantilla nos dice:

“Este nombre provino del propio de indios chaqueños adjudicados en ‘Encomienda’ a Alonso de Vera y Aragón por su primo del mismo nombre, el ‘Cara de Perro’, cuando el último fundó la Concepción del Bermejo: Aquél los trasladó a Corrientes después de asegurada la fundación, instalándolos en lo que hoy es el pueblo de Santa Ana y, más tarde, sirvieron de base para la Reducción a que se refiere el texto. Dependía del Cura de Naturales de la ciudad”.

En cambio, Federico Palma sostiene que los indios guácaras fueron instalados en la Reducción después de la destrucción de Concepción del Bermejo, acaecido en 1631. Apoya su tesis en el hecho de que la mensura de la Reducción fue realizada en 1637. 

CABILDANTES CORRENTINOS (159?)

* Alcalde Mayor y Justicia Mayor: Diego Ponce de León

* Alcaldes Ordinarios y de Hermandad: Juan Alonso y Alonso Sánchez Moreno;

* Regidores: Francisco Ortiz, Diego Martínez de la Orta, Hernando de Sosa y Alonso Sánchez(5);

(5) El 21 de Abril de 159? es enviado a pacificar a los indios ohomas.

* Fiel Ejecutor: Melchor Alfonzo;

* Procurador de la Ciudad: Juan Gómez Torquemada;

* Alguacil Mayor: Juan de Rojas de Aranda;

* Escribano Público y de Cabildo: Ambrosio de Acosta;

* Mayordomo: Gerónimo Ibarra.

17 de Mayo: Acuerdo - Enviando a un regidor al otro lado del río para que mate treinta animales vacunos y traiga los cueros.

28 de Mayo: Petición - Francisco de Medina solicita el puesto de cuidador de ganado; se le concede y presta fiadores. Estos prestan juramento.

Para afianzar la nueva Ciudad de Vera, sus pobladores debieron luchar no solamente con los indios del oriente del Paraná. Sus actividades también se desplegaron respecto a las tribus situadas al occidente de este río, que la ciudad de Concepción del Bermejo no podía conservar en paz.

Sólo con prodigios de valor lograron someterlos, distribuyendo las tolderías y cacicazgos en encomiendas desde 1588 a Mayo de 1593, en más de ciento treinta pobladores y por el propio Alonso de Vera y Aragón.

Las luchas más tenaces fueron contra los indios Tapes y los de la zona del Tebicuary al Paraná, venciéndose a Tapés e Itapúas, que se encomendaron. En 1590 y 1593 (el sitio se levantó el 1 de Julio de 1593), los pobladores de Corrientes fueron sitiados por indios de una y otra banda del Paraná, salvándose la situación con refuerzos de pobladores o debido a hábiles contraataques que, desde Concepción del Bermejo, se llevaban a los pueblos de indios.

A esto hay que agregar las dificultades producidas por la indisciplina y temeridad de los pobladores, sin los hábitos militares que imponían los momentos de peligro.

Por ello el Cabildo ejercerá un control severo y hasta reglamentará los hábitos del vecindario. Así, dispone que sus vecinos anduviesen armados; que durante la noche tuviesen caballos atados en las puertas de las casas para acudir a la primera alarma; que tuvieran provisión de pólvora, plomo y casa en el pueblo; en una palabra, que se colonizara y se trabajara con el arma al brazo.

En Abril de 1593, llega al Tucumán el Gobernador y Capitán General de las Provincias del Tucumán y Paraguay y Río de la Plata, Hernando de Zárate.

El 3 de Julio de 1593, Hernando de Zárate, Gobernador y Capitán General de las Gobernaciones del Tucumán y Paraguay y Río de la Plata es recibido en Santiago del Estero (1593-1594).

En tanto, Bartolomé de Sandoval, Teniente General del Paraguay y Río de la Plata, en este mismo mes de Julio de 1593, llega a Asunción.

Bartolomé de Sandoval y Ocampo (1593-1594) es nombrado -en Julio- por Hernando de Zárate, Teniente General interino del Paraguay y el Río de la Plata.

La renuncia al cargo del Adelantado Juan de Torres de Vera y Aragón, hace que la influencia de sus familiares decline con las nuevas designaciones hechas por la Corona.

En Agosto de 1593, ya bajo el Gobierno de Hernando de Zárate en el Paraguay y Río de la Plata, se sabe la designación de Bartolomé de Sandoval y Ocampo como Teniente General de la zona Norte, con residencia en Asunción.

El Cabildo correntino se le dirige pidiendo fuese nombrado Teniente de Gobernador de Corrientes el general Alonso de Vera y Aragón, a quien se titula “Padre de esta población de Vera”.

Sandoval visitó Corrientes, en su viaje a Asunción. Pudo, pues, darse cuenta del medio y del prestigio de Alonso de Vera y Aragón, informando, en tal sentido, a sus superiores.

El Gobernador General, Hernando de Zárate, designa a aquél -en Enero de 1594- Teniente Gobernador y Justicia Mayor de Corrientes.

El 7 de Agosto de 1593, y con la presencia del Teniente de Gobernador Alonso de Vera y Aragón, “el Tupí”, Diego Ponce de León, es nombrado Procurador General de la ciudad para tratar y negociar con el gobernador de las cosas convenientes a la misma.

Ponce de León era quien había ocupado -en ausencia de Alonso de Vera y Aragón-, el cargo de Alcalde Mayor y Justicia Mayor de Corrientes.

El 9 de Agosto se le extiende un Poder General como Regidor y Tesorero de S. M. y de su Real Hacienda. Ponce de León es portador de la Nota del Cabildo correntino, en la que se comunica agradeciendo el envío de Bartolomé de Sandoval como Teniente General y pide el nombramiento de Teniente de Gobernador para el capitán Alonso de Vera y Aragón, y recomiendan la atención a Diego Ponce de León que lleva petición para beneficio de la ciudad.

