El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La Columna conmemorativa

- Acta de erección de la Columna(1)

(1) “Centenario de la Columna Conmemorativa (1828-4 de Mayo-1928)” (1929), p. 191, Corrientes. Imprenta del Estado. // Citado por Hernán Félix Gómez. “La Fundación de Corrientes y la Cruz de los Milagros” (1973), Corrientes. Edición del Banco de la Provincia de Corrientes.

“En la Ciudad de San Juan de Vera de las Siete Corrientes, a los cuatro días del mes de Mayo, año de 1828, habiendo concurrido el Excelentísimo señor, coronel mayor de los ejércitos de la Patria, gobernador-intendente y capitán general de la Provincia, Dn. Pedro Ferré, con todas las honorables corporaciones, y pueblo que la compone, al lugar en que los fundadores de esta ciudad erigieron el primer santuario y depósito del augusto simulacro de la Santísima Cruz, a cuya conmemoración hoy hace solemne colocación de una columna(2), levantada en memoria y perpetuidad de los portentosos sucesos con que protegió a dichos fundadores, en los repetidos ataques con que fueron hostilizados por los naturales de este continente, en el período de su fundación; y estando allí, declaró S. E. ante aquel numeroso concurso, los principios que abrazan tan maravillosa memoria, y los del deber de una eterna gratitud, a que lo constituye al pueblo correntino, dando por legalmente erigido aquel monumento público, a los fines indicados, con cuya memoria y otras manifestaciones de júbilo, y mandó extender la presente acta, que debe permanecer en el archivo de la Secretaría de Gobierno, para perpetua constancia, firmándola S. E. con el Vicario Delegado Eclesiástico por el diocesano y el Alcalde Mayor, y refrendándola el ministro secretario de Gobierno con autorización del Escribano Público”.

PEDRO FERRE

Juan Francisco Cabral                                                                          Domingo Latorre

Eusebio Antonio Villagra
Ministro Secretario de Gobierno por mandato de S. E.
José Ignacio Rolón
Escribano Público y de Gobierno

(2) Su arquitectura es regular y de un orden compuesto; la altura, de nueve varas, desde la base hasta la cúspide, que remata en un globo. Tiene dos planchas grabadas y embutidas en la misma Columna. La primera, que mira al Oriente, tiene por trofeo una Cruz en campo de fuego, rodeada de nubes y orlada con el siguiente mote: “Dextera domini fecit virtutem” - Salm. 117, Vers. 16.
Al pie de la Cruz se halla la inscripción siguiente: “El pueblo correntino erige este monumento en testimonio de su GRATITUD al soberano AUTOR de los portentos, por los que su diestra omnipotente se dignó obrar a favor de SUS PADRES en el memorable día 3 de Abril de 1588”.
La segunda plancha, que mira al Occidente, tiene por trofeos partes del cuerpo de un monstruo, armas y otras insignias militares, con la siguiente inscripción: “El mismo PUEBLO CORRENTINO, en homenaje de su augusto respeto a la memoria de sus veintiocho ilustres progenitores, en el día 3 de Abril de 1588”.
La Columna está circunvalada de una balaustrada, y fabricada en el centro mismo de la primera capilla, que los descubridores erigieron a la Santísima Cruz, sita en el monte del Arasaty. Desde la iglesia actual de la Cruz, hasta la Columna, se ha abierto un camino de veinte varas de ancho, siguiendo rumbo recto hasta el río Paraná, que tendrá mil setecientas varas de largo, quedando la Columna en medio de una plaza de cien varas de diámetro.
// Citado por Hernán Félix Gómez. “La Fundación de Corrientes y la Cruz de los Milagros” (1973), Corrientes. Edición del Banco de la Provincia de Corrientes.

