El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

LOS PRIMEROS AÑOS DE LA CIUDAD DE VERA

Si pretendemos imaginar que en los primeros años de existencia de la Ciudad de Vera los pobladores dedicaron su tiempo a edificar sus casas, iglesia y cabildo, estamos muy alejados de la realidad. Durante casi diez años, permanecieron los vecinos habitando el Fuerte que se construyó en la fundación(1).

(1) Archivo General de Indias, Sevilla (España). // Charcas. Información de Méritos y Servicios del Adelantado Juan de Torres de Vera y Aragón, folios 7r/7v: “( ... ) y poblada la dicha ciudad y habiendo pasado el ganado a ella y habiendo puesto en orden las cosas de su gobierno justicia y regimiento, hizo edificar un fuerte que fue muy importante para su conservación y seguridad ( ... )”. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

En el transcurso de esos años se sucedieron acontecimientos terribles, como lo fue la matanza de la mandioca y el cerco del Fuerte por los indios guaraníes de la provincia del Paraná.

Esta realidad queda en parte plasmada en la Información de Méritos y Servicios que realiza, en el año 1637, el Padre Francisco Ruiz de Rojas(2).

(2) Archivo General de Indias, Sevilla (España), // Charcas, 91, N.6, Asunción, 18 de Abril de 1637. Información de Méritos y Servicios del padre, abuelo y demás ascendientes de Francisco Ruiz de Rojas, clérigo diácono de la diócesis de Asunción. Hijo del capitán Alonso Ruiz de Rojas y de María de Luján, nieto del Alguacil Mayor Bernabé de Luján, bisnieto del capitán Juan Delgado. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Relatando los servicios de su padre, el Sargento Mayor Alonso Ruiz de Rojas, manifiesta que

“a servido con mucha lealtad y aceptación de los gobernadores, pacificando y allanando los indios revelados que estaban por conquistar, como fue en la fundación y formación de la ciudad de las Corrientes, asistiendo en ella en un fuerte nueve años, que estaba fortificada y con presidio con continuas guazábaras(3), como los enemigos que la querían despoblar”.

(3) Batallas entre indios y españoles. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Estos relatos se ven enriquecidos por las declaraciones de los testigos, uno de los cuales manifiesta que

“estuvo por poblador y conquistador en la ciudad de la Concepción y en la de las Siete Corrientes, donde padeció con los demás sus compañeros muy grandes trabajos y calamidades de hambre, desnudes y riesgo de vida por los continuos asaltos y acometimiento que los naturales hacían a las nuevas poblaciones hasta que a puras armas y rigor se sujetaron”,

no siendo menos dramáticas las declaraciones de otro testigo, que expresaba que

“poniendo su vida a riesgo de perderla por ser los indios de aquella provincia, que es la del Paraná río abajo y río arriba, muy belicosos y que cada día daban asaltos a la dicha nueva población y se halló en el asalto que los dichos indios dieron a la dicha ciudad, que intentaron despoblarla y matar a todos los españoles y llevarse las mujeres, donde acudió el dicho capitán Alonso Ruiz de Rojas con mucho esfuerzo y valor ayudando a todos los soldados que se hallaron en el dicho asalto”.

Si bien a la población asistieron casi doscientos soldados, entre casados y solteros, muchos de ellos ya se habían retirado al año de fundada, porque su misión se limitaba a realizar tareas de conquista y resguardo de la nueva población; uno de estos casos es el del capitán Hernandarias de Saavedra.

Durante este período se realizó el descubrimiento y empadronamiento de los naturales comarcanos, con el fin de realizar los repartos de indios en encomienda a los vecinos pobladores, tarea que estuvo a cargo del capitán Hernando Arias de Saavedra(4).

(4) Archivo General de Indias, Sevilla (España). // Patronato, 136, N.1, R.6. Declaración del capitán Francisco González de Santa Cruz. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Los repartos de indios en encomienda se comenzaron a realizar en el mes de Noviembre del año 1588, lo que significa que la tarea de empadronamiento le demandó siete meses al capitán Hernandarias.