El 23 de Octubre de 1593 se dicta un Decreto, enviando a Hernando de Polo a la Asunción, como Procurador de la Ciudad.

El Acta Capitular del 23 de Octubre de 1593 da luz bastante sobre el estado mísero del pueblo. Aquél día se resolvió mandar en comisión a Hernando de Polo ante el Teniente General Bartolomé de Sandoval, gobernador del Paraguay y Río de la Plata, para solicitar de él:

1.- Que no llevase a Buenos Aires veinte indios ahomás, únicos que servían a los pobladores, y sin los cuales no podían reparar el Fuerte derrumbado, ni recorrer la tierra;

2.- Pólvora, plomo, mechas, frenos, unos quintales de hierro, para aderezar sillas, armas, espuelas, y a Juan Quintana para trabajarlas, porque no tenían uno competente;

3.- Cañones para fragua;

4.- El pronto envío de los vecinos que abandonaran la ciudad;

5.- Protección inmediata y poderosa.

Provocada la furia de los indios, fue muy difícil conjurarla. El mismo Alonso de Vera, a pesar de su temple y de sus alianzas con los gobernantes de Asunción y Santa Fe, era impotente para domar, de un modo estable, a los enemigos; los vencía en combates defensivos y en las expediciones que sobre ellos llevaba, pero no duraba el respeto a sus armas, causó a muchos la vida de constantes mortificiones, de guerra casi sin cesar, con muy oscuros horizontes de mejora, y abandonaron la ciudad, esparciendo la voz de que era indispensable cambiar de sitio para poblar con éxito feliz.

El retiro de Alonso de Vera en 1596 agravará la situación; los sucesores del valeroso caudillo, Garsinón de Arellano y Diego Ponce de León, carecían de autoridad moral y de valía.

El 26 de Octubre de 1593 se hace entrega de una carta-poder dada a Hernando de Polo, para que se presente en Asunción ante el general Bartolomé de Sandoval y Ocampo, nombrado por Hernando de Zárate, Teniente General del Paraguay y el Río de la Plata, y pida las cosas que convengan a la ciudad.

En la misma fecha, el Cabildo extiende una carta-petición, pidiendo que los padres atiendan las necesidades de sus hijos.

Días después, el Cabildo da a conocer instrucciones ordenando que los indios no sean llevados a Buenos Aires y solicitando cosas útiles para la ciudad.

Además, prohibe que no salga de la ciudad ningún vecino, por la escasez de gente y el peligro que corre por la falta de municiones.

El año finalizará en novedades de importancia cuando el 29 de Diciembre el rey Felipe II confirma el nombramiento efectuado a nombre de Hernando de Zárate por el virrey del Perú como Gobernador y Capitán General de las Provincias del Tucumán y Paraguay y Río de la Plata

El 1ro. de Enero de 1594: Elección y Juramento: Se eligen nuevas autoridades para el corriente año y las nombradas prestan juramento.

Con la presencia del Capitán Mayor y Justicia Mayor, Alonso de Vera y Aragón; del Alcalde Ordinario y de la Hermandad, Juan Bravo; y de los Regidores, Hernando de Polo, Blas de Leys, Rodrigo Esterlín, Alonso Sánchez Moreno y Luis Ramírez. Estuvieron ausentes el Alcalde notario Diego de Mendoza y el regidor Juan de Estigarribia). Son electos los siguientes: 

CABILDANTES CORRENTINOS (1594)

* Alcalde Ordinarios y de la Hermandad: Diego Ponce de León y Martín Alonso de Velazco;

* Regidores: Juan Gómez, Antonio Martín, Francisco Arias de Mansilla, Diego de Sosa;

* Procurador de la Ciudad: Bernabé Delgado;

* Alguacil Mayor: Alonso Ruiz(6);

(6) Es nombrado Alguacil Mayor de la ciudad el 16 de Diciembre de 1594.

* Escribano Público y de Cabildo: Nicolás de Villanueva;

* Mayordomo: Juan Bernal.

7 de Enero: Juramento - Diego Ponce de León prestó juramento como Alcalde Ordinario de la ciudad. Este mismo día, en Asunción, Hernando de Zárate, presta juramento como Teniente de Gobernador y Justicia Mayor de todas estas provincias.

21 de Enero: el rey Felipe II vuelve a confirmar el nombramiento efectuado a nombre de Hernando de Zárate por el virrey del Perú, como Gobernador y Capitán General de las provincias del Río de la Plata y del Tucumán.

3 de Julio: Petición - Los vecinos de la ciudad piden se hagan retirar los caballos y yeguas de los ejidos del pueblo, poque perjudican a las sementeras.

(*) En una fecha no precisada de 1595 (un 21), se registra el nombramiento de Alonso Ruiz de Rojas como Alguacil Mayor de la ciudad. Luego, los fiadores de éste, prestan juramento como tales.

16 de Diciembre: Nombramiento - Alonso Ruiz es nombrado Alguacil Mayor de la ciudad.

A pincipios del año 1594, Hernando de Zárate, Gobernador y Capitán General de las provincias del Río de la Plata y del Tucumán. Este había sido nombrado en este cargo por el virrey del Perú a pincipios de 1593, siendo confirmados estos nombramientos por el monarca el 29 de Diciembre de 1593 y el 21 de Enero de 1594. A principios de Febrero de 1594 llega a Buenos Aires y ordena la construcción del Fuerte.

Hernando de Zárate regresa al Tucumán a fines de Mayo de 1594. Bartolomé de Sandoval y Ocampo (1594-1596) es nombrado Teniente General interino de la Gobernación del Paraguay y Río de la Plata.

