El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El nombre de la Ciudad de Corrientes según H. F. Gómez

La ciudad se llamó Vera, no por el fundador, sino por el nombre de la Provincia de Vera, como la denominó a estas regiones el Adelantado Alvar Núñez Cabeza de Vaca.

Tampoco San Juan responde al Patrono del fundador; se debe al día del desembarco de uno de los sobrinos del Adelantado, Alonso de Vera y Aragón, “el Tupí”, quien exploró, delineó y pobló el paraje antes del 3 de Abril de 1588, por expreso mandato de Juan de Torres de Vera y Aragón, que sólo formalizó la fundación.

Así, el nombre de la ciudad sufrió una evolución y de San Juan (patrono), de Vera (provincia) de las Siete Corrientes (paraje), se redujo al del paraje geográfico de su entablamiento. Hoy es simplemente Corrientes.

La Ciudad de Corrientes fue fundada el 3 de Abril de 1588 por el Adelantado Juan de Torres de Vera y Aragón, atribuyéndosele el nombre de San Juan de Vera de las Siete Corrientes.

San Juan, por cuanto San Juan Bautista fue su Patrono inicial, de acuerdo al nombre de su linajudo fundador; de Vera, porque estaba emplazada en la entonces Provincia de Vera, que se extendía del río Paraná al Este, y no, como algunos afirman, por ser ése el apellido del Adelantado.

En cuanto a “de las Siete Corrientes”, contemplaba las características del paraje.

El río Alto Paraná, al unirse al cauce del río Paraguay, vuelca su curso al sur casi en ángulo recto. La fuerza de su corriente hubiese destruido con el tiempo la costa correntina, si ésta no hubiese tenido cimientos de piedra.

Algo más: el ímpetu de las aguas, que todos los que han navegado el Alto Paraná conocen, es quebrado por siete puntas de piedra que, como otros tantos espigones, nacen en la costa correntina y se prolongan hacia el centro del cauce.

En ellas da el caudal del río, produciendo otras tantas corrientes, que cortan oblicuamente al eje del cauce, hacia la margen derecha, que los nadadores y navegantes locales usan para abreviar esfuerzo.

Estas siete puntas y sus correspondientes corrientes, defienden la costa y caracterizan el lugar y, naturalmente la navegación a vela del siglo XVI las tuvo muy en cuenta.

El Escudo de la provincia ha tomado esa característica geográfica, incorporando, en su cuartel inferior la grafía de las siete puntas. En una de ellas se fundó la ciudad, cuya planta urbana ocupa hoy las seis restantes.

Hasta el siglo XVIII la ciudad fue designada popularmente, abreviando su nombre, Ciudad de Vera, y de Vera de las Corrientes.

Con la organización del Virreinato del Río de la Plata (1776) y la del Gobierno político y militar de Misiones (1803), la antigua Provincia de Vera del siglo XVI, desapareció totalmente de las citas jurisdiccionales y políticas.

Su nombre fue, desde el siglo XIX, simplificado a la denominación de Corrientes, que consagra la documentación revolucionaria de Mayo.

Luego, en 1814, la provincia se organiza con el nombre de Corrientes.

Información adicional