“En la Ciudad de Vera en dos días del mes de noviembre de mil quinientos ochenta y ocho años, Alonso de Vera y Aragon, Capitán General y Justicia Mayor en esta dicha Ciudad y Provincias del Paraná, Uruguay, Tape, hasta la Mar del Norte, San Francisco y Viasa, y Guayrá, por el Adelantado Juan de Torres de Vera y Aragon, Gobernador Capitán General y Justicia Mayor y Alguacil Mayor en todas estas Provincias del Río de la Plata, por S. M. Por cuanto conviene al servicio de Dios nuestro Señor y de S. M. y al aumento, conservación y utilidad de esta dicha Ciudad, y usando de los Poderes que para ello tengo, que por su notoriedad, no van aquí insertos guardando y cumpliendo la instrucción de S. M., Yo, en nombre de S. M. encomiendo los pueblos, Caciques y Principales, e Indios a ellos sujetos, con todas sus tierras, montes, aguadas, pesquerías, y cazaderos por tres vidas, como S. M. lo manda, a los Pobladores, y Conquistadores, en las Poblaciones nuevas de estas Provincias, con que sean obligados a darles doctrina suficiente, y a tener casa formada en esta dicha Ciudad de Vera, armas, y caballos, para la conquista, pacificación, y sustentacion de ella, y para las cosas que convinieren al servicio de S. M con cargo, y gravamen que el que se fuere de esta dicha Ciudad dentro de cinco años, sin licencia del Juez Superior de ella, y el que la llevare y no volviere dentro el término de la licencia que llevare, queden los Indios vacos para encomendarlos a las personas que sirvieren dicha vecindad y encomienda; y así lo firmé de mi nombre, en presencia del presente Escribano = Alonso de Vera y Aragón = pasó ante mí, Nicolás de Villanueva, Escribano Público y Gobernación”(5).

(5) Publicado en el “Telégrafo Mercantil...” de la Ciudad de Buenos Aires, el Domingo 25 de Abril de 1802, Nro. 17, tomo III, folios 249-258. El periódico “Telégrafo Mercantil” publicó en su edición dominical del 25 de Abril una transcripción paleográfica de los Padrones de Repartimientos de Indios en Encomiendas practicados en la Ciudad de Vera, que se encontraban resguardados en el Archivo Provincial, hasta ese momento en buen estado de conservación. Hoy día, más de 200 años más tarde, estos documentos son prácticamente ilegibles y están resguardados en el Archivo General de la Provincia de Corrientes, Sala I, Documentos de Gobierno, tomo 1, folios 30/63v. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

En este primer reparto fueron favorecidos 57 vecinos fundadores, además de las encomiendas que se dieron al Adelantado Juan de Torres de Vera y Aragón y al capitán Alonso de Vera y Aragón, "el Tupí".

Entre el 10 de Mayo de 1589 y el 31 de Mayo de 1593 se fueron encomendando indios escalonadamente a otros vecinos y, en algunos casos, se entregaron nuevas encomiendas a pobladores que ya fueron beneficiados en el primer reparto del año 1588.

Algunos de los favorecidos en los últimos repartos fueron soldados que vinieron con Hernandarias y "el Tupí", con posterioridad a la fundación, en auxilio y resguardo de la ciudad, como es el caso del capitán Gonzalo de Mendoza, que llegó a ser Teniente de Gobernador(6).

(6) Hay dudas con respecto a esta afirmación. Estrictamente, en principio se puede decir que Gonzalo de Mendoza no fue Teniente de Gobernador de Corrientes sino Alcalde Mayor de la ciudad, a cargo interinamente de la Tenencia de Gobierno. De acuerdo a la “Revista del Archivo de la Provincia de Corrientes” - “Acuerdos del Extinguido Cabildo” -editada en 1914- el 9 de Octubre de 1596 Francisco Pérez de Burgos presenta Título otorgado por Juan Ramírez de Velazco, Gobernador y Capitán General del Río de la Plata y Paraguay. El Título es leído y aceptado por el Cabildo de la Ciudad de Vera. El 24 de Noviembre de 1596 y tras la salida de Francisco Pérez de Burgos de la ciudad, Garcinón de Arellano es nombrado Teniente de Gobernador de Corrientes. Presta juramento y da fiadores. Un día después, el 25 de Noviembre de 1596, Garcinón de Arellano se ausenta de Corrientes y viaja a Asunción para tratar negocios relacionados con la ciudad, dejando en su reemplazo a Gonzalo de Mendoza, Alcalde Ordinario, quien queda a cargo de la Tenencia de Gobierno de la ciudad. Poco más de un mes más adelante, en el Acta del 1ro. de Enero de 1597, de elección de cabildantes, firman: Diego Ponce de León como Teniente de Gobernador y Justicia Mayor -quien fue nombrado por el Gobernador y Capitán General del Paraguay y Río de la Plata, Juan Ramírez de Velazco (que gobernó desde su llegada a Buenos Aires, en Marzo o Abril de 1596, y murió en Septiembre u Octubre de 1597, según datos proporcionados por Ernesto J. Maeder en su “Nómina de Gobernantes...”); y Gonzalo de Mendoza, como Alcalde Ordinario y de la Hermandad saliente. A esta información debe agregarse lo que indica Maeder en la obra citada, y es que Juan Ramírez de Velazco nombró su Teniente General a Hernandarias, por Título del 7 de Diciembre de 1596.