En tanto, Juan Ramírez de Velazco es nombrado Gobernador y Capitán General del Paraguay y Río de la Plata por el virrey del Perú, García Hurtado de Mendoza, Manrique y Fonseca.

El 1ro. de Enero de 1596: Elección y Juramento - Se eligen nuevas autoridades para el corriente año y las nombradas prestan juramento. Con la presencia del Capitán Mayor y Justicia Mayor, Alonso de Vera y Aragón; del Alcalde Ordinario y de la Hermandad, Juan de Cumárraga y Barguren; y los Regidores: Martín Alonso de Velazco, Juan Gutiérrez, Alonso Ruiz de Rojas, Bernabé Delgado y Simón de Mesa.

Estará ausente Hernando de Soto, y habrá impedimento para la elección de Simón de Mesa. Los cabildantes presentes eligen los siguientes: 

CABILDANTES CORRENTINOS (1596)

* Alcalde Ordinarios y de la Hermandad: Garcinón de Arellano(7) y Gonzalo de Mendoza;

(7) Fue enviado por el Cabildo a la Real Audiencia de la Plata con Poder para tratar negocios.

* Regidores: Pedro López de Enciso, Martín de Rapalo, Juan Alonso de Escobar, Diego Martínez de la Orta, Juan Sánchez, Juan Gutiérrez y Julio Gauna;

* Procurador: Francisco Méndez Carrasco;

* Escribano Público y de Cabildo: Ambrosio de Acosta; y Gabriel Rodríguez de León(8);

(8) En el Auto del 6 de Septiembre de 1596 extendido por Juan Ramírez de Velazco, Gobernador, Capitán General y Justicia Mayor de las provincias del Paraguay y Río de la Plata, en el que emplaza por seis meses a los vecinos que tengan encomienda de indios, títulos de cuadras y tierras en la ciudad, para que vengan a poblar y, si no lo hicieran, perderían sus derechos, aparece como testigo Gabriel Rodríguez de León, Junto a Diego de Prado y Juan Bernal. Tres días después, Gabriel Rodríguez de León avala otro Auto de Ramírez de Velazco, esta vez como Escribano Mayor de Cabildo.

* Mayordomo: Diego Pérez Rapalo. 

- Movimiento de la población. Las primeras mujeres españolas y criollas. Viviendas, limpieza pública. Primera capilla

Cuando pasaron las penurias y los peligros de los primeros tiempos, los conquistadores casados trajeron sus familias; eso estimuló para que otros se radicasen en la nueva población.

El aumento de los habitantes por ese medio está representado hasta fin del siglo, por las siguientes cifras: año 1591: varones 35, mujeres 29; año 1595: varones 11, mujeres 12; año 1598: varones 7, mujeres 15.

Nombrados en otro lugar los primeros pobladores, doy ahora los nombres de las primeras mujeres españolas y criollas de la ciudad; helos aquí:

Isabel de Almaraz, Catalina de Alberto, Lucía Cabrera, María Roberto, María Sánchez Cabrera, María Martínez, Isabel Gómez, Isabel Baca, Juana Carabajal, Ana de Génova, María de León, María de Acevedo, Juana Hernández, Catalina Trinidad, Lucía de Salinas, Francisca de Ledesma, Catalina Rodríguez, Isabel Rodríguez, María Polo, María Clemente, Beatriz Fernández, María de Leis, Juana de Velasco, María Serrido, María de Velasco, Juana de Guzmán.

Las viviendas fueron muy primitivas, de madera, barro y paja, sin ordenada edificación. La limpieza de las calles y plaza era obligación semanal del vecindario, que la llenaba los sábados, bajo pena de dos pesos de multa el remiso. 

En Marzo o Abril de 1596 llega a Buenos Aires, Juan Ramírez de Velazco (1596-1597), Gobernador y Capitán General del Paraguay y Río de la Plata. En tanto, el 20 de Junio de 1596 el rey Felipe II nombra Gobernador y Capitán General del Paraguay y Río de la Plata a Diego Rodríguez de Valdés y de la Banda.

Poco tiempo después de asumir, Juan Ramírez de Velazco visita Corrientes. Las tristes noticias alarmaron al gobernador, quien bajó a Vera con el propósito de mudar la ciudad o de poner remedio a los males, si lo tenían.

Encontró que ella estaba “en tan buen puesto, sitio y lugar”, que, por Bando del 6 de Septiembre de 1596 ordenó “vuelvan á ella los vecinos que la abandonaron, so pena de perder sus solares y chacras si no vuelven y edifican en seis meses”.

Así, proclama por Bando la obligación de los poseedores de solares, chacras e indios en encomienda, de concurrir a poblar los primeros y atender a los segundos en el término de seis meses, bajo apercibimiento de perder sus derechos en beneficio de los que viniesen a poblar la ciudad. La visita del funcionario debía, a su vez, beneficiar a los naturales.

En efecto: uno de los ramos del comercio en esta región era la venta de plumas (de martinetas, dice el Bando), probablemente de garzas, que los naturales recogían durante cuatro meses al año, en los montes, y que los españoles acaparaban a cambio de tabaco y yerba, en viles condiciones, esperando para el cambio a los indios en los caminos de acceso a Corrientes.

El gobernador prohibió este trueque escandaloso, ordenando, el 9 de Septiembre de 1596, que los que deseaban adquirir las plumas lo hiciesen por intermedio del Teniente de Gobernador y Escribano del Cabildo.

A la Providencia, siguieron  medidas de seguridad, una batida de importancia a los indios, refuerzo de soldados y armas. Cobraron nuevo aliento los pobladores, y cesaron por algún tiempo las hostilidades.

