El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

¿Existió el Milagro de la Cruz?

Este es un tema polémico que suscitó apasionados debates a lo largo de la historia correntina. En él se oponen posturas científicas contra posturas religiosas y tradicionalistas.

En el año 1713, se realizó en la Ciudad de Vera una Información jurídica para determinar la veracidad del Milagro de la Cruz. Se interrogó a los vecinos más antiguos de la ciudad y, en general, manifestaron que el conocimiento que tenían les había sido transmitido por sus antepasados, sin dar ningún detalle en concreto del suceso.

La Información fue remitida a Roma con el fin de legitimar el Milagro de la Cruz. La Santa Sede no emitió ninguna respuesta por lo que se estima que las pruebas presentadas fueron insuficientes.

La leyenda relata la aventura de 28 soldados que salieron del Fuerte y, al ser sorprendidos por los indios se construyeron una pequeña fortificación en la que resistieron al amparo de una Cruz que estaba situada muy cerca de ellos, a la cual los indios pretendieron prender fuego y, no pudiendo lograr su objetivo, fueron muertos por un rayo fulminante que dejó pasmados a lo demás indios, que luego se rindieron.

El suceso detallado no existe en ningún documento oficial y nunca fue señalado el origen documental que dio forma a esta narración.

Por su parte, el Padre Guevara, de la Compañía de Jesús, dice:

“Tomada posesión del sitio, erigieron los españoles el sacrosanto madero de la Cruz en paraje algo distante del fuerte, que levantaron para reparo contra los infieles. Arrimáronse estos en gran número para desalojar los nuevos huéspedes, los cuales, con esfuerzo y valor, frustraron las diligencias de los indios.
“Entonces, uno de ellos, que acaso descubrió el santo madero, explicó su furia contra él, aplicando fuego, para convertirlo en cenizas. Pero las llamas respetaron la Santa Cruz, y el sacrílego cayó muerto de un balazo.
“Consérvase, hasta el día de hoy, el sagrado leño, que en memoria del suceso se llama la Cruz del Milagro”(1).

(1) Padre Guevara, de la Compañía de Jesús. “Historia del Paraguay, Río de la Plata y Tucumán” (1836), primera edición, capítulo XIII, pp. 158-159, Buenos Aires. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Sin embargo, consta en un documento un suceso, que debió haber ocurrido en el tiempo que "el Tupí" estaba realizando la conquista y trabajos previos a la fundación jurídica de la ciudad.

El documento de referencia es la carta que el Cabildo de la Ciudad de Vera dirige a la Real Audiencia de La Plata con el fin de que Alonso de Vera y Aragón, "el Tupí", permanezca en su oficio de Teniente de Gobernador y no sea alcanzado por la Provisión de la Real Audiencia, que prohibía ocupar cargos de Tenientes a los parientes del Adelantado.

En unos de sus párrafos, el documento dice:

“( ... ) y así fue Nuestro Señor servido para que se tuviera victoria con los indios guaraníes, que hacían muchos desastres por navegación y camino, en cierta batalla que se tuvo con ellos y, conseguida la victoria, por ser indios tan belicosísimos, se ha asegurado este camino que, desde antes, se suele andar con copia de gente, se andan ahora los hombres solos ( ... )”(2).

(2) Archivo General de la Provincia de Corrientes, Sala 1, Actas Capitulares, tomo 1, folios 74/74v. San Juan de Vera, 20 de Agosto de 1588. Traslado de la carta que el Cabildo, Justicia y Regimiento de la Ciudad de Vera dirigió a la Real Audiencia de La Plata. // Citado por Gustavo Miguel Sorg. “Juan de Torres de Vera y Aragón (Nueva historia de la fundación de la Ciudad de Vera)” (2007). Edición del Autor.

Los párrafos: “fue Nuestro Señor Servido para que se tuviera victoria” y “cierta batalla que se tuvo con ellos”, dan a entender que, con la ayuda de Dios se consiguió la victoria en una batalla que se tuvo con los indios guaraníes. Esta carta fue confeccionada el 20 de Agosto de 1588, a escasos cuatro meses de la fundación.

Las Actas Capitulares y documentos de Gobierno no hacen referencia a ninguna batalla que se haya tenido desde la fundación hasta la citada fecha de la carta.

Es desde el momento mismo de la fundación jurídica en que comienzan a registrar los actos de gobierno y cualquier otro acontecimiento de su incumbencia.

Es por ello que se estima que esta batalla debió suceder antes de la fundación y en ella debió ocurrir algo especial que justifique la redacción de los párrafos citados en la carta.

Información adicional