La vida cotidiana de los vecinos pobladores transcurría mayoritariamente en el Fuerte y en sus inmediaciones. El fuerte estaba ubicado en el sitio denominado Arasaty, la última de las siete puntas que tenía el paraje. Consistía en una empalizada de mediana altura con una entrada principal y, dentro de él, los ranchos que servían de habitación a los pobladores.

El ejido, que se había delineado en la fundación, todavía no podía ser ocupado por la inseguridad que generaban los indios con sus continuas incursiones y robos.

Durante este período gran parte del ganado que se había traído en la fundación, escapó y se internó en la campaña multiplicándose prodigiosamente. Este ganado se convirtió en “cimarrón”(7), y pasaría a tener un papel preponderante en la futura economía de la provincia, por la abundancia  que de él habría.

(7) Cimarrón: se dice del animal doméstico que se hace salvaje. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

El acoso continuo que realizaban los indios de diferentes naciones a la ciudad imposibilitaba el avance de la población, más aún cuando tomaban prisioneros a los indios amigos para servirse de ellos como esclavos(8).

(8) Los indios que no aceptaban al español veían con malos ojos a los que lo hacían; generalmente los tomaban cautivos y los utilizaban como esclavos para su servicio. Otros corrían una peor suerte, ya que eran asesinados. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Algunos pobladores empezaron a pensar en la idea de abandonar la población y quizás esta idea estaba amparada por el mismo Hernandarias que los acaudillaba, como los acaudilló cuando los trajo a la población.

Esta situación produjo la inmediata reacción de Alonso de Vera y Aragón ("el Tupí"), el 12 de Julio de 1588, quien libró un Bando de gobierno en el cual intimaba a Hernandarias que no abandonase la ciudad:

“( ... ) el general Alonso de Vera y Aragón justicia mayor de esta ciudad, mandó a mi el presente escribano notificase al capitán Hernandarias de Saavedra, vecino y poblador de esta ciudad, que so pena de la vida y dado por traidor no sea osado a salir de esta dicha ciudad sin su licencia y lo contrario haciéndole por condenado en la pena arriba contenida ( ... )”(9).

(9) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Sala 1, Actas Capitulares, tomo 1, folios 68v. Bando del 12 de Julio de 1588. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

El Escribano Nicolás de Villanueva tuvo a su cargo la misión de notificarle al propio Hernandarias esta decisión del Teniente de Gobernador. El tenor de la redacción del Bando no deja dudas de la responsabilidad que tenía Hernandarias en la idea de la despoblación.

Seguidamente libró otro Bando de gobierno, esta vez dirigido a la población, que expresaba que “conviene que ninguna persona de cualquier calidad que sea, no sea osado de salir de esta ciudad por mar ni por tierra so pena de la vida y dado por traidor y esto dijo que mandaba y mandó se pregonase con tambor y voz de pregonero y porque no venga nadie a caer en ignorancia”(10).

(10) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Sala 1, Actas Capitulares, tomo 1, folios 69. Bando del 12 de Julio de 1588. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Evidentemente, los ánimos se aquietaron y gracias a la firmeza demostrada por "el Tupí", la población siguió adelante y Hernandarias abandonaría la población por el mes de Abril de 1596, una vez concluida la misión que le fue encomendada por el Adelantado.

Información adicional