Los Autos proclamados por el Gobernador son:

El del 6 de Septiembre: Auto - Juan Ramírez de Velazco, Gobernador, Capitán General y Justicia Mayor de las provincias del Paraguay y Río de la Plata, emplaza por seis meses a los vecinos que tengan encomienda de indios, títulos de cuadras y tierras en la ciudad, para que vengan a poblar. Si no lo hicieran, perderán sus derechos; y

El del 9 de Septiembre: Auto - Juan Ramírez de Velazco, Gobernador, Capitán General y Justicia Mayor de las provincias del Paraguay y Río de la Plata, ordena que los naturales de la tierra no sigan haciendo sus negocios directamente con los comerciantes, sin que intervengan las autoridades competentes.

En 1596, Garcinón de Arellano(9) es nombrado Alcalde Ordinario a cargo de la Tenencia de Gobierno de Corrientes.

(9) El historiador Federico Palma, en el Cuaderno de Historia “Cronología de Gobernantes Correntinos. 1588-1963”, Serie I - Nro. 1, editado en Corrientes en 1964, cita a Garcinón de Arellano a cargo de la Tenencia de Gobierno de Corrientes. Es probable que tras el alejamiento de Corrientes de Alonso de Vera y Aragón y siendo Arellano, Alcalde Ordinario y de la Hermandad de la ciudad, haya sido puesto en ese nuevo cargo por el gobernador Juan Ramírez de Velazco. Garcinón de Arellano será -junto a otros funcionarios- quien recibirá en Septiembre al futuro Alcalde Mayor, Francisco Pérez de Burgos.

El 9 de Octubre de 1596 Francisco Pérez de Burgos presenta un Título, otorgado por Juan Ramírez de Velazco, el cual será leído y aceptado por el Cabildo. Quienes reciben este nombramiento son los cabildantes siguientes:

* Alcaldes Ordinarios y de la Hermandad: Garcinón de Arellano y Gonzalo de Mendoza;

* Regidores: Pedro López de Enciso, Martín de Rapalo, Juan Alonso de Escobar, Juan Sánchez, Juan Gutiérrez, Julio Gauna y Diego Martínez de la Orta;

* Procurador de la Ciudad: Francisco Méndez Carrasco;

* Escribano Público y de Cabildo: Ambrosio de Acosta(10).

(10) Confirmando estos datos el historiador Federico Palma informa que el Cabildo correntino está integrando de la siguiente manera (no hace figurar al Alcalde Ordinario Garcinón de Arellano ni a los Regidores Martín de Rapalo, Juan Gutiérrez y Juan Sánchez): Alcalde Mayor a cargo de la Tenencia de Gobierno: Francisco Pérez de Burgos (1596); luego el Cabildo, integrado por Francisco Pérez de Burgos, Pedro López de Enciso, Gonzalo de Mendoza, Diego Martínez de la Orta, Julio Gauna, Juan Alonso y Ambrosio de Acosta).

11 de Noviembre: Nombramiento - Alonso de Peralta es nombrado Cajero de la Hacienda de Su Magestad.

14 de Noviembre: Nombramiento - Julián Giménez es nombrado cuidador de ganado, yeguas y caballos, y le indican atribuciones. Francisco Arias de Mansilla y un tal de Esquivel prestan juramento como fiadores de Julián Giménez en el puesto de cuidador de ganado.

El 24 de Noviembre de 1596, y tras la salida de la ciudad de Francisco Pérez de Burgos, Garcinón de Arellano es nombrado Teniente de Gobernador de Corrientes. Presta juramento y da fiadores. Este es aceptado por el Cabildo como Teniente de Gobernador y Capitán General.

El 25 de Noviembre de 1596 Garcinón de Arellano se ausenta de Corrientes y viaja a Asunción para tratar negocios relacionados con la ciudad.

El 25 de Noviembre de 1596, el Alcalde Ordinario Gonzalo de Mendoza queda a cargo de la Tenencia de Gobierno. 

El 7 de Diciembre de 1596, el gobernador del Paraguay y Río de la Plata, Ramírez de Velazco, nombra Teniente General suyo a Hernando Arias de Saavedra (1597-1599).

En le período 1596-1598 Diego Ponce de León es Teniente de Gobernador de Corrientes(11).

(11) Fue nombrado por el Gobernador y Capitán General del Paraguay y Río de la Plata, Juan Ramírez de Velazco.

El 1ro. de Enero de 1597: Elección y Juramento: se eligen nuevas autoridades para el corriente año y las nombradas prestan juramento. Con la presencia del Teniente de Gobernador y Justicia Mayor, Diego Ponce de León; de los Alcaldes Ordinarios y de la Hermandad, capitán Garcinón de Arellano y Gonzalo de Mendoza; el Alguacil Mayor: Alonso Ruiz de Rojas; y los Regidores: Pedro López de Enciso, Juan Alonso y Diego Martínez de la Orta. Los cabildantes presentes eligen los siguientes:

CABILDANTES CORRENTINOS (1597)

* Alcalde Ordinarios y de la Hermandad:

- de Primer Voto: Juan Ramos de Vera;

- de Segundo Voto: Simón de Mesa;

* Regidores: Alonso Sánchez Moreno, Juan Arias de Mansilla, Hernando de la Cueva, Francisco Ortiz, Diego Pérez y Cristóbal Cano;

* Procurador de la ciudad: Alonso de Peralta;

* Escribano Público y de Cabildo: Ambrosio de Acosta;

* Mayordomo: Alonso de Cabrera.

26 de Abril: Nicolás de Villanueva es nombrado, Procurador de la Ciudad. Alonso Sánchez Moreno, Alcalde de primer voto; y Hernando de la Cueva, Diputado. Estos prestan juramento.

28 de Abril: Nicolás de Villanueva presta juramento para desempeñar el cargo de Procurador, mientras dure la ausencia del efectivo, Alonso de Peralta.

El mismo día, Nicolás de Villanueva peticiona al Cabildo, se apremie a los cuidadores de vacas, por el cumplimiento de sus obligaciones; se establezca arancel a los zapateros, carpinteros y sastres, para la venta de sus producto; se recogan los ganados sueltos pertenecientes a los huérfanos y viudas, para que los hieren y tome medidas sobre los menores que vagan sin oficio ni ocupación ninguna.

13 de Junio: Francisco Arias de Mansilla presenta un título por el cual lo nombran Alguacil Mayor. Pide a los cabildantesse le reconozca como tal. Estos lo reconocen. Francisco Arias de Mansilla, presta juramento.

(*) Cristóbal Cano Barriga es nombrado Diputado, y le encargan la vigilancia del ganado alzado que se lleva a los corrales para ser herrado.

19 de Diciembre: Francisco Medina da por fiadores a Francisco Méndez Carrasco y Diago Martínez de la Orta. Estos prestan juramento.

Septiembre u Octubre: Muere el Gobernador y Capitán General del Paraguay y Río de la Plata, Juan Ramírez de Velazco.

En Diciembre de 1597 Hernando Arias de Saavedra es Gobernador y Capitán General de las provincias del Paraguay y Río de la Plata (1597-1599).

16 de Diciembre: Teniente General de Juan Ramírez de Velazco (por Título del 7 de Diciembre de 1596 y luego elegido popularmente en Asunción el 4 de Enero de 1598). Hernandarias gobierna por primera vez.

Meses después de Diciembre de 1597, recibirá su nombramiento de Gobernador y Capitán General del Paraguay y Río de la Plata expedido el 16 de Diciembre de 1597 por el virrey del Perú, Luis de Velazco, marqués de Salinas.

El 1ro. de Enero de 1598: Elección y Juramento - Se eligen nuevas autoridades para el corriente año y las nombradas prestan juramento.

Con la presencia del Teniente de Gobernador y Justicia Mayor, Diego Ponce de León; de los Alcaldes Ordinarios y de la Hermandad, Juan Ramos de Vera y Simón de Mesa; y los Regidores: Alonso Sánchez Moreno, Juan Arias de Mansilla, Francisco Ortiz; el Alguacil Mayor, Francisco Arias de Mansilla. Los cabildantes presentes eligen los siguientes:

CABILDANTES CORRENTINOS (1598)

* Alcalde Ordinarios y de la Hermandad:

- de Primer Voto: Gonzalo de Mendoza;

- de Segundo Voto: Juan Bravo;

* Regidores: Alonso de Peralta, Bernabé Delgado, Francisco Méndez Carrasco, Juan Bernal, Juan Gutiérrez y Antón Figueroa;

* Alguacil Mayor: Francisco Arias de Mansilla;

* Procurador de la ciudad: Juan Gómez Torquemada;

* Escribano Público y de Cabildo: Nicolás de Villanueva;

* Mayordomo: Juan Bernal Cuenca.

19 de Enero: decreto - Por el cual se dispone la confección de una lista de las personas poseedoras de ganado, y le obligan a éstas a recogerlos todos los lunes, so pena de una multa.

(*) Diego Ponce de León da como fiadores a Luis Ramírez y Diego Martínez de la Orta. Estos prestan juramento en calidad de tales.

Marzo: Francisco Arias de Mansilla presenta un Título de Alguacil Mayor; se le reconoce y presta juramento.

28 de Agosto: Francisco de Medina es nombrado cuidador de ganado. este da por fiadores a Juan Alonso y a Diego Pérez; estos prestan juramento.

El 4 de Enero de 1598 y, por segunda vez, Hernando Arias de Saavedra, tras ser elegido popularmente y en virtud de la real cédula de 1537, el Cabildo de Asunción lo designa Gobernador y Capitán General del Paraguay y Río de la Plata, con el apoyo y aplauso de todos los habitantes, ignorando el nombramiento efectuado anteriormente por el virrey.

Se fijan, en Asunción, las jurisdicciones de las ciudades del Río de la Plata. La región de Cuyo -con Mendoza, San Juan y San Luis- sigue dependiendo de la Gobernación de Chile, como Corregimiento.

Hernandarias dejará el poder en 1599 cuando arribó al Plata un nuevo Gobernador.

A principios de 1598, el Gobernador y Capitán General del Paraguay y Río de la Plata, Hernando Arias de Saavedra, visita Corrientes y decide algunas medidas de progreso.

Se distribuyen a nuevos vecinos los solares y chacras abandonados nucléandose más la ciudad. El primitivo emplazamiento en el Arasaty o Pucará fue corrido hacia el Nordeste, buscándose aguas más profundas y puertos protectores.

La ciudad primitiva no fue trasladada; fue ampliada, extendida, integrada en la actual. Además se repartieron también las suertes pertenecientes al Adelantado Juan de Torres de Vera y Aragón y al capitán Alonso de Vera y Aragón.

Hernando Arias de Saavedra repitió la visita provechosa de Velazco, a los principios de 1598, con más éxito duradero que su antecesor, porque llevó a muy lejos el escarmiento de sus armas, celebró buenas paces con los vencidos, mandó traer nuevos ganados del Paraguay y puso en orden de estabilidad las cosas de la ciudad y de sus moradores.

La construcción de casas, así como el cultivo de las tierras, tomaron nuevamente impulso bajo los auspicios de la reacción consoladora y merced al empeño con que Hernandarias se consagró al bien de la colonia.

El siglo de la fundación terminará con paz. Poco habían adelantado los conquistadores en los doce años transcurridos; pero a lo menos, los guaraníes estaban quebrados, fácil era mantenerlos tranquilos y podía la colonia empezar su verdadera tarea de población; el Gobierno de Saavedra le aseguraba, además, protección eficaz.

