El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

¿Se cambió de lugar la ciudad en algún momento?

Mucho se ha discutido sobre este tema. Manuel Florencio Mantilla afirma que la ciudad siempre estuvo ubicada en la traza que se delineó en la fundación; Ramón Contreras y Manuel Vicente Figuerero sostienen que la traza de la ciudad cambió de lugar(1).

(1) Manuel Florencio Mantilla. “Antigüedades” (1898), Corrientes; Ramón Contreras. “Recuerdos Históricos sobre la Fundación de Corrientes” (1888), Corrientes; Manuel Vicente Figuerero. “Lecciones de Historiografía de Corrientes” (1929), Primera Parte, Buenos Aires. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Contreras y Figuerero, para sustentar sus afirmaciones, se apoyan en la Petición que el capitán Andrés de Figueroa, Procurador General de la Ciudad de Vera, presentó al Cabildo, el 5 de Abril de 1688, en la cual se cita una Petición del Procurador Juan Gómez Torquemada del año 1598.

Contreras y Figuerero incurrieron en un error al malinterpretar el escrito del Procurador Figueroa. No investigaron los antecedentes y gestiones previas realizadas por el Procurador Gómez Torquemada. Por ende, Mantilla tenía razón.

La Petición del año 1668 del Procurador Figueroa hacía referencia al momento en que los pobladores se mudaron del Fuerte a la traza de la ciudad y esto fue posible una vez mermado el continuo acoso que los indios hacían sobre la población.

La ubicación de la traza de la ciudad nunca cambió de lugar; lo que sí cambió fue la distribución de la traza de la ciudad y esto se debió a la existencia de solares que quedaron vacíos por la ausencia de sus propietarios.

Esto motivó que el Procurador Gómez Torquemada iniciara una serie de gestiones tendientes a reasignar los solares vacíos y para ello necesitaba tener la debida autorización del gobernador.

En el año 1596, el gobernador Juan Ramírez de Velazco libró un Auto, por el que dispuso que:

“( ... ) dentro de seis meses primeros siguientes de la publicación y pregón de este Auto y edifiquen en las dichas cuadras y solares sus casas y labren, y que beneficien las dichas tierras en conseguimiento de sus vecindades con apercibimiento que habiendo pasado los dichos seis meses sin haber venido y edificado sus casas quedara y declarará y desde luego dio y declaró los indios que así tuvieren encomendados por vacas y las dichas cuadras y solares y tierras por perdidas todo en cabeza de Su Majestad para lo dar y hacer merced en su real nombre de todo ello a personas beneméritas y que consigan las debidas vecindades ( ... )”.

Manifestaba además el gobernador, en su Auto, que la ciudad, “estando como está en tan buen puesto, sitio y lugar”, dando a entender que la ciudad estaba bien delineada y en un buen lugar.

Como consecuencia de estas gestiones, se reubicó la plaza y la Iglesia Matriz.

Idéntica medida dictó el gobernador Hernandarias, en el año 1598, intimando a los propietarios a poblar sus solares, caso contrario, los perderían(2).

(2) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Sala 1, Actas Capitulares, tomo 1. El 15 de Febrero de 1598 el gobernador Hernandarias libró un Auto en el que ordenaba a los pobladores que pueblen los solares que tienen repartidos y los pertenecientes a personas que se hallen ausentes se den por vacos. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Durante el Gobierno del capitán Diego Martínez de Irala(3) se procedió a la reorganización de la traza de la ciudad, a la que el gobernador Hernandarias denominó traza del nuevo pueblo, en su Auto del año 1602, en el que expresaba:

“Por parte del Procurador de esta ciudad Juan Gómez Torquemada, en nombre de los moradores de ella, diciendo que la traza y padrón que se hizo en esta ciudad en el tiempo de su fundación y los solares y cuadras que se dieron y repartieron a los vecinos y pobladores de ella, y los escribanos de ésta haberla testimoniado, y Alonso de Vera y Aragón siendo justicia mayor de esta ciudad dio chácara a supuesto pariente, a quien quiso, y dando solares y cuadras a personas que en la vida han visto esta ciudad ni se han hallado en ella no teniendo atención a los pobladores y conquistadores de ella, y a las mujeres hijas de los tales, de que habían recibido notorio agravio, y después el capitán Diego Martínez de Irala, mi lugar teniente, había hecho otra conforme a la traza del pueblo nuevo ( ... )”(4).

(3) Diego Martínez de Irala fue Teniente de Gobernador de la Ciudad de Vera desde el 22 de Diciembre de 1599 al 27 de Septiembre de 1603. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.
(4) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Sala 1, Judiciales, tomo 22, folios 49r/49v. Auto del gobernador Hernandarias del año 1602. En este documento ya se evidencia la enemistad de Hernandarias con la familia Vera y Aragón, a la que persiguió sistemáticamente con el fin de perjudicarla, como lo hizo con Isabel de Salazar, mujer de Alonso de Vera y Aragón, el “Cara de Perro”, a la que le quitó la mitad de su encomienda. // Todo citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

El gobernador Hernandarias disponía, además, que se dieran por nulos los repartos que se dieron a personas que se encuentran ausentes de la población y se repartan a otros vecinos que están en la defensa de la ciudad.

Información adicional