- Alocución pronunciada por Su Excelencia al tiempo de la erección constante en el Acta precedente

“Magistrados; venerable clero; respetable pueblo:
“Nunca puede darse más motivo augusto, ni que existe la más tierna emoción en nuestros corazones, como el primer monumento público que el pueblo correntino, en prueba de su patriotismo y gratitud, erige a la memoria de sus primeros padres.
“El nos recuerda, por lo menos, la prodigiosa fundación del gran pueblo que habitamos, y el brillante triunfo que aquéllos obtuvieron en este mismo lugar el tres de Abril de mil quinientos ochenta y ocho, sin más protección que la Divina Providencia, y sin otro símbolo de fortaleza que la ‘Santísima Cruz’ que hoy celebramos, con cuyo portento, la ‘religión Católica’ quedó afianzada en este territorio.
“Ciudadanos, habitantes todos: Eternicemos la memoria de nuestros Héroes, imitando sus virtudes y magnánima decisión por sostener el suelo, que para ellos no tuvo otro derecho que el de haber sido recibidos en su seno, y para nosotros el habernos visto nacer; habitar en él en tranquila posesión vuestras familias, y producir con su fertilidad vuestra propia fortuna; y con doble motivo inmortalizaréis la vuestra en las futuras generaciones.
“Compatriotas: Si las naciones cultas, para perpetuar los nombres de sus fundadores, conservan intacta la memoria de sus dignos ascendientes, levantando columnas, labran estatuas de prodigiosa hermosura, nada importa que la que tenemos a la vista no llegue en valor y excelencia a aquéllas, cuando nuestra gratitud quede grabada en más noble materia, en mejores mármoles, cuáles son nuestros mismos corazones. He dicho”.

- La lectura de los hechos por un escritor contemporáneo

Este monumento, que fue el primero de Corrientes, fue inaugurado el 4 de Mayo de 1828 durante el Gobierno de Pedro Ferré, con asistencia del pueblo de la capital y de las autoridades provinciales(3).

(3) Antonio Emilio Castello. “Historia Ilustrada de la provincia de Corrientes” (1999).

Fue levantado como homenaje al suceso de la Cruz del Milagro en el lugar en que ella estuvo y donde los españoles erigieron la ermita para guardarla

Tenía una altura de nueve varas desde la base -de forma octogonal- hasta la cúspide, que remataba en un globo. Tenía embutidas dos planchas de hierro ovaladas, en la primera de las cuales se veía por trofeo una Cruz, en campo de fuego, rodeada de nubes y orleada con la siguiente inscripción: “Dextera domini Facit virtutem. Salm 117. Vers. 16”.

Al pie de la Cruz decía lo que sigue:

“El pueblo correntino erige este monumento en testimonio de gratitud al soberano autor de los portentos por los que su diestra omnipotente se dignó obrar a favor de sus padres en el memorable día del 3 de Abril de 1588”.

La segunda plancha tenía por trofeos parte del cuerpo de un monstruo, que algunos han dicho que era un caballo, armas y otras insignias militares, con la siguiente inscripción:

“El mismo Pueblo correntino, en homenaje de su augusto respeto, a la memoria de sus veintiocho ilustres progenitores, en el día 3 de Abril de 1588”.

Fue reconstruida en 1888 por el ingeniero Juan Coll porque, a consecuencia de un rayo, se había partido en dos. Se le agregó una Cruz sobre el globo que la coronaba.

En esa época, el lugar donde estaba emplazada era conocido con el nombre de “Plaza de los 28 Héroes” pero, pero a partir de 1920, se le dio la denominación de “Juan de Torres de Vera y Aragón”.

Una ancha calle la unía con la Iglesia de la Cruz del Milagro, y llevaba el nombre de la Columna pero, en 1902, una Ordenanza le señaló la denominación de Avenida 3 de Abril.

Por Decreto del 10 de Diciembre de 1945 la Columna fue declarada Monumento Histórico.

Al cumplirse un siglo de su inauguración se colocó bajo la placa primitiva otra de bronce, con la siguiente inscripción:

“El Gobierno y el Pueblo de Corrientes, en el Primer Centenario de la erección de esta Columna. Corrientes, Mayo 4 de 1928”.

VER:

La Columna

De la columna

Información adicional