En 1595, 1598 y 1601 se aumentó el número de tierras distribuidas en Corrientes, a las que deben añadirse las que, en 1598, se otorgaron en la costa del Chaco (el 18 y el 21 de Noviembre de 1591 se distribuyeron 259 mercedes de tierra costa arriba y costa abajo y, más hacia el Sur, con frente al Río de las Palmas, hoy Riachuelo.

También en estos actos se adjudicaron 7 suertes para dehesas y estancias. El 20 de Julio de 1595 y el 29 de Agosto de 1598 se otorgaron 163 suertes en la costa del Chaco y el 24 de Agosto y 30 de Noviembre de 1601 se agregaron otras 14 mercedes. Las adjudicaciones totalizaron 436 suertes(12).

(12) El Padrón en la “Revista del Archivo de la Provincia de Corrientes” (1909), Corrientes, tomo I, pp. 79-103. // Citado por Ernesto J. A. Maeder. “Historia Económica de Corrientes en el Período Virreinal. 1776-1810” (1981), Buenos Aires. Academia Nacional de la Historia.

El 30 de Junio de 1598, Hernandarias, en reunión con los integrantes del Cabildo se ocupa y dispone la redistribución de mercedes dadas en tierras y propiedades por el Adelantado Juan de Torres de Vera y Aragón y el capitán Alonso de Vera y Aragón.

El 1 de Octubre de 1598 Jacomé Antonio es nombrado Teniente de Gobernador, Capitán de Guerra y Justicia Mayor de Corrientes.

Hernando Arias de Saavedra lo designa el 1 de Octubre de 1598. El 3 de Octubre, en virtud del nombramiento que le expidiera Hernandarias -desde Asunción- es recibido en Corrientes como Teniente de Gobernador y Capitán de Guerra.

En su nombramiento se expresó que debía expedicionar contra los indios, distribuir el botín entre los soldados y mejorar a los encomenderos que asistiesen al empeño de afianzar las fronteras.

Inició su Adminstración cambiando el lugar en que debía levantarse la iglesia en construcción, a cuyo efecto y a tenor del Bando que hacía perder el derecho a los terrenos baldíos, vencidos los seis meses de plazo, se indicó el perteneciente a Juan de Torres Navarrete, del que tomó posesión el 31 de Octubre de 1598 el entonces cura Baltazar Gómez y la cuadra del ex Adelantado Juan de Torres de Vera y Aragón pasó a ser plaza principal.

El 10 de Octubre de 1598 Ambrosio de Acosta es nombrado Escribano Público y del Cabildo; éste da fiadores y presta juramento.

El 30 de Octubre de 1598 Juan Gómez Torquemada solicita el traslado de la Iglesia Mayor a otro sitio. El Cabildo señala sitio para la Iglesia y la Plaza de la ciudad. Además, el Cabildo ordena la posesión del terreno destinado a la edificación de la Iglesia Mayor. Poco después, Baltazar Godines toma posesión del terreno donde debe edificarse el templo.

En Octubre de 1598, el Cura y Vicario, fray Baltasar Godínez, de la Orden Seráfica, tomó posesión del terreno que fuera señalado para la Iglesia Matriz, cuya fábrica comenzó de inmediato. Hasta entonces, los oficios religiosos se efectuaban en la ermita de San Sebastián, sita en la Punta del mismo nombre.

No obstante tantas dificultades, se distinguieron los primeros pobladores por un afán de progreso que trasuntan los Acuerdos Capitulares. La quimera, siempre en el espíritu de los conquistadores, les hizo imaginar que existían en la región minas de hierro. Vana ilusión, pues nada obtendrían de aquella tierra para su sustento y adelanto si no lo lograban con el trabajo paciente y noble.

Las circunstancias determinaron que fueran primero agricultores; ganaderos lo serían después, cuando a punta de espada y lanza se internaran tierra adentro(13(14).

(13) “Revista del Archivo General de la Provincia de Corrientes” (1908), tomo I, edición de Corrientes.
(14) El esfuerzo desplegado por la población de Corrientes fue tan intenso que los primeros repartimientos de encomiendas y terrenos, comprendidos desde el Río de las Palmas (hoy Riachuelo) hasta el De los Patos, sobre el litoral del Paraná, fueron seguidos de otros en el Chaco actual, desde el río Puentes al Paraná, realizados por el Teniente General de la Gobernación, Bartolomé de Sandoval y Ocampo (1596) y por Hernando Arias de Saavedra (decretada el 29 de Junio de 1598).

El 12 de Diciembre de 1598, Juan Gómez Torquemada reitera el pedido sobre la ubicación de la Plaza.

A fines de 1598 quedó a cargo de la Tenencia de Gobierno de la ciudad el Alcalde Ordinario, capitán Gonzalo de Mendoza (1598-1600) por disposición del Gobernador y Capitán General del Paraguay y Río de la Plata, Hernando Arias de Saavedra.

El 1ro. de Enero de 1599: Elección y Juramento - Se eligen nuevas autoridades para el corriente año y las nombradas prestan juramento.

Con la presencia de los Alcaldes Ordinarios y de la Hermandad, Gonzalo de Mendoza y Juan Bravo, el primero ostentando la Tenencia de Gobierno como Capitán de Guerra y Justicia Mayor; el regidor Juan Gutiérrez (Alonso de Peralta estaba enfermo), cabildantes que eligen a los siguientes:

CABILDANTES CORRENTINOS (1599)

* Alcalde Ordinarios y de la Hermandad:

- de Primer Voto: Juan Alonso de Escobar;

- de Segundo Voto: Alonso Sánchez Moreno

* Regidores: Francisco Ortiz de Leguizamo, Diego Martínez de la Orta, Diego Pérez, Juan Gauna, Juan de Cuenca, Diego Pérez Rapalo y Hernando de Sosa.

* Procurador de la Ciudad: Gabriel de Esquivel;

* Alguacil Mayor: Francisco Arias de Mansilla y Francisco Méndez Carrillo;

* Escribano Público y de Cabildo: Ambrosio de Acosta;

* Mayordomo: Luis Ramírez

4 de Enero: Diego Martínez de la Orta es nombrado Diputado y Fiel Ejecutor.

A principios de 1599 los asesinatos de los vecinos de Corrientes y las revueltas llegan a tal extremo, que los indígenas, envalentonados, pretenden cercar a la ciudad.

Hernandarías, que se encontraba en Asunción, ordena en consecuencia una expedición contra los indios del Sur del río Corriente y ésta se realiza con instrucciones de dar muerte a los varones de pelea y que las presas se repartan entre los soldados.

El 5 de Enero de 1599 llega a Buenos Aires el Gobernador y Capitán General del Paraguay y Río de la Plata nombrado por el rey, Diego Rodríguez de Valdés y de la Banda (1599-1600).

Después del 20 de Enero, Pedro Esquivel se ofrece para ocupar el puesto de cuidador de ganados; el Cabildo lo acepta, haciéndole prestar juramento.

En los Títulos de Encomienda conservados en el Archivo de la Provincia, estipúlase que la dación se efectuaba por tres vidas, que los encomenderos debían instruir a los indios en la doctrina, enseñarles la ley natural, darles buen trato y no sacarles más tributo que los de la tasa, reservándose a los caciques sus mujeres e hijos.

Estas medidas, que formalizaban la conquista, encendieron de nuevo el encono de los naturales. A principios de 1599 los asesinatos de los vecinos de Corrientes y las revueltas llegan a tal extremo que los indígenas, envalentonados, pretenden cercar la ciudad.

Hernandarias, que se encontraba en Asunción, ordena una expedición contra los indios del Sur de Corrientes, y ésta se realiza con instrucciones de dar muerte a los varones de pelea y que las presas se repartan entre los soldados.

El 2 de Mayo de 1599, estando de paso en la Ciudad de Vera, Hernando Arias de Saavedra, en representación del gobernador de las provincias del Río de la Plata y Paraguay, ordenó por Bando que se acuchillase a cualquier indio que embarazase las construcciones(15).

(15) “Revista del Archivo General de la Provincia de Corrientes” (1908), tomo I, edición de Corrientes.

Asimismo, Hernandarias aprobó lo resuelto por el Cabildo a fines de 1598, a solicitud del Procurador, capitán Juan Gómez de la Torre, con respecto al sitio en que se fundara la ciudad, que estaba junto al Santuario de la Cruz del Milagro y se conocía entonces por “el Pucará”, y que consideraban harto expuesto a los ataques de los indios, de tal suerte que vivían los pobladores con las armas en las manos,

“con essesibos trabajos con rriesgos de que dha. población nose consiguiese y sin embargo de todos estos rriesgos tan manifiestos desampararon parte de los dhos. pobladores la dha. población, quedando los pocos que no se trasladaron, con mayor rriesgo de sus vidas, duplicando su esfuerzo, llegando las cosas a tal punto”, que la cercanía de la selva favorecía la sorpresa.

Todo ello había determinado al Cabildo a disponer se repartiesen nuevamente los solares y sitios que se dieren anteriormente a aquéllos que se ausentaron sin ánimo de volver, si bien dicho reparto se haría previa intimación para que si no regresaran dentro del plazo de seis meses, se haría efectiva la medida, porque el Cabildo consideraba que “la tierra era de quien la trabajaba y no de otro”.

Se dejaron a salvo las tierras que se dieron al Adelantado, porque “con el no abla lo dispuesto”. Esta importante resolución se hizo saber “en la plaza por voz de pregonero, y a son de caja de guerra”(16).

(16) “Revista del Archivo General de la Provincia de Corrientes” (1908), tomo I, edición de Corrientes.

El 4 de Junio de 1599, Diego Pérez, en la elección de año nuevo es electo Regidor. Presta juramento.

(*) Juan Gauna y Juan de la Cuenca son electos Regidores, quienes prestan juramento.

El 5 de Julio de 1599, Francisco Arias de Mansilla presenta un Título de Alguacil Mayor. Lo reciben por tal. Este da fiadores y presta juramento como Alguacil Mayor.

(*) Juan Gómez Torquemada es notificado de una petición.

17 de Julio: Francés de Beaumont y Navarra es nombrado Teniente General del Gobernador y Capitán General del Paraguay y Río de la Plata, Diego Rodríguez de Valdez y de la Banda (1601-1602).

1 de Septiembre: Francisco Méndez Carrasco presenta un Título de Alguacil Mayor. Lo reciben como tal. Este da fiadores y estos prestan juramento. Francisco Méndez Carrillo presta juramento como Alguacil Mayor.

El 22 de Diciembre de 1599, Diego Martínez de Irala presenta un Título de Teniente de Gobernador, Capitán de Guerra y Justicia Mayor. Es reconocido como tal. Irala presenta sus fiadores, que son aceptados. Fue nombrado Teniente de Gobernador y Capitán de Guerra en Diciembre de 1599, por el Teniente General  Francés de Beaumont y Navarra.

Pese al desagrado con que se recibiera el nombramiento de persona ajena al vecindario, su Administración se hizo simpática poco a poco y pudo gobernar largo tiempo.

El 22 de Diciembre de 1599 fue nombrado Teniente de Gobernador, Justicia Mayor y Capitán a Guerra, el capitán Diego Martínez de Irala (1599-1603), natural de Asunción, hijo natural de una india guaraní y del célebre conquistador y gobernador del Paraguay, general Domingo Martínez de Irala. Era, pues, un mestizo, un “mancebo de la tierra”.

Su nombramiento lo hizo Francés de Beaumont y Navarra, Teniente General de Gobernador y Justicia Mayor de las provincias del Río de la Plata por Diego Rodríguez de Valdes y de la Banda.

Durante su Gobierno ocurrió un hecho trascendental. En el Acuerdo capitular del 10 de Marzo de 1603 fue designado maestro de escuela, para que enseñara a los niños a leer, escribir, contar y la Doctrina cristiana, Ambrosio de Acosta, mediante la retribución de un peso de plata por cada uno de ellos(17).

(17) “Actas Capitulares de Corrientes” (1941), edición de la Academia Nacional de la Historia, tomo I, p. 198, Buenos Aires.

Al comenzar el siglo XVII ya estaban ocupadas las tierras aledañas y se dedicaban en ellas a la labranza los fundadores pero, no contentos con la limitación a que estaban reducidos, se organizaron “entradas” hacia el Interior del “continente”, para establecerse en estancias y aprovechar del ganado vacuno que habían llevado en Enero de 1588 y que, hasta entonces, se encontraba guardado en espaciosos corrales.

No se pudo impedir que muchos animales escaparan a la rigurosa vigilancia puesta por el Cabildo y huyeran hacia la campaña, multiplicándose.

El 1ro. de Enero de 1600: Elección y Juramento - Se eligen nuevas autoridades para el corriente año y las nombradas prestan juramento.

Con la presencia del Teniente de Gobernador, Capitán de Guerra y Justicia Mayor, Diego Martínez de Irala; de los Alcaldes Ordinarios y de la Hermandad, Juan Alonso de Escobar y Alonso Sánchez Moreno; el Alguacil Mayor, Francisco Méndez Carrillo; y los Regidores: Francisco Ortiz de Leguizamo, Diego Martínez de la Orta, Diego Pérez, Juan Gauna, Juan de Cuenca;  cabildantes que eligen a los siguientes:

CABILDANTES CORRENTINOS (1600)

* Alcalde Ordinarios y de la Hermandad:

- de Primer Voto: Alonso de Peralta;

- de Segundo Voto: Pedro Fernández;

* Regidores: Simón de Mesa, Bernabé Delgado, Gabriel de Esquivel,

* Alguacil Mayor: Francisco Arias de Mansilla, y Francisco Méndez Carrillo;

* Fiel Ejecutor: Simón de Mesa;

* Procurador de la ciudad: Juan Gómez Torquemada;

* Escribano Público y de Cabildo: Cristóbal Cano Barriga; luego, Alonso Sánchez Moreno.

(*) Los capitulares correntinos manifiestan, a través de una Declaración, que no son parientes entre sí.

El 25 de Enero de 1600 se dan a conocer los límites de la Ciudad de Corrientes, según la fundación de Juan de Torres de Vera y Aragón:

- Al Sudoeste y Sur, el arroyo Ysyry (agua que corre), que luego se llamó Salamanca, y la parte agrícola ocupada por los indios, denominada Lomas.

- Al Este, dos arroyos barrancosos, Poncho Verde y Arazá, que desembocan en el Paraná, cuya costa es el límite Norte de la ciudad.

La Ciudad de Corrientes debió luchar tenazmente en el siglo XVII para arraigar en la tierra y expandir su jurisdicción. Fundada por un puñado de españoles, criollos y mestizos llegados desde Asunción, debió emplear sus primeros años en trazar y edificar la ciudad, definir las zonas de chacras y dehesas para el ganado e imponer su dominio sobre los indios comarcanos, encomendándolos a los principales vecinos y capitanes.

Su economía se apoyó, desde un comienzo en la agricultura y la ganadería. Ambas actividades constituyeron la base de un sistema productivo cerrado y autosuficiente, cuyos excedentes de producción servían para mantener un rudimentario intercambio con las ciudades vecinas de Asunción y Santa Fe.

La agricultura, practicada en las chacras de la ciudad, proporcionaba los alimentos y textiles necesarios para el sustento y vestido de la población. En ellos se combinaban los cereales y frutos europeos con los productos aborígenes tales como el maíz, la mandioca, el zapallo y el algodón.

Esas labranzas merecieron siempre una atención preferente de los vecinos, que en la época de la siega llamaban a sus indios de encomienda a cumplir su mita en el trabajo de recolección de los frutos.

Pero, sin perjuicio de la importancia inicial de la agricultura, que significó en el siglo XVII casi el 80 % de los diezmos anuales, la ganadería pasó a convertirse en un rubro de importancia creciente en el desarrollo correntino.

Su origen estuvo en las tropas de vacunos y equinos arreados por Hernandarias desde Asunción en 1588. La propiedad de ese primer plantel perteneció al fundador Alonso de Vera y Aragón, pero su posterior alejamiento hizo que los vecinos utilizasen como propios o del común los animales dispersos y sin marca de esos rebaños alzados.

Los herederos de Vera reclamaron como propios esos vacunos y vendieron o autorizaron el derecho a vaquear en ellos hasta fines del siglo.

31 de Enero: Alonso Sánchez Moreno presenta su nombramiento de Escribano Público y de Cabildo, señala sus fiadores y presta juramento del cargo. En la misma fecha, Francisco Arias de Mansilla es nombrado Fiel Ejecutor y Diputado.

4 de Febrero: Designación de un Alcalde Ordinario y de Procurador; Pedro Fernández, para el primer puesto; y Juan Gómez Torquemada, para el segundo.

23 de Febrero: Pedro Fernández toma posesión de su cargo de Alcalde Ordinario y presta juramento.

7 de Marzo: Simón de Mesa presta juramento al tomar posesión de su cargo de Fiel Ejecutor.

20 de Diciembre: Muere el Gobernador del Paraguay y Río de la Plata, Diego Rodríguez de Valdés y de la Banda. Lo sucede Francés de Beaumont y Navarra (1601-1602), como Teniente General interino, por Título del 17 de Julio de 1599.

